Sábado, 27 Noviembre 2021 | Login

Policías de todo el país participan en la búsqueda del sospechoso de haber detonado un artefacto explosivo en un edificio de departamentos, en Gotemburgo, el pasado martes. Se trata de un hombre de 55 años que iba a ser desalojado ese mismo día.

El portavoz de prensa de la Policía, Christer Fuxborg insta al hombre a entregarse. “Sabe que lo estamos buscando y, si es inocente, ¿por qué no va a una comisaría para poder acabar de una vez con esto?, expresó a Aftonbladet.

 

 Por: Magazín Latino

 

A cuatro días de la explosión en Övre Husargatan, en el barrio de Annedal, en Gotemburgo, la Policía no ha logrado detener al principal sospechoso, que testigos vieron abandonar tranquilamente el inmueble poco después de la detonación.  

En un principio las pesquisas habían sido encaminadas a que podría tratarse de un acto cometido por pandillas criminales, puesto que en el edificio vive un policía que ha prestado testimonio en juicios relacionados con estas.

Sin embargo, la investigación policial tuvo un vuelco cuando los agentes pusieron el foco en uno de los vecinos del edificio, un hombre de 55 años que vive solo en el mismo departamento donde había habitado durante un largo tiempo junto a su madre.

La mujer se había mudado a una residencia de ancianos, y su hijo había intentado que el contrato de alquiler fuera traspasado a su nombre. No obstante, esto le fue rechazado, y el hombre iba a ser desalojado por la Ejecutoría Fiscal (Kronofogden), el mismo día que ocurrió la explosión que dejó sin vivienda a 140 familias, cuatro heridos de gravedad y a dieciséis personas con heridas leves. 

Las víctimas del atentado se han reunido en varias ocasiones, para darse apoyo mutuo, sin embargo, en ninguno de estos encuentros ha estado presente el sospechoso. Hasta la fecha, no ha dado señales de vida.

Cuando los investigadores constataron estos hechos, encontraron un posible motivo, y la búsqueda del hombre se intensificó. La Policía emitió una orden de arresto en su ausencia, a nivel nacional, calificándolo de peligroso.

Pero a pesar de que la búsqueda se centra en Suecia, y sobre todo en la zona de Gotemburgo, la Policía no desecha la posibilidad de que el sospechoso haya abandonado el país. Esto se debe a que las pesquisas han arrojado que el hombre ha hecho transferencias de pequeñas sumas de dinero a cuentas en el extranjero.

Los vecinos retratan al hombre como una persona "bastante peculiar" y muy apegado a su madre, quien "apenas abandonaba el departamento".

Los medios nacionales han entrevistado a uno de sus conocidos, quien cuenta que el sujeto es “como un niño en tenida de adulto”.

El sospechoso visitó a su amigo el lunes pasado, para saldar una deuda de 540 coronas. El amigo lo describe como “de doble naturaleza”.

- Tiene dos formas de ser, una cuando conversa con la gente, entonces es bastante simpático. Pero presenta otra cuando discute sobre temas legales, entonces se comporta en forma totalmente distinta, explicó a Expressen.

Ante la pregunta de qué opina sobre las sospechas de que su amigo fuera el autor del crimen, el entrevistado responde: “Yo creo que, en realidad, tienen fundamento. Estaba desesperado porque no tenía donde vivir”.

- Yo pienso que él se ha ido muy lejos de aquí. Tal vez a Polonia, agregó, al final de la entrevista. 

El hombre tuvo, además, serios problemas con el personal de la residencia de ancianos donde vivía su madre, debido a las restricciones por la pandemia. Se resistía a usar visir, cuando iba a visitarla, y más tarde, cuando se prohibieron las visitas, hacía lo posible por entrar a la habitación de la anciana. El jefe de la residencia instruyó, entonces al personal a que documentaran las acciones del sujeto. De esta forma, hay registros del hombre arriba de un banco, tratando de alcanzar el balcón de la habitación de su madre desde el patio interior del local.

Las restricciones por la pandemia le parecía que no tenían sentido, y acusaba al jefe de personal de la casa de reposo de “hacer sufrir a su madre”, y que la residencia “se asemejaba a Auschwitz”. Por estos altercados, el personal a cargo solicitó la intervención de la policía una decena de veces.

 

Ahora, a cinco días de ocurrido el suceso, el sospechoso se encuentra completamente desaparecido.

En tanto, la Policía continúa la búsqueda, al igual que las pesquisas. Y no descarta el hecho de que puedan aparecer otras pistas investigativas.

 


Las llamas rápidamente se propagaron por todo el edificio, y los vecinos de 140 departamentos debieron ser evacuados. El sospechoso en una foto de una investigación anterior. Foto: Omni. (La imagen está recortada). 
 

Published in Actualidad

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español