Martes, 19 Enero 2021 | Login

Con un 97 % de votos se impuso en Suecia el Apruebo ante el “Rechazo”, en el plebiscito del domingo por una nueva Constitución.

Los chileno-suecos siguieron la senda heroica de los estudiantes en Chile hace un año atrás, que impulsaron el estallido social. Y ahora fueron partícipes de este plebiscito histórico que marca el adiós definitivo a la Constitución de Pinochet.

Magazín Latino conversó con votantes en el centro de votación, el Hotel Clarion en Estocolmo.

 

 Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos. 

 

La sensación de ser parte de algo histórico se palpaba en el aire, este domingo, cuando acudimos al Hotel Clarion, para ejercer nuestro derecho cívico. Después del Plebiscito de 1988, este es, seguramente, el hito más importante en la consolidación de una democracia más robusta en Chile.

 

Y esta vez sí pudimos participar.

 

La opción del “Apruebo” se impuso con un 97 % de los votos sobre el “Rechazo”, entre los chilenos residentes en Suecia. Así mismo, los chilenos-suecos optaron por que la Carta Magna fuera redactada por una Convención Constitucional (94%) y no por una Convención Mixta Constitucional.

 

Vale decir, la gran mayoría desea que sean miembros (155) elegidos en su totalidad por voto popular quienes redacten la nueva Constitución, y no una mezcla de 86 políticos y 86 elegidos.

 

En Suecia se constituyeron siete mesas, con un padrón electoral de 1.590 habilitados en Estocolmo y 663 en Gotemburgo.

 

Un total de 1.405 personas ejercieron su voto (un 68% en Estocolmo y 48% en Gotemburgo). No obstante, se apreció un aumento en la participación ciudadana y, sobre todo, de más jóvenes.

 

Tres cosas no podían faltar, al momento de ir a votar: cédula de identidad, lápiz azul y mascarilla. En tiempos de pandemia, la votación se llevó a cabo tomando en cuenta todas las medidas sanitarias vigentes en Chile -vale la pena recalcar – puesto que en Suecia no se ha impuesto el uso de mascarillas.

 

La jornada se realizó en un ambiente tranquilo, aunque algunos votantes se vieron forzados a esperar más que otros por un descompaginamiento que posteriormente se solucionó.

 

Aquí, las impresiones de algunos de las votantes, quienes respondieron a la pregunta de por qué habían ido a votar y cuál es la prioridad principal de una nueva Constitución.

 

Hilda Gonzales fue a votar junto a su madre, la señora Hilda, de 93 años, quien dijo que ella quería votar era porque “estoy en mi derecho, y como mujer chilena que soy quiero hacerlo”. Además quiso recalcar que lo hacía “por todos aquellos que no lo pueden hacer”.  

- Vine a votar porque, como dice mi madre, es un derecho. Este es un momento histórico del cual ninguno de nosotros, como chilenos en el exterior o donde sea que estemos, podemos restarnos. Porque es parte de la democracia que debemos defender. Pienso que octubre es un mes que nos enseñó a defender, aún más, nuestros derechos. Por todos aquellos que comenzaron esta lucha, por la dignidad de los chilenos, por los niños, por el derecho a la salud, a la educación, por una vejez digna. Ya es hora de cambiar esta herencia de la dictadura militar, que todavía sigue imperando en nuestro país.

- Por supuesto que se debe tratar de una Convención Constitucional y no Mixta, porque de lo contrario nuevamente repetimos un modelo que está obsoleto. Y esto lo demostró Chile, gracias a los jóvenes valientes que se atrevieron a saltar las barreras del metro, lo cual fue muy simbólico, porque ellos se atrevieron a hacer lo que no hizo toda una generación, nuestra generación. Hay que cambiar la Constitución y esta tiene que ser realmente participativa. La gente nos ha demostrado, con hechos, la discriminación, la miseria, la pobreza, la desigualdad, y eso es lo principal que se debe cambiar. Y, por supuesto, es muy importante que las mujeres estemos presentes en la redacción de la nueva Constitución.


Anna Cuadra Hernández, periodista.


Ana Cuadra (a la derecha) junto a Paola Medel. 

- Durante muchos a muchos años luchamos por el derecho al voto en el exterior. Este apruebo no es la solución, pero es una esperanza para poder cambiar la Constitución hecha durante la dictadura militar por el ideólogo Jaime Guzmán. La lucha la dieron los muchachos y es importante que en esta Nueva Constitución se garanticen los derechos mínimos de los ciudadanos, que son la educación, la salud, la vivienda, sueldos justos e igualitarios, porque los políticos que han gobernado a Chile – de todas las tendencias – han gobernado para los ricos. Hoy es un día histórico para Chile, ha costado vidas, ha costado sangre. ¡Por eso yo Apruebo!


Alejandra Pizarro Carrasco, directora de Educación en la Universidad de Estocolmo. Ella es la apoderada general de los comandos por el Apruebo y por la Convención Constitucional.

- Para mí la razón más importante de participar en este plebiscito es cambiar el futuro de nuestro Chile por un futuro más democrático, donde la participación de todas las personas sea la base. Este es un rumbo muy propio nuestro, un rumbo chilensis. No somos ni Venezuela ni Suiza, somos Chile. Lo más importante de la Nueva Constitución es asegurar la igualdad y la necesidad de que todas las personas tengan las mismas posibilidades de desarrollarse en una sociedad democrática. El Estado debe garantizar una vida digna a todos sus ciudadanos y ciudadanas.

 



Esta vez los jóvenes acudieron a las urnas. Sentían que se trataba de un hito histórico en la historia de Chile. 

 

Para ver más fotos, entre a nuestro grupo en Facebook - Haga clic

 

Resultados de la votación en Suecia 

  

Published in Reportajes

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español