Martes, 10 Diciembre 2019 | Login

En la isla de Gotland se está celebrando la semana política de Almedalen, donde nuevamente se permitió la participación de los nazis, algo que ha sido fuertemente criticado.

Cuatro diputados del partido de Izquierda escriben, en un artículo de opinión publicado en Expressen: “En tanto la policía y la Säpo (policía secreta) elijan dar libre espacio a los nazis no participaremos en la Semana Almedalen. No pensamos arriesgar nuestra seguridad”.

 

 Fuente: Expressen. Publicado: 27 junio 2019. Traducción: Magazín Latino

 

Ayer, Expressen reveló que el activista del NMR [Movimiento de Resistencia Nórdica Nazi], Patrick Christensson, solicitó un lugar para organizar un mitin durante la semana política de Almedalen.

 

Anteriormente hemos podido leer que la organización RFSL [que defiende los derechos de la comunidad LGBTI] rechazó la invitación a la semana en Almedal, debido a las amenazas que su organización recibió de parte del Movimiento de Resistencia Nórdica Nazi, y debido a la presencia de los nazis durante la semana de Almedalen. En años anteriores, tanto políticos como otras organizaciones han decidido no asistir a la semana política por las mismas razones. Tenemos plena comprensión y profundo respeto por esto.

 

Basta ya

La verdad es que la amenaza de la extrema derecha en contra de la democracia continúa aumentando en el mundo occidental y Suecia no es una excepción. Acoso en la red, amenazas, violencia, maltrato machista y delitos de odio son solo algunos de las trasgresiones que han cometido, año tras año. Esto sucede mientras somos testigos de cómo los medios hablan en términos cada vez más normales sobre los nazis y el extremismo de derecha. Además, el poder judicial no parece tomar el asunto en serio. Cuando los antirracistas se comparan con los nazis, en el debate mediático, y cuando caso tras caso se archiva, en el poder judicial, al mismo tiempo que a los nazis se les permite nuevamente hostigar y amenazar a personas, no podemos quedarnos en silencio a un lado. Ya es suficiente.

 

La amenaza sobre quienes somos de izquierda y no blancos

Quienes suscribimos este artículo somos diputados del Riksdag del Partido de Izquierda. Somos afectados tanto por nuestros principios democráticos y por nuestra misión de confianza, así como porque somos no-blancos. En tanto las autoridades policiales y la Säpo [policía secreta sueca] elijan darles espacio libre de acción a los nazis a expensas de la seguridad de organizaciones democráticas y de la seguridad de personas privadas, tampoco participaremos en la semana de Almedalen. Pero seamos claros. Este no es un artículo para defender la Semana de Almedalen y nuestro derecho a estar allí como representantes electos. El hecho es que la semana Almedalen se ha alejado de la plataforma democrática que se suponía que debía ser, a un evento más o menos elitista con muy poco que ofrecer a la gente común y corriente. La oportunidad de encontrarse con políticos y representantes de organizaciones y participar en la discusión política está reservada para quienes puedan pagar los montos de fantasía que cuesta un viaje a Visby durante la semana de Almedalen. Pero independientemente de los puntos de vista que se tengan al respecto, es la semana política más grande de Suecia, y la total ignorancia de la policía y de Säpo frente a la amenaza de los nazis es profundamente preocupante.

 

La policía debería rechazar el permiso

Creemos que ya hoy en día es posible negar el permiso a estas organizaciones. La Ley del Orden establece que los permisos para una reunión pública pueden ser rechazados, si es necesario, tomando en cuenta el orden o la seguridad en la reunión, o como consecuencia directa de ello o en su entorno inmediato. Puede que sea hora de que la policía comience a seguir estos párrafos jurídicos nuevamente, puesto que obviamente la seguridad no se puede mantener. En muchas otras partes del país hemos marcado nuestra posición en contra de esos nazis que han desfilado por nuestras ciudades con una contundente protección policial. Seguiremos haciéndolo, pero la pregunta es ¿cuándo las autoridades piensan asumir su responsabilidad?

 

¿Qué habría dicho Olof Palme?

El punto de partida de la semana política en Almedalen fue en 1968, cuando Olof Palme habló desde un camión en Kruttornet, en Visby, sobre socialismo y democracia. Si hubiera vivido hoy, habría presenciado como se permite que el nazismo y el racismo se propaguen libremente, sin ninguna sanción. ¿Es esto lo queremos?

Siempre vamos a dar la lucha contra  el nazismo. Pero no pensamos arriesgar nuestra seguridad y la de nuestros compañeros. Para que Almedalen pueda ser y convertirse en el escenario político y democrático que se pretendía, el tema de la seguridad y protección para todos debe ser tomado con la mayor seriedad. En una democracia es deplorable que no todos puedan participar en la vida política sin temor a amenazas y a violencia. Deseamos a todas las fuerzas democráticas que estarán allí presentes mucha suerte, pero decimos NO GRACIAS a la semana Almedalen mientras esto continúe.       

  

Por: Malcolm Momodou Jallow

Diputado (V)

Lorena Delgado Varas

Diputada (V)

Tony Haddou

Diputado (V)

Daniel Riazat

Diputado (V)

 

 
Este martes, un grupo del NMR bloqueó la entrada a una exposición sobre el Holocausto, que se instaló en Almedalen. Más tarde, el movimiento realizó un mitin en Visby. Foto: SR.se (la imagen está recortada). 

Published in Política
Miércoles, 25 Octubre 2017 23:03

Las mujeres dijeron: ¡Basta!

La campaña internacional en contra del acoso sexual, que prendió las redes con la etiqueta #Metoo (#Yotambién) pasó de la vida virtual a vida real.

En 14 puntos de todo el país se realizaron este domingo manifestaciones de repulsa al acoso sexual, y de solidaridad con las víctimas, que son numerosas.

“La mitad de la población no está segura”, dijo la dirigenta de Iniciativa Feminista, Gudrun Schyman”, en una multitudinaria manifestación en Estocolmo, donde las mujeres dijeron: “¡Basta ya!”

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Algo bueno trajo el escándalo que se desarrollara en Hollywood, hace un tiempo atrás, cuando fuera desvelado que el poderoso productor Harvey Weinstein había cometido numerosas agresiones sexuales en contra de conocidas estrellas de la pantalla grande.

 

A raíz de esto, la actriz Alysa Milano (*) se propuso llevar el debate a las redes sociales. Y estas explotaron. Miles de mujeres de todo el mundo comenzaron a contar sus experiencias bajo la etiqueta #MeToo o, en español: #Yotambién.

 

"Si todas las mujeres que han sido víctimas de acoso o violencia sexual escriben ´Yo también´, como estado, podemos darle a la gente una idea de la magnitud del problema", escribió Milano en su cuenta de Twitter.

 

Un nuevo movimiento había nacido. Una suerte de grito primal de – en el caso de algunas - toda una vida de acosos.

 

En Suecia, las mujeres comenzaron a contar sus experiencias en las redes sociales, lo que resultó en nuevas medidas gubernamentales para combatir este problema laboral. Y también en el despido de unas cuantas personas, que, en el marco de la campaña #Metoo fueron denunciados por sus víctimas.

 

El primer nombre que salió a la luz fue el del popular conductor del canal 4 de televisión, Martin Timell, quien habría acosado sexualmente a una de sus colegas (o algunas). Luego de un tira y afloja que duró días y de que Timell presentara disculpas públicas a las afectadas, la dirección del canal informó que éste había sido despedido. Su programa “Por fin en casa” se suprime de la parrilla programática del canal.  

 

Y este miércoles, el vespertino Expressen publicó, como primer medio, el nombre del “conocido columnista de Aftonbladet”, que ha figurado tanto en los medios escritos como en la red. Ya era conocido por todos, el periodista estrella de Aftonbladet, Fredrik Virtanen.

 

A lo que le siguió una entrevista en Aftonbladet con éste, en la que Virtanen reconoce que muchas veces se ha comportado como un rufián (skitstövel) pero que nunca hizo lo que la periodista y bloguera Cissi Wallin lo acusa: drogarla y violarla.

 

(Más sobre esto, en otra nota).   

 

La televisión pública, SVT, por su parte, tampoco se ha librado de acusaciones, uno de sus animadores más populares y conocidos, Lasse Kronér, enfrenta una demanda policial por abuso sexual.

 

En los tres casos - se rumorea que vienen más - se llevarán a cabo investigaciones independientes e imparciales, han comunicado los jefes de redacción. Aunque, al menos en el caso de Virtanen, el hecho ya ha prescrito.

 

Ahora, la noticia más reciente respecto a #Metoo, es que el Museo Nórdico de Estocolmo está recopilando los testimonios de esta campaña.

- Esta es una campaña que afecta y que conmueve a muchas personas. Decimos a menudo que somos el mejor país del mundo, en igualdad de género, pero estos testimonios nos muestran que tal vez no es tan así. Y lo queremos documentar, dijo el vocero del museo, Jonas Engman, al noticiario del canal 4 de televisión.

 

Una documentación necesaria, a juzgar por la enorme cantidad de testimonios que las mujeres suecas (obviamente también hay víctimas hombres, pero la inmensa mayoría son mujeres) han compartido con sus congéneres, durante estos últimos días.

 

Desde la Ministra de Exteriores, Margot Wallström, a mujeres que se desempeñan en la gran mayoría de los rubros: de las comunicaciones (lo más visible), la política, hotelería, restaurantes, la cultura, etc, etc.

 

La ministra ya había contado anteriormente en una biografía que, en una cena oficial, cuando se desempeñaba como delegada sueca al Parlamento Europeo, su vecino de mesa comenzó a pasarle la mano por los muslos, debajo del largo y lujoso mantel. Ante esto, Wallström abandonó el lugar y reportó el incidente al presidente Barroso.

 

Sin embargo, nunca supo si el presidente de la UE había llamado a terreno al delegado manos largas.

 

Pero no solamente Margot Wallström, son tantas las personalidades suecas que han dado a conocer ellas también han sido abusadas, que la lista es larga, suma y sigue. Muchas mujeres que nunca reflexionaron en algo que entonces era la norma, hoy se han dado cuenta de que también fueron víctimas. Y que se quedaron calladas porque sintieron vergüenza

 

- Está muy bien que por fin la gente, rompa el silencio. Ahora la vergüenza se traslada a quienes se la merecen: los perpetradores. Muchos le han restado importancia tildando esto como "estadísticas exageradas", pero ahora ya no puede ignorar más, ahora es obvio lo generalizado que es este problema. No es una tendencia, es una nueva era. Ahora incluso el más cínico de los sexistas ve que su reputación se viene abajo, si se comporta de esta forma, dijo al matutino Svenska Dagbladet la experta en Retórica Elaine Eksvärd.

 

Ella quisiera que la gente tenga el valor moral de no aceptar los comentarios sexistas, por ejemplo, en el trabajo. Quiere “que se acabe la cultura del silencio. Porque quienes callan también forman parte del abuso y del acoso”, dice ella, tomando su propio caso como ejemplo: fue abusada sexualmente cuando niña, y entonces no tuvo el apoyo de nadie.

 

- Si todas las personas se lo propusieran, podríamos poner fin a los abusos. Tenemos que terminar con esta cultura del silencio, para que no alcance a las generaciones futuras. Nuestra generación tal vez ya esté perdida, durante años sazonada en el sexismo, pero los que son niños hoy en día, son el futuro. Debemos poner fin a esto ahora para que no contagie el futuro, subrayó.

 

 

 

Imagen de la manifestación en la plaza de Sergel, en Estocolmo. Foto: Facebook.

 

 

(*) Para ser más exactos, la primera que comenzó esta campaña – hace 10 años atrás – fue la activista norteamericana Tarana Burke.

Metoo es una forma poderosa de mostrar empatía por alguien, dijo, en una entrevista en el programa televisivo Agenda, este domingo.

 

Tarana Burke ha trabajado durante años por la justicia social. El movimiento que fundó, Metoo, se dirigió en un comienzo a mujeres jóvenes que habían sufrido distintos tipos de abusos sexuales.

 

 

Published in Actualidad

12 de mayo de 2016 | SUECIA  - ACTUALIDAD |

ESTOCOLMO:  Mona Sahlin, Coordinadora Nacional para combatir el extremismo violento, renunció a su importante cargo, luego de que el vespertino Expressen desvelara que había extendido un certificado falso.

Un empleado de Sahlin, y ex escolta, obtuvo una carta que estipulaba un ingreso muy superior al real, con motivo de la compra de una residencia de 10 millones de coronas en la lujosa zona de Solsidan, en el archipiélago de Estocolmo. 

La Ministra de Cultura y Democracia aceptó la renuncia de Sahlin, mientras que ninguno de sus colegas de partido han comentado el asunto.


 

Por: Marisol Aliaga

 

 

Mona Sahlin, la ex candidata de la Socialdemocracia en las elecciones del 2010 y líder de su partido entre el 2007 y el 2011, se vio envuelta en un escándalo de proporciones, luego de que Expressen diera a conocer que había emitido un certificado falso a favor de un empleado.

Contrariamente a como reaccionara a la cacería mediática de 1995, esta vez Mona Sahlin decidió tirar la toalla de inmediato. A las doce horas de que el vespertino Expressen publicara el scoop sobre el certificado falso, Mona Sahlin presentó su renuncia.

Y luego de que contestara airadamente las preguntas de los reporteros, su hermetismo ha sido total.

Una buena decisión. La dramaturgia de estas coberturas mediáticas acostumbra desvelar un detalle tras otro, sin dar tregua al implicado. Al ser preguntada sobre otro detalle, la razón por la cual dio el visto bueno para que una pariente de su protegido realizara una pasantía en su entidad, a pesar de que la directiva se había negado a esta, la respuesta fue:

- Si. Yo ayudo a mis amigos. He recibido a muchos estudiantes en práctica, a lo largo de los años. Por supuesto. Y a menudo este es el camino para salir adelante en el campo laboral: el hacer uso de los amigos, ¿o no?

Una respuesta que deja mucho que desear, sobre todo viniendo de una representante de la Socialdemocracia, el partido de los trabajadores, que durante décadas ha defendido el derecho de todos y la igualdad de oportunidades.

Todo indica que si Mona Sahlin desea volver a la arena política en Suecia, deberá dar más explicaciones sobre su extraña conducta.

Porque no se trató de que la ex líder de la Socialdemocracia hubiera querido apoyar a una madre sola a conseguir una modesta vivienda para su familia. No. Mona Sahlin ayudó a su empleado y ex guardaespaldas para que éste lograra comprar una mansión en la lujosa Solsidan, en el archipiélago de Estocolmo. Una residencia de 10 millones de coronas, 180 metros cuadrados y un alquiler de 18.000 coronas al mes.

Hace 20 años atrás, Mona Sahlin se vio envuelta en una cacería mediática que pasó a la historia como el "caso Toblerone", un culebrón que ocasionó grandes titulares durante semanas, y que culminó con que Sahlin  tomara un timeout (era la primera vez que se usaba la expresión).  Ahora se ha desvelado que la política no solo utilizó su tarjeta Eurocard de propiedad del Estado para comprar unos chocolates (Toblerones), sino también para una cantidad de otros insumos. En realidad ni entonces, ni en la actualidad, Mona Sahlin se ha caracterizado por tener orden en su economía privada.

En ese entonces, la dirigenta se aferró a su cargo de vice primera ministra, hasta que al cabo de unas semanas se vio en la obligación de retirarse.

Ahora lo hizo de inmediato, cosa que no asombra al jefe de redacción del semanario Folkbladet, Widar Andersson, quien en 1995 era diputado por la Socialdemocracia.

– Hay una diferencia entre estar a un paso de convertirse en primer ministro y el renunciar a un cargo estatal con un mes de anticipación. En ese entonces ella dio la pelea, porque sintió que fue atacada personalmente  y quería intentar dar explicaciones. Ahora no ganaría con eso.  En cambio, ella ha aprendido que lo mejor es renunciar de una vez y no decir nada, ya que muchas veces solo se empeoran las cosas, declaró Widar Andersson al matutino Svenska Dagbladet, que por estos días ha publicado documentos sobre el "caso Toblerone", que muestran aún más detalles sobre este picante asunto.

 

¿Cómo comenzó todo?

 

Según el vespertino Expressen, los hechos ocurrieron de la siguiente forma:

El 8 de febrero del año en curso, Mona Sahlin escribe un certificado - con el membrete de la entidad estatal de la cual es jefa - en el que  atestigua que su empleado y ex escolta percibe un ingreso de 120.000 coronas al mes.

Anteriormente, el empleado había querido comprar una lujosa residencia avaluada en 10 millones de coronas en Solsidan, Saltsjöbaden. Sin embargo, la directiva del condominio había rechazado la venta, por considerar que los ingresos del comprador eran muy bajos.

El ex escolta de Sahlin apeló, entonces, la determinación a la Junta de Alquileres  (Hyresnämnden), presentando el certificado falso. En realidad sus ingresos eran de 43.000 coronas al mes.

En abril, un oficial de policía del departamento de investigaciones especiales recibe la información de que el certificado puede ser falso, reclama el documento y constata que la cifra de ingresos no coincide con el salario del solicitante. Seguidamente la policía se pone en contacto con la Fiscalía en Estocolmo, donde, el 22 de abril, el fiscal Anders Jakobsson da curso a una investigación preliminar por la emisión de un certificado falso, de parte de Mona Sahlin, y el uso indebido de este, de parte del ex escolta.

El miércoles 4 de mayo, Expressen publica la noticia. Al ser confrontada con el vespertino, Sahlin sostiene que es ella - a través de su propia empresa - quien paga el sueldo de 60.000 coronas del ex escolta, y que el Estado paga las 60.000 restantes. Sin embargo, más tarde cambia de parecer y sostiene, airadamente, que se equivocó en la suma y que esta última es de 43.000 coronas.

El mismo miércoles, por la tarde, Mona Sahlin presenta su renuncia, la cual es aceptada por el gobierno.

– Respeto la decisión de Mona Sahlin de dejar su cargo. Ella ha realizado un trabajo muy valioso en su papel como Coordinadora Nacional contra el extremismo violento, dijo la Ministra de Cultura y  Democracia, Alice Bah Kuhnke.

El departamento escribe además, en un comunicado de prensa, que el mandato de Mona Sahlin termina el 15 de junio de 2016 y que el gobierno examina el tema de cómo se debe organizar el trabajo preventivo contra el extremismo, en el futuro. Reconoce además la urgencia de nombrar un nuevo Coordinador Nacional.

El secretario de la entidad, Daniel Norlander, es el encargado de reemplazar a Sahlin, en espera de que el gobierno nombre a un nuevo coordinador/a.

- Espero y confío en que podremos trabajar sin problemas. Estoy orgulloso de la  efectiva labor que hemos realizado. El hecho de que Mona deje su puesto no tiene por qué influir en nuestro trabajo,  dijo Norlander a los medios.

 

Birgitta Ohlsson: "No me arrepiento de haber elegido a Sahlin"

 

A pesar de lo poco decorosa de la retirada de Mona Sahlin, la gran mayoría está de acuerdo en que ella ha realizado una buena labor, valiente y consecuente contra del extremismo. Y que no será una tarea fácil el encontrar a un sucesor.

Contrariamente a lo que algunos creen,  el nombramiento de Mona Sahlin estuvo a  cargo del gobierno anterior de la Alianza. La entonces Ministra de Democracia, Birgitta Ohlsson (L) fue quien la eligió, el 2014.

- Es profundamente trágico y obviamente estoy decepcionada de que haya caído nuevamente en la misma situación. Pero ha tomado las consecuencias y ha dimitido, dijo Birgitta Ohlsson a Svenska Dagbladet.

Y agregó:

- Pero no me arrepiento de que hayamos elegido a Sahlin. Ella ha hecho una buena labor y hay un amplio consenso entre los expertos en que su trabajo ha sido un importante catalizador para formar  opinión, hacer conciencia y poner en marcha el trabajo contra el extremismo violento a lo largo de toda Suecia y a distintos niveles.

Según SvD, la turbulencia del 95 no influyó en la elección de Sahlin en el cargo de Coordinadora Nacional para combatir el extremismo violento.

- Fueron escándalos ocurridos hace 20 años atrás y desde entonces ha sido candidata a primera ministra y se ha desempeñado tanto en la industria como en la sociedad civil. Partimos de la base de que se necesitaba una persona con amplia experiencia de trabajo en temas de  distintos tipos de extremismo, y que fuera ampliamente conocida en Suecia,  también a nivel local. Un fuerte líder de opinión y talentoso comunicador. Hay pocos que tienen este  conocimiento, pero ella tiene estos méritos y por lo tanto, fue una buena elección, dijo Birgitta Ohlsson.

Por su parte el primer ministro Stefan Löfven, no se ha pronunciado al respecto.

Aunque el de Mona Sahlin es un tema personal. Desde hace años no ocupa un cargo de importancia dentro de la Socialdemocracia, y se ha mantenido más bien por sobre los partidos. De esta manera, su alejamiento no daña al partido.

La pregunta  que queda en el aire es, sin embargo, cómo Sahlin pudo cometer error tras error, en lo referente a su empleado y ex escolta. Según ella, el sueldo de 60.000 coronas del hombre salía de su empresa propia, no obstante, Sahlin no había pagado los impuestos correspondientes, hasta que Expressen comenzara con su investigación.

Según el diario, Mona Sahlin había participado en una exhibición de la residencia que compraría su ex escolta, en el exclusivo barrio de Solsidan. También había puesto a su disposición un estacionamiento VIP para su lujoso auto, un Audi R8 Spyder, con un costo de casi 50.000 coronas, que el Departamento de Cultura solventó. A pesar de las protestas del secretario del comité.

Y, a pesar de que los colegas de Sahlin se habían negado a aceptar la pasantía de  una familiar del ex escolta, ella le dio el puesto.

Vale decir que Mona Sahlin es una de las personas más expuesta ha estado al odio y al acoso de las siniestras fuerzas neonazis y de otros grupúsculos de extrema violencia en Suecia. Por su valentía en enfrentar a los fascistas y en no dudar de llamar las cosas por su nombre. Ha demostrado una valentía y un coraje que pocos políticos en la actualidad muestran, y por lo que ha sido muy elogiada, no sólo dentro de la izquierda, sino también de la derecha. Entre otros, el ex primer ministro Fredrik Reinfeldt, ha expresado su admiración.

 

Tal vez el acoso de parte de los extremistas de derecha y la inseguridad que esto, obviamente provoca, sea la razón de su comportamiento. Pero mientras Mona Sahlin no lo aclare, se arriesga a que este timeout sea permanente.   

 

 

Foto: Marisol Aliaga.

 

 

Published in Actualidad

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español