Lunes, 30 Noviembre 2020 | Login
Fallece Sven Wollter – ¡Hasta siempre compañero! Sven Wollter cuando joven y poco antes de su partida. Foto: Aftonbladet.

Fallece Sven Wollter – ¡Hasta siempre compañero! Featured

Gran pesar causó en Suecia la partida del afamado actor Sven Wollter, a los 86 años.

“Es con una tristeza infinita que la familia de Sven Wollter anuncia hoy, 10 de noviembre, que él voló directamente hacia la luz, debido al Covid”, escribió su hija Stina, en su cuenta de Instagram.

El actor era muy apreciado dentro de la comunidad latina en Suecia, puesto que participó por décadas en eventos de solidaridad y artísticos.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Las alarmas saltaron cuando la hija del connotado y popular actor Sven Wollter, Stina,  escribiera en Instagram, el sábado 31 de octubre:

 

“Sí, es cierto que papá tiene covid. Sí, estoy muy, pero muy preocupada y asustada. Él está en Luleå. Yo vivo en Uppsala”.

 

Sus seguidores le desearon una pronta mejoría, cosa que Stina Wollter, también artista, agradeció cálidamente.

 

"Le he leído un montón de saludos por teléfono al viejo y él se rio con su voz ronca y dijo que era tan bonito", añadió.  

 

A pesar de sus 86 años, el actor se mantenía muy activo, incluso había realizado una gira con su banda de músicos, Nynningen, el verano pasado, tomando en cuenta las medidas de precaución por la covid.

 

Justamente por esta razón, y para poder mantener la distancia física, se había trasladado a vivir a la ciudad de Luleå, al norte del país, junto a su esposa, Lisa Wede. Tenía una cabaña al lado del mar y disfrutaba del paisaje y la tranquilidad y de no tener que estar en aglomeraciones, como ocurre en la capital sueca.

 

Quería guardar la distancia física, que tanto recomiendan las autoridades sanitarias.

 

Pero la necesidad de ver a sus hijos lo llevó a viajar a Estocolmo, a fines de octubre. Se alojó en casa de su hijo, y al llegar, supo que uno de los miembros de la familia estaba contagiado.

 

Trató de mantener la distancia lo mejor que pudo, pero ya era demasiado tarde. Comenzó a sentirse mal y, al hacerse la prueba del coronavirus, este resultó positivo.

 

A Aftonbladet declaró que “Tenía que estar muy tranquilo y no irse de paseos por la ciudad”.

 

A la pregunta de si estaba preocupado respondió:

 

- Sí, un poco. Tengo 86 años, así que tengo razones para estar un poco preocupado. Pero no es como de pánico.

 

Pero razones para estar preocupado no le faltaban. Fuera de su edad, padecía de bronquitis crónica (KOL, en sueco) y sus pulmones no estaban en las mejores condiciones.

 

No tuvo ninguna chance, ante el agresivo virus. 

 

Junto con comunicar la noticia de su fallecimiento por Covid, Stina escribió, en Instagram, sobre su padre: "Un cuerpo desgastado por el uso, con bronquitis crónica y enfisemas que resultaron en que no fue capaz de pasar por esta su última prueba. Fue despedido, sin tener dolor, en compañía de todos sus seres queridos". 

 

Pero Sven Wollter no solo fue uno de los representantes más grandes del Teatro nacional, también fue un luchador incansable por la lucha de los oprimidos.

 

Se mantuvo fiel al Partido Comunista sueco, Kommunistiska Partiet (no confundir con el Partido de Izquierda) durante toda su vida. 

 

Ante la pregunta de por qué mantenía sus convicciones, el actor había dicho: 

 

- Se trata básicamente de, en el mundo actual de violencia, de crueldad, del desprecio de quienes ostentan el poder, de la codicia insaciable de los ricos, del terror del Imperio y de la amenaza atroz que representa el capitalismo global a la supervivencia de la humanidad en este pobre planeta atormentado en el infinito, en medio de todo esto, preservar la dignidad, la honestidad.

 

- Entonces tenemos que comenzar con nosotros mismos aquí y ahora. Por eso soy comunista. 

 

"Soy comunista porque quiero sentirme como un ser humano.

Soy comunista para que todos sepan de qué lado estoy.

Soy comunista por solidaridad con la humanidad y por fe en la vida".

 

Sven Wollter - Carrera - Vida personal - Filmografía 

 

Curiosidad: En 1987 fue elegido como "El hombre más sexy de Suecia", algo que él comentó como "absurdo".  


Sven Wollter cuando joven y poco antes de su partida. Foto: Aftonbladet. 


Sven Wollter. Foto: Wikipedia. 

 


Media

About Author

Related items

  • Actividades culturales
     Aquí, algunos de los eventos que próximamente se llevarán a cabo en Estocolmo, además de información de actualidad para la comunidad hispanohablante:

     Instituto Cervantes

     Enlace al Instituto Cervantes de Estocolmo - haga clic


     

    Para conmemorar un año del inicio de la revuelta social en Chile,  nos juntamos en Sergels torg el sábado 17 de octubre a las 12 horas

     

    La actividad durará hasta las 15 horas.

    Durante su desarrollo mantendremos el distanciamiento físico. 

    ¡Traigan mascarillas, para mayor seguridad!

    Si no pueden asistir, pueden seguir el acto en el canal de Facebook de Chile Despertó – Södertälje.

    Convocan:

    Comisión Nacional de DDHH y Boicot, Chile Despertó Suecia

    Colectivo de apoyo a los Presos Políticos, Estocolmo

    Chile Despertó Norrköping

    Chile Despertó Södertälje

    Döttrar

     

    Saludos fraternales

     




     

     CINE 

     


     

    TEATRO/DRAMA (En sueco) 

     

    En tiempos de pandemia, el Teatro Real Sueco ofrece un variado repertorio de obras que se pueden disfrutar cómodamente desde casa, gracias a su servicio Dramaten Play (Enlace) 

     

     

    Aquí, enlaces a algunas de las obras:

    Idioten Fjodor Dostojevskij, dramatisering Mattias Andersson 

    Utvandrarna Vilhelm Moberg, dramatisering Irena Kraus

    De sista vittnena Svetlana Aleksijevitj

    Den girige Molière 

    Mormors svarta ögon Tanja Lorentzon

     


      

     


      

    Desea dar a conocer su actividad cultural o social? Envíenos un correo electrónico a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con copia a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

     

    Vill du dela med oss om ett event? Maila till Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. och bifoga kopia till: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

     

  • Una nueva mirada a Violeta Parra

    A sala llena se presentó la obra “Gracias a Violeta Parra que me ha dado tanto”, de la compañía de danzateatro Reality, en el teatro Olympia, este fin de semana.

    “La puesta en escena es sencilla y colorida, como era Violeta, que con sus pinturas y sus arpilleras trajo a Europa ese país lejano y desconocido: Chile, con su riqueza en música, sapiencia popular, poesía en décimas, sin necesidad de universidad alguna. Un mundo de colores, de música, de telares, de gastronomía. Fue nuestra mejor embajadora y ni siquiera el Louvre se resistió a su encanto”, escribe Marisol Aliaga en una reseña. 

     

    Por: Marisol Aliaga

     

    Al mismo tiempo que escribo esta reseña se lleva a cabo la última representación de la obra de teatro “Gracias a Violeta Parra que me ha dado tanto”, de la directora Paula Fuenzalida, en el teatro Olympia (Olympiateatern), en Estocolmo.

     

    Deberían haber sido más.

     

    Podríamos pensar que ya hemos celebrado lo suficiente el centenario de la multifacética artista popular. Pero faltaba esta, una mezcla de teatro y danza, que reaviva la imagen de la Viola que ya tenemos en nuestra memoria colectiva, pero que de cuando en cuando merece una actualización.

     

    Porque Violeta Parra era teatro, y era danza, y era versos, y pinturas, y arpilleras. Y una vida desbordante de emociones, de amor, de odio, de risas y de lágrimas.

     

    De odio a las injusticias, al lujo y a lo falso. Y de amor a Gilbert. Tal vez el amor de su vida…eso, solo Violeta lo sabía.

     

    La puesta en escena es sencilla y colorida, como era Violeta, que con sus pinturas y sus arpilleras trajo a Europa a ese país lejano y desconocido: Chile. Con su riqueza en música, sapiencia popular, décimas sin necesidad de ninguna universidad. Un mundo de colores, de música, de telares, de gastronomía. Fue nuestra mejor embajadora y ni siquiera el Louvre se resistió a su encanto.

     

    La coreografía es, también, un fiel reflejo del mundo artístico de Violeta. La incorporación de movimientos escénicos moderniza esta nueva versión de la cantautora popular que con sentimiento y fuerza interpreta Renata de la Maza. La apoyan su conciencia (Paula Fuenzalida), que además canta y recita "Gracias a la vida", como descubriendo una y otra vez los versos inmortales, que constituyen el hilo conductor de la obra; y la niña Violeta (Sanna F. Ribbing, joven actriz, 13 años) quien emotivamente encarna a la artista popular en el seno de su familia, pobre, numerosa e inmensamente talentosa.

     

     

    La obra arranca con las tres en el escenario, y ellas nos trasladan al universo de Violeta. Nos transmiten sus tribulaciones, sus afanes, su cólera por la injusticia social “Por qué los pobres no tienen, adonde volver la vista, la vuelven hacia los cielos, con la esperanza infinita de encontrar lo que a su hermano en este mundo le quitan”, debe ser el mejor verso que se haya escrito sobre la pobreza y la religión.

     

    La interacción entre Renata y Paula es perfectamente sincronizada, con movimientos rápidos, audaces. Coinciden en un abrir de manos y luego se alejan, como una ola en ese mar de emociones que era Violeta.  Juntas nos transmiten la fuerza, la pasión, la alegría y el tormento del alma de la cantautora.  

     

    Más tarde, la voz suave de José Miguel González, se incorpora interpretando una selección de  temas emblemáticos.

     

    Este repertorio de canciones tan conocidas para todos nosotros, la fuerza de esa lírica tan sencilla y al mismo tiempo tan certera, junto al impacto de las emociones desplegadas en escena contribuyen a que, justo antes de terminar la primera parte, las lágrimas broten a nuestros ojos. 

     

    ¿Por qué? Es un enigma. Es la magia del Teatro.

     

    Pero, al igual que en la vida de Violeta, de las lágrimas se pasa rápidamente a las risas, a la cueca, al jolgorio, a la pasión del amor y… nuevamente, a la desesperación.

     

    La desesperación de la mujer que ve como su amado, Gilbert (Charlie Andersson), se va con otra, porque ella no puede darle un hijo. Del desencanto al ver que el público no la acompaña, que la idea de una carpa popular repleta de gente – que era la razón de su vida - se va diluyendo, a medida que cae la fría lluvia precordillerana.

     

    Y el final, que todos sabemos pero que igual nos hace sufrir cada vez que lo recordamos.

     

    Esa ironía del destino.

     

    Tal vez la desgarradora escena que protagonizan Renata y Paula haya sido, en la realidad, reflejo del torbellino interno desatado en el alma de Violeta, que gatillara ese fatídico desenlace en la carpa de La Reina, en los faldeos de la cordillera de Los Andes.

     

     

     

    Renata de la Maza interpreta a Violeta Parra en la obra de teatro "“Gracias a Violeta Parra que me ha dado tanto”. Foto: Marisol Aliaga.

     

    Para ver más fotos  - haga clic (enlace a álbum de fotos en nuestro grupo de Facebook) 

     

     

    ELENCO: (“El mejor de los elencos”, dice Paula Fuenzalida) Quiere saber más? - haga clic 

     

    Renata de la Maza  

    Violeta Parra / Renata

    Sanna Violeta F. Ribbing 

    Violeta Parra niña / bailarina

    Paula Fuenzalida

    Violeta conciencia

    Davinya Rolando

    Isabel Parra / bailarina

    Virginia Rolando

    Bailarina

    Charlie Anderson

    Gilbert

    Jaime Gatica Moyano

    Narrador

    José Miguel González

    Guitarra y voz

    Francisco Zambrano

    Músico / percusión, voz

     

    El elenco de “Gracias a Violeta Parra que me ha dado tanto”, de la compañía de danzateatro Reality, que recientemente se presentó en el teatro Olympia, en Estocolmo. 

     

     

     

  • ¡Llegó la fiesta! - Las bodas de Fígaro se presenta en Dramaten

    El 12 de enero fue la premier del clásico Las bodas de Fígaro, en la sala principal del Teatro Real de Arte Dramático de Estocolmo, Dramaten. Con un gran elenco, el director, Tobias Theorell, no escatima esfuerzos y presenta una puesta en escena para un público menos convencional que se divierte sin parar durante las casi tres horas que dura la obra. La clásica comedia de Beaumarchais se convierte en musical inspirado en Mozart pero con cabaré, disco, pop, punk y mucho más.

     

    Por: Marisol Aliaga

     

    Las bodas de Fígaro despierta la curiosidad del espectador antes de comenzar la función.

    Son las 18.50, y en la sala principal del Dramaten, varios actores se pasean en el escenario e incluso bajan a la platea. Se escucha la voz de alguien que no para de hablar, y uno se pregunta qué ocurre, por qué el típico silencio que antecede al comienzo de una obra no se presenta.

     

    Es el actor Andreas T Olsson, quien conversa desenfadadamente con el público, hace bromas y no se preocupa de la hora, hasta que alguien  le informa que hay que comenzar.  

     

    Pero antes reconoce que tiene una preocupación: los actores han ensayado mucho y conocen muy bien sus líneas. Pero el público no. La audiencia no ha ensayado su papel. ”Y van a tener que ser público por casi tres horas. ¿Cómo va a resultar esto?”, se pregunta.

     

    Y comienzan las carcajadas, que no cesarán durante los 5 actos de la obra, el primero incluye un juego con el público. Esta es la obra perfecta para invitar a quienes no acostumbran frecuentar el Dramaten. Sobre todo para un público curioso que ama las sorpresas.

     

     

    Erik Stern interpreta a Fígaro y Bahar Pars a Susana. Foto: Markus Gårder

     

     

    Porque la comedia de Pierre-Augustin Caron, más comúnmente llamado Beaumarchais (1732-1798), bajo la dirección de Tobias Theorell es una mezcla de todo:

     

    ¡El día loco está más loco que nunca! Una puesta en escena musical y lúdica, vestida de cabaré que mezcla disco con Mozart, erotismo con política, seriedad con farsa, escribe el Dramaten, en un comunicado de prensa.

     

    Cuando por fin comienza la función – sin que se apague la luz del auditorio, creando una peculiar complicidad entre el público y los actores – se sucede una cabalgata de bailes, temas musicales de los más diversos géneros: disco, pop, punk, rock; vestuarios espectaculares inspirados en la Francia del 1700. Y una escenografía que a menudo tiene una alcoba en el escenario, como para recordarnos los placeres de la carne.  No debemos olvidar que Las bodas de Fígaro es una comedia picarezca propia de la Francia del 1700.

     

    Los personajes son sacados desde todas partes de la imaginación, desde una alta figura con manos  muy grandes y dedos larguísimos que nos hace recordar al conde de Drácula, pasando por cantantes de pop, trolls, hasta un monarca con una larga peluca blanca que llega al suelo.  Junto a un… ¿perro?

     

     

    Andreas T Olsson y Rakel Benér Gajdusek. Foto: Markus Gårder.

     

     

    A pesar de las dos horas y cincuenta minutos que dura la obra, no tiene momentos flojos. Pero, entre tanta acción, a veces se nos hace algo difícil seguirle el hilo. Es aquí que llega a nuestro rescate Basilio (Andreas T Olsson). Él es nuestro cicerón, y de cuando en cuando nos explica la trama, e incluso nos hace participar en la comedia. Discretamente, pero para el deleite de todos.

     

    La obra se ambienta en un palacio de Andalucía. Fígaro y Susana, doncella y siervo de los condes de Almaviva, desean contraer matrimonio. El Conde, conocido por sus infidelidades, aprueba la boda, puesto que desea hacer uso de su droit du seigneur. El ”derecho de pernada” significaba que los señores  feudales tenían derecho a tener relaciones sexuales con cualquier doncella que contrajera matrimonio con un siervo. Pero Susana informa de esto a la condesa y a Fígaro, y los tres se unen para echar por tierra los planes del Conde.

     

    Los equívocos y las situaciones comprometedoras abundan, pero en medio de las carcajadas, se transluce de vez en cuando el texto insurgente de Beaumarchais. Con el humor como arma, lanza dardos a los privilegios de la aristocracia y a la corrupción de la sociedad francesa de antes de la revolución.  

     

    Al ser presentada por primera vez, la comedia fue calificada de inmoral, y fue censurada por el rey Luis XVI, debido a su contenido político. Su consorte, en cambio, María Antonieta, se mostró encantada. Pero la monarquía no pudo con la genialidad de Beaumarchais, la obra se siguió leyendo en círculos privados, hasta que al final se estrenó oficialmente en 1784.

     

    Cinco años más tarde, estallaba la revolución y comenzaban a rodar las cabezas, bajo la guillotina. Se dice que Fígaro predijo el levantamiento de las masas.  

     

    Dos de las obras de Beaumarchais se hicieron inmortales, aunque no como comedias, sino como óperas. Mozart se encargó de Las bodas de Fígaro, y Rossini, de El barbero de Sevilla.

     

    De vez en cuando, se presenta la comedia de Beaumarchais. Como ahora, en el Teatro Real de Arte Dramático de Estocolmo, Dramaten, donde se estrenó por primera vez  en 1799.

     

     

     

    Rakel Benér Gajdusek hace el papel de un andrógino Kerubino, quien se luce en este número musical. Foto: Markus Gårder.

     

     

    En esta nueva puesta en escena, dirigida por Tobias Theorell, el espectador se encuentra con todo. Alto y bajo, mucho humor, picardía, erotismo, musicalidad. Pero también momentos de reflexión, como cuando Fígaro se pregunta por qué el Conde (léase la aristocracia) piensa que tiene el derecho a hacer lo que se le de la gana. Como si algunos seres humanos tuvieran más valor que otros. Por primera vez en las tablas, un representante del pueblo levantaba la voz por los desposeídos. Obviamente que esto no podía ser aceptado por la aristocracia, y en la versión, en la ópera de Mozart, este monólogo de Fígaro es censurado.

     

    La obra también defiende los derechos de las mujeres. Marcelina se pregunta por qué un hombre que anda de lecho en lecho es aplaudido por todos, en tanto que una mujer que hace lo mismo es tratada como ”puta”. Mientras las luces se encienden en la sala, cosa que nos podamos ver las caras.

     

    En otras palabras, no todo es juerga, en esta nueva apuesta escénica de un clásico que justamente por serlo, sigue vigente. Una comedia escrita en 1778, nos hace guiños y, entre risa y risa, nos dice unas cuantas verdades.

     

     

    O, como escribió en sus memorias la baronesa de Oberkirch, quien había asistido a una  función el año 1784:

     

    ”La pieza es una obra de arte de inmoralidad, yo diría, de indecencia. Y, de todas maneras, esta comedia mantendrá su lugar en el repertorio.

    Llegué a casa, luego de la función, con el corazón partido por lo que había visto y furiosa de que, a pesar de todo, me había reido tanto.

    En esta inconsecuencia se encuentra la explicación del éxito de la obra. Uno se divierte en contra de su voluntad”.

     

     

     

    Andreas Rothlin Svensson, como el Conde de Almaviva y  och  Pars como Susana. Foto: Markus Gårder

     

     Erik Stern interpreta a Fígaro. Foto: Henrik Halvarsson.

     

    Tanja Lorentzon interpreta a Marcelina y Bahar Pars a Susana. Foto: Markus Gårder.

     

    Tova Magnusson interpreta a la Condesa de Almaviva, quien no tiene reparos en serle infiel al infiel de su marido, el conde. Rakel Benér Gajdusek interpreta a Kerubino, quien está enamorado de la condesa, y de todas las mujeres. Foto: Markus Gårder

     

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español