Viernes, 10 Julio 2020 | Login
Lena Endre dio la bienvenida al 2020 Lena Endre, en el momento de declamar “Campanas de Año Nuevo” en el escenario de Solliden, en Skansen. Foto: SVT.

Lena Endre dio la bienvenida al 2020

La connotada actriz Lena Endre fue la encargada esta Nochevieja de declamar el clásico poema “Campanas de Año Nuevo” en el escenario de Solliden, en Skansen.

Sin dudar un segundo recitó de memoria el poema de Alfred Tennyson, siguiendo una tradición que data de 1895.

Seguidamente coreó, junto a la cantante y conductora Sanna Nielsen, los últimos diez segundos del 2019, dando la bienvenida al 2020 con un: “Gott Nytt År!”

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Y entramos a una nueva década, la del 2020, de la mano de la actriz Lena Endre. Luego de declamar “Campanas de Año Nuevo”, con un minuto de ventaja, contó al público de Skansen que desde hace dos meses ha estado ensayando. 

- Me gusta estar bien preparada, confesó la actriz, riendo. Ella forma parte del elenco del Dramaten y es conocida en el extranjero por su rol en Millenium, la película basada en la novela de Stieg Larsson. También trabajó con Ingmar Bergman.

 

Quien no ha visto en la televisión la fiesta de Nochevieja en Skansen. Una tradición en Suecia desde que, en 1895, Nikolaus Bergendahl recitara por primera vez “Campanas de Año Nuevo”, del poeta británico Alfred Tennyson.

 

Los últimos años han declamado en Skansen Mikael Persbrandt (actor, actual con su interpretación de Harald Edelstam en la serie televisiva Invisible Heroes); Krister Henriksson; Pernilla August; y Malena Ernman (cantante lírica actualmente más conocida por ser la madre de Greta Thunberg), entre otros.  

 

Personalmente, y en honor a una década que comienza, esta vez tomo el toro por los cuernos y decido ver la celebración no en la pantalla chica, sino en vivo y en directo. Y parto para Skansen, (el museo al aire libre más antiguo del mundo, como lo dice su página web), donde cada año se lleva a cabo este evento.

 

Lo primero que me llama la atención es que, faltando tres horas para las doce, no muchos han tenido la misma idea. El metro hacia el centro de Estocolmo no está atiborrado de gente - como me temía - y el tranvía que me deja a la entrada del lugar, menos.

 

 

El espectáculo comienza a las 23:10, son las 21:30, de modo que tengo bastante tiempo para inspeccionar el lugar. Pero el tiempo se pasa volando, porque a mi colega Anna, se le ocurrió lo mismo, de modo que juntas recorremos los senderos del antiguo parque-museo, por primera vez, en una Nochevieja.

 

A excepción del escenario y sus alrededores, prácticamente todo el lugar está iluminado por velas y velones. Tomamos la escala mecánica – de día se puede tomar el funicular – hacia el sitio más elevado de Skansen, donde se encuentra el escenario de Solliden. Allí los técnicos de sonido, de iluminación y artistas se preparan para la transmisión televisiva del evento.

 

La vista panorámica desde arriba es espectacular. Si no fuera por la temperatura – dos grados sobre cero que se sienten como cinco bajo cero – podría uno sentarse tranquilamente a disfrutar la vista nocturna con las luces de la ciudad reflejadas en el lago que rodea la isla de Djurgården.

 

Al borde del sendero, a la derecha, un molino de viento resplandece en tonos azules. Huele a chimenea de casa de campo, el viento trae el humo de las fogatas que cada cierto tramo arden en la oscuridad y donde la gente se arrima para pasar el frío.  

 

 

Aquí, cada uno hace lo que más le apetezca. La gente va y viene, por los senderos en penumbras. Hacemos una fila para entrar al concierto de Nochevieja en la iglesia de Seglora (que data de 1729). En la obscuridad no podemos ver qué pasa más adelante en la fila, y al llegar nos damos cuenta de que las puertas de la iglesia ya están cerradas. Pero al final no importa mucho, en la fila se sentía menos el frío.

 

 

 

Sacamos el termo y tomamos un café bien caliente antes de dirigirnos a Solliden. En el escenario, Sanna Nielsen, y Rickard Söderberg interpretan el tema “Things”, y sus melodiosos acordes nos invitan a bailar. El jolgorio del público es grande.

 


Sanna Nielsen junto a Rickard Söderberg. Foto: Captura de pantalla. SVT. 

 

Faltando cuatro minutos para la medianoche, hace su entrada al escenario Lena Endre, y declama, con voz fuerte y clara, el clásico poema de Alfred Tennyson, “Campanas de Año Nuevo”.

 

El poema da la bienvenida al año que llega y despide al que se va. Al terminar, la actriz da unos pasos de baile, feliz: “We did it!” (¡lo logramos!), dice riendo antes de comenzar la cuenta regresiva junto a Sanna Nielsen.

Desde el público, seguimos la cuenta (en sueco): nio, åtta, sju, sex, fem...Gott Nytt År! (Feliz Año Nuevo!)

 


Foto: Captura de pantalla. SVT. 

 

Grandes estallidos. Los fuegos artificiales iluminan el cielo de Estocolmo y la fiesta sigue por unos 10 minutos más.

 

A las 00:15 la gran mayoría ha abandonado el lugar, a excepción de nosotros y unos cuantos más que se sacan selfies y siguen brindando.

 

Al despedirse, Sanna Nielsen invitó al público al evento de primavera y verano Allsång (cantemos juntos), “cuando se escuche el canto de los pájaros”.  

 

Quien sabe, tal vez volvamos para el verano, para disfrutar de esos interminables atardeceres nórdicos en los que el sol nunca se pone.

 

 

  
Lena Endre, en el momento de declamar “Campanas de Año Nuevo” en el escenario de Solliden, en Skansen. Foto: SVT. 

 

Enlace a la transmisión del programa en la televisión sueca, SVT

 

About Author

Related items

  • Suecia celebra su Día Nacional en casa

    Prácticamente todas las festividades del Día Nacional de Suecia se cancelan. El Instituto Sueco organiza, en cambio, una transmisión en vivo de 24 horas: "Sweden live: National day @ home".

    El primer ministro Stefan Löfven instó a sus compatriotas a llamar a un ser querido. “La distancia física no significa distancia emocional”, dijo en su discurso online.

    La tradicional celebración anual en Skansen se llevará a cabo, pero sin público. A las 20:00 el rey Carl Gustaf se dirigirá al país.

     

     Por Magazín Latino

     

    Unas festividades patrias atípicas se realizan este sábado 6 de junio, Día Nacional de Suecia, antes llamado día de la bandera sueca, que se celebró por primera vez en 1916.

     

    En el marco de la pandemia del Covid-19 que ya ha cobrado la vida de más de cuatro mil seiscientos ciudadanos suecos, se han cancelado prácticamente todas las festividades habituales. Solamente la tradicional celebración anual en el parque al aire libre Skansen se llevará a cabo, pero este año sin público.

     

    Como siempre la familia real se dará cita en Skansen, y a las 20:00 se espera el discurso del rey Carl Gustaf.

     

    El evento podrá ser seguido por televisión a través de la transmisión en vivo de 24 horas organizada por el Instituto sueco: "Sweden live: National day @ home".

     

    La transmisión digital  "Sweden live: National day @ home" comenzó con un discurso de Stefan Löfven, quien se refirió a las especiales circunstancias que enfrentan millones de personas en todas partes del planeta.

     

    - Alrededor de todo el mundo y aquí en Suecia, muchos anhelan reunirse con alguien a quien ahora no pueden ver, y añoran a que todo vuelva a ser como de costumbre, dijo el premier sueco.

     

    Recordó la soledad que afecta a las personas mayores o que pertenecen a los grupos de alto riesgo, e instó a sus compatriotas a hacer una llamada telefónica a un ser querido.   

     

    - La distancia física no tiene por qué significar distancia emocional.

     

    Por su parte el tiempo hizo lo suyo para que la gran mayoría se resista a visitar los lugares públicos y siga, en cambio, la celebración desde la comodidad de su hogar:

     

    Estocolmo se presentó con cielos nublados, lluvia y una temperatura de 12 grados.


    La bandera sueca. El primer ministro Stefan Löfven. Foto: Omni.se. 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español