Miércoles, 27 Octubre 2021 | Login
Políticos latinoamericanos abogan por la libertad de Assange John Shipton, padre de Julian Assange, en una manifestación en Estocolmo, en septiembre de 2019. Foto: Marisol Aliaga.

Políticos latinoamericanos abogan por la libertad de Assange

Varios políticos latinoamericanos, entre ellos los presidentes de Argentina y Venezuela firmaron una petición online a favor de la libertad del fundador de Wikileaks Julian Assange, informaron hoy los promotores de la iniciativa.

De acuerdo con la organización Lawyers for Assange (Abogados por Assange), además de los mandatarios Alberto Fernández y Nicolás Maduro, la lista de firmantes incluye a la vicepresidenta argentina Cristina Fernández, y a los expresidentes Dilma Rousseff y Luis Inacio Lula da Silva, de Brasil, al ecuatoriano Rafael Correa, y a Evo Morales, de Bolivia.

 

 Fuente: Prensa Latina. 21-09-2020

 

José Mujica (Uruguay), Martín Torrijos (Panamá), Ernesto Samper (Colombia), Fernando Lugo, de Paraguay, y el dominicano Leonel Fernández completan la lista de expresidentes latinoamericanos a favor de la liberación del periodista australiano, a quien Estados Unidos busca extraditar desde el Reino Unido para juzgarlo por publicar miles de documentos clasificados de la diplomacia y el Ejército norteamericanos.



Lawyers for Assange lanzó la iniciativa a mediados de agosto pasado, para exigir al gobierno británico que detenga el proceso de extradición en marcha en un tribunal de Londres, y ponga en libertad al fundador de Wikileaks. Lo exhortamos a actuar acorde con el derecho nacional e internacional, los derechos humanos y la ley, y poner fin al actual juicio de extradición del señor Assange, y concederle la libertad que le deben desde hace tiempo, afirmó la organización internacional en la carta enviada al primer ministro Boris Johnson y otras autoridades británicas.



En opinión de los expertos legales, la entrega de Assange, quien permanece encerrado en una cárcel británica de máxima seguridad londinense desde que fue arrestado en la embajada de Ecuador en esta capital en abril de 2019, sería ilegal, porque el tratado firmado por Londres y Washington prohíbe la extradición por motivos políticos.



Advierten además que de ser extraditado a Estados Unidos, donde enfrenta 17 cargos de espionaje y uno de piratería informática que en total conllevan una sentencia a 175 años de cárcel, el fundador de Wikileaks sería sometido a torturas o a un tratamiento inhumano y degradante.



La petición, respaldada hasta el momento por 167 personalidades de 27 países, recoge también las rúbricas del exvicepresidente boliviano Álvaro García Linera y del Premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel, además del expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.



El juicio de extradición de Assange se reanudó el 7 de septiembre pasado en el tribunal londinense de Old Bailey, luego de una demora de varios meses debido a la pandemia de Covid-19.



Al igual que en la primera parte del proceso celebrado en febrero pasado, el fundador de Wikileaks asiste al proceso en su contra desde un cubículo encristalado al fondo de la sala, custodiado por dos guardias de seguridad, y sin tener contacto directo con sus abogados.



La defensa intenta demostrar que las revelaciones sobre los crímenes de guerra cometidos por los militares estadounidenses en Iraq y Afganistán no pusieron en peligro la vida de los informantes del Ejército, como asegura la fiscalía, y que de ser condenado en Estados Unidos, su cliente de 49 años de edad moriría en prisión.

 


John Shipton, padre de Julian Assange, en una manifestación en Estocolmo, en septiembre de 2019. Foto: Marisol Aliaga.

 

About Author

Related items

  • Jueza británica rechaza extradición de Assange a EE. UU. – por razones de salud

    Este lunes un tribunal británico rechazó la petición de extradición de EE.UU. de Julian Assange, acusado de espionaje y piratería informática, debido a que presenta graves problemas de salud.

    - Es una victoria para Julian pero no necesariamente una victoria para el periodismo, dijo el editor en jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson. Los abogados de Assange solicitan su libertad bajo fianza, en tanto que el gobierno de EE.UU. dispone de 14 días para apelar el fallo.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Un triunfo para Julian Assange, pero no para el periodismo, declaró el editor en Jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, frente al Tribunal Penal Central de Londres, Old Bailey. La jueza Vanessa Baraitser había dado a conocer la resolución de la corte, afirmando que “el riesgo de que Assange se suicidara, de permitirse la extradición, era elevado”.

    De esta forma, la jueza desestimó los planteamientos equipo de abogados de Assange, basados en la libertad de expresión y en el ejercicio del periodismo. La magistrada Baraitser sostuvo que los cargos que se le imputan al fundador de WikiLeaks constituyen un delito, también en el Reino Unido.

     

    “Salvando el papel crucial que la prensa tiene en una sociedad democrática, los periodistas tienen la misma obligación que el resto de los ciudadanos de obedecer la ley penal. En este caso, los hechos que se le imputan a Julian Assange son ilegales y él no es inmune a la responsabilidad solo porque asegura que ha actuado como periodista”, dijo la jueza durante la lectura de la resolución.

     

    Debido a esto, el editor en jefe de WikiLeaks no considera el fallo como un gran triunfo. “Es una victoria para Julian, pero debemos ser cautos, no es necesariamente una victoria para el periodismo”, dijo Kristinn Hrafnsson.

     

    “Enough is enough”

     

    El editor agradeció al equipo de abogados de Assange por un “esfuerzo extraordinario”, y manifestó su preocupación de que, apenas escucharse la resolución de la jueza Baraitser, los abogados estadounidenses manifestaron que recurrirán el fallo.

    - No deberían hacerlo. Y se debería presionar al gobierno de los EE. UU. para que abandonaran la apelación. Ya ha sido suficiente. Tenemos muchas cosas que hacer este año, pero no esto. La lucha continúa, y no cesará hasta que – como dijo Stella - Julian haya vuelto a casa, dijo Hrafnsson.


    Kristinn Hrafnsson y Stella Morris. Foto: Twitter.

     

    La abogada Stella Morris, novia de Assange, con quien tiene dos hijos, permaneció sentada junto a él durante la lectura del fallo y se emocionó al escuchar que no sería extraditado. No obstante, en una declaración a los medios, subrayó:

    - Había esperado que hoy fuera el día en que Julian retornaría a casa. No lo es, pero ese día llegará pronto. Mientras Julian tenga que soportar sufrimientos y aislamiento, como convicto en la prisión de Belmarsh y en tanto que a nuestros niños se les robe su cariño y afecto, no podemos celebrar. Vamos a celebrar el día que vuelva a casa. Hoy día es un día de victoria para Julian, el primer paso para lograr que se haga justicia en este caso.

      

    Agregó que ella y todos quienes han apoyado la liberación de Assange, estaban conformes de que la corte haya reconocido las terribles condiciones a las que ha estado expuesto. Sin embargo manifestó su preocupación porque los abogados estadounidenses recurrirán la sentencia, en su afán de castigar a Julian y “hacerlo desaparecer en lo más hondo y oscuro del sistema penal de los EE.UU por el resto de sus días”.  

    - Esto no puede ocurrir nunca. Nosotros nunca aceptaremos que el periodismo sea un crimen. Ni en este país ni en ningún otro. No debemos olvidar que agentes norteamericanos conspiraron para matar a Julian en suelo británico.

     

    Además, se dirigió a Donald Trump, instándolo a terminar la persecución contra su pareja:  

    - Mr. president, derribe los muros de esta prisión. Permita que mis pequeños puedan ver a su padre. Libere a Julian, libere a la prensa, libérenos a todos, dijo, en una sentida alocución. 

        

    Assange permanece desde hace 21 meses en la prisión británica de alta seguridad de Belmarsh. Antes de ello, estuvo refugiado durante siete años en la Embajada de Ecuador en Londres. Con la llegada de Lenin Moreno al poder, éste le quitó la protección que le había otorgado Rafael Correa.

     

    Tanto EE. UU. como Suecia habían solicitado al Reino Unido la extradición de Julian Assange, sin embargo, luego de abrir y cerrar el caso un par de veces, Suecia archivó, finalmente, la demanda en noviembre de 2019. Por falta de pruebas. 

     

    La madre del fundador de WikiLeaks, Christine Assange, no ha descansado, durante diez años, en pos de la liberación de su hijo. En Twitter un publicó el 30 de diciembre de 2020 el siguiente texto, junto a la fotografía:

    Esto es lo que 10 años de persecución le han hecho a mi hijo, el periodista muchas veces premiado, Julian Assange

    Detuvo retenido, sin cargos, se le negó el aire fresco, el ejercicio, sol/vitamina D, atención médica/dental adecuada y ha sido víctima de tortura psíquica

    Ahora, enfermo crónico, con dolores y traumatizado.

     

    Este lunes, Christine Assange escribe:

    Deseo dar las gracias a la jueza del Reino Unido Vanessa Baraister, por su decisión de no extraditar a mi hijo a los Estados Unidos, por razones médicas

    A mi hijo Julian se le ha mostrado poca compasión, durante la última década de persecución brutal

    Espero que Estados Unidos acepte la sabiduría de su fallo misericordioso y no apele.

     

    Y en otro tuit escribió que esperaba pronto volver a abrazar a su hijo, como en esta foto del 2010.


    "No extraditen a Julian Assange". "El periodismo no es un crimen". Julian Assange denunció los crímenes de guerra de, EE.UU. quien ahora quiere sentar precedente y acallar la prensa investigativa e independiente. "Hay que engañar al pueblo para meterlo en una guerra", ha dicho Assange. Foto: Twitter. 

     

    Más abajo, un vídeo de la conferencia de prensa de la Fiscalía sueca, del 19 de mayo de 2017. En este, la fiscal encargada del caso durante años, Marianne Ny, cuenta que "borró un mail del FBI". La fiscal Ny está, en la actualidad, jubilada. 

     

  • Joe Biden derrota a Donald Trump y Kamala Harris será la primera vicepresidenta de los Estados Unidos

    “Yo podré ser la primera mujer en este cargo, pero no seré la ultima”, dijo la senadora demócrata, el sábado, cuando por fin se sabían los resultados de los reñidos comicios. A continuación, Joe Biden se dirigió a sus seguidores en su ciudad natal, Delaware.

    El presidente electo llamó a los estadounidenses a la unión: “Prometo ser un presidente que no busca dividir, sino unificar. Es hora de dejar atrás la ira y la retórica dura y unirnos como nación”, expresó, sin nombrar a Trump. El republicano aún no reconoce su derrota y amenaza con ir a las cortes.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Luego de un conteo maratónico de votos, el sábado por la mañana la vicepresidenta electa, Kamala Harris, llamó a su compañero de fórmula para comunicarle:

     

    - ¡Lo logramos, Joe, serás el próximo presidente de los EE. UU.!

     

    Había pasado el umbral mágico de los 270 votos electorales exigidos para ser el vencedor de los comicios. Ahora estos suman 279, en tanto que Donald Trump obtiene 214, lo cual no impide que el republicano reconozca, hasta el día de hoy, su derrota y siga sosteniendo que el conteo estuvo amañado y que le robaron el triunfo.

     

    Vale la pena recordar que en cuanto Trump pierda su calidad de presidente, le esperan varios procesos judiciales, al perder su impunidad.

     

    Joe Biden, en tanto, dio a conocer un comunicado en el cual expresaba:

     

    “Estoy honrado y humildemente agradecido por la confianza que el pueblo estadounidense depositó en mí y en la vicepresidenta electa Harris. En medio de obstáculos sin precedentes, un número récord de estadounidenses votaron, probando una vez más que la democracia late en lo profundo del corazón de Estados Unidos. Ahora que la campaña terminó, es hora de dejar atrás la ira y la retórica dura y unirnos como nación. Es hora de que Estados Unidos se una y se cure ".

     

    Y pasadas las ocho de la noche pronunció un discurso en Wilmington, Delaware, su ciudad natal.

     

    - Amigos, la gente de esta nación ha hablado. Nos han entregado una victoria convincente. Una victoria clara”, dijo en un emotivo discurso en el que hizo énfasis en la unión.

    - Prometo ser un presidente que no busca dividir sino unificar. Esta noche, el mundo entero está mirando a Estados Unidos. Seremos líderes no por el ejemplo de nuestro poder sino por el poder de nuestro ejemplo”.

    En un tono muy conciliador, también envió un mensaje para los votantes de Trump:

    - Y para aquellos que votaron por el presidente, entiendo su decepción esta noche. Yo mismo he perdido un par de elecciones. Pero ahora, démonos una oportunidad. Para progresar, debemos dejar de tratar a nuestros oponentes como enemigos. No somos enemigos. Somos estadounidenses. Este es el momento de la sanación en Estados Unidos.

     

    En tanto, el presidente Trump seguía tuiteando y asegurando que había un “fraude masivo” y que le habían “robado la elección”.

     

    De esta forma se viene desarrollando una situación muy particular, con un Trump que se niega a reconocer su derrota y dificulta el desarrollo de un gobierno de transición. Algo de lo que no hay precedentes. Incluso muchos países han felicitado a Biden (entre estos Suecia) como también senadores republicanos y el expresidente Bush.

     

    El presidente de México AMLO, no obstante, no se ha manifestado al respecto, ganándose críticas por ello.  “El respeto al derecho ajeno es la paz”, dijo López Obrador, sosteniendo que “no quería intervenir en asuntos internos del país vecino”.

     


    La noche del sábado, y a pesar de que aún no es oficial el triunfo, Joe Biden y Kamala Harris celebraron la victoria. Foto: Telemundo.com.

     

  • Padre de Julian Assange: “Están destruyendo a mi hijo”

    El padre de Julian Assange, John Shipton, estuvo de visita en Estocolmo antes de viajar a Londres a visitar a su hijo en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh. El fundador de WikiLeaks arriesga ser extraditado a EE. UU., donde le esperaría una larga condena.

    - 175 años equivale a la pena de muerte. Es una forma de sadismo. Los constantes abusos en contra de mi hijo son pruebas suficientes de que las potencias están tratando de aplastarlo, de destruirlo, dijo John Shipton en un punto de prensa en el parlamento sueco, este jueves.

     

     Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos. 

     

    Es un hombre suave y discreto pero cálido, John Shipton, el padre de Julian Assange. Habla en un tono bajo y sosegado. A pesar de sus ojos tristes, la sonrisa aflora a sus labios constantemente. Está abatido, pero no vencido.

     

    Sobre sus hombros pesa la preocupación de que el Estado más poderoso del planeta, Estados Unidos, exige la cabeza de su hijo, el editor y fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Para ello cuenta, además, con el apoyo de Reino Unido, Ecuador y Suecia.

     

    Todos recordamos las fuertes imágenes de cuando Assange fue sacado en andas de la Embajada de Ecuador en Londres, luego de que el actual presidente del Ecuador, Lenin Moreno, diera el visto bueno para que los policías británicos irrumpieran en la legación, lo metieran a un van y lo trasladaran a la temida prisión de Belmarsh. Allí se encuentra, actualmente, completamente incomunicado, al igual que peligrosos terroristas o depredadores sexuales.

     

    No tiene acceso a diarios, ni a Internet (obviamente no puede usar un ordenador). Las visitas son restringidas a dos horas dos veces al mes. Solamente la familia o alguien muy cercano.

     

    Su padre se encuentra en un recorrido por algunos países europeos: Irlanda, Austria, Alemania, Francia, España, Suiza, Noruega y Suecia. La meta es lograr apoyo y presionar por la libertad de su hijo.

     

    Pero en Suecia la presencia del padre de Assange no ocasionó interés alguno en los medios establecidos, a diferencia de los llamados “alternativos”, que sí se interesaron y se han interesado en su caso.

    - Los medios de comunicación establecidos no le prestan atención. En cambio, los medios alternativos son mucho más enérgicos, constató, con un dejo de amargura en la conferencia de prensa convocada por la Red de Apoyo a Julian Assange. Esta fue posible llevar a cabo en una sala del parlamento sueco gracias a la diputada Amineh Kakabave, anterior representante del partido de Izquierda, ahora independiente.

     

    Asistieron un columnista y un fotógrafo del vespertino Aftonbladet. El otro vespertino, Expressen, realizó una mini entrevista, un video, con John Shipton, el día anterior. La única cobertura de los medios suecos establecidos.

     

    El resultado de los dos participantes de Aftonbladet en la rueda de prensa fue una nota de opinión en la cual el columnista se mofa de la conferencia, de los participantes, de Assange y de su padre.

     

    Un buen reflejo de cómo la prensa sueca trata, en la actualidad, al wistleblower (alertador) que dejó al descubierto, por ejemplo, el llamado “colateral murder”, un video que muestra la matanza de civiles desde un helicóptero Apache estadounidense, en la guerra en Irak, en 2007.  Entre risas, los militares aprietan el botón que apaga las vidas de un ser humano tras otro.  Doce almas en total, dos de ellos fotógrafos de la agencia Reuters.

     

    En 2010, Julian Assange visitó Suecia. Y fue recibido como un héroe. El director de Aftonbladet, en ese entonces, Jan Hellin (ahora jefe en la televisión estatal, SVT), se deshizo en halagos a “una de las mentes más brillantes del planeta”. Y le ofreció trabajo en su medio.

     

    Ahora lo único que produce el vespertino es una columna mofándose del otrora héroe, ahora villano. Para el medio.

     


    John Shipton durante el conversatorio en el Parlamento Sueco.  

     

    El hecho de que Julian Assange esté consumiéndose en vida en la más implacable de las cárceles del Reino Unido, compartiendo con asesinos en masa y terroristas como si fuera un criminal de alta peligrosidad parece no inquietarles mucho. A tal punto de que son capaces de reírse - a espaldas, eso sí - de un padre que lucha por salvar la vida de su hijo.  

     

    Los medios suecos han condenado a Assange. No fue necesario un proceso legal, y nadie quiere recordar las mil y una vueltas del caso que, por lo demás, ha dejado a Suecia muy mal parada, en términos de violaciones a los derechos humanos.  

     

    Incluso el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, Nils Melzer, ha declarado que Julian Assange ha sido sometido a tratos crueles e inhumanos. Luego de su visita al fundador de Wikileaks, Melzer aseguró que éste “presenta todos los síntomas de tortura psicológica” a la que ha sido expuesto durante años.

     

    “¡La persecución colectiva a Julian Assange debe finalizar ahora!”, enfatizó el también profesor de Derecho Internacional.

     

    En la conferencia de prensa, John Shipton habló sobre esto:

     

    - Julian pasó nueve años en la embajada de Ecuador, bajo una tortura que fue en aumento, con el fin de convencerlo de que abandonara la legación. Y su salud se ha empeorado rápidamente, ha bajado 15 kilos de peso. Se ha elaborado un informe especial de la ONU sobre esto, pero no ha sido publicado, porque puede ser problemático para algunas personas.

     

    Su hijo ha asegurado todos estos años que temía venir a Suecia a declarar sobre el caso del que fue acusado aquí, por el temor de ser extraditado a Estados Unidos (lo que no significa que se haya negado a ser interrogado fuera de Suecia. Quien se negó fue la fiscal del caso, Marianne Ny). 

     

    “Suecia es un Estado de derecho”, Assange nunca va a ser extraditado a EE. UU., dijo la prensa sueca. Burlándose de sus temores.

     

    Ahora se demuestra que Julian Assange tenía razón. Estados Unidos exige su extradición, y lo acusa de “espionaje” en 18 cargos, lo que puede resultar en 175 años de cárcel.

     

    - 175 años de prisión es lo mismo que la pena capital. Julian tiene hijos, a quienes no puede ver. La familia está destrozada. Esta es una forma de sadismo. Su madre, Christine, ha luchado constantemente contra los abusos perpetrados contra su hijo, dice John Shipton.

     

    Y asegura de que, a pesar de que trata de ser lo más objetivo posible, es imposible no ver las pruebas de que las grandes potencias (Estados Unidos, a la cabeza) quieren destruir a su hijo. Por el solo hecho de haber desvelado incómodas verdades.

     

    Verdades que en su momento fueron publicadas por todos los grandes medios internacionales.

     

    - Julian ha recibido 16 premios por sus logros periodísticos. Recientemente fui a buscar el Premio Wistleblower, en su lugar. De lo que se le acusa es de algo que los grandes medios de comunicación de todo el mundo han publicado, dice.

     

    Personalmente, y debido a la actitud de los medios suecos respecto a él, tengo una sola pregunta para el padre de Assange:

     

    ¿Qué opina de la forma en que la prensa sueca ha tratado el caso de su hijo?

     

    Pero su respuesta es conciliatoria. No sé, al fin y al cabo, si está al tanto de todo lo que dice la prensa sueca sobre su hijo, y tampoco hay tiempo para ahondar en el asunto.

     

    - No quiero criticar a Suecia. Muchos aquí presentes critican severamente a Suecia, por sus errores. Y yo hago lo mismo, en mi país. Pero no estoy aquí para criticar a Suecia, estoy aquí para abogar por la libertad de Julian. Todos los otros temas pueden esperar, responde, sonriendo.

     

     

    Terminado el punto de prensa, John Shipton se encontró con los activistas que lo esperaban afuera del edificio del parlamento, y marchó junto a ellos por la calle Drottninggatan, hasta la Casa de Conciertos. Las consignas fueron, entre otras: “The one right desition: No extradition”, “Libertad para Assange. ¡Ahora!”, entre muchas otras.

     

    En compañía de los activistas, la gran mayoría latinoamericanos – que bien conocen el tema del terrorismo de Estado – John Shipman se notó más esperanzado, recibiendo numerosas muestras de cariño y solidaridad, en el trayecto por un asoleado Estocolmo.  

     

    Ya frente a la Casa de Conciertos, mi segunda pregunta para él fue en transmisión directa para Radio Bahía, que quería saber qué podíamos hacer todos nosotros, para apoyar a su hijo.  

     

    - Se han formado, en varios países, comités de ayuda a Julian. Se está formando una coalición internacional en apoyo a mi hijo. El presionar desde estas plataformas es la forma más concreta de ayudarlo, respondió.

     

    O, como dijera anteriormente, toda ayuda, por pequeña que sea, es valiosa:  

     

    - Aceptemos la realidad. Ellos quieren destruir a este hombre, y la única forma de hacerlo es a través de nosotros. Tal vez uno se siente pequeño, pero no es así porque, si miras el océano, está compuesto de gotitas de lluvia. No te preocupes por ser pequeño, solo haz lo que puedas.

     

     

     


    El padre de Julian Assange, frente a Konserthuset, en Estocolmo, luego de la marcha por la liberación de su hijo, por las calles de Estocolmo, este jueves. 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español