Print this page
Aumentan a 50 las víctimas mortales del atentado terrorista en Nueva Zelanda El atentado terrorista del viernes conmocionó a todo el país. Foto: Publico.es.

Aumentan a 50 las víctimas mortales del atentado terrorista en Nueva Zelanda

La policía de Christchurch, de Nueva Zelanda, comunicó el sábado que el número de víctimas mortales del ataque a dos mezquitas de la ciudad había ascendido a 50 personas. Entre las víctimas se encuentran un niño de tres años y otro de 14. Otras víctimas se encuentran aún en estado crítico.

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern calificó el hecho como un “atentado terrorista”. El presunto culpable, un australiano de 28 años, retransmitió en directo el ataque en Facebook. Asegura que quiso vengar, entre otros, a la niña de 11 años que perdiera la vida en el atentado terrorista en Estocolmo.

 

 Por: Magazín Latino

 

El atentado terrorista perpetrado supuestamente por el ciudadano australiano de 28 años, Brendon Tarrant, el viernes pasado tiene similitudes con el consumado por el terrorista noruego Anders Behring Breivik, quien diera muerte a 77 personas en Utoya y Oslo, en Noruega en 2011.

 

Con la siniestra diferencia que el australiano retransmitió en directo el ataque: en un video de 17 minutos que se pudo ver en Facebook. La red social recibió fuertes críticas por la demora en retirar el video de sus servidores.

 

Al igual que el terrorista noruego, el australiano publicó además un manifiesto antes del ataque. Un manifiesto lleno de propaganda de extrema derecha, supremacista y anti-musulmana.

 

A las 13.40 horas del viernes pasado, el individuo, armado de varias armas automáticas, ingresó a la mezquita de Masjid Al Noor, en la zona central de Christchurch y abrió fuego cuando los asistentes al culto del viernes se encontraban en plena oración. Dio muerte a una treintena de personas. Acto seguido, tomó su vehículo, condujo a la mezquita de Linwoody alcanzó a dar muerte a una veintena más, antes de ser abatido por los agentes.

 

El sábado pasado, la cifra de víctimas fatales se elevó a 50 personas. En tanto que otras personas, entre ellas una niña pequeña, se encuentran en estado grave y con riesgo vital.

- Este ha sido uno de los días más oscuros de nuestra historia, dijo la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, quien calificó el hecho como un “atentado terrorista” y prometió restricciones en la ley de posesión de armas de fuego.

 

Nueva Zelanda ha sido siempre calificado como un país extremadamente seguro, un verdadero paraíso. Hasta ahora.

 

El terrorista se había paseado por distintos países europeos, antes de llegar a Nueva Zelanda. En el manifiesto que publicara antes del ataque, afirma que fue el atentado terrorista en Estocolmo, en 2017, lo que lo hizo llegar a la conclusión de que el “problema con los intrusos” (musulmanes y no-blancos) no se podía solucionar en forma democrática o política.  

 

Y escribe que el ataque es “una venganza por Ebba”, la niña de 11 años que falleciera en el atentado en Drottninggatan.

 

En la metralleta que portaba en la primera masacre, había escrito con pintura blanca sobre el metal negro el nombre y el apellido de la niña.

 

Y en el manifiesto elogia también a Anton Lundin Pettersson, quien dio muerte a tres personas en el ataque a una escuela en Trollhättan (al sur de Suecia), en 2015.

 

Los padres de Ebba se mostraron choqueados, cuando supieron que el terrorista había usado el nombre de la niña.

 

“Es profundamente trágico que se abuse del nombre de Ebba con fines de propaganda política”, comentó, en un mensaje escrito, la madre de Ebba, al vespertino Aftonbladet.

 

El padre de la niña reaccionó con indignación.

 

- Comencé a sudar helado tan pronto vi que había portado rifles con el nombre de mi hija. ¿Cómo diablos vamos a poder llevar nuestro luto en paz?, declaró a Aftonbladet.

 

Para él es completamente absurdo que el terrorista australiano nombrara a su hija.

 

  

About Author

Related items