Domingo, 15 Diciembre 2019 | Login
Administrador

Administrador

El padre de Julian Assange, John Shipton, estuvo de visita en Estocolmo antes de viajar a Londres a visitar a su hijo en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh. El fundador de WikiLeaks arriesga ser extraditado a EE. UU., donde le esperaría una larga condena.

- 175 años equivale a la pena de muerte. Es una forma de sadismo. Los constantes abusos en contra de mi hijo son pruebas suficientes de que las potencias están tratando de aplastarlo, de destruirlo, dijo John Shipton en un punto de prensa en el parlamento sueco, este jueves.

 

 Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos. 

 

Es un hombre suave y discreto pero cálido, John Shipton, el padre de Julian Assange. Habla en un tono bajo y sosegado. A pesar de sus ojos tristes, la sonrisa aflora a sus labios constantemente. Está abatido, pero no vencido.

 

Sobre sus hombros pesa la preocupación de que el Estado más poderoso del planeta, Estados Unidos, exige la cabeza de su hijo, el editor y fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Para ello cuenta, además, con el apoyo de Reino Unido, Ecuador y Suecia.

 

Todos recordamos las fuertes imágenes de cuando Assange fue sacado en andas de la Embajada de Ecuador en Londres, luego de que el actual presidente del Ecuador, Lenin Moreno, diera el visto bueno para que los policías británicos irrumpieran en la legación, lo metieran a un van y lo trasladaran a la temida prisión de Belmarsh. Allí se encuentra, actualmente, completamente incomunicado, al igual que peligrosos terroristas o depredadores sexuales.

 

No tiene acceso a diarios, ni a Internet (obviamente no puede usar un ordenador). Las visitas son restringidas a dos horas dos veces al mes. Solamente la familia o alguien muy cercano.

 

Su padre se encuentra en un recorrido por algunos países europeos: Irlanda, Austria, Alemania, Francia, España, Suiza, Noruega y Suecia. La meta es lograr apoyo y presionar por la libertad de su hijo.

 

Pero en Suecia la presencia del padre de Assange no ocasionó interés alguno en los medios establecidos, a diferencia de los llamados “alternativos”, que sí se interesaron y se han interesado en su caso.

- Los medios de comunicación establecidos no le prestan atención. En cambio, los medios alternativos son mucho más enérgicos, constató, con un dejo de amargura en la conferencia de prensa convocada por la Red de Apoyo a Julian Assange. Esta fue posible llevar a cabo en una sala del parlamento sueco gracias a la diputada Amineh Kakabave, anterior representante del partido de Izquierda, ahora independiente.

 

Asistieron un columnista y un fotógrafo del vespertino Aftonbladet. El otro vespertino, Expressen, realizó una mini entrevista, un video, con John Shipton, el día anterior. La única cobertura de los medios suecos establecidos.

 

El resultado de los dos participantes de Aftonbladet en la rueda de prensa fue una nota de opinión en la cual el columnista se mofa de la conferencia, de los participantes, de Assange y de su padre.

 

Un buen reflejo de cómo la prensa sueca trata, en la actualidad, al wistleblower (alertador) que dejó al descubierto, por ejemplo, el llamado “colateral murder”, un video que muestra la matanza de civiles desde un helicóptero Apache estadounidense, en la guerra en Irak, en 2007.  Entre risas, los militares aprietan el botón que apaga las vidas de un ser humano tras otro.  Doce almas en total, dos de ellos fotógrafos de la agencia Reuters.

 

En 2010, Julian Assange visitó Suecia. Y fue recibido como un héroe. El director de Aftonbladet, en ese entonces, Jan Hellin (ahora jefe en la televisión estatal, SVT), se deshizo en halagos a “una de las mentes más brillantes del planeta”. Y le ofreció trabajo en su medio.

 

Ahora lo único que produce el vespertino es una columna mofándose del otrora héroe, ahora villano. Para el medio.

 


John Shipton durante el conversatorio en el Parlamento Sueco.  

 

El hecho de que Julian Assange esté consumiéndose en vida en la más implacable de las cárceles del Reino Unido, compartiendo con asesinos en masa y terroristas como si fuera un criminal de alta peligrosidad parece no inquietarles mucho. A tal punto de que son capaces de reírse - a espaldas, eso sí - de un padre que lucha por salvar la vida de su hijo.  

 

Los medios suecos han condenado a Assange. No fue necesario un proceso legal, y nadie quiere recordar las mil y una vueltas del caso que, por lo demás, ha dejado a Suecia muy mal parada, en términos de violaciones a los derechos humanos.  

 

Incluso el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, Nils Melzer, ha declarado que Julian Assange ha sido sometido a tratos crueles e inhumanos. Luego de su visita al fundador de Wikileaks, Melzer aseguró que éste “presenta todos los síntomas de tortura psicológica” a la que ha sido expuesto durante años.

 

“¡La persecución colectiva a Julian Assange debe finalizar ahora!”, enfatizó el también profesor de Derecho Internacional.

 

En la conferencia de prensa, John Shipton habló sobre esto:

 

- Julian pasó nueve años en la embajada de Ecuador, bajo una tortura que fue en aumento, con el fin de convencerlo de que abandonara la legación. Y su salud se ha empeorado rápidamente, ha bajado 15 kilos de peso. Se ha elaborado un informe especial de la ONU sobre esto, pero no ha sido publicado, porque puede ser problemático para algunas personas.

 

Su hijo ha asegurado todos estos años que temía venir a Suecia a declarar sobre el caso del que fue acusado aquí, por el temor de ser extraditado a Estados Unidos (lo que no significa que se haya negado a ser interrogado fuera de Suecia. Quien se negó fue la fiscal del caso, Marianne Ny). 

 

“Suecia es un Estado de derecho”, Assange nunca va a ser extraditado a EE. UU., dijo la prensa sueca. Burlándose de sus temores.

 

Ahora se demuestra que Julian Assange tenía razón. Estados Unidos exige su extradición, y lo acusa de “espionaje” en 18 cargos, lo que puede resultar en 175 años de cárcel.

 

- 175 años de prisión es lo mismo que la pena capital. Julian tiene hijos, a quienes no puede ver. La familia está destrozada. Esta es una forma de sadismo. Su madre, Christine, ha luchado constantemente contra los abusos perpetrados contra su hijo, dice John Shipton.

 

Y asegura de que, a pesar de que trata de ser lo más objetivo posible, es imposible no ver las pruebas de que las grandes potencias (Estados Unidos, a la cabeza) quieren destruir a su hijo. Por el solo hecho de haber desvelado incómodas verdades.

 

Verdades que en su momento fueron publicadas por todos los grandes medios internacionales.

 

- Julian ha recibido 16 premios por sus logros periodísticos. Recientemente fui a buscar el Premio Wistleblower, en su lugar. De lo que se le acusa es de algo que los grandes medios de comunicación de todo el mundo han publicado, dice.

 

Personalmente, y debido a la actitud de los medios suecos respecto a él, tengo una sola pregunta para el padre de Assange:

 

¿Qué opina de la forma en que la prensa sueca ha tratado el caso de su hijo?

 

Pero su respuesta es conciliatoria. No sé, al fin y al cabo, si está al tanto de todo lo que dice la prensa sueca sobre su hijo, y tampoco hay tiempo para ahondar en el asunto.

 

- No quiero criticar a Suecia. Muchos aquí presentes critican severamente a Suecia, por sus errores. Y yo hago lo mismo, en mi país. Pero no estoy aquí para criticar a Suecia, estoy aquí para abogar por la libertad de Julian. Todos los otros temas pueden esperar, responde, sonriendo.

 

 

Terminado el punto de prensa, John Shipton se encontró con los activistas que lo esperaban afuera del edificio del parlamento, y marchó junto a ellos por la calle Drottninggatan, hasta la Casa de Conciertos. Las consignas fueron, entre otras: “The one right desition: No extradition”, “Libertad para Assange. ¡Ahora!”, entre muchas otras.

 

En compañía de los activistas, la gran mayoría latinoamericanos – que bien conocen el tema del terrorismo de Estado – John Shipman se notó más esperanzado, recibiendo numerosas muestras de cariño y solidaridad, en el trayecto por un asoleado Estocolmo.  

 

Ya frente a la Casa de Conciertos, mi segunda pregunta para él fue en transmisión directa para Radio Bahía, que quería saber qué podíamos hacer todos nosotros, para apoyar a su hijo.  

 

- Se han formado, en varios países, comités de ayuda a Julian. Se está formando una coalición internacional en apoyo a mi hijo. El presionar desde estas plataformas es la forma más concreta de ayudarlo, respondió.

 

O, como dijera anteriormente, toda ayuda, por pequeña que sea, es valiosa:  

 

- Aceptemos la realidad. Ellos quieren destruir a este hombre, y la única forma de hacerlo es a través de nosotros. Tal vez uno se siente pequeño, pero no es así porque, si miras el océano, está compuesto de gotitas de lluvia. No te preocupes por ser pequeño, solo haz lo que puedas.

 

 

 


El padre de Julian Assange, frente a Konserthuset, en Estocolmo, luego de la marcha por la liberación de su hijo, por las calles de Estocolmo, este jueves. 

 

 

Junto a otros tres activistas, Greta Thunberg fue honrada este miércoles con el “Premio Nobel Alternativo”:  Right Livelihood Award.

- Estoy muy agradecida y honrada por este importante premio. Pero, al igual que siempre, cuando recibo premios, no soy yo la ganadora. Soy parte de un movimiento global de escolares, jóvenes y adultos de todas las edades que han decidido actuar para proteger nuestro planeta, dijo hoy Greta, respecto al galardón.

 

 Por: Magazín Latino

 

La activista sueca de 16 años, Greta Thunberg, sigue obteniendo premios internacionales, como el de este miércoles.

 

Con sus 16 años, Greta es la laureada más joven con el premio Right Livelihood, conocido como el “Premio Nobel Alternativo”.

 

El anuncio lo hizo el Director Ejecutivo de la Fundación Right Livelihood, Ole von Uexkull, el miércoles por la mañana en Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia.  

 

Los otros tres premiados de este año son el activista y defensor de los DD.HH. del Sahara Occidental, Aminatou Haidar, la abogada que lucha por los derechos de las mujeres en China, Guo Jianmei, y el chamán y portavoz de los indígenas Yanomami, Davi Kopenawa, de Brasil.

 

“Con el Premio Right Livelihood 2019, honramos a cuatro personas visionarias cuyo liderazgo ha empoderado a millones de personas para defender sus derechos inalienables y a luchar por un futuro habitable para todos para todos en el planeta Tierra. Además de lo que significa el premio, monetariamente, ofrecemos a los laureados nuestro apoyo a largo plazo y ayudaremos a proteger a quienes cuyas vidas y libertad están en peligro”, comentó el director Ole von Uexkull.

 

Agregó, en un comentario al diario Dagens Nyheter que: “Ellos han movilizado a millones de personas a luchar por sus derechos, y por un futuro sostenible para todos".

 

El premio está dotado de un millón de coronas suecas para cada uno de los laureados. No obstante, el monto está destinado a apoyar la labor de los laureados, no para su uso personal. El jurado internacional consideró 142 nominaciones de 59 países, luego de un proceso de nominación abierto.

 

 

El Premio Right Livelihood fue creado en 1980 para “honrar y apoyar a organizaciones y personas valientes que proponen soluciones visionarias y ejemplares a las causas profundas de los problemas globales”. Se lo conoce ampliamente como “Premio Nobel Alternativo” y hasta el momento lo han recibido 170 personas y organizaciones pertenecientes a 69 países. Además de la entrega anual del galardón, la Fundación Right Livelihood Award apoya el trabajo de sus laureados, en particular de aquellos que corren peligro debido a la naturaleza de sus actividades. (Fuente: https://www.rightlivelihoodaward.org).

 

Historia 

En 1980, el periodista y filatelista Jakob von Uexküll consideró que las categorías del Premio Nobel eran muy limitadas y focalizadas  en los intereses de los países industrializados como para dar una respuesta adecuada a los desafíos vigentes que enfrentaba la humanidad.

Jakob deseaba «reconocer los esfuerzos de quienes abordaban esas cuestiones de forma más directa, dando respuestas prácticas a problemas como la contaminación del aire, el suelo y el agua, los peligros de una guerra nuclear, la violación de los derechos humanos básicos, la penuria y miseria material de los más pobres, y el consumo desmesurado y pobreza espiritual de los más ricos».

Como el Premio Nobel era considerado el más alto honor que nuestra sociedad podía otorgarle a una persona u organización, Jakob von Uexküll se acercó a la Fundación Nobel con la sugerencia de establecer dos nuevos premios: uno para la ecología y otro dedicado a mejorar la situación de los más pobres. Ofreció incluso contribución financiera, pero su propuesta fue rechazada. Decidió entonces crear el premio Right Livelihood y aportó el capital inicial para el establecimiento de la fundación.

En sus inicios, los premios Right Livelihood fueron entregados en un local alquilado. Cinco años después de su creación en 1980, el Parlamento Sueco propuso alojar la ceremonia. Fue a partir de entonces  que el premio se empezó a conocer como el «Nobel Alternativo».

Los primeros en recibir el galardón en 1980 fueron Plenty International/Stephen Gaskin (Estados Unidos) y Hassan Fathy (Egipto), que compartieron un premio monetario de 50 000 dólares estadounidenses.

Con el paso de los años, la Fundación Right Livelihood Award creció gracias al apoyo de donantes institucionales y privados. En 2016, el premio monetario ascendía a tres millones de Coronas suecas (aproximadamente 320 000 Euros).  (Fuente: https://www.rightlivelihoodaward.org).

 

 

Martes, 10 Septiembre 2019 18:16

Stefan Löfven presentó sus nuevas ministras

 

En el marco de la apertura del Parlamento, el primer ministro Stefan Löfven presentó este martes a tres nuevas secretarias de Estado. Ann Linde sucede en el cargo a Margot Wallström, y asume como Ministra de Exteriores. Eva Nordmark asume en la cartera de Trabajo, sucediendo a Ylva Johansson, y Anna Hallberg es la nueva Ministra de Comercio.

A las dos de la tarde y con la pompa habitual, el rey Carlos Gustavo dio por inaugurado un nuevo año parlamentario, ante los 349 diputados representantes de los ocho partidos.

 

 Por: Magazín Latino 

 

Este martes por la mañana se llevó a cabo la ceremonia de apertura del Parlamento sueco. Como siempre en medio de gran pompa y con la presencia de la familia real.

 

A las 11:00 de la mañana, y como es habitual cada año, el presidente del parlamento, Andreas Norlén, “pasó lista” en la cámara, para asegurarse de que todos los diputados estaban presentes.

 

A las 12:20 comenzó el tedeum en la catedral, luego de que los prominentes invitados tomaran lugar. Los últimos en llegar fue la familia real, el rey Carl XVI Gustaf, la reina Silvia, la princesa Victoria con su esposo, el príncipe Daniel, y el príncipe Carl Philip y su esposa, la princesa Sofia.

 

En la ceremonia en el parlamento, que se inició a las dos de la tarde, el rey Carl XVI Gustaf destacó los 100 años del derecho al voto en Suecia y subrayó la necesidad de que los diputados actúen cuerdamente y por el bien del país.

 

- Las decisiones que toman ellos/as nos afectan a todos y son los hilos del tejido que comprende nuestro futuro, dijo el rey, deseándoles a los representantes del pueblo “fuerza, valentía y sabiduría”, en su importante labor.

 

 

 

NOTA EN DESARROLLO

      

Publicado: 14-08-2019. Actualizado: 18-08-2019

El miércoles a las dos de la tarde se dio conocer el fallo del tribunal de Estocolmo. El veredicto fue: culpable de agresión en grado menor.

ASAP Rocky y dos miembros de su staff fueron condenados a dos años de sentencia condicional y a pagar una indemnización de 12.500 coronas al demandante, quien exigía 140.000 coronas.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

A las dos de la tarde en punto, los asistentes en el tribunal de primera instancia de Estocolmo repartieron los folios conteniendo el veredicto en el proceso legal en contra de Rakim Mayers y dos miembros de su equipo.

 

Y al minuto siguiente la noticia ya era primera plana en los medios nacionales. Internacionalmente, el interés fue menos, ASAP Rocky no pertenece a la categoría de las celebridades más connotadas, pero sin duda el juicio en Estocolmo contribuyó a que su fama aumentara. Sobre todo, después de que el mismo Donald Trump exigiera su liberación y se ofreciera a pagar la multa, hecho que solo hizo saltar a la vista la ignorancia del presidente estadounidense, puesto que en Suecia nadie puede quedar libre pagando dinero.

 

Y el fallo era lo esperado, según expertos en jurisprudencia. Mayers había reconocido el delito, y habían pruebas suficientes para probarlo.

 

Rakim Mayers y los otros dos imputados fueron considerados culpables de agresión al querellante, un hombre de 19 años, inmigrante de Afganistán.

 

Para ambas partes, el veredicto no era lo que querían. Mayers y sus amigos no fueron absueltos, la corte no aceptó el argumento de la defensa, de que habían actuado en “defensa propia”, y el querellante no obtuvo la suma de dinero que había exigido, casi 140.000 coronas suecas.

 

La corte tampoco consideró válida la petición del fiscal: seis meses de cárcel, puesto que “la agresión no fue de una naturaleza tan grave, que amerite una sentencia de prisión”. En cambio, los tres imputados fueron condenados a dos años de “sentencia suspendida” o “sentencia condicional”.

 

“Sentencia condicional” significa, como explicó el juez, Per Lennerbrandt, que los tres condenados no caerán a la cárcel en tanto que no cometan otros delitos en Suecia en el periodo de dos años.  

 

La agresión que los tres imputados reconocieron y que pudo ser comprobada mediante material audiovisual, significaría dos meses de prisión. Pero, considerando que los imputados fueron privados de su libertad por 31 días, la sentencia condicional no se combinará con multas.

 

Rakim Mayers y los dos hombres de su equipo deberán pagar una indemnización de 12.500 coronas suecas al querellante. Además, deberán cubrir los gastos de su abogado: alrededor de 200.000 coronas.

 

Respecto a los otros costes del juicio, el juez declaró que por el momento no era posible dar a conocer todas las cifras. No obstante, expertos calculan que este juicio ha significado al Estado sueco entre 5 y 10 millones de coronas.

 


Numerosos medios transmitieron en directo, cuando se iba a comunicar el fallo. Foto: Marisol Aliaga.

 

En "defensa propia"

 

La versión de los hechos, que Rakim Mayers presentó en la corte, no se contradijo en ningún momento. Él reconoció que había maltratado al querellante y que luego lo había agredido cuando yacía en el suelo. Pero, había actuado en “defensa propia” y convencido de que los jóvenes que los seguían se disponían a atacar - una vez más - a su guardaespaldas. Además de que posiblemente portaban cuchillos y estaban drogados.

 

La corte desestimó sus afirmaciones, basándose en el testimonio de las dos jovencitas que habían sido testigos de los hechos, y que prestaron testimonio en el tribunal. Según el tribunal, la agresión no fue antecedida por un ataque que haya motivado el uso de la violencia. Tampoco había surgido una situación en la que los imputados se hayan sentido amenazados.

 

Lo que sí se comprobó fue que los imputados maltrataron al querellante cuando yacía en el suelo, con combos y patadas, y Rakim le aplastó el brazo. No obstante, agrega el tribunal, en un comunicado de prensa, "no se ha probado que Rakim Mayers y sus acompañantes hayan coordinado la agresión", como había sostenido el fiscal.

 

Los otros dos imputados, además del guardaespaldas, quien también fue llamado a declarar, corroboraron todo lo dicho por el artista.

 

Las versiones del demandante y su amigo, en cambio, difirieron en varios puntos. La corte concluyó, además, que éstos sí habían actuado en mutuo acuerdo.

 

 

La mentada botella

 

El demandante aseguró en la corte que de pronto – en Appelbergsgatan, le habían pegado en la nuca con dos botellas. Y que cuando estaba en el suelo, los americanos le habían asestado veinte combos y patadas, cada uno. Algo que no pudo ser comprobado en el video que muestra la mayor parte de la agresión, según lo corroboraron los testigos.

 

La botella fue el detalle más peliagudo de todo el juicio, puesto que, si se hubiera comprobado el uso de tal objeto, la tipificación del delito habría pasado de “maltrato simple” a “intento de homicidio.”

 

No obstante, la existencia de una botella no fue nunca demostrada.

 

“En una evaluación general, el tribunal considera que no está comprobado que alguno de los imputados hubiera atacado este tipo de objeto” escribe el jurado en el comunicado de prensa que acompañó el fallo.

 

Agrega que “el tribunal considera que está comprobado que la víctima recibió cortes en los brazos durante el altercado con los imputados. Pero que no ha sido posible establecer exactamente cuando los recibió y de parte de quien. No se logró comprobar que los imputados lo hubieran maltratado con botellas, enteras o rotas. En relación con esto, la corte toma nota de que, en las imágenes de uno de los videos del incidente, que muestra el maltrato, se puede apreciar que los imputados no tienen nada en las manos, cuando la víctima se encuentra en el suelo”.

 

- La imagen total de evidencias en el caso ha sido compleja. El fiscal no ha podido comprobar que el demandante fue golpeado en la nuca con una botella o que fue maltratado con botellas de vidrio. Esto ha afectado la evaluación de la gravedad del acto, dijo el presidente del jurado, Per Lennerbrant, en un comentario.

 

 

Agresión – pero no grave

 

La corte consideró que existen circunstancias tanto agravantes como atenuantes en la agresión. Pero, después de una evaluación general, se llegó a la conclusión de que el maltrato no había sido tan grave como para una condena a prisión. Y, puesto que la cárcel ya no era una opción, tampoco lo era el combinar la sentencia condicional con el servicio comunitario.

 

Este tema se tocó el último día de alegatos. Entonces, Rakim Mayers declaró que “se ponía a las órdenes de lo que dictaminara la corte”. Cuando el fiscal preguntó a los tres imputados si, en el supuesto caso de ser condenados a servicio comunitario, estarían en condiciones de cumplirlo, en Suecia. Los tres respondieron que sí.

 

El juez preguntó, también, a cada uno de ellos, si habían sido condenados por algún delito durante los últimos cinco años. Los tres respondieron que “no”.

 

No obstante, cuando uno de los abogados de los imputados trató de preguntarle al demandante si éste había sido alguna vez condenado en Suecia anteriormente, el juez prohibió la pregunta.  

 

 

140.000 coronas de indemnización

 

El querellante exigía la suma de 139.700 coronas, por agravio, daños y perjuicios y por ausencia laboral.

 

Esta es una suma estratosférica que no se corresponde a los montos de indemnización que se aplican en Suecia. Las víctimas del atentado terrorista de Drottninggatan, por ejemplo, recibieron alrededor de 60.000 coronas.

 

La corte desestimó la suma exigida por el demandante, primero porque las indemnizaciones se determinan de acuerdo con sumas preestablecidas, y segundo porque las heridas del demandante no eran de la magnitud de lo sostenido por él. Los cortes en los brazos requirieron de atención médica, pero eran superficiales. Además, no se pudo comprobar cómo habían surgido.

 

La pérdida de dinero por ausencia laboral –10.000 coronas – no pudo ser ratificada, puesto que el demandante no presentó el contrato de trabajo.

 

 
El abogado de Rakim Mayers, después de una audiencia oral, durante el juicio. Foto: Marisol Aliaga.

 

Las reacciones

 

- Rakim Mayers está increíblemente decepcionado. Habíamos esperado un fallo absolutorio, dijo el abogado del principal imputado, en una conferencia de prensa, poco después de ser comunicado el veredicto.

 

Lamentó no haber alcanzado la meta – demostrar la inocencia de su defendido - y se culpó a sí mismo por esto.

 

- Tenemos que analizarlo. Es mejor tomar una decisión de esta naturaleza con la cabeza fría, dijo Slobodan Jovovic, ante la pregunta de una apelación.

 

El fiscal, por su parte, está conforme, pero no del todo. Él exigía una pena de cárcel de seis meses, aunque nadie creyó nunca que la corte aceptaría esta condena.  

 

- La corte hizo la misma apreciación que yo, con una excepción – el supuesto uso de una botella. Se considera que yo no pude comprobar si se usó ese objeto. Por lo tanto, el castigo es mucho menos de lo que yo había esperado, dijo Daniel Suneson a Aftonbladet.

 

Al igual que la parte demandante, no está seguro de si apelará el fallo.

 

El abogado del querellante, Magnus Strömberg, por su parte, tampoco se mostró satisfecho.

 

- El fallo significa una reparación. Pero no estamos completamente conformes, dijo.

 

Sus honorarios – alrededor de 200.000 coronas suecas, deberán ser costeados por Rakim Mayers, puesto que es el único de los tres imputados que cuenta con medios como para hacerlo. 

 

Los expertos calificaron el fallo como “esperado”. En la práctica, una sentencia condicional es como un “tirón de orejas”.

 

- El veredicto no dice en principio nada, se puede ver solamente como una advertencia, dijo la licenciada Ingela E. Hessius a TT.

 

 Respecto a la indemnización al demandante, explicó:

 

- El tribunal ha deliberado sabiamente, y no hay nada en el veredicto que asombre. La indemnización se corresponde por completo con lo normal en casos de agresión. Vale decir, 10.000 coronas por agravio, y 2.500 coronas por daños y perjuicios.

 

 

  

Reflexiones

 

Lo que más llama la atención, en este “circo mediático”, como lo han denominado algunos, es que un altercado callejero haya conducido a un juicio. En Suecia ocurren miles de casos similares anualmente, y la gran mayoría de estos se archivan casi de inmediato.

 

“Antes de que la tinta alcance a secarse en el papel”, dijo el criminólogo Leif G W Persson, quien desde un comienzo criticó que este caso se llevara a juicio. El experto aseguró desde un principio que, de no haberse tratado de una celebridad, el caso se habría archivado.

 

En este caso, poco rima con la “igualdad ante la ley”, con lo que Stefan Löfven le respondió a Donald Trump.

 

El tema de la provocación y la agresión de parte del demandante al guardaespaldas de Mayers no fue algo que se tocó a fondo, durante los alegatos. El fallo nombra hechos agravantes, pero también atenuantes. Cuando fue preguntado sobre esto, en la conferencia de prensa del miércoles, el juez Lennerbrant respondió que no quería usar la palabra “provocación”.

 

No obstante, sí hubo un acoso y una provocación, incluso una agresión, de parte del demandante, quien no es la primera vez que asiste a un tribunal. Ha sido condenado cuatro veces, anteriormente, por drogas y por portar arma blanca.

 

Suecia ha sido criticada en varias ocasiones por sus largos periodos de prisión preventiva. Conforme al principio básico de un Estado de Derecho, de la presunción de inocencia, no es lógico que un sospechoso alcance a cumplir la condena incluso antes de que comience el juicio.

 

El comité contra la tortura, de las Naciones Unidas, ha criticado varias veces a Suecia por la prisión preventiva a la que somete a sospechosos de delitos. Esto es comparable a la tortura, sobre todo cuando se somete a los detenidos a un aislamiento total.

 

En Suecia no existe un límite de tiempo en el que la persona puede estar privada de su libertad. Esto no se corresponde con un Estado de derecho, aseguran expertos en jurisprudencia. El caso de ASAP Rocky puso nuevamente este debate en el tapete.

 

Por otra parte: Lo paradójico de este caso es que un rapero que nunca ha estado comprometido con la política, y que nunca ha querido ser un símbolo de la lucha por los derechos de los afroamericanos en su país, de pronto pasó a ser justamente eso.

 


El presidente del jurado, Per Lennerbrant, al momento de comunicar el fallo, en el tribunal de Estocolmo. Foto: Marisol Aliaga.

  

Un juez noruego dictaminó este lunes prisión preventiva para Philip Manshaus, de 21 años. El hombre fue arrestado bajo sospecha de crimen terrorista, homicidio, e intento de homicidio, luego del tiroteo en una mezquita en Baerum, en Noruega.

Permanecerá en arresto durante cuatro semanas, de las cuales dos en completo aislamiento.

Manshaus portaba dos armas cuando irrumpió en la mezquita de Al Noor y abrió fuego. Fue reducido por un hombre mayor, lo que impidió que siguiera disparando. Hoy negó todos los cargos, entre estos, el haber asesinado a su hermana de 17 años.

 

 Por: Magazín Latino

 

La audiencia en el Tribunal de Oslo comenzó a las 13.15 del lunes.

 

Tres horas más tarde, el juez dictaminó que Philip Manshaus sería arrestado por cuatro semanas, las primeras dos en aislamiento total.

 

El joven hombre entró a la sala del tribunal vistiendo una sudadera oscura y, aparentemente, sin rasgos de nerviosismo. Al contrario, sonrió a las cámaras de los numerosos medios que cubrían la noticia. La sala en la que se llevó a la sala la comparecencia se construyó especialmente para el proceso en contra de Anders Behring Breivik. Quien también acostumbraba a sonreír.

 

Presentaba moretones en la cara y en el cuello. En el ataque a la mezquita fue tumbado al suelo por dos hombres que asistían al servicio religioso. El primero de éstos, Muhamed Rafiq, de 65 años, lo redujo tirándolo al suelo. Y, junto a otras personas, lo retuvieron hasta que llegaron los agentes.

 

La policía noruega había recibido tips acerca de Manshaus hace un año atrás, pero había descartado cualquier tipo de operativo para prever un ataque.

- La policía dijo que lo había tenido en sus radares desde hace un año, en ese sentido, esto es un fracaso. Al mismo tiempo, es sumamente difícil saber cuando alguien se dispone a cometer este tipo de delitos. Es difícil determinar si tienen la capacidad de hacerlo, las armas necesarias y todo eso. Se necesita otra clase de recursos para determinar algo así, dijo al canal TV4 Daniel Poohl, director de Expo, medio especializado en la extrema derecha.

 

- Pero, sabemos que esto se ha venido desarrollando durante bastante tiempo. Con el atentado al World Trade Center, las miradas se dirigieron al extremismo islámico, y olvidó a la extrema derecha. Vivimos bajos las consecuencias de esta deficiencia. Tenemos que salir de allí de a poco, en forma lenta pero segura.

 

¿Podría ocurrir algo así en Suecia?

- Hechos similares han ocurrido constantemente en Suecia, en Alemania y en el Reino Unido, durante los ultimas décadas. Existe una comunidad internacional y se comunican entre sí en foros y en inglés. Aquí encuentran amigos, obtienen inspiración y además estímulo.

 

Manshaus se ha negado a responder las preguntas de la policía, pero aceptó ser fotografiado al momento de entrar a la sala del tribunal, pero la comparecencia se hizo a puertas cerradas.

 

Al término de esta, su abogada, Unni Fries, dijo que su cliente exigía ser dejado en libertad.

 

- Él no admitido ningún delito, y por lo demás ha hecho uso del derecho de no tener que dar explicaciones, dijo la licenciada a los medios, según el diario noruego NTB.  

 

A pesar de que todo apunta a que es él el perpetrador del ataque, Manshaus no lo ve como tal. Al igual que Anders Behring Breivik parece verlo como una lucha de liberación. Esa es su realidad.

 

En un foro en Internet, ha elogiado los atentados en Christchurch, en Nueva Zelanda, y en El Paso, en Estados Unidos. Desde hacía un año, se había radicalizado y posteaba comentarios racistas y misóginos. Por lo cual sus conocidos ya habían advertido a la policía.

 

En un posteo que publicó en las redes sociales poco antes del ataque, concluyó con las palabras “El Valhalla está esperando”.

  

También es sospechoso del homicidio de su hermana de 17 años. El cuerpo de la joven fue encontrado en su departamento poco después del ataque a la mezquita.

 

Al irrumpir a la mezquita, Manshaus portaba un casco con una cámara de tipo Go-pro, con la cual pensaba transmitir en vivo. En cambió, grabó gran parte del desarrollo de los hechos.

 

- Tenemos ese video en nuestro poder. Es una prueba importante, dijo el fiscal Pål-Freddrik Hjort Kraby.

 

Pero la policía, durante la conferencia de prensa del lunes no quiso dar más detalles respecto a la filmación.


Este lunes fue puesto en prisión preventiva Philips Manshaus, por sospecha de delito de terrorismo, homicidio e intento de homicidio. Sonrió, en el tribunal. Foto: Captura de pantalla de TV4.

 

 

Este viernes, y luego de una ausencia de casi 70 años, fueron repatriadas las osamentas de 25 indígenas samis a la localidad de Lycksele, en Laponia. Las osamentas habían pasado a ser parte de una colección del Museo de Historia de Estocolmo, cuando las tumbas fueron saqueadas.

Esta es la restitución de osamentas más grande en la historia de Suecia, pero no la única.

En un discurso de reconciliación, la jefa del museo presentó disculpas al pueblo sami, por la responsabilidad que le cabe a la institución en la profanación de las sepulturas.

 

 Por: Magazín Latino

 

En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, los museos de Estocolmo y de Umeå restituyeron las osamentas (cráneos) de 25 indígenas samis, al cementerio de Gammplatsen, en la localidad de Lycksele, en Laponia, al norte de Suecia.

 

La entrega de las osamentas se llevó a cabo en una emotiva ceremonia en la que participaron alrededor de cuatrocientas personas. Se encontraban en el lugar funcionarios de las entidades estatales, la iglesia sueca y la comunidad sami.

 

Representantes del Museo de Historia de Estocolmo y de Västerbotten portaban 25 cajas de corteza de abedul. Cada una de las cajas contenía el cráneo de un indígena sami. En 1950 habían sido sustraídos de sus sepulturas, ubicadas solo unos metros más allá de donde ahora serían enterrados para su descanso final, en el cementerio de Gammplatsen, en la orilla del río de Umeå. 

 

Una gran parte de los asistentes lucían los coloridos trajes típicos samis, y al frente de la procesión blandían dos banderas: la sueca y la sami.   

- Bienvenidos nuevamente, ustedes que han estado ausentes durante tanto tiempo, dijo el vicepresidente del consejo municipal de Lycksele, Roland Sjögren, quien pronunció el primer discurso.

 

Agregó que lo ocurrido el verano de 1950 había sido un atropello en contra de la Humanidad y en contra de los Derechos Humanos.

 

Las osamentas habían sido hurtadas de una excavación arqueológica en el cementerio de Gammplatsen, en Lycksele, siendo enviadas al Museo de Historia de Estocolmo, para ser examinadas.

 

Se trataba de investigaciones raciales.

 

Según constata el diario ETC, el connotado investigador sueco Nils-Gustaf Gejvall, experto en biología racial, le había pedido a un amigo que le enviara cráneos de indígenas samis.

 

El 23 de agosto de 1950 escribe, desde el Museo de Historia de Estocolmo, a su amigo:

 

“Por intermedio de la presente y brevemente, me gustaría mencionar que aquí en el museo estaríamos muy agradecidos de recibir tantos cráneos samis como puedas recoger. Estaríamos extremadamente agradecidos de poder tener una serie”.

 

De esta manera, los cráneos fueron enviados a Estocolmo. Seguidamente fueron olvidados, hasta que, en 2013, a raíz de un inventario, fueron descubiertos. Se enviaron al museo provincial de Umeå, al norte de Suecia, donde permanecieron hasta este viernes.

 

Representantes de la comunidad sami recibieron las cajas de abedul, para su sepultura en el cementerio de Gammplatsen.

 

- Ahora vamos a depositar a nuestros ancestros para su último descanso, dijo Paulus Kuoljok, presidente del Parlamento Sami, antes de comenzar la romería al cementerio.

 

Para muchos fue un momento muy emotivo.

 

- Estoy convencido 100 por ciento que se trata de mis viejos parientes. ¿Quiénes más podrían ser? Estoy contento de que quienes tomaron los cráneos ahora los devuelvan, dijo a Radio Suecia Lorentz Sjulsson Åsdell, miembro de la comunidad sami que ahora asistía a la ceremonia.

 

Los cráneos no han sido identificados, pero fueron enterrados en los años 1600 y 1700.

 


Las osamentas fueron devueltas al cementerio. Foto: Sveriges Radio.

 

El museo reconoce hoy que la investigación que se pensaba llevar a cabo en ese entonces no se corresponde con los valores éticos actuales de la institución.  

 

Después de que las cajas de abedul fueran depositadas en la tierra, la jefa del Museo de Historia de Estocolmo, Katherine Hauptman, pronunció un discurso agradeciendo la asistencia a la ceremonia de reconciliación. Y pidió perdón.

 

- Estoy aquí con humildad, con una sincera disculpa al pueblo sami y con la esperanza de que a partir de ahora juntos tomemos la oportunidad de escribir una nueva historia. Puedo concluir que el museo del que hoy soy la directora ha actuado en varios puntos de forma reprochable y que no corresponde a nuestros valores, dijo.

 

Reconoció que el museo había tenido un rol activo en los sucesos, a través de exigir cráneos samis para sus colecciones.

 

- El propósito de la colección se puede vincular a estudios raciales, algo que nuestra revisión de archivos sobre la correspondencia de las personas involucradas confirma, lamentablemente. En 1950 debería estar claro para el mundo las consecuencias que las investigaciones raciales pueden tener, en forma de discriminación, persecución e incluso asesinatos.

 

Y manifestó su esperanza de poder escribir "un capítulo nuevo en el libro de la historia", en el que las instituciones estatales trabajen en común acuerdo con la comunidad sami.

 

Paulus Kuoljok, por su parte, expresó que la ceremonia había sido muy emotiva y que se sentía bien por estas personas. Pero agregó que aún había mucho por hacer.

 

- Hemos tomado un primer paso, en el cual los museos comienzan a tomar su responsabilidad por esto. Sin embargo, el Estado aún no ha establecido los requisitos para los museos que el Parlamento Sami ha exigido desde 2007, expresó.

 

La representante del gobierno, Helen Öberg, reconoció, por su parte, que el Estado le ha fallado a la comunidad sami. Que en ciertas épocas el racismo y las concepciones raciales han sido aprobadas oficialmente.

 

- Durante muchos años se ha hablado de la necesidad de una comisión de la verdad sobre la actuación del Estado respecto a los samis. El gobierno, en estrecha cooperación con el Parlamento Sami, quiere establecerla, y me complace poder decirles que el diálogo sobre esto ha comenzado, dijo.

 


La comunidad sami recibió las cajas de abedul para que fueran enterradas en el cementerio de Gammplatsen, en Lycksele. Foto: Kuriren.nu.

 

El tercero y último día del juicio contra ASAP Rocky y sus acompañantes concluyó el pasado viernes en medio de gran algarabía.

Al finalizar los alegatos, los tres imputados fueron puestos en libertad, en espera del fallo que será comunicado el 14 de agosto.

A la hora siguiente, el artista, junto a su familia y amigos se encontraban a bordo de su avión privado, rumbo a los Estados Unidos.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Al final, todo ocurrió inesperadamente rápido, en el juicio al rapero norteamericano Rakim Mayers, alias ASAP Rocky, y dos integrantes de su team.

 

A las 19.20 de la tarde del viernes, y luego de que el jurado deliberara durante una hora, el jubilo estalló en la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo. Los tres imputados fueron puestos en libertad, en espera del fallo que será comunicado el 14 de agosto.

 

En comparación a dos largos alegatos orales anteriores, el lunes y el martes, el día viernes se caracterizó por su efectividad y un toque de dramatismo.

 

Al mismo tiempo,  varios cabos que habían quedado sueltos se aclararon, aunque no todos. 

 

Tanto el fiscal, como los abogados defensores del querellante y de los imputados mostraron sus herramientas más eficientes, en defensa de sus clientes.

 

El viernes prestaron testimonio las dos chicas que fueron testigos de lo ocurrido la tarde del 30 de junio.  Ninguna quiso estar en persona, por miedo a represalias, y testificaron a través de una transmisión por video. Una de ellas fue quien grabó el videoclip que más tarde se hizo viral. El video donde Mayer lanza al chico por el aire.

 

La joven liceana contó que había querido mostrar que estaban con el artista y sus amigos, mediante la aplicación Snapchat. Segundos después de que comenzara a filmar, ocurrió el incidente. Según ella, la transmisión se cortó antes de que terminara la golpiza, pero que grabó la mayor parte de esta.

 

Las chicas corroboraron también lo que habían dicho anteriormente, que el querellante y su amigo habían acosado sexualmente a unas chicas, como quedó grabado en un vídeoclip. Y es lo que le dicen a Mayers y a su grupo, cuando se encuentran con ellos. Algo que también el guardaespaldas, que prestó testimonio más tarde, corroboró.

 

Pero, y para disconformidad del fiscal, las jóvenes no respaldaron el detalle de la botella que supuestamente se habría usado para agredir al querellante. Al final, este hecho no pudo ser comprobado, por lo tanto fue excluído de los cargos.  Las chicas admitieron que escucharon el sonido de una botella, pero que no vieron ninguna botella en el altercado.

 

También dio testimonio el amigo del querellante, quien lo conoce desde cuando vivían en el mismo centro de acogida a inmigrantes. El joven hombre se presentó ante el tribunal esposado y en traje de interno, puesto que está detenido por otro delito.

 

Contó una versión totalmente distinta de la de los imputados, y se negó a responder una serie de preguntas. Reconoció que cuando ocurrieron los hechos estaba bajo el efecto de benzodiazepinas. Agreegó  que su amigo no había consumido drogas en esa ocasión.

 

Aseguró que había tratado de defender al querellante, y que también había recibido golpes, estando en el suelo. Esto se contradice con los testimonios de todos los demás implicados – incluso de su amigo. Ellos  aseguraron que el chico arrancó cuando comenzó el ataque.

 

La abogada Carla Pantzar, quien representa a uno de los dos imputados amigos de Mayers, quiso preguntarle si esa tarde portaba algún arma – ha sido condenado anteriormente por este delito - pero el juez le recordó al interrogado que no tenía obligación de responder. Y la pregunta quedó sin respuesta.

 

Otro testigo fue el terapeuta del querellante, quien declaró que el chico había quedado  traumatizado debido al incidente, que padecía de insomnio y tenía miedo constantemente. Dijo que las consecuencias de la golpiza habían sido considerables y dejarían huellas por largo tiempo.

 

Pasado el mediodía prestó testimonio el guardaespaldas de Mayers. Contó que el querellante fue quien había tomado contacto con el grupo desde el principio y que él mismo había considerado que podía constituir un peligro para Mayers y su grupo. Entonces , le pidió que se alejara del lugar.

 

El chico no hizo caso, al contrario, seguía preguntando cosas incoherentes. Al final, el guardia lo había levantado y empujado lejos.

 

También explicó que en su país, cuando una persona molesta a otra por segunda vez, se considera hostigamiento, y las personas tienen derecho a defenderse. Contó además que el querellante lo había atacado con sus auriculares, causándole un corte en la mano, que había sangrado bastante.

 

El guardaespaldas agregó que, a pesar de que le pidió repetidas veces que se alejaran, los chicos los persiguieron por varias cuadras. Y, como no conocían ni el país ni el idioma, no sabían cómo llamar a la policía o a un taxi.

 

Según él, lo que puede haber ocasionado la ira del joven fue que unas chicas se acercaron a Mayers y le dijeron que los dos jóvenes hombres las habían atacado sexualmente. “Disculpe, su señoría, pero dijeron que les habían agarrado las nalgas”, dijo.

 

Contó que él temía que el querellante portara algún tipo de arma. Que cuando llegaron a la calle Appelbergsgatan, el chico comenzó a tratar de darle puñetazos, en tanto que el otro se le acercaba por el otro costado. Al mismo tiempo sabía que tenía que proteger a su jefe.

 

Entonces fue que Rakim Mayers actuó de la manera en que lo hizo.

 

Quién es el guardaespaldas de quién? preguntó el abogado.  

 

- Yo soy el guardaespaldas de Rakim. Pero él es como es y eso no le importó. Él vino en mi ayuda cuando yo lo necesitaba, respondió.

 

Y explicó que no es la primera vez que se ven envueltos en situaciones de peligro. Que el ser un famoso implica que muchas veces se les acerque gente que no siempre tiene buenos propósitos. Al igual Rakim Mayers, quien había testificado el día anterior, aseguró que la situación fue escalando cada vez más y temían que pudiera terminar muy mal. A pesar de que ninguno de ellos querían meterse en líos .

 

El fiscal, Daniel Suneson, no aceptó, no obstante, la versión de los tres imputados, de que actuaron en defensa propia.

 

Exigió seis meses de cárcel para Mayers, y penas menores para los otros dos imputados. Y mostró una serie de casos similares en los que la pena fue de esta magnitud. Según él, Rakim Mayers y sus amigos, en lugar de irse a un lugar donde había más gente, se dirigieron  a un pequeño callejón vacío. Y, de común acuerdo, agredieron al joven de 19 años.

 

El abogado de éste, Magnus Strömberg, dijo, en su alegato final, que nunca había tenido un cliente tan atemorizado. Que lo sucedido la tarde del 30 de junio devastó la vida de su defendido y que “había sido muy duro para él el asistir al juicio”.

 

El joven  exige una indemnización  de 139.700 coronas suecas.

 

Slobodan Jovicic: "El diablo está en los detalles"

 

Cuando fue el turno del abogado de Mayers, Slobodan Jovicic, de pronunciar su alegato final, quiso comenzar con una reflexión:

 

- El circo afuera continuará. Las cámaras y los reflectores se apagarán y la aglomeración se dispersará. Mientras el espectáculo se instala en otro lugar, nosotros, los miembros de la corte, volveremos el lunes a ocuparnos de nuevas tareas.

 

Explicó enigmáticamente que “el diablo está en los detalles”, y colocó una botella vacía de vino cava en la mesa de los jueces. La foto de la investigación, donde aparece una botella rota en el suelo se corresponde con la de la botella de vino espumante.

 

- El querellante afirma que fue agredido en la cabeza con una botella. Pero esa botella es muy pesada, y habría ocasionado graves daños que habrían sido documentados en el informe médico.

- Mi cliente y los otros tres no tenían nada en sus manos, según se aprecia muy bien en el videoclip, dijo.

 

Y explicó una vez más que las heridas del querellante podrían haberse ocasionado por el vidrio en la suela de los zapatos de quienes lo agredieron. En el clip se ve cuando Mayers le pone el pie encima del brazo. El que haya sucedido de esa forma no fue descartado por los médicos. Y Mayers aseguró que lo había hecho para desarmarlo, puesto que creía que llevaba consigo algún tipo de objeto punzante.

 

Más información:

Rakim Mayers se convirtió en un artista de fama internacional gracias a su talento musical. Sin embargo, proviene de condiciones humildes del barrio de Harlem. Junto a su madre y su hermana trataban de salir adelante, luego de que el padre cayera a la cárcel y el hermano muriera a los 13 años.

 

El querellante de 19 años llegó a Suecia en 2015, proveniente de Irán. En Suecia solicitó asilo, al llegar como menor no acompañado. Sus padres son originarios de Afganistán, pero habían emigrado a Irán. El joven hombre no iba a estar presente en el juicio, según trascendió más tarde, porque había planeado viajar a Irán, para asistir a las bodas de un familiar.

 

El fallo se dará a conocer el 14 de agosto.

 


ASAP Rocky. Foto: captura de pantalla de SVT. 

 

 

Estocolmo se tiñó una vez más con los colores del arcoíris, este sábado, cuando el desfile del orgullo gay recorrió las principales calles de la ciudad.

Con alrededor de 50.000 participantes y medio millón de público, la parada fue la más grande de Escandinavia y culminó la semana Pride.

- Se sintió como que todo Estocolmo había salido a la calle. Ha sido un día maravilloso y el tiempo, además, ha estado radiante, dijo Johnny Foglander, vicepresidente del Stockholm Pride.

 

 Por: Magazín Latino

 

Este año se celebra el cincuentenario de los disturbios de Stonewall (enlace) momento crucial en la lucha de los derechos de la comunidad LGBTI.

 

Pero, aunque es una fecha digna de conmemorar, en Estocolmo esto tiene menos importancia. En el Día Internacional del Orgullo LGBTI, todo el mundo sale a la calle, el Pride es una fiesta para todos quienes quieran participar.

 

Y participan organizaciones, entidades, municipios, empresas, partidos políticos, entre muchos otros. El único partido que no está invitado y no participa son los Demócratas de Suecia. Esto debido a sus declaraciones homofóbicas anteriores.

 

- Yo participé la primera vez, en 1979. Entonces éramos 500 personas y nos sentíamos invencibles. Ahora somos 500.000 y todavía somos invencibles, dijo el escritor Jonas Gardell a Aftonbladet.

 

La opinión de muchos, en este desfile del orgullo es que Pride es un símbolo de que los derechos de la comunidad LGBTI no son algo obvio. Que la lucha sigue.

 

“Es una manifestación alegre y colorida del amor por los derechos humanos y una demostración del derecho de todos a amar a quien sea y a ser cómo se quiera”, escribe la organización Stockholm Pride, en su sitio web.

 

Este año Magazín Latino conversó brevemente con el comandante en jefe del Ejército, Micael Bydén, quien reiteró la importancia de que su organización sea inclusiva.

 

- Es importante mostrar que todas las personas tienen el mismo valor, dijo el ÖB (por sus siglas en sueco).

 

Y contó que este año él no cantó, como el año pasado (enlace).  Le encargó la tarea a un subordinado.

 


El comandante en jefe del ejército sueco, Micael Bydén, participó una vez más en el desfile Pride. Foto: Marisol Aliaga

 
Uno de los carros recordaba a grandes personajes de la comunidad LGBTI. Foto: Marisol Aliaga.

 

Para ver más imágenes, entre al grupo del magazín en Facebook (enlace). 

 

 

Este viernes concluyen los alegatos en el juicio contra ASAP Rocky y sus dos hombres de confianza, quienes enfrentan cargos de maltrato a un joven de 19 años, en Estocolmo.

Los tres imputados mantienen su postura de que actuaron en defensa propia, y este jueves presentaron su versión de los hechos.

- Yo no quiero dinero. El dinero lo puedo ganar de nuevo. Pero quiero justicia y quiero limpiar mi nombre, dijo el rapero, respecto a la indemnización que tendrá derecho a exigir, en caso de que el jurado lo absuelva.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Una larga jornada se llevó a cabo en la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo, al segundo día del juicio en contra del rapero estadounidense Rakim Mayers (nombre verdadero de Asap Rocky) y dos de sus colaboradores.

 

Ambas partes tratan de desacreditar a la contraria, y el juez, Per Lennerbrant, llamó al orden en más de alguna ocasión. Los interrogatorios a las partes fueron largos e intensivos.

 

El joven de 19 años que se ha querellado en contra de los tres imputados declaró el martes que había recibido “20 patadas o combos de Mayers y cada uno de sus acompañantes”. Y que le habían pegado en la cabeza con dos botellas.

 

- Pensé que me iba a morir, dijo. Y agregó que había perdido a su novia, a su familia y su trabajo, por el maltrato del que había sido víctima de parte de los imputados.

 

Este jueves debió responder las preguntas de los abogados de los imputados. Muchas de estas quedaron sin respuesta o él se negó a responder. Y el juez reprendió a la abogada Carla Pantzar cuando ésta quiso preguntar sobre si el joven había usado drogas anteriormente o si a veces portaba algún tipo de arma.

 

- Se trata de esta tarde solamente. Y de lo que ocurrió entonces, no antes, dijo el juez.

 

Sin embargo, para los abogados de los imputados era importante que quedara en claro los problemas que el joven había tenido anteriormente con la justicia. Pero el juez no lo permitió. “Soy yo quien tiene que poner los límites”, dijo.  

 

El abogado de Mayers, no obstante, enfatizó que la tarde que sucedieron los hechos, el joven y su amigo habían llegado a la hamburguesería Max media hora antes que Asap Rocky y su grupo.

 

Y que, cuando el chico se había dirigido a éstos para preguntarles si habían visto a su amigo, éste se había alejado de él solo unos minutos antes. Vale decir, el chico sabía donde estaba el otro. 

 

Los tres abogados quisieron saber, además, el porqué el joven hombre siguió a Mayers y a su grupo, a pesar de que le pedían repetidamente que los dejara tranquilos.

 

La primera vez que los dos chicos y Asap Rocky y su grupo se encuentran, la tarde del 30 de junio, el guardaespaldas estimó que el chico (el querellante)  podía ser un peligro para su protegido. Y le pidió dejarlos en paz, repetidas veces. Como el chico igual se negó a hacerlo, el guardaespaldas lo levantó con las dos manos y lo empujó lejos.

 

Desde entonces, el chico los sigue hasta que Rocky lo lanza al aire, en la calle Appelbergsgatan.

 

- Se trataba de una cuestión de honor, dijo en la corte, el jueves. Se había sentido muy ofendido de que el guardaespaldas lo levantara por los aires y le diera un empujón que lo tiró lejos. 

 

El primer día había dicho que quería que los otros vieran que era un “buen chico”. O que quería preguntarles por sus auriculares.

 

- Yo le dije que sus auriculares se habían roto cuando los usó para pegarle a mi guardaespaldas, dijo Rakim Mayer/Asap Rocky, cuando le tocó el turno de ser interrogado en la corte.

 

Que la tarde en cuestión él y su grupo habían dejado el hotel donde se alojaban (Grand Hotel) para dar una vuelta por la ciudad. Y que de repente se encuentra con que su guardaespaldas está sangrando, y ve a un chico que se le enfrenta y le tira combos, a pesar de lo pequeño que es, en relación al guardaespaldas.  

 

- Sentí temor, porque parecía no tener miedo a nada, dijo. Fue una situación muy paranoica. Decidimos irnos, pero el chico nos seguía. Le pedimos muchas veces que se fuera. Encontramos a unas dulces chicas que le dijeron lo mismo en sueco, pero no se iba. Le rogamos que nos dejara tranquilos, pero nada.

 

Señaló que ha tenido malas experiencias por el hecho de ser famoso, hasta el punto que debía andar siempre con guardaespaldas. Y al ver que él estaba sangrando, le había entrado pánico.

 

- Se notaba que el chico estaba drogado y lo único que queríamos era que se fuera. Tratamos de bajar la aplicación para tomar un scooter, pero no resultó. Tratamos de llamar un Uber, tampoco.

 

¿Por qué no llamaron a la policía?, pregunta el fiscal.

 

- No sabíamos el número.

 

Y explica el ataque:

 

- Al llegar a esa calle, veo que él y su amigo se nos vienen encima, entonces, lo único que pienso es en defendernos, es entonces cuando lo lanzo por el aire.

 

Según él, apenas vio que el chico estaba neutralizado, paró el ataque.

 

Explicó los riesgos a los que ha estado expuesto, y que ahora se encontraba en una ciudad que no conocía, ni hablaba el idioma. Además, sospechaba que el chico estaba bajo el efecto de drogas y podía estar armado.

 

ACTUALIZACIÓN:

 

La tarde del viernes, Asap Rocky y sus dos colaboradores fueron puestos puestos en libertad, por deliberación de la corte y en espera del fallo, que será comunicado el 14 de agosto.

A la hora siguiente ya estaba a bordo de su avión privado, rumbo a los Estados Unidos, junto a sus familiares y colaboradores. 

 

 

En medio de una gran atención mediática comenzó este martes el juicio oral contra ASAP Rocky y dos miembros de su team, acusados de un delito de agresión.  

 El choque entre la jurisprudencia sueca y la norteamericana es evidente. Donald Trump envió a un experto en liberación de rehenes, para presenciar los alegatos.

La madre de ASAP Rocky tampoco entiende que su hijo esté tras las rejas. “Esto es una pesadilla”, dijo a Dagens Nyheter ayer, en una pausa en los alegatos.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

El juicio en contra del rapero norteamericano ASAP Rocky y dos de sus hombres de confianza - uno de 23 años y el otro de 24 - que comenzó ayer en Estocolmo es, sin duda, uno de los más mediáticos de este último tiempo.

 

Ya a las ocho de la mañana estaban las cámaras y sistemas de transmisión en vivo instalados afuera de la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo, en Bergsgatan 50. Periodistas de 40 medios ocuparon por completo los 70 asientos de la sala adyacente a la sala donde comparecen los imputados y los representantes de la ley. Este auditorio está separado de la sala de comparecencia por un vidrio antibalas. Más de 10 lugares estaban reservados, allí, para los familiares de los imputados. La madre de ASAP Rocky, Renee Black, se sentó en la primera corrida de asientos, junto al padre de otro de los imputados. Detrás de ella tomó asiento el enviado de Trump, Robert O´Brien, experto en resolver temas de rehenes.

 

La madre de Rocky no hizo declaraciones, pero en una pausa dijo a Dagens Nyheter que esto era “una pesadilla”.

 

Y O´Brien dijo que su misión era que “los ciudadanos norteamericanos regresaran a casa lo antes posible”

 

Debido al gran número de personas que querían presenciar el juicio (las “entradas” se agotaron), las sesiones comenzaron con media hora de retraso, alrededor de las 10:00 de la mañana.

 

ASAP Rocky y sus dos colaboradores vestían sudadera verde y pantalones del mismo color, la vestimenta propia de los internos. No buscaron las miradas de sus familiares, al entrar a la sala, y tomaron asiento frente al juez y el resto del jurado, de espaldas a la sala donde se encontraban sus familiares. La madre del artista se secó las lágrimas, al ver a su hijo.  

 

También entró el querellante, vistiendo pantalones oscuros y una camisa blanca. Se trata de un joven de 19 años, de padres afganos, que residía en Irán. Llegó a Suecia en 2015, como menor no acompañado.

 

El fiscal, Daniel Suneson, comenzó una exposición de los hechos, la investigación preliminar es extensa, alrededor de 500 páginas. Al poco de comenzar, ocurrió algo inusual: el abogado defensor de ASAP Rocky lo interrumpió para hacerle tres preguntas. Tenían que ver con la afirmación del fiscal de que los imputados no solo golpearon a la víctima, sino que también lo agredieron con una botella rota.

 

Slobodan Jovicic quiso saber si el fiscal tenía pruebas sobre el uso de una botella.

 

El fiscal respondió con evasivas. En la investigación preliminar existe una foto en la que se aprecia a uno de los amigos de Rocky con dos botellas de cerveza en las manos. Corresponde a la tarde en la que ocurrieron los hechos, el 30 de junio pasado, en la calle Apelbergsgatan, en el centro de Estocolmo.

 

Sin embargo, en el video de la agresión, no figura ninguna botella. Rocky y sus amigos golpean al joven de 19 años a punta de puñetes y patadas.

 

En el lugar se encontró una botella rota, la que fue enviada a un análisis de ADN. Los resultados fueron negativos. No se encontraron rastros de ADN de ninguno de los imputados.

 

¿Ahora, por qué importa tanto este “detalle”?

 

Porque en el caso de que exista algo que se pueda usar como arma, el delito se tipifica como de mayor gravedad.

 


La madre de ASAP Rocky, Renee Black, al momento de llegar al tribunal de Estocolmo, este martes 30 de julio. Foto: Marisol Aliaga. 

   

NOTA EN DESARROLLO

 

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español