Martes, 19 Enero 2021 | Login

A raíz de la alarmante alza de contagiados del coronavirus en Suecia – con más de 4.600 personas en un día – las autoridades introdujeron nuevas restricciones. Solamente ocho personas se podrán reunir. La prohibición de bebidas alcohólicas pasadas las diez de la noche sigue vigente.  

Fuera de esto, el gobierno no quiere que vamos al gimnasio o a la biblioteca. Ni que tengamos cenas y fiestas en casa o que nos juntemos con personas fuera de nuestro núcleo familiar. “Cumple con tu deber y asume tu responsabilidad para limitar la infección”, pidió el primer ministro, Stefan Löfven, en rueda de prensa este martes.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Un fuerte llamado a la responsabilidad cívica hizo el primer ministro Stefan Löfven este lunes por la tarde, en una rueda de prensa digital convocada con escasa antelación. En esta participaron además la ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren, el ministro del Interior, Mikael Damberg, el ministro de Hacienda y Vivienda, Per Bolund, y el director general de la Agencia Sueca de Salud Pública, Johan Carlson.

 

Una vez más, Löfven se mostró preocupado por el desarrollo de la pandemia en el país. La cantidad de contagiados aumentan – nuevamente - exponencialmente, algo que siempre ha hecho saltar todas las alarmas.

 


Fuente: European CDC. Comparación entre contagiados en Suecia y en Noruega. 

 

Según el premier, la ciudadanía no está siguiendo las recomendaciones, como lo hizo en la primavera. Y si los suecos no cambian su comportamiento, las consecuencias serán graves.

 

Por primera vez en la historia moderna del país, un gobierno toma este tipo de medidas, pero estas ahora armonizan más con el resto de Europa.

 

- Esta es una medida muy restrictiva que no tiene paralelo en los tiempos modernos. Pero es absolutamente necesario, explicó Löfven.

 

El primer ministro cambió su narrativa de que los suecos eran un “ejemplo de obediencia cívica”, algo que se ha venido repitiendo por las autoridades pero que, no obstante, no cuenta con evidencia científica (ver enlace).

 

Por el contrario, la ciudadanía al parecer se ha olvidado del peligro del contagio, y el personal de la salud lleva semanas tratando de llamar la atención sobre el problema que se les viene encima: que se repita lo que ocurrió en abril – mayo pasado. Más aún cuando no todos tuvieron la posibilidad de tomar unas largas vacaciones de verano.  

 

La ministra Hallengren reconoció hoy día que la gente no ha seguido lo suficientemente bien las nuevas recomendaciones, y que el número de contagiados ha aumentado de forma alarmante, con 600 nuevos positivos en un día, para al día siguiente 4.600.

 

- Tenemos el personal de la salud más eficiente del mundo, pero ningún sistema de salud aguanta una presión sin límites, dijo la titular.

 

El ministro del Interior, Mikael Damberg, por su parte, agregó que muchos se comportan como si el peligro ya hubiera pasado y también insistió en el autocuidado, con el fin de no recargar la presión hospitalaria.

 

- Es un hecho, estamos en medio de la pandemia. Y es absolutamente necesario que demostremos solidaridad con el personal de la salud, dijo.

 

Stefan Löfven constató una vez más que la situación es extremadamente grave, y que “del comportamiento de todos y cada uno de nosotros dependerá que se logre parar el contagio".

 

- Vivimos en una época de prueba, y se pondrá peor. Cumple con tu deber y asume tu responsabilidad para limitar la infección, enfatizó.

 

Ni Löfven ni ninguno de sus ministros quisieron reconocer un posible fallo en la estrategia sueca para enfrentar la pandemia, al principio de esta, la primavera pasada, ante las preguntas de varios periodistas. Y respecto al uso/obligación de la mascarilla, respondió:

 

- Nadie ha dicho que esté prohibido usar mascarillas.

 

Vale la pena destacar, en este sentido, que el rechazo de la Agencia Sueca de Salud Pública al uso de mascarillas (sin presentar ninguna evidencia al respecto) ha resultado en que su uso no es obligatorio ni siquiera en los consultorios y hospitales en Suecia. Algo que otros expertos de salud han criticado desde la primavera pasada, entre éstos, el secretario de la Academia Nobel de Ciencias, Göran K Hansson y el llamado "Grupo de los 22". 

 

En Suecia la gran mayoría de los periodistas (según una encuesta reciente) aceptan, sin contrapreguntas, todo lo que declara el epidemiólogo estatal, Anders Tegnell. Él ha dicho que las mascarillas "dan una sensación de falsa seguridad" y que las personas que las portan "se tocan la cara más veces", lo cual es "contraproducente". 

 

En España, en cambio, un medio dirigido por periodistas investigativos analiza miles de declaraciones de políticos y autoridades, entre otros, y realiza una enorme labor, en la lucha contra las noticias falsas y los bulos que circulan en las redes sociales y medios. Maldita.es ha publicado numerosos bulos sobre el coronavirus, la covid-19 y las mascarillas - enlace.  

  

Los consejos o recomendaciones

 

Los  consejos que el gobierno y las autoridades sanitarias han transmitido desde que las cifras se dispararan una vez más (en octubre-noviembre) son de: no encontrarse con otras personas más que sus convivientes. (Fuera de las medidas desde un comienzo: el lavado de manos frecuente, el distanciamiento de dos metros y el no salir de casa si se tienen síntomas).  

 

Prácticamente un lockdown, pero sin nombrar la palabra que en Suecia está prácticamente prohibida. O un “QUÉDATE EN CASA”, así, con mayúsculas.  

 

Se espera que estas nuevas medidas comiencen a regir desde el 24 de noviembre. Si los números de contagiados, enfermos y fallecidos siguen yendo al alza, la fecha de término de estas se prolongará, lo que podrá afectar las festividades de fin de año.

 

Vale decir, esto resultaría en que tendríamos que pasar la Navidad confinados.

 


El primer ministro, Stefan Löfven, la ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren, y el ministro de Hacienda y Vivienda, Per Bolund. También participaron en la conferencia de prensa el ministro del Interior, Mikael Damberg, y el director general de la Agencia Sueca de Salud Pública, Johan Carlson. Foto: Regeringen.se. 

 

Published in Actualidad

Stefan Löfven asumió este lunes como primer ministro de Suecia. En el Parlamento, leyó su Programa de Gobierno y presentó su gabinete. “Suecia necesita grandes reformas”, subrayó.

- La extrema derecha se extiende en toda Europa. En varios países, fuerzas con agendas antidemocráticas han llegado al poder. Pero en Suecia elegimos otro camino, dijo el premier sueco, al comenzar su discurso.

 

 Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos

 

A las 11.00 de la mañana del lunes recién pasado, el presidente de la Socialdemocracia, y recientemente elegido primer ministro, Stefan Löfven, leyó su Programa de Gobierno en el Parlamento sueco, en el que abundaban los sillones vacíos.  

 

Comenzó refiriéndose a un peligro que asola a Europa, y al mundo:

- La extrema derecha se extiende en toda Europa. En varios países, fuerzas con agendas antidemocráticas han llegado al poder. Pero en Suecia defendemos que todos los seres humanos valen lo mismo. Nosotros elegimos otro camino, dijo el premier sueco, al comenzar su discurso.

 

Este segundo mandato de Stefan Löfven fue posible gracias al acuerdo entre cuatro partidos que, antes de las elecciones de septiembre, se encontraban en distintos bloques. Esto resultó en numerosos debates acerca de “traiciones”.

- Estamos comenzando una colaboración histórica. En Suecia asume un Gobierno compuesto por los Socialdemócratas y el Partido Verde, que colaboran, en relación al presupuesto y al enfoque político en diversas áreas, con el partido del Centro y los Liberales, dijo Löfven.

 

Vale decir, este sigue siendo un Gobierno “rojiverde”, compuesto por el partido Socialdemócrata (S) y el partido Medioambientalista (MP), pero esta vez tiene el apoyo del partido del Centro (C) y los Liberales (L).

 

Esta colaboración histórica entre S, MP, C y L tiene un motivo: impedir la influencia del partido de extrema derecha los Demócratas Suecos (SD). Y significa que estos cuatro partidos se vieron en la obligación de hacer grandes concesiones.

 

Para la Socialdemocracia resultó en un gran giro a la derecha, lo que despertó reacciones tanto dentro de las filas del partido de las rosas (S), como del sindicato, LO, su eterno aliado. 

 


Stefan Löfven, al leer su Programa de Gobierno en el Parlamento sueco. 

 

Los puntos que Löfven enumeró, uno a uno, en su Programa de Gobierno, fueron los que exigieron C y L, y que están en completo desacuerdo con las políticas de la Socialdemocracia.

 

La razón de este compromiso, según lo han explicado el premier sueco y su equipo, fue que la alternativa era aún peor: un Gobierno compuesto por los Moderados (M) y la Democracia cristiana (KD), apoyados por la extrema derecha, SD.

 

Löfven se refirió a la importancia de defender la democracia y los derechos humanos y de luchar contra el extremismo y el antisemitismo.

 

Recordó que hace 100 años atrás la cámara aprobaba el derecho a voto universal.

- La mejor forma de rendir homenaje a quienes precedieron la lucha por la democracia es continuar con su lucha, en esta nueva era.

- La democracia es fuerte en Suecia, pero nunca podemos darla por sentada. Debe ser defendida constantemente, en cada generación, en cada administración.

 

También se refirió a la joven Fadime Sahindal, quien ese mismo día, pero hace 17 años atrás, había sido asesinada por su propio padre. En lo que se denomina un “crimen de honor”.

- Quisiera poder decir que la “cultura del honor” ha sido derrotada. Pero no es así. Los esfuerzos no han sido suficientes. Debemos hacer más.

  

Otro tema recurrente fue el del medioambiente y los cambios climáticos. Este Gobierno tiene el firme propósito de ser el primer país cien por ciento libre de combustibles fósiles. Además, el impuesto a los viajes en avión se restablece, en este programa.

 

Stefan Löfven se refirió también a los temas de la sanidad, la educación, la integración, la lucha contra la criminalidad y las apuestas a las zonas rurales.

 

Para terminar, leyó la lista de los 22 ministros que conforman su gabinete.  

 


El primer ministro, Stefan Löfven, rodeado de los miembros de su gabinete, frente al edificio del Parlamento sueco. 

 

Oficina del Primer Ministro:

Primer Ministro:
Stefan Löfven (S)

Ministro sueco ante la Unión Europea:
Hans Dahlgren

 

Ministerio de Cultura

Ministra de Cultura y Democracia, con responsabilidad de Deportes:
Amanda Lind

 

Ministerio de Defensa

Ministro de Defensa:
Peter Hultqvist

 

Ministerio de Educación e Investigación

Ministra de Educación:
Anna Ekström

 

Ministra de Educación Superior e Investigación: 
Matilda Ernkrans

 

Ministerio del Trabajo

Ministra del Trabajo:
Ylva Johansson

Ministra de Igualdad de Género, responsable de la lucha contra la discriminación y la segregación:
Åsa Lindhagen

 

Ministerio de Empresas e Innovación

Ministro de Empresas:
Ibrahim Baylan

Ministra de Asuntos Rurales:
Jennie Nilsson

 

Ministerio del Medio Ambiente

Ministra del Medio Ambiente y Clima y Viceprimera Ministra:
Isabella Lövin

 

Ministerio de Hacienda (o Finanzas)

Ministra de Hacienda (o Finanzas):
Magdalena Andersson

Ministro de Mercados Financieros y Vivienda, Viceministro de Finanzas:
Per Bolund

Ministro de Administraciones Públicas:
Ardalan Shekarabi

 

Ministerio de Relaciones Exteriores

Ministra de Relaciones Exteriores:
Margot Wallström

Ministro de Cooperación para el Desarrollo:
Peter Eriksson

Ministra de Comercio Exterior, responsable de Asuntos Nórdicos:
Ann Linde

 

Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales

Ministra de Sanidad y Asuntos Sociales:
Lena Hallengren

Ministra de Seguridad Social:
Annika Strandhäll

 

Ministerio de Infraestructura (Obras Públicas)

Ministro de Infraestructura:
Tomas Eneroth

Ministro de Energía y Desarrollo Digital:
Anders Ygeman

 

Ministerio de Justicia

Ministro de Justicia y Migración:
Morgan Johansson

Ministro del Interior:
Mikael Damberg

 


Stefan Löfven rodeado de su gabinete, en la primera conferencia de prensa de su segundo mandato.  


La Ministra de Asuntos Rurales, Jennie Nilsson (S) y la Ministra de Cultura y Democracia, Amanda Lind (MP), junto al primer ministro Stefan Löfven (S).


Isabella Lövin (MP), Ministra del Medio Ambiente; Hans Dahlgren (S), Euroministro; Åsa Lindhagen, Ministra de Igualdad de Género (MP). 


Åsa Lindhagen, Ministra de Igualdad de Género; Anders Ygeman (S), Ministro de Energía y Desarrollo Digital; Mikael Damberg (S), Ministro del Interior.

 

 

Published in Política

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español