Viernes, 23 Abril 2021 | Login

En sueco:

Den 8:e mars hölls ett seminarium i Riksdagen om aborträtten, med fokus på El Salvador, ett land som har en av världens strängaste abortlagar. Initiativet kom från Marco Venegas, riksdagsledamot för Miljöpartiet, Latinamerikavänskapsförening, Latinamerikagrupperna, AMUSADES och Miljöpartiet de gröna.

Marco Venegas inleder med att berätta om sin resa till El Salvador. "En annorlunda semesterresa" så som han utryckte det.

Produktion: Magazín Latino

Datum: 8 mars 2028

Plats: Svenska Riksdagen, Stockholm.

Published in Video

Pasadas las seis de la tarde del sábado, Irlanda sorprendía al mundo con los resultados del referéndum sobre la despenalización del aborto. Una victoria aplastante del Sí, de quienes quieren que la ley se modernice, y el aborto sea permitido.

“¡No more!”, dijo el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, refiriéndose a la difícil situación que han tenido que afrontar las mujeres en Irlanda, desde que, en 1983, se penalizara el aborto. La Iglesia jugó un rol fundamental en esta ley, como en otros países donde es delito interrumpir el embarazo.  

 

 Por: Magazín Latino

 

La contundente victoria del Sí, con un 66,4 % frente a un 33,6 % del No, sorprendió no solo a los irlandeses, sino también al resto de Europa y del mundo. La campaña se había ido agudizando, a medida que pasaba el tiempo, y las encuestas arrojaban un resultado incierto.

 

Sin embargo, a última hora y en el marco de nuevos avances para el feminismo global, triunfó la “revolución silenciosa”, que se ha venido desplegando en Irlanda desde 1983, cuando entró en vigor la Octava Enmienda de la Constitución, que otorga el mismo derecho a la vida al feto como a la madre. Incluso cuando la mujer corre el riesgo de morir durante el parto, no es permitido interrumpir el embarazo. La violación a la ley implica penas de 14 años de cárcel.

 

Los resultados del referéndum permitirán el aborto en las 12 primeras semanas de embarazo, con la derogación de la Octava Enmienda.

 

Sorprendió, además, la alta participación en el referéndum, muchos irlandeses residentes en otros países viajaron a Irlanda para votar. Un país de solamente 4,7 millones de habitantes acaparaba la atención de Europa y llevaba a cabo un referéndum histórico que significa una victoria en la lucha por los derechos de las mujeres y una señal a la Iglesia, de que no se entrometa en estos asuntos.

 

En Irlanda, el 78 por ciento de los ciudadanos profesan el catolicismo. El Papa Francisco tiene anunciada una visita dentro de poco.

 

Los medios habían dado la imagen de una Irlanda dividida, frente a este delicado asunto, pero el primer ministro, Leo Varadkar, señaló, este sábado, que es lo contrario:

- Una mayoría de hombres y mujeres de todas las edades y todas las clases sociales de las distintas  circunscripciones han ido a votar. Y eso demuestra que no estamos divididos. Que somos una nación unida y que queremos este cambio. Este resultado le da mandato al gobierno para hacer las reformas en la ley y esto se hará antes de finales de año, dijo el premier irlandés, en un discurso, al darse a conocer los resultados, el sábado por la tarde.

 

Anunció que la nueva ley de interrupción voluntaria del embarazo podría estar en vigor a fines de este año. Irlanda tendrá “una Constitución moderna para un país moderno”, señaló.

 

Y a quienes se oponen a este cambio, a los partidarios del No, Leo Varadkar les explicó que “Irlanda es el mismo país que siempre, solo que un poco más amable, un poco más tolerante y un poco más moral”.

 

 

 

El aborto es un tema extremadamente sensible, sobre todo en países católicos.

 

No es el caso de Suecia, donde la ley vigente data de 1974, según la cual se puede interrumpir el embarazo hasta la semana 18, sin importar la razón. La ley anterior de aborto databa de 1938.

 

 

Mapa sobre el derecho al aborto en Europa – país por país:

Foto: Sara Sundstedt, SVT Design.

 

Rojo oscuro: el aborto está totalmente prohibido o es permitido solamente cuando la vida de la mujer está en peligro: Irlanda, Andorra, San Marino, Malta, El Vaticano, Liechtenstein.

Naranjo: Aborto permitido solo por motivos de salud:  Liechtenstein, Polonia, Mónaco, Irlanda del Norte.

Amarillo: el aborto está permitido por razones socioeconómicas: Chipre, Finlandia, Islandia, Reino Unido.

Blanco: no hay restricciones para realizar un aborto.

 

 

La situación en Latinoamérica, al respecto, es complicada. Chile salió el año pasado de la "lista negra", sin embargo, parte de la derecha reaccionaria y católica hacen lo posible por volver al pasado (a la penalización del aborto).

 

 

El Salvador es uno de los países que tiene las leyes más estrictas del mundo. 

 

El 8 de marzo se llevó a cabo un seminario en el Parlamento Sueco, organizado por el diputado del Partido Verde, Marco Venegas, la organización de mujeres salvadoreñas, Amusades y otros.

En el vídeo (en sueco y en español) que se muestra a continuación, la salvadoreña María teresa Rivera cuenta su historia. 

 

 

Published in Mundo

“Ud. también es cómplice de lo que ocurrió en Chile en dictadura. Es cómplice de ese Terrorismo de Estado, al igual que sus admiradores/as pinochetistas, como el patético ejemplo de Patricia Maldonado, quien fue, es y será una vergüenza para las mujeres y hombres honestos de nuestro país”, escriben el diputado del Partido Verde (Miljöpartiet, en sueco), Marco Venegas, y la periodista Marisol Aliaga, en una carta abierta al diputado UDI, Ignacio Urrutia.

 

 Por: Marco Venegas y Marisol Aliaga



La semana pasada tuvimos conocimiento de las afirmaciones vertidas por el diputado de la Unión Democrática Independiente (UDI), Ignacio Urrutia, en el Congreso, en relación a las víctimas de la dictadura sangrienta de Augusto Pinochet.

Las aseveraciones de Urrutia, de que los exiliados son “terroristas” que pretenden “usufructuar del Estado”, constituyen un grave insulto a todo el exilio chileno.


La negación de las atrocidades cometidas por la dictadura cívico-militar, por parte del diputado Urrutia, es solo una jugada maquiavélica de un sector de la derecha intransigente para no asumir la responsabilidad que les corresponde en los asesinatos, torturas, violaciones y el exilio de miles y miles de chilenos y chilenas quienes, en su mayoría, eran jóvenes idealistas que soñaban con un Chile más justo, más digno y más incluyente.

El diputado de la UDI pretende, con estas acusaciones sin fundamentos, hacer creer a nuestros compatriotas que la hazaña fascista de Pinochet salvó al país del terrorismo.

Señor Urrutia, los únicos terroristas que hubo en Chile en esa época oscura fueron quienes protagonizaron la Caravana De La Muerte, la Operación Cóndor, el caso Degollados:  Nattino, Parada y Guerrero. Fueron quienes quemaron vivos a Rodrigo Rojas De Negri y a Carmen Quintana, quienes lanzaron a detenidos desaparecidos atados a rieles en alta mar, desde helicópteros de la Fuerza Aérea de Chile. Por nombrar algunos casos.

¡ESO SÍ ES TERRORISMO, Sr. Urrutia! Y esos son los terroristas que hoy en día siguen recibiendo millonarias pensiones por parte del Estado de Chile. No confunda a las víctimas con los agresores.

Ud. también es cómplice de lo que ocurrió en Chile en dictadura. Es cómplice de ese Terrorismo de Estado, al igual que sus admiradores/as pinochetistas, como el patético ejemplo de Patricia Maldonado, quien fue, es y será una vergüenza para las mujeres y hombres honestos de nuestro país, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Señor Urrutia, es vergonzoso y lamentable que, en su calidad de diputado, no sea capaz de aportar constructivamente al país, con miras a que se haga justicia respecto a los crímenes cometidos. Justicia que, sin duda, contribuiría a cimentar el proceso de reconciliación entre los chilenos, algo que tanta falta le hace a Chile.

Ud., en cambio, elige la confrontación y fomenta el odio. Con ello, lo único que consigue es dificultar la sanación de las profundas heridas causadas por la dictadura, que hasta el día de hoy, nos siguen penando.


Esta odiosidad, que Ud. tan fervientemente manifiesta, es tóxica para nuestra juventud. Y la juventud no necesita veneno, necesita sueños.

Para finalizar esta carta abierta dirigida al diputado Urrutia, quisiéramos apelar al ejemplo de Alemania, país que logró limpiar y sanar las profundas heridas inflingidas por su pasado nazi a través de un mea culpa: castigando a los culpables y reconociendo las sombras de su pasado.

 

A nosotros, los chilenos, lamentablemente nos queda un largo camino por recorrer.

 

Marco Venegas

Marisol Aliaga

Estocolmo, 23 de abril de 2018

 


 

Observación: esta carta abierta también fue publicada por el medio chileno El Desconcierto. 

 

Published in Columnas

Teodora Vázquez lleva diez años recluida en una cárcel de alta seguridad en San Salvador.

¿Su crimen? Sufrió un parto prematuro y fue condenada por homicidio.

El diputado Marco Venegas, del Partido Ambientalista sueco, viajó recientemente a El Salvador y se reunió con Teodora y otras mujeres que, al igual que ella, han sido condenadas a largos años de prisión por supuestos intentos de aborto. 

- Esta es una violación a los derechos humanos y afecta solo a las mujeres de menos recursos en El Salvador, subraya el diputado medioambientalista.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Imagínese que está embarazada. Que, a los ochos meses de gestación, sufre un parto prematuro y da a luz a un niño muerto. Imagínese que, en lugar de recibir atención médica, la trasladan a la comisaría más cercana y más tarde la condenan a 30 años de cárcel. Por homicidio.

Esta es la pesadilla que vive Teodora Vázquez, quien lleva recluida 10 años en Ilopango, una cárcel de mujeres, en San Salvador, capital salvadoreña.

Le quedan por cumplir 20 años más, lo que significa que quedaría en libertad a los 54, que pasará los mejores años de su vida tras las rejas. En casa la esperan sus padres, ya mayores, y su hijo, que pronto será adolescente, y a quien solo le permiten ver una vez al año.

El Salvador es uno de los países con las leyes más retrógradas del mundo respecto al aborto, que está totalmente prohibido, incluso después de una violación, o de haber sido víctima de incesto. Ni siquiera cuando la madre corre riesgo de morir al dar a luz, se permite interrumpir el embarazo.

Las mujeres que sufren una pérdida o un parto prematuro, y pierden sus bebés, arriesgan hasta 40 años de prisión. La razón es que no son procesadas por aborto - que tiene como pena 8 años - sino que son acusadas por homicidio agravado de sus bebés. Como si esto fuera poco, el diputado Ricardo Velázquez Parker, del partido nacionalista de derecha, ARENA, propone incrementar las penas por aborto a 50 años de prisión.

Si esto no es misoginia pura, vale la pena preguntarse qué motivos tiene este diputado para una proposición propia de tiempos medievales.   

 

Teodora estaba embarazada de ocho meses y, a pesar de lo avanzado de su estado, continuaba cumpliendo con su jornada laboral, como tantas otras mujeres de escasos recursos. En el trabajo sufrió un parto prematuro, que, según el médico que la examinó más tarde, se produjo por malnutrición.

El diputado Marco Venegas, del Partido Ambientalista sueco, se enteró de su caso y, en un viaje reciente a El Salvador se reunió con ella y con otras mujeres que están en su misma situación. También dialogó con organizaciones de mujeres que luchan por sus derechos en contra de las estructuras machistas que hacen de El Salvador un país poco igualitario que además viola tratados internacionales.

El partido oficialista en El Salvador es el FMLN, un partido de izquierda. Sin embargo, la Asamblea Legislativa está dominada por la derecha, por lo tanto, no es fácil originar cambios.

 

Lorena Peña, por ejemplo, ex presidenta de la Cámara de Diputados, y diputada del FMLN, ha intentado promover en La Asamblea Legislativa un cambio de ley para despenalizar el aborto en cuatro causales:
1. Para salvar la vida y preservar la salud de la mujer embarazada. 2. Cuando el embarazo es producto de una violación o trata de personas. 3. Cuando existe malformación del feto, que haga imposible que viva al nacer. 4. En casos de violación a menores con consentimiento de los padres o tutores y de acuerdo con la Ley LEPINA.

 

Al regreso de su viaje, Marco Venegas nos explica que la situación es complicada. Se requiere quorum para llevar a cabo los cambios de ley, y la pregunta es si se logrará conseguir. Se han presentado tres proposiciones de cambios a la ley, sin embargo, las próximas elecciones parlamentarias y de alcaldías, en marzo, atrasan este proceso.

- La mayoría de quienes integran la comisión parlamentaria que investiga el tema del aborto opinan que la ley es horrible, pero nadie en El Salvador quiere hacer nada en la Asamblea Legislativa antes de las elecciones, dice el diputado.

Gracias al material audiovisual recopilado por la documentalista Celina Escher, vimos fotos y vídeos de su visita al centro de reclusión para mujeres, Ilopango, donde Teodora está cumpliendo su condena. En las imágenes se puede apreciar el riguroso control de seguridad al que tienen que someterse todos quienes ingresan al recinto penitenciario.  

Poco antes de que Venegas viajara al país, se había llevado a cabo un proceso de revisión de sentencia, y Teodora había tenido que declarar una vez más ante el tribunal. En diciembre de 2017, el juzgado se mantuvo firme en la sentencia condenatoria.

Las imágenes de esta audiencia, donde se ve a Teodora entrando a la sala escoltada por dos fornidos guardias de seguridad, con sus manos esposadas como una peligrosa homicida, son impactantes.

Sin embargo, la joven madre no se rinde. Y en los alrededores del tribunal, muchas mujeres la acompañan con cánticos y consignas de apoyo: “¡Teodora, no estás sola!”, gritan, para infundirle ánimo en esta lucha propia de un David contra Goliat.

- El Estado salvadoreño nos ha discriminado, como mujeres. Pero tenemos la valentía para seguir luchando, dice en un vídeo, Teodora. Su defensa espera que se le reduzcan los años que debe permanecer en prisión por medio de una conmutación de pena.

 

Teodora Vásquez cuando va a declarar a la corte. Foto: Edgar Romero/Amnesty International.

 

Le preguntamos a Marco Venegas qué fue lo que más le impactó cuando conversó con Teodora

Lo más impactante es el hecho de que esto esté ocurriendo ahora, el 2018. Cuando tú te confrontas con la gente afectada te haces consciente, por primera vez, de que esta es una situación real, por muy bizarra que te parezca. Aquí hay mujeres que están privadas de su libertad por estas razones, y es algo deleznable.

- En un primer momento te da mucha rabia. Pero después entras a otra etapa y te preguntas qué puedes hacer tú, para poder eliminar esta injusticia. Y entonces ya no sientes rabia, sino que adquieres un compromiso, porque no te puedes quedar llorando, tienes que hacer algo, lo que puedas.

El diputado confía en que, a raíz de la presión de parte de la comunidad internacional, El Salvador se verá en la obligación de revisar los casos. Y nombra las declaraciones del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra´ad Hussein, quien pidió al país latinoamericano que retirara esta “ley draconiana”, en cumplimiento de la ley internacional de Derechos Humanos. También la Unión Europea ha manifestado su preocupación por el tema.

- En algún momento El Salvador va a tener que reaccionar, sea quien sea que maneje el poder judicial. A estas mujeres no les respetaron sus derechos, que es lo elemental en un Estado de derecho: el derecho a un juicio justo.

¿También es este un problema de clase?

- Así es, porque la sociedad patriarcal, en definitiva, muestra un desprecio contra las mujeres, pero sobre todo contra las mujeres pobres. ¿Por qué? Porque les conviene, porque así pueden seguir haciendo lo que quieren con ellas. Todos tocan su parte, y las mujeres pobres carecen de recursos para defender sus derechos cuando estos son violados. Una de las brutalidades más grandes, por ejemplo, era el “derecho a pernada”, algo que ha ocurrido en países de todo el mundo. Ahora se ven formas más sutiles de ejercer este derecho, pero no son por eso menos injustas.

¿Qué fue lo que lo llevó a Ud. a interesarse personalmente en la situación de Teodora?

-He trabajado varios años en El Salvador, y mi señora es salvadoreña, por lo tanto, estamos al tanto de lo que sucede en el país. Además, siempre me han interesado los temas que tienen que ver con la justicia y con los Derechos Humanos.

- También creo que tiene que ver con el hecho - excepcional, por cierto - de que crecí en una casa donde quien “llevaba las riendas” era mi abuela, la “Mama grande”. En mi casa había un matriarcado, completamente. Pero lo importante es vivir bajo la premisa de que, independientemente de la condición social, de género, o lo que sea, somos todos iguales y todos tenemos los mismos derechos.

 

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el Partido Medioambientalista (MP), organiza un encuentro en el Parlamento sueco con el fin de discutir este delicado y urgente tema. Con  representantes de la gran mayoría de los partidos parlamentarios, se llevará a cabo un panel de debate junto a Amnesty International, Latinoamerikagruppen, Diakonia, AMUSADES y otras organizaciones.

 

 

Teodora Vázquez y Marco Venegas, durante la visita del diputado al centro de reclusión para mujeres Ilopango, en San Salvador. Foto: Celina Escher. 

 

 

 

Published in Sociedad

El 17 de noviembre de 2016 se realizó un seminario sobre Cuba, en el Parlamento sueco. Este seminario fue organizado por el grupo parlamentario por una economía y ecología sostenible en Cuba. El grupo lo integran los  diputados Amineh Kakabaveh y Wiwi-Anne Johansson, del Partido de Izquierda; Valter Mutt, Marco Venegas y Annika Lillemets, del Partido Ambientalista; y de Jamal Mouneimne y Anders Österberg del Partido Socialdemócrata.

Published in Video

El siete de diciembre pasado tuvo lugar un importante evento en la Segunda Cámara del Parlamento sueco, un seminario en honor a Harald Edelstam, Embajador de Suecia en Chile para el momento del golpe cívico-militar del 73. 

Marco Venegas, diputado del Partido Verde, estuvo a cargo del homenaje en el cual se recordó la figura y la acción del diplomático que salvó la vida de tantas personas, entre septiembre y diciembre de 1973, hasta que fuera expulsado por la dictadura militar, que lo declaró persona non gratta.

- Nosotros lo declaramos persona molto grata para toda la humanidad, dijo el Embajador de Chile en Suecia, José Goñi, agradeciendo el compromiso y la valentía de Harald Edelstam.

 

Por: Marisol Aliaga (texto y fotos)

 

El seminario sobre Harald Edelstam fue organizado por el diputado Marco Venegas, presidente del Grupo Parlamentario de Amistad con Chile, apoyado por el Instituto Latinoamericano de la Universidad de Estocolmo y la Embajada de Chile en Suecia. También contó con la participación del Instituto Sueco-Chileno de Cultura, que presentó el libro “Harald Edelstam – Hjälte då och nu”.

En el evento estuvieron presentes representantes de siete de los ocho partidos parlamentarios suecos: la Socialdemocracia, el Partido Liberal, el Partido de Izquierda, la Democracia Cristiana, los Moderados y el Partido de Centro.

"Un héroe que ha tenido una importancia enorme para Chile, Suecia y las relaciones entre ambos países", expresó Andrés Rivarola, director del Instituto Latinoamericano de la Universidad de Estocolmo, refiriéndose al diplomático sueco:

- Tal vez el homenaje a este nivel a una persona como Harald Edelstam haya tardado un poco. Pero las cosas a veces toman tiempo. Mario Benedetti ha dicho: "Existen muchos recuerdos, incluso en el olvido". Y el recuerdo de las buenas acciones que hizo Harald Edelstam han transcendido.

 

 

 

Andrés Rivarola, Mikael Wiehe, Annika Ben-David, Matilda Baraibar, David Maldonado, Jan Sandqvist, Tilde de Paula Eby, Barbro Westerholm, Marco Venegas, Eva Zetterberg.

 


El 2016 se saldó una deuda histórica que Chile tenía con Suecia. El gobierno chileno hizo un reconocimiento oficial por la valiente labor desempeñada por Harald Edelstam para el momento del golpe cívico-militar.

 

Durante su visita oficial a Suecia, la Presidenta Michelle Bachelet descubrió un busto de Harald Edelstam, hecho por el artista chileno radicado en Uppsala Luciano Escanilla. La escultura fue ubicada en una sala del Parlamento sueco llamada “La buena acción”, junto al busto de otro héroe nacional, Raoul Wallenberg.

 

El Embajador de Chile en Suecia, José Goñi, recordó la visita de la mandataria chilena, en mayo del 2016, y la entrega de la escultura al Estado sueco, en una ceremonia en la que participaron las autoridades máximas de Suecia, junto a la delegación chilena.

 

- Harald Edelstam es un héroe contemporáneo. Un ejemplo de la tradición democrática de  Suecia, que lo ubica junto a Raoul Wallenberg, Folke Bernadotte, Dag Hammarskjöld. La dictadura chilena lo declaró su enemigo acérrimo y lo expulsó del país como persona non grata. Nosotros lo declaramos hoy día  persona molto grata para toda la humanidad. Muchas gracias, embajador Edelstam, dijo José Goñi.

 

 

Annika Ben-David, Matilda Baraibar, David Maldonado, Jan Sandqvist, Tilde de Paula Eby, Barbro Westerholm, Marco Venegas, Eva Zetterberg, José Goñi, Caroline Edelstam. 

 

Al comienzo del seminario el presidente del Parlamento, Urban Ahlin, recordó la figura del embajador que, con su forma muy peculiar de trabajo diplomático, contribuyó a salvar la vida de muchas personas, al estallar el sangriento golpe militar en Chile. Enfatizó además que esta no era la primera vez que Edelstam se destacaba por su coraje, en el espíritu de lo que hoy en día se llama “la buena acción”.

- Él fue un embajador excepcional. Trabajó con determinación y compromiso para salvar vidas humanas después del golpe de Estado en Chile, y son muchos quienes pueden dar testimonio de su lucha por los Derechos Humanos, expresó Ahlin.

Harald Edelstam se había adjudicado el nombre de “El clavel negro” durante la Segunda Guerra Mundial, cuando, estando cumpliendo funciones en Noruega, contribuyó a salvar a judíos y a militantes de la resistencia de las tropas de Hitler.

Por haber distendido “a veces considerablemente” los márgenes de su labor diplomática, al llevar a cabo estas acciones humanitarias, se adjudicó las críticas de algunos. Pero trascendió el mensaje.

- Hoy en día se mantiene el recuerdo de su obra, de su convicción y su labor humanitaria. Harald Edelstam fue un hombre que con su actuar marcó la diferencia, y constituye una fuente de inspiración para visitantes y para quienes trabajamos en el parlamento, concluyó Ahlin.

 

 

Urban Ahlin.

 

Caroline Edelstam, nieta del diplomático sueco, y presidenta de la Fundación Harald Edelstam, comenzó su intervención con una reflexión del psicólogo William James: “el referirse al heroismo es referirse a uno de los misterios más grandes de la vida”, dijo.

- Hay muchas clases de héroes. Mi abuelo fue un verdadero héroe. Él rescató a personas que se encontraban en peligro en distintas ocasiones, en distintos lugares. Como diplomático en Italia, en Noruega, en Indonesia, Guatemala y, sobre todo, en Chile.

 

Contó que en todas partes donde su abuelo había servido a su país, había luchado en contra de las injusticias y en defensa de los DD.HH. Porque “los Derechos Humanos se han convertido en el lenguaje universal, en la lingua franca”, expresó.

 

Su abuelo fue declarado persona non grata por la dictadura de Pinochet, luego de un caótico incidente en que los militares habían intentado arrestar a una mujer enferma de cáncer, en un hospital de Santiago. Edelstam declaró que ella estaba bajo la protección del Reino de Suecia, y los uniformados se vieron en la obligación de dejarla en libertad.

 

Pero el diplomático debió abandonar el país. A su regreso a Suecia, lo esperaban en el aeropuerto de Arlanda algunas de las más de 1.500 personas a quienes él, junto a la  Embajada sueca, habían ayudado a salir de Chile.

 

Caroline Edelstam reflexionó sobre el tema el coraje civil. El “actuar no en defensa propia, sino en defensa de los demás. El optar por arriesgar la propia vida, para salvar a otros”:

- La pregunta que nos hacemos todos es: ¿qué habríamos hecho nosotros? ¿Qué quiere decir Williams James? Seguramente que: aquellos a quienes llamamos héroes nos enseñan algo sobre la esencia del ser humano, sobre la dignidad. Nos enseñan que sin libertad la vida no tiene sentido.

 

Caroline Edelstam, Mireya García, Marco Venegas.

 

La presidenta del Instituto Chileno-Sueco de Cultura, Eva Zetterberg, también hizo uso de la palabra, enviando un saludo de la organización, mientras que la vicepresidenta, Marta Inostroza, hizo una introducción al libro: “Harald Edelstam – hjälte då och nu”. En este se cuentan los hechos ocurridos después del golpe militar de 1973, en Santiago.

 

El seminario contó también con un panel de discusión, integrado por Ignacio Concha Ferriera, Jan Sandqvist, David Maldonado, Tilde de Paula Eby y Matilda Baraibar. En este se conversó sobre la importancia de Harald Edelstam y el significado de su figura en la sociedad contemporánea. Cada uno de los panelistas, se refirió a su experiencia personal respecto al diplomático sueco.

 

 

Ignacio Concha Ferriera, Jan Sandqvist, Matilda Baraibar, David Maldonado y Tilde de Paula Eby. 

 

 

La conocida conductora del canal 4 de televisión, Tilde de Paula Eby, contó que su familia había sido la primera en llegar a Suecia – la familia completa -  gracias a la ayuda de Edelstam. Ella constató, recordando el tiempo del golpe, y el apoyo que el embajador recibiera del entonces primer ministro sueco, Olof Palme:

-El coraje civil que Harald Edelstam demostró, en esa época, lo echo mucho de menos ahora. Porque hoy en día no tenemos ese tipo de políticos - o embajadores -  que cuando llaman por teléfono y dicen: “están matando gente”, sus superiores les responden: "¡salva a todos los que más puedas!". Hoy en día, nuestros políticos se preguntan cómo pueden evitar salvar vidas humanas. Esto es imperdonable. Es imperdonable que dejemos que mueran niños porque hemos decidido que hay fronteras que no se pueden traspasar.

 

 

 

Tilde de Paula Eby.

 

 

Y, tratándose de solidaridad internacional y universal, no podía faltar la música. El connotado cantautor nacional Mikael Wiehe interpretó: “Una canción a la valentía”.

 

Entre todo su gran repertorio, Wiehe no podía haber elegido un tema mejor.

 

 

 

Mikael Wiehe.

 

Mikael Wiehe y Eva Zetterberg.

 

 

 Para ver más imágenes, haga clic en este enlace.

 

 

 

Published in Reportajes

25 de septiembre de 2015 | REPORTAJES |

 

ESTOCOLMO: Distintas organizaciones de solidaridad con Cuba llamaron, el jueves 17 de septiembre, a una actividad en conjunto, con el fin de dar a conocer a la opinión pública que a pesar del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, el bloqueo norteamericano sigue vigente.

Los activistas se dieron cita en Sergelstorg, en el centro de Estocolmo, y caminaron hasta el ABF, donde tuvo lugar un seminario en el que participaron los diputados Marco Venegas y Torbjörn Björlund, además de la presidenta de la Asociación Sueco-Cubana en Estocolmo, Eva Björklund.

El mundo entero ha exigido el fin del bloqueo, pero EE.UU, que dice ser el país más democrático del planeta, ha hecho oídos sordos a esta demanda. Una nueva votación se llevará a cabo en la Asamblea de las Naciones Unidas en noviembre del año en curso.

 

 

Por: Marisol Aliaga

 

 

Como muy bien lo recalcó Eva Björklund, en una completa presentación con imágenes de apoyo, al comienzo del seminario en la Casa de ABF, muchos piensan que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos automáticamente significaba el cese del bloqueo. Ese no es el caso, el "embargo", como lo denominan muchos medios - erróneamente - se ha mantenido por cincuenta años. Y sigue vigente.

Y la pregunta que, entre otras, se plantearon los panelistas junto al numeroso público presente fue qué se puede hacer para lograr que el gobierno sueco, que ha suscrito la petición del cese del bloqueo, participe más activamente para que esto sea una realidad.

Porque fuera de votar en las Naciones Unidas - al igual que los otros 187 países allí presentes - por el término del bloqueo, Suecia no ha hecho más, activamente, para exigir que los Estados Unidos acojan la demanda.

188 países votaron el año pasado por el cese del bloqueo, tres países se abstuvieron de votar y dos países votaron a favor del "embargo": Estados Unidos e Israel.

“Una vez más pretenden confundir a esta Asamblea con sus trillados argumentos que ya a nadie convencen, reflejos de esas políticas obstinadas y obsoletas, de su egoísmo y prepotencia imperial”, dijo la representante de Nicaragua, María Rubiales, en las Naciones Unidas, en esa ocasión.

 

 

Votación NU
Votación en las Naciones Unidas. 188 países votaron SI. 3 votaron NO.

 

 

Se calcula que el bloqueo norteamericano ha significado para Cuba una pérdida de alrededor de 833 mil millones de US$, en los 50 años de existencia, debido a los bajos ingresos de exportación y los altos de importación. A pesar de ello, el país es un ejemplo para otros países latinoamericanos, en lo referente a salud, educación y cultura, por nombrar algunas áreas.

A diferencia de sus colegas norteamericanos, como el New York Times y otros, los medios suecos no nombran esta cifra, cuando se refieren a la "pobreza" en Cuba, o a la difícil conexión a Internet.

Vale decir que antes del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, el New York Times había instado a Barack Obama a una serie de medidas de apertura con Cuba, la gran mayoría de las cuales el presidente norteamericano ha llevado a cabo.

En Suecia se critica la poca accesibilidad a Internet en Cuba, en cir circunstancias de que el propio Obama reconoció, en su discurso del 17 de diciembre que la culpa de esto la tienen ellos mismos, ya que, debido al bloqueo, Cuba no ha podido importar ni los equipos ni los software necesarios ni tampoco se le ha permitido el acceso a los numerosos cables submarinos que rodean Cuba. Por este motivo, y hasta la llegada del cable submarino de Venezuela, al que ahora tiene acceso, la conexión de Internet en Cuba era solamente satelital.

 

 

Cables submarinos
Cuba está rodeada de cables submarinos, a los cuales no puede acceder.

 

 

Pero esto no lo dicen los medios suecos. Como tampoco hablan de las sanciones norteamericanas que se han aplicado a las empresas internacionales que han querido negociar con Cuba.

Los medios siguen hablando del "embargo", y no se dan la molestia de explicar que en realidad se trata de un bloqueo comercial y financiero en contra de Cuba, que significa que cualquier empresa o banco que tenga la osadía de hacer transacciones financieras con Cuba se arriesga a ser sancionado con multas estratosféricas por los Estados Unidos. Un ejemplo de esto es el banco francés BNP –Paribas, que fue condenado a pagar cerca de 9.000 millones de dólares a EE.UU., por negociar con su enemigo.

Tampoco dicen que a los buques que recalan en puertos cubanos se les prohíbe recalar en puertos norteamericanos durante el lapso de seis meses. Ni que a los países que quieren recibir o mantener la ayuda exterior norteamericana se les prohíbe negociar con Cuba. Ni que Cuba no puede usar US$, en sus transacciones comerciales internacionales. Esto por nombrar algunas de las medidas que significa el bloqueo. La lista es larga y minuciosa.

Como tampoco se dijo que Cuba, a pesar ser un país tan pequeño, fue uno de los que más contribuyó, el año pasado, en la lucha contra el ébola. Como muy bien lo recalcaron, y lo elogiaron, los medios norteamericanos.

Por eso la pregunta que cabe hacerse es cómo llamar la atención de la opinión pública sobre estos temas.

Algo nada de fácil cuando uno de los medios de más renombre y credibilidad en el país, Sveriges Radio (Radio Suecia) permite - sin ningún problema - que su corresponsal en Latinoamérica, Lotten Collin, traduzca la palabra "héroes" como "espías", hecho ocurrido en una de sus transmisiones desde Cuba, con motivo de la visita del Papa Francisco. Vale decir que no es el único "error" que Lotten Collin ha cometido, en sus reportajes desde Latinoamérica, entre otras cosas afirma que la Iglesia Católica estuvo prohibida en Cuba, lo cual no es así.

 

Durante el seminario en ABF se manifestó la necesidad de difundir información sobre la situación real de Cuba, debido a la actitud de los medios suecos, que contribuyen a una imagen distorsionada de la realidad y sin que nadie se dé el trabajo de rebatir lo dicho que se publica o de controlar la veracidad de las afirmaciones.

Latinoamérica está lejos, y lejos están los tiempos en que Suecia tenía estrechas relaciones con el continente. Se remontan a la época de Olof Palme.

En la actualidad son otros los vientos que se hacen sentir en Suecia. La colaboración a los países sudamericanos se suspendió durante los ocho años del gobierno de la Alianza burguesa y en estos momentos la atención se concentra en los cientos de miles de refugiados que golpean las puertas de Europa.

Aunque, como acotó Marco Venegas, el nuevo gobierno rojiverde ha retomado la ayuda sueca a Bolivia, Guatemala y Colombia.

 

Torbjörn Björlund, del Partido de Izquierda, es uno de los parlamentarios suecos que han apoyado a Cuba. Él explicó que la relación de su partido con Cuba no siempre ha sido fácil, aunque reconoció que últimamente se han visto cambios positivos.

- Hay que trabajar en el Parlamento pero también como activista. Yo creo que ese es el camino. Es necesario hacer acciones formales, que pueden tener influencia, pero también es necesario encontrar otras formas de ejercer presión, expresó Björlund.

El diputado confesó que el hecho de apoyar a Cuba no pocas veces acarrea críticas, y se puede ser acusado de "antidemocrático". No obstante, la manera formal de levantar un tema es a través de interpelaciones, mociones y elevando preguntas en la cámara.

- A veces los medios se hacen eco de estas causas, otras no. Por ejemplo, cuando realizamos acciones a favor de la liberación de Los Cinco, tuvimos algo de atención mediática, pero también surgió lo típico: que si uno apoya a Cuba es antidemocrático. A pesar de que con la nueva actitud de Obama esto ha ido cambiando, pero aun persiste el miedo de cometer un error y sentir que está siendo "políticamente incorrecto".

Según Torbjörn Björlund, algo parecido ocurre respecto a la lucha por la causa Palestina. "Uno se va a enfrentar a puntos de vista diferentes, es algo que se debe tener en cuenta", explicó.

 

 

Marco Venegas y Torbjörn Björlund
Marco Venegas y Torbjörn Björlund. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

Por su parte Marco Venegas, diputado del Partido Verde, explicó que su partido no tiene - a diferencia del Partido de Izquierda - una posición específica frente a Cuba. Su agrupación no está ni a favor ni en contra del país caribeño, sino que, en cambio, ha dejado el tema a criterio de cada parlamentario/a.

Marco Venegas ocupa un escaño en el Parlamento sueco desde el año pasado, por lo que explicó que aún está en proceso de familiarización con sus tareas parlamentarias.

Respecto a su actitud respecto a Cuba, explicó:

- Yo siento que el apoyar a Cuba es mi obligación, tanto como diputado pero también como chileno. Nosotros los chilenos tenemos una historia muy especial respecto a Cuba. En 1973, durante el golpe militar, Cuba recibió a 25.000 chilenos, ofreciéndoles comida, una acogida solidaria y, sobre todo, educación. Esto es algo de lo que estamos eternamente agradecidos, y de esta manera mi compromiso es tanto en el plano político como personal.

El diputado lamentó además no poder estar presente en las actividades que se llevarán a cabo en el Parlamento sueco, con relación a Cuba, el próximo 9 de octubre, debido a que por esa fecha se encontrará de viaje por Chile.

Y en conversación con Magazín Latino, al término del seminario, nos comentó:

- Es importante apoyar a Cuba en este esfuerzo en pos de que Estados Unidos levante el bloqueo comercial y financiero al que ha sometido a Cuba por tantos años. Esto es algo injusto, y pienso en todos los niños que son más jóvenes que la revolución, y que no tienen nada que ver con estas medidas impuestas por EE.UU. Y, como lo dije anteriormente, mi compromiso tiene también que ver con la gran solidaridad que el pueblo cubano mostró con el pueblo chileno. Muchos de estos chilenos se quedaron en Cuba, aunque ya se han "cubanizado", dijo sonriendo.

 

En el seminario, que contó además con la presencia del Embajador de Cuba en Suecia, Francisco Florentino Graupera, participaron la Asociación Sueco-Cubana, Cubanos por Cuba, la Red de Solidaridad con América Latina (RESOCAL), Cambio Foro Bolivia y el capítulo sueco del Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos.

 

 

 

Marco Venegas, Torbjörn Björlund y Eva Björklund
Los diputados Marco Venegas (MP), Torbjörn Björlund (V), y la presidenta de la Asociación Sueco-Cubana en Estocolmo, Eva Björklund, durante el seminario. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

 

Nota anterior:

 

"Siempre confiamos en la palabra de Fidel"

 

Published in Shout
Domingo, 30 Agosto 2015 00:00

Marco Venegas: "La clave es la inclusión"

* Magazín Latino entrevistó al diputado por la provincia de Sörmland, Marco Venegas

ESTOCOLMO: En las recientes elecciones de septiembre del año en curso, el Partido Verde obtuvo 25 escaños en el Parlamento. Uno de estos pasó a ser ocupado por el diputado de origen chileno Marco Venegas, quien resultó elegido gracias al sistema de voto personal, es decir que, estando en el segundo lugar de la lista al Parlamento, saltó al primero, por haber obtenido más votos.

Esto a pesar de que nunca dijo: "Voten por mí". No lo necesitó, Marco Venegas es tan conocido en su ciudad, Nyköping, gracias a su perseverante trabajo social, que este fue su mejor campaña electoral.

Liberación conversó con el flamante diputado el mismo día que se instalara en su nuevo lugar de trabajo: el Parlamento sueco.

 

Por: Marisol Aliaga

 

Poco después que el nuevo Primer Ministro sueco, Stefan Löfven, presentara su gabinete, el 4 de octubre en el Parlamento, me encuentro con Marco Venegas en su oficina. Quería saber cómo se sentía el diputado en su primer día de trabajo.

Este periodo son dos los parlamentarios de origen chileno en el Parlamento, Rossana Dinamarca, del Partido de Izquierda (V), quien nuevamente fue elegida para este periodo, y Marco Venegas, del Partido Verde (MP).

 

Recién llegado a su nuevo trabajo, Venegas tiene, antes de todo, dar con su oficina. Luego de pasar la garita de los guardias, nos dirigimos a la sección donde se encuentran las dependencias de los diputados del Partido Verde. En los pasillos se percibe olor a pintura fresca y por todas partes se encuentran cajas con material por desempacar.

Y no es fácil encontrar. Después de perdernos en diversos recovecos, en busca de la cocina, nos instalamos al cabo de un rato con sendas tazas de café en su oficina, en la que los estantes vacíos y la computadora apagada dan testimonio de que el trabajo aun no ha comenzado. No me cabe la menor duda que este es la calma que antecede la tormenta.

Pero Marco Venegas es un hombre de acción. Y llama la atención su amabilidad y sencillez que hacen que una se siente cómoda en su compañía. Ya el día antes habíamos charlado junto a su esposa, Michelle, durante la recepción (mingel) que tuvo lugar en el Parlamento, a la que asistieron numerosas personalidades, políticos, diplomáticos, trabajadores de la cultura, y las artes y, por supuesto, periodistas.

Hoy me cuenta acerca de su vida, la cual no ha estado exenta de dificultades, pero que ha sabido superar una tras otra, desde muy pequeño. Lo que más me llama la atención son sus experiencias respecto al trabajo con las pandillas juveniles, las temidas "maras", pero este es tema para otra entrevista.

 

¿Cómo te sientes en este tu primer día de trabajo?

- Es una alegría inmensa el poder llegar a ocupar un escaño en el Parlamento sueco. Quiero además, tomarlo con humildad, porque conlleva una gran responsabilidad no sólo para mí, sino también para mucha gente que creyó en mí. Y también hay otro tipo de sentimientos entremezclados, el haber llegado aquí como adulto, como refugiado, a los 22 años, viniendo de una familia de la clase obrera.

 

Me cuenta que fue criado por sus abuelos, ya que su madre murió cuando él sólo tenía tres años de edad, y por esa fecha su padre también los abandonó.

 

Das la impresión de ser una persona muy fuerte…

- Sí, mira, lo que he hecho en la vida tal vez se deba a esta pérdida; la de los seres queridos, la pérdida del país. El alejamiento también es necesario, pero no como un obstáculo, sino como una fuente de inspiración, ya sea en lo personal como también para ayudar a otra gente.

 

A su llegada a Suecia en 1985, fue destinado a un campamento para refugiados en Växjö y más tarde a la ciudad de Nyköping, en la provincia de Södermanland, donde aún reside. Cursó estudios para "socionom" (trabajador social formado profesionalmente) en la Universidad de Estocolmo, y después de haber terminado la carrera, trabajó un tiempo en Suecia. Más tarde se fue de voluntario a El Salvador, Centroamérica, para trabajar con la problemática de las pandillas juveniles, más conocidas como las "maras".


En El Salvador se quedó tres años y allí conoció a su esposa, Michelle, con quien regresó a Chile y donde nació su hija mayor. La menor nacería en Suecia, luego de que el 2000 volvieran a Nyköping.


En Suecia ha trabajado siempre en proyectos culturales, de integración y del mercado laboral dirigidos tanto a jóvenes inmigrantes como a suecos que viven en los suburbios de la ciudad.

 

 

¿Cómo comenzaste en la política?

- Yo he estado siempre participando en política. Comencé en Chile a los 15 años en un movimiento juvenil en contra de la dictadura, y al llegar a Suecia me integré al trabajo político. En el 90 comencé a militar en el Partido de Izquierda, lo que duró hasta el año 2006. Más tarde me integré al Partido Verde. Ahora, ¿por qué la gente me eligió? Iba en el segundo lugar en la lista, teníamos un solo representante de la región de Sörmland, y salí primero por votación personal. Alcancé el 5 % exigido por la ley para ser elegido por voto personal si es que el número 1 no tenía más votos que el segundo. Yo saqué como 40 votos más que la persona que estaba en primer lugar en la lista y alcancé el 5,07 %, algo así.

 

¿A qué le atribuyes esto?

- Yo he trabajado un poco como se trabajaba en los años 70. Aprendí que el trabajo social se hace en terreno, donde está la gente, ayudándoles en sus problemas cotidianos. A veces me he sentido un poco como el cura del pueblo [riendo]. Siempre he tenido buenos resultados en las elecciones municipales y en el Landsting (diputación provincial), pero jamás he impulsado una campaña personal. Incluso jamás le digo a la gente que vote por mí, pero yo creo que muchos han visto que he estado trabajando independientemente que sea año electoral o no. Tal vez he sido el único político que ha trabajado durante todo el periodo, sin importar si son elecciones o no.

 

Y lo haces porque realmente te gusta la labor social…

- Yo tengo una pasión extraordinariamente grande por el trabajo social. Y creo que el trabajo social y la política están totalmente entrelazados, me es difícil entender este sin un interés político, porque se trata de las transformaciones en la sociedad, de cómo crear las condiciones para que a la gente le vaya bien. El lema de mi vida ha sido siempre el de que toda la gente tiene que cumplir su sueño, independientemente si este es chiquito o es grande, porque creo que la finalidad de la vida tiene que ser el ser feliz. Y uno es feliz cuando logra cumplir su sueño.

 

¿Cómo llegaste al Partido Verde? Pertenecías antes al Partido de Izquierda…

- Si, antes era del Partido de Izquierda pero luego de una pelea - es una historia muy larga - me expulsaron del partido. Así que no siempre soy como cura [riendo]. Tal vez la gente haya confiado en mí porque cuando tengo que decir las cosas las digo. Tengo que estar muy de acuerdo conmigo mismo para poder realizar cosas, y no necesariamente estar bien con toda la gente. Cuando uno está en una posición política tiene amigos y enemigos, es difícil responder a las preguntas personales de todos y tienes que adoptar una línea con la que te sientas bien contigo mismo, con la que puedas salir con tu cuerpo erguido de donde estás. Yo estoy en una posición más de izquierda del Partido Verde, y eso lo sabe la mayoría.

 

¿Qué opinas que Stefan Löfven le haya cerrado la puerta al Partido de Izquierda?

-La verdad es que a veces uno no entiende mucho la política, no sólo porque uno sea político puede entender todo, y creo que había alguna estrategia detrás de esto, ¿no? Pero no pude visualizar cual era. Ahora espero que se puedan llegar a acuerdos aún sin estar ellos dentro del gobierno. Yo no sé si el Partido de Izquierda venía con unas exigencias muy extremas desde un principio, porque tanto la Socialdemocracia como el Partido Verde estaban de acuerdo en que se hiciera algo para contrarrestar el lucro en los servicios públicos.

 

¿Y respecto a que los Demócratas de Suecia hayan sacado prácticamente un 13 % de los votos?

- Eso es síntoma de algo. Todos los partidos políticos tenemos la responsabilidad de hacer un análisis profundo, no superficial, como se ha hecho hasta ahora, demasiado catalizadores y que no han servido de nada. No ha servido, por ejemplo, decir que son racistas, o que algunos tienen problemas con la justicia. Yo creo que hay un problema de fondo y que los partidos tenemos que mirar hacia adentro y preguntarnos en qué hemos fallado, porqué el mensaje no llega a la gente. Creo que allí tenemos una tremenda responsabilidad que asumir. A mí me cuesta mucho acusar a los Demócratas de Suecia de que son todos racistas porque eso es imposible.

 

¿Te refieres a que habría que diferenciar entre el 13 % de electores que votaron por ellos y los políticos que conforman el partido?

- Si decimos que todos los políticos SD son racistas creo que estamos exagerando. Lo que pasa es que - y le pasa a mucha gente que está en listas de partidos - a lo mejor se interesó por el partido para estar ahí, se pusieron e en el número 8 - 9 solamente para estar en la lista. Pero de repente el partido sacó tantos votos que los incluyeron. Es por eso que en estos cuatro años hubo cantidades de sillas vacías, de gente del SD, que no quiso ocupar sus puestos. Por eso no quiero ser tan categórico ya que entonces caímos en lo mismo. Tenemos que enfrentar esta situación, histórica en Suecia, porque esto no es lo mismo que fue Ny Demokrati (Nueva Democracia) en su tiempo. Tenemos que enfrentarlo con la cabeza fría y llegar a la raíz del problema. Personalmente pienso que esto de dejar tanta gente fuera del sistema crea condiciones para que la gente no crea en el sistema político actual y manifieste su disgusto de una u otra manera, y lamentablemente estos últimos años no han sido los mejores para los grupos periféricos de la sociedad. Entonces, la inclusión es el único camino para que la gente vuelva a creer en los partidos políticos tradicionales. Es necesario incluir a la gente - y no solamente a extranjeros - que están fuera del sistema. Le hemos dado demasiada publicidad a este fenómeno, y también los medios de comunicación han sido una ayuda para ellos.

 

Se ha debatido nuevamente en los medios, el si darles espacio o ignorarlos. Por otra parte, los SD tuvieron más éxito en las provincias, en zonas que están muy abandonadas, ¿tal vez sea esta una clave?

- Se da un fenómeno de ciudad contra campo. La gente que vive en el campo - sin estigmatizarla por supuesto - votó más por SD que la gente de las grandes ciudades, más acostumbradas a este multiculturalismo. A mí lo que más me extraña es que, por lo menos en mi región, la gente que votó más por los SD fueron quienes menos contacto tienen con extranjeros. Es un contacto ínfimo, por no decir nulo. O sea que, de alguna manera el mensaje de que los extranjeros son algo negativo, que cuestan dinero, que vienen solamente a recibir ayuda, fue recibido bastante bien en las partes donde no tienen contacto con los extranjeros, esto es bastante curioso. Y creo que si se hubiera enfocado más en resaltar lo positivo de la inmigración tal vez se habrían logrado mejores resultados. Si se hubiese hablado del aporte laboral de los 700.000 extranjeros que trabajan tiempo completo, de los 250.000 que trabajan medio tiempo, por ejemplo, esa parte de la historia no estuvo jamás contemplada en los debates políticos. Creo que es importante dar vuelta la tortilla y comenzar a hablar de lo que ha significado la inmigración para este país, sería diferente y habría un cambio de actitud.

 

A pesar de lo complicado de tema, tú irradias optimismo…

- Si. Y tengo mucho optimismo también en que el desarrollo de Suecia va a ser bastante positivo. Pero tenemos que ver qué hace la gran mayoría. Un ejemplo de mi región: una mujer sola viene con sus seis hijos de Somalia, hace 12 - 13 años atrás; le ayudé en todo cuanto estuvo a mi alcance. Los seis hijos han ido a la universidad, algunos ya se recibieron. Ahora, si no ayudamos a estas personas a cumplir sus sueños, no van a ser un aporte sino una carga. Por eso soy optimista, porque estoy trabajando a diario con esto y siento que hay un futuro bueno, un futuro diferente, con mucho color [sonrisa].

 

¿Y, para terminar, cual va a ser tu primera moción?

- Antes de resultar elegido yo estaba como presidente de una comisión política en mi ciudad, la comisión de educación, mercado laboral e integración. Ahí no escribía mociones, sino que había que echar a andar lo que habíamos acordado en este conglomerado político. Entonces, no tengo moción, pero sí ideas de lo que quiero hacer. Tengo que ver en qué comisión voy a trabajar, pero yo soy una persona de..de…

 

De acción…

- De acción, dice Marco Venegas, sonriendo.

 

 

 

Marco Venega y Michelle
Marco Venegas junto a su esposa, Michelle. Foto: Marisol Aliaga.
Marco Venega con amigos
Michelle y Marco Venegas, el Encargado de Negocios de Nicaragua, Francisco Chavarría, el Embajador de Bolivia, Milton R. Soto Santiesteban, junto a dos colegas parlamentarias. Foto: Marisol Aliaga.
Parlamento sueco - Riksdagen
Imagen del Parlamento sueco - Riksdagen, entre la Ciudad Vieja y el centro de Estocolmo. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

 

 

Published in Media
Miércoles, 03 Junio 2015 23:17

Marco Venegas: "La clave es la inclusión"

12 de mayo de 2015  | ENTREVISTA |

 

* Magazín Latino entrevistó al diputado por la provincia de Sörmland, Marco Venegas

ESTOCOLMO: En las recientes elecciones de septiembre del año en curso, el Partido Verde obtuvo 25 escaños en el Parlamento. Uno de estos pasó a ser ocupado por el diputado de origen chileno Marco Venegas, quien resultó elegido gracias al sistema de voto personal, es decir que, estando en el segundo lugar de la lista al Parlamento, saltó al primero, por haber obtenido más votos.

Esto a pesar de que nunca dijo: "Voten por mí". No lo necesitó, Marco Venegas es tan conocido en su ciudad, Nyköping, gracias a su perseverante trabajo social, que este fue su mejor campaña electoral.

Liberación conversó con el flamante diputado el mismo día que se instalara en su nuevo lugar de trabajo: el Parlamento sueco.

 

Por: Marisol Aliaga

 

Poco después que el nuevo Primer Ministro sueco, Stefan Löfven, presentara su gabinete, el 4 de octubre en el Parlamento, me encuentro con Marco Venegas en su oficina. Quería saber cómo se sentía el diputado en su primer día de trabajo.

Este periodo son dos los parlamentarios de origen chileno en el Parlamento, Rossana Dinamarca, del Partido de Izquierda (V), quien nuevamente fue elegida para este periodo, y Marco Venegas, del Partido Verde (MP).

 

Recién llegado a su nuevo trabajo, Venegas tiene, antes de todo, dar con su oficina. Luego de pasar la garita de los guardias, nos dirigimos a la sección donde se encuentran las dependencias de los diputados del Partido Verde. En los pasillos se percibe olor a pintura fresca y por todas partes se encuentran cajas con material por desempacar.

Y no es fácil encontrar. Después de perdernos en diversos recovecos, en busca de la cocina, nos instalamos al cabo de un rato con sendas tazas de café en su oficina, en la que los estantes vacíos y la computadora apagada dan testimonio de que el trabajo aun no ha comenzado. No me cabe la menor duda que este es la calma que antecede la tormenta.

Pero Marco Venegas es un hombre de acción. Y llama la atención su amabilidad y sencillez que hacen que una se siente cómoda en su compañía. Ya el día antes habíamos charlado junto a su esposa, Michelle, durante la recepción (mingel) que tuvo lugar en el Parlamento, a la que asistieron numerosas personalidades, políticos, diplomáticos, trabajadores de la cultura, y las artes y, por supuesto, periodistas.

Hoy me cuenta acerca de su vida, la cual no ha estado exenta de dificultades, pero que ha sabido superar una tras otra, desde muy pequeño. Lo que más me llama la atención son sus experiencias respecto al trabajo con las pandillas juveniles, las temidas "maras", pero este es tema para otra entrevista.

 

¿Cómo te sientes en este tu primer día de trabajo?

- Es una alegría inmensa el poder llegar a ocupar un escaño en el Parlamento sueco. Quiero además, tomarlo con humildad, porque conlleva una gran responsabilidad no sólo para mí, sino también para mucha gente que creyó en mí. Y también hay otro tipo de sentimientos entremezclados, el haber llegado aquí como adulto, como refugiado, a los 22 años, viniendo de una familia de la clase obrera.

 

Me cuenta que fue criado por sus abuelos, ya que su madre murió cuando él sólo tenía tres años de edad, y por esa fecha su padre también los abandonó.

 

Das la impresión de ser una persona muy fuerte…

- Sí, mira, lo que he hecho en la vida tal vez se deba a esta pérdida; la de los seres queridos, la pérdida del país. El alejamiento también es necesario, pero no como un obstáculo, sino como una fuente de inspiración, ya sea en lo personal como también para ayudar a otra gente.

 

A su llegada a Suecia en 1985, fue destinado a un campamento para refugiados en Växjö y más tarde a la ciudad de Nyköping, en la provincia de Södermanland, donde aún reside. Cursó estudios para "socionom" (trabajador social formado profesionalmente) en la Universidad de Estocolmo, y después de haber terminado la carrera, trabajó un tiempo en Suecia. Más tarde se fue de voluntario a El Salvador, Centroamérica, para trabajar con la problemática de las pandillas juveniles, más conocidas como las "maras".


En El Salvador se quedó tres años y allí conoció a su esposa, Michelle, con quien regresó a Chile y donde nació su hija mayor. La menor nacería en Suecia, luego de que el 2000 volvieran a Nyköping.


En Suecia ha trabajado siempre en proyectos culturales, de integración y del mercado laboral dirigidos tanto a jóvenes inmigrantes como a suecos que viven en los suburbios de la ciudad.

 

 

¿Cómo comenzaste en la política?

- Yo he estado siempre participando en política. Comencé en Chile a los 15 años en un movimiento juvenil en contra de la dictadura, y al llegar a Suecia me integré al trabajo político. En el 90 comencé a militar en el Partido de Izquierda, lo que duró hasta el año 2006. Más tarde me integré al Partido Verde. Ahora, ¿por qué la gente me eligió? Iba en el segundo lugar en la lista, teníamos un solo representante de la región de Sörmland, y salí primero por votación personal. Alcancé el 5 % exigido por la ley para ser elegido por voto personal si es que el número 1 no tenía más votos que el segundo. Yo saqué como 40 votos más que la persona que estaba en primer lugar en la lista y alcancé el 5,07 %, algo así.

 

¿A qué le atribuyes esto?

- Yo he trabajado un poco como se trabajaba en los años 70. Aprendí que el trabajo social se hace en terreno, donde está la gente, ayudándoles en sus problemas cotidianos. A veces me he sentido un poco como el cura del pueblo [riendo]. Siempre he tenido buenos resultados en las elecciones municipales y en el Landsting (diputación provincial), pero jamás he impulsado una campaña personal. Incluso jamás le digo a la gente que vote por mí, pero yo creo que muchos han visto que he estado trabajando independientemente que sea año electoral o no. Tal vez he sido el único político que ha trabajado durante todo el periodo, sin importar si son elecciones o no.

 

Y lo haces porque realmente te gusta la labor social…

- Yo tengo una pasión extraordinariamente grande por el trabajo social. Y creo que el trabajo social y la política están totalmente entrelazados, me es difícil entender este sin un interés político, porque se trata de las transformaciones en la sociedad, de cómo crear las condiciones para que a la gente le vaya bien. El lema de mi vida ha sido siempre el de que toda la gente tiene que cumplir su sueño, independientemente si este es chiquito o es grande, porque creo que la finalidad de la vida tiene que ser el ser feliz. Y uno es feliz cuando logra cumplir su sueño.

 

¿Cómo llegaste al Partido Verde? Pertenecías antes al Partido de Izquierda…

- Si, antes era del Partido de Izquierda pero luego de una pelea - es una historia muy larga - me expulsaron del partido. Así que no siempre soy como cura [riendo]. Tal vez la gente haya confiado en mí porque cuando tengo que decir las cosas las digo. Tengo que estar muy de acuerdo conmigo mismo para poder realizar cosas, y no necesariamente estar bien con toda la gente. Cuando uno está en una posición política tiene amigos y enemigos, es difícil responder a las preguntas personales de todos y tienes que adoptar una línea con la que te sientas bien contigo mismo, con la que puedas salir con tu cuerpo erguido de donde estás. Yo estoy en una posición más de izquierda del Partido Verde, y eso lo sabe la mayoría.

 

¿Qué opinas que Stefan Löfven le haya cerrado la puerta al Partido de Izquierda?

-La verdad es que a veces uno no entiende mucho la política, no sólo porque uno sea político puede entender todo, y creo que había alguna estrategia detrás de esto, ¿no? Pero no pude visualizar cual era. Ahora espero que se puedan llegar a acuerdos aún sin estar ellos dentro del gobierno. Yo no sé si el Partido de Izquierda venía con unas exigencias muy extremas desde un principio, porque tanto la Socialdemocracia como el Partido Verde estaban de acuerdo en que se hiciera algo para contrarrestar el lucro en los servicios públicos.

 

¿Y respecto a que los Demócratas de Suecia hayan sacado prácticamente un 13 % de los votos?

- Eso es síntoma de algo. Todos los partidos políticos tenemos la responsabilidad de hacer un análisis profundo, no superficial, como se ha hecho hasta ahora, demasiado catalizadores y que no han servido de nada. No ha servido, por ejemplo, decir que son racistas, o que algunos tienen problemas con la justicia. Yo creo que hay un problema de fondo y que los partidos tenemos que mirar hacia adentro y preguntarnos en qué hemos fallado, porqué el mensaje no llega a la gente. Creo que allí tenemos una tremenda responsabilidad que asumir. A mí me cuesta mucho acusar a los Demócratas de Suecia de que son todos racistas porque eso es imposible.

 

¿Te refieres a que habría que diferenciar entre el 13 % de electores que votaron por ellos y los políticos que conforman el partido?

- Si decimos que todos los políticos SD son racistas creo que estamos exagerando. Lo que pasa es que - y le pasa a mucha gente que está en listas de partidos - a lo mejor se interesó por el partido para estar ahí, se pusieron e en el número 8 - 9 solamente para estar en la lista. Pero de repente el partido sacó tantos votos que los incluyeron. Es por eso que en estos cuatro años hubo cantidades de sillas vacías, de gente del SD, que no quiso ocupar sus puestos. Por eso no quiero ser tan categórico ya que entonces caímos en lo mismo. Tenemos que enfrentar esta situación, histórica en Suecia, porque esto no es lo mismo que fue Ny Demokrati (Nueva Democracia) en su tiempo. Tenemos que enfrentarlo con la cabeza fría y llegar a la raíz del problema. Personalmente pienso que esto de dejar tanta gente fuera del sistema crea condiciones para que la gente no crea en el sistema político actual y manifieste su disgusto de una u otra manera, y lamentablemente estos últimos años no han sido los mejores para los grupos periféricos de la sociedad. Entonces, la inclusión es el único camino para que la gente vuelva a creer en los partidos políticos tradicionales. Es necesario incluir a la gente - y no solamente a extranjeros - que están fuera del sistema. Le hemos dado demasiada publicidad a este fenómeno, y también los medios de comunicación han sido una ayuda para ellos.

 

Se ha debatido nuevamente en los medios, el si darles espacio o ignorarlos. Por otra parte, los SD tuvieron más éxito en las provincias, en zonas que están muy abandonadas, ¿tal vez sea esta una clave?

- Se da un fenómeno de ciudad contra campo. La gente que vive en el campo - sin estigmatizarla por supuesto - votó más por SD que la gente de las grandes ciudades, más acostumbradas a este multiculturalismo. A mí lo que más me extraña es que, por lo menos en mi región, la gente que votó más por los SD fueron quienes menos contacto tienen con extranjeros. Es un contacto ínfimo, por no decir nulo. O sea que, de alguna manera el mensaje de que los extranjeros son algo negativo, que cuestan dinero, que vienen solamente a recibir ayuda, fue recibido bastante bien en las partes donde no tienen contacto con los extranjeros, esto es bastante curioso. Y creo que si se hubiera enfocado más en resaltar lo positivo de la inmigración tal vez se habrían logrado mejores resultados. Si se hubiese hablado del aporte laboral de los 700.000 extranjeros que trabajan tiempo completo, de los 250.000 que trabajan medio tiempo, por ejemplo, esa parte de la historia no estuvo jamás contemplada en los debates políticos. Creo que es importante dar vuelta la tortilla y comenzar a hablar de lo que ha significado la inmigración para este país, sería diferente y habría un cambio de actitud.

 

A pesar de lo complicado de tema, tú irradias optimismo…

- Si. Y tengo mucho optimismo también en que el desarrollo de Suecia va a ser bastante positivo. Pero tenemos que ver qué hace la gran mayoría. Un ejemplo de mi región: una mujer sola viene con sus seis hijos de Somalia, hace 12 - 13 años atrás; le ayudé en todo cuanto estuvo a mi alcance. Los seis hijos han ido a la universidad, algunos ya se recibieron. Ahora, si no ayudamos a estas personas a cumplir sus sueños, no van a ser un aporte sino una carga. Por eso soy optimista, porque estoy trabajando a diario con esto y siento que hay un futuro bueno, un futuro diferente, con mucho color [sonrisa].

 

¿Y, para terminar, cual va a ser tu primera moción?

- Antes de resultar elegido yo estaba como presidente de una comisión política en mi ciudad, la comisión de educación, mercado laboral e integración. Ahí no escribía mociones, sino que había que echar a andar lo que habíamos acordado en este conglomerado político. Entonces, no tengo moción, pero sí ideas de lo que quiero hacer. Tengo que ver en qué comisión voy a trabajar, pero yo soy una persona de..de…

 

De acción…

- De acción, dice Marco Venegas, sonriendo.

 

 

 

Marco Venega y Michelle
Marco Venegas junto a su esposa, Michelle. Foto: Marisol Aliaga.
Marco Venega con amigos
Michelle y Marco Venegas, el Encargado de Negocios de Nicaragua, Francisco Chavarría, el Embajador de Bolivia, Milton R. Soto Santiesteban, junto a dos colegas parlamentarias. Foto: Marisol Aliaga.
Parlamento sueco - Riksdagen
Imagen del Parlamento sueco - Riksdagen, entre la Ciudad Vieja y el centro de Estocolmo. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

Published in Entrevistas

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español