Domingo, 24 Enero 2021 | Login

Este jueves se registraron 351 fallecimientos debido al coronavirus, y el país traspasó con ello la barrera de los diez mil. El viernes se sumaron otros 138 muertos y las cifras van al alza.

Suecia registra un total de 10.323 decesos debido al covid, y 523.486 personas contagiadas. “Si se puede reducir la mortalidad con un confinamiento de unas 3 a 4 semanas, entonces se debería sopesar esta medida”, asegura el virólogo Fredrik Elgh.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

La situación de la pandemia de covid-19 sigue extremadamente grave en Suecia, que supera las 10.000 muertes y con cifras que van al alza. 

 

Ya lo habían vaticinado los médicos, antes de las festividades de fin de año: “La situación va a empeorar, vemos que las infecciones van en aumento y esto tendrá consecuencias”.

 

4.703 nuevos casos confirmados de covid-19 se reportaron ayer, lo que suma un total de 523.486 personas infectadas. Hoy se registraron 138 nuevas muertes, ayer fueron 351, y en total los decesos alcanzan a 10.323. 

 

Un total de 4.491 personas han recibido cuidados intensivos y en estos momentos 368 pacientes están internados en UCIs.

 

Fredrik Elgh es médico jefe y profesor de virología de la Universidad de Umeå (además de político local del Partido del Centro). Él quiere ver medidas más estrictas en el país, sobre todo pensando en la gran diferencia de fallecidos entre Suecia y sus vecinos, y que aquí se superó la barrera de los 10.000 muertos. 

- Esto es terrible. A mí me indigna y pienso que deberíamos hacer algo al respecto. Vamos a tener muchas más muertes si no nos esmeramos, dijo en el programa mañanero de la televisión estatal, Morgonstudion, de SVT.

 


El virólogo Fredrik Elgh, en entrevista con Morogonstudion. Foto: captura de pantalla. SVT.

 

Él teme que unas 5.000 personas más podrían morir en los próximos dos meses, si se continúa al mismo ritmo. 

-- Si se puede reducir la mortalidad con un confinamiento de unas 3 a 4 semanas, entonces se debería sopesar esta medida. La gran mayoría de países europeos han considerado que vale la pena el esfuerzo, pero en Suecia no lo hacemos. 

 

Fredrik Elgh quiere ver un cierre. Que no se permita viajar a las pistas de esquí, que los centros comerciales y la escuela primaria se cierren. Que durante estas semanas, las personas salgan solo para hacer las compras esenciales. Y que todos quienes lo puedan hacer se queden en casa. 

 

Según él, las recomendaciones no bastan. 

- El voluntariado del que hablamos antes no funciona del todo, afirmó.

 

¿Por qué una mortalidad tan grande?

 

En estos momentos muchos se preguntan el porqué de tantas muertes en Suecia, el único país escandinavo que presenta cifras catastróficas. 

 

Para la ex epidemióloga estatal, Annika Linde, la explicación es, sobre todo, una estrategia fallida. 

- En primer lugar, hay tantos que han muerto en Suecia porque tuvimos la estrategia de dejar libre al virus y, en segundo lugar, porque asumimos que se podría manejar esto, para proteger a los ancianos, pero no pudimos. Resultó que no teníamos ninguna preparación para ello, expresó.  

 

En tanto que el epidemiólogo estatal, Anders Tegnell, lo atribuye a que la covid-19 es "una enfermedad muy peligrosa”, sobre todo para personas de la tercera edad con comorbilidades. 

Al principio de la pandemia, Tegnell aseguró que la infección no era más grave que una gripe. 

Y sigue siendo escéptico al uso de mascarillas, aunque, desde el 7 de enero se recomiendan - solo en las horas peaks - en el transporte público. 

- Desafortunadamente, esperamos que el aumento continúe, ya que tenemos una amplia propagación de la infección en el país”, dijo este viernes Karin Tegmar Wisell, jefa de sección de la Agencia sueca de Salud Pública, en rueda de prensa.

 

En tanto, el programa de vacunación masiva sigue su curso. Hasta el 10 de enero se había vacunado a alrededor de 80.000 personas. 

 

El rey Carl Gustaf y la reina Silvia fueron vacunados el viernes.  

 


El personal de la salud se ha desempeñado al límite de su capacidad. Foto: TT.

Published in Actualidad

Mientras el uso de la mascarilla se impone en la mayoría de los países europeos, Suecia aún debate el uso de las mascarillas, en tanto que los contagios y los fallecidos aumentan de forma alarmante. Aunque numerosos expertos suecos defienden el uso de la mascarilla, la Agencia de Salud pública se niega a recomendarla.

“Aunque las mascarillas "sólo" puedan salvar la vida de cientos de personas en Suecia, vale la pena recomendarlas”. Escribe Gösta Gahrton, profesor emérito de medicina.

 

 Fuente: Svenska Dagbladet. 16-11-2020. Traducción: Magazín Latino

 

DEBATE – MASCARILLAS

Este es un artículo de opinión. Las opiniones expresadas son propias del autor.

La Covid-19 se está extendiendo a una velocidad vertiginosa. Entre los países nórdicos, Suecia lleva la delantera. Según el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC), Suecia tiene una propagación de la infección diez veces más rápida que en Finlandia, cuatro veces más rápida que en Noruega y dos veces más rápida que en Dinamarca. En Suecia, 6.164 personas han muerto a causa de la enfermedad, según la actualización del jueves de la Agencia Sueca de Salud Pública [hoy 6.321 en total, con 96 muertos en las últimas 24 horas]. La propagación de la infección también está aumentando en la mayoría de los demás países, sobre todo en el resto de Europa, los Estados Unidos y la India. Mis amigos en los Estados Unidos, que tampoco han logrado frenar la propagación de la infección exitosamente y bajo la influencia de su presidente, están preocupados por el escándalo sueco que, en muchos aspectos, según ellos, se puede comparar con el suyo propio.

 

En la mayoría de los países se han adoptado medidas drásticas, en tanto que Suecia ahora, como antes y en muchos aspectos, sigue su propio camino. Una de las discrepancias más sorprendentes frente a las acciones de los otros países es que no se emita una recomendación sobre el uso de la mascarilla. Muchos, dentro de la comunidad de médicos, no comprenden esto. Tanto la ECDC como la Organización Mundial de la Salud (OMS) han analizado la documentación científica y han llegado a la conclusión de que la mascarilla debe ser recomendada. Se ha estimado que muchos cientos de miles de vidas podrían salvarse si se siguiera esa recomendación. Hace unos días atrás, el secretario de la Academia de Ciencias [ligada al Premio Nobel] dijo, en public service que él había llegado a la misma conclusión. Lena Einhorn [médica, escritora y documentalista] resumió recientemente en Svenska Dagbladet los argumentos a favor del uso de mascarillas. Recientemente, investigadores del Hospital Universitario analizaron virus Covid-19 en el sistema de ventilación del hospital y descubrieron que el virus se había propagado lejos de los pacientes infectados. La conclusión de ellos es que puede pensarse que las mascarillas posiblemente ayuden.

 

Después de las altas tasas de mortalidad en las residencias suecas para ancianos, al comienzo de la pandemia, el personal exigió que se le proporcionaran mascarillas, e hizo una demanda a la Agencia Sueca de Ambiente Laboral. Después de algunas vueltas, se decidió que se usarían mascarillas y viseras para proteger al personal. La importancia de la medida es, según la experiencia de los médicos especialistas en enfermedades infecciosas y entre los virólogos, aún mayor para proteger a los ancianos.

 

La Agencia Sueca de Salud Pública ya durante la primera fase de la pandemia desaconsejó el uso de mascarillas. Los argumentos poco realistas de que la gente se tocaría más la cara, y que esto aumentaría la propagación de la infección, no se sostienen. A pesar de la continua y abrumadora documentación sobre el valor de usar mascarillas en diversas situaciones, en autobuses y en el metro, en tiendas, y en los eventos con un aforo de 50 personas, la Agencia de Salud Pública sostiene a través del epidemiólogo estatal Anders Tegnell que “no hay razón alguna para cambiar la estrategia actual”. Con una propagación de la infección que aumenta velozmente y que va diez veces más rápido que en nuestro vecino más cercano, uno solo puede sorprenderse ante tal declaración.

 

Ya es hora de que el gobierno, Stefan Löfven y Lena Hallengren, muestren resolución y escuchen a la OMS, al ECDC y a expertos de otros países. No siempre somos los mejores del mundo. El afirmar que la estrategia de la Agencia de Salud Pública es buena, es una mentira. Incluso si las mascarillas "sólo" pueden salvar algunos cientos de vidas en Suecia, vale la pena recomendarlas.

 

Gösta Gahrton, profesor emérito de medicina, Instituto Karolinska

 


En el sitio web de la OMS, una doctora explica cómo usar la mascarilla. Foto: Captura de pantalla/OMS. 

 

Published in Columnas

La apuesta sueca frente a la pandemia se ha basado en recomendaciones y no obligaciones y las autoridades han recalcado a menudo que la ciudadanía sigue las instrucciones al pie de la letra. ¿Sin embargo, es así?

“Estudios sobre la obediencia cívica de la población respecto a las recomendaciones de las autoridades demuestran que los suecos no han sido buenos para seguirlas. Anders Tegnell debería estar enterado de esto”, escribe Markus Balázs Göransson.

 

 Fuente: Aftonbladet. 04 noviembre 2020

 

DEBATE. Los estudios sobre el cumplimiento de la ciudadanía a los consejos de las autoridades para evitar infecciones no muestran que los suecos hayan sido buenos para seguir estos durante la pandemia. Es importante que no alimentemos falsas esperanzas dando una falsa sensación de seguridad de que se están siguiendo los consejos. Esto puede llevar a decisiones incorrectas en el manejo de la infección.

 

Es una verdad general y aceptada que los suecos han seguido bien los consejos de la Agencia Sueca de Salud Pública para evitar infecciones. Esta convicción parece estar bien asentada en los políticos y funcionarios suecos.

 

La canciller Ann Linde ha declarado que "más del 80 por ciento de la gente sigue las recomendaciones". MSB [la Agencia Sueca de Contingencias Civiles, por sus siglas en sueco] ha dicho que "ocho de cada diez continúan siguiendo las recomendaciones". La Agencia Sueca de Salud Pública [FHM], ha afirmado que “una gran mayoría de la población sigue los consejos”. Rara vez se han escuchado voces disidentes.

 

Una parte de los medios de comunicación han estado de acuerdo. Dagens Nyheter ha escrito que "las encuestas muestran que ocho de cada diez suecos siguen las recomendaciones de FHM". Emma Frans, de SvD, ha declarado que "la mayoría parece que continúan siguiendo las recomendaciones de las autoridades". Expressen ha señalado que "la mayoría" de los suecos viven de acuerdo con los consejos.

 

Los más jóvenes a veces han recibido una o dos reprimendas. Pero en su mayor parte, los informes han transmitido que la ciudadanía sigue los consejos.

 

Sin embargo, la evidencia ha sido escasa. Recuerda un poco a los atuendos reales de cierto cuento infantil danés. Muchos han afirmado que los suecos siguen las recomendaciones, pero pocos han examinado acuciosamente las afirmaciones.

 

Si lo hubieran hecho, habrían descubierto muchos cabos sueltos.

 

Tomemos, por ejemplo, al epidemiólogo estatal Anders Tegnell, quien en una conferencia de prensa el 23 de junio dijo:

 

"Una gran mayoría de la población sigue verdaderamente estas pautas".

 

Las palabras eran hermosas, pero lamentablemente no son ciertas.

 

En las semanas previas a la conferencia de prensa, FHM, en colaboración con Novus, había examinado el cumplimiento de las recomendaciones por parte de los suecos. El material recolectado se clasificó como material de trabajo interno y no fue accesible, en un comienzo.  Pero después de un perseverante intercambio de correos electrónicos y una advertencia de que se llevara el caso a las Cortes, finalmente obtuve la información.

 

La documentación no mostraba en absoluto que una "gran mayoría (...) realmente" siguiera las recomendaciones. Los datos indicaban que solo el 35 por ciento había respondido que habían seguido completamente las recomendaciones.

 

Un epidemiólogo estatal debe saber que el 35 por ciento no es una gran mayoría.

 

Otro estudio que se ha reproducido incorrectamente es una encuesta de Kantar Sifo. El estudio se ha destacado como evidencia de que la población sigue las recomendaciones, pero adolece de graves deficiencias que lo hacen inutilizable para lograr una evaluación.  

 

De hecho, el estudio no mide en absoluto el cumplimiento de las recomendaciones. Lo que mide es si las personas han cambiado su comportamiento durante la pandemia. Por ejemplo, analiza si las personas se han lavado las manos con más frecuencia que antes, no si siguen los consejos sobre el lavado de manos, que es una diferencia crucial.

 

Hacer algo con más frecuencia no significa hacerlo con la suficiente frecuencia, al igual que el fumar menos no significa dejar de fumar o proteger los pulmones de posibles daños.

 

Probablemente, muchos más han cambiado su comportamiento, que aquellos que siguen los consejos al pie de la letra. Por tanto, existe un riesgo inminente de que el diseño del estudio haya dado lugar a cifras excesivamente elevadas que no reflejan el grado real del cumplimiento de las recomendaciones.

 

Es muy preocupante que el estudio se haya utilizado para fundamentar las afirmaciones de que las recomendaciones se cumplen.

 

Otros estudios han dado un panorama más sombrío. En mayo, Novus descubrió que hasta el 36 por ciento de los suecos que tenían síntomas de resfriado iban a trabajar. En julio, una recopilación de informes sobre la situación en 19 de las 21 administraciones provinciales de Suecia declaró que "un gran número de municipios han identificado graves deficiencias en el cumplimiento" de las recomendaciones.

 

Esto rima mal con las afirmaciones de un alto grado de cumplimiento de los consejos.

 

La gestión sueca de la pandemia se basa en la responsabilidad individual. La esencia de esto es que la población sigue los consejos de las autoridades para protegerse de los contagios.

 

El hecho de que representantes gubernamentales, funcionarios gubernamentales y periodistas describan incorrectamente la evidencia sobre el comportamiento de los suecos puede habernos adormecido en una falsa sensación de seguridad.

 

Esto puede haber contribuido a que no se introdujeran determinadas medidas, por ejemplo, recomendaciones sobre mascarillas en el transporte público, por la creencia de que la población ya sigue los consejos de mantener la distancia y de quedarse en casa en caso de presentar síntomas.

 

También puede haber llevado a un enfoque excesivo en el comportamiento individual, en lugar de en factores más amplios, como explicaciones de pautas en la propagación de la infección.

 

El hecho de que la propagación de la infección disminuyó durante el verano y aumentó durante el otoño probablemente se debió menos a los cambios en las elecciones individuales de las personas que a, por ejemplo, la transición al teletrabajo, las condiciones climáticas, las largas vacaciones y el cierre/apertura de universidades e institutos.

 

Se sabe que la ignorancia no es una fortaleza. Ya es hora de que se realicen estudios científicos serios sobre el seguimiento de las recomendaciones para evitar infecciones y que examinemos las afirmaciones que se hacen, para saber si están respaldadas por la evidencia.

 

Markus Balázs Göransson es profesor titular del Colegio de Defensa Nacional de Suecia y Ph.D. dr en Política Internacional. Columnista en la página editorial de VLT.

 


Estudios sobre la obediencia cívica de la población respecto a las recomendaciones de las autoridades demuestran que los suecos no han sido buenos para seguirlos. Anders Tegnell debería estar enterado de eso, escribe Markus Balázs Göransson. Foto: VLT/Aftonbladet. Montaje: Magazin Latino. 

Published in Columnas

La Agencia de Salud Pública de Suecia ha negado siempre que la estrategia para enfrentar al coronavirus sea la ´inmunidad de rebaño´.

Sin embargo, un intercambio de correos electrónicos publicados la semana pasada dejan en evidencia, entre otras cosas, la influencia que ejerció Johan Giesecke en la arriesgada apuesta sueca de cara a la pandemia. Ya en marzo, el exjefe de la agencia estatal se refería a la inmunidad colectiva.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

A poco comenzar el estallido de la pandemia de covid-19 en Suecia, una pregunta surgía a menudo: ¿será que la estrategia de la Agencia de Salud Pública es la ´inmunidad de rebaño´? Porque si bien es cierto que cada vez que el epidemiólogo estatal Anders Tegnell ha sido preguntado al respecto, ha negado que así lo fuera, pero junto a otros expertos ha vaticinado una serie de fechas sobre cuándo en Suecia alcanzaríamos la inmunidad.

 

Ninguno acertó.

 

Por su parte la OMS ha criticado la estrategia de la inmunidad de rebaño en varias ocasiones, puesto que el costo en vidas humanas es muy alto.

"Esta idea, de que los países que no han hecho mucho para frenar el contagio de pronto van a alcanzar la inmunidad comunitaria, y que no les importa si pierden a algunas personas mayores en el camino, es un procedimiento muy, pero muy peligroso", declaró Michael Ryan, director de respuesta a emergencias de la OMS, el 13 de mayo.

 

Suecia nunca tomó sus declaraciones como una posible crítica, y Tegnell ha reconocido, a lo más, que la inmunidad comunitaria es un “biproducto” de la verdadera estrategia: la de aplanar la curva y proteger a los adultos mayores.

 

En el resto del mundo la arriesgada apuesta sueca ha despertado tanto curiosidad como espanto. Porque mientras otros países cerraban sus fronteras y tomaban fuertes medidas para contener el virus, en Suecia seguían llegando aviones cargados con pasajeros provenientes de zonas de alto riesgo. Y nunca se les ordenó una cuarentena ni se les tomó un PCR. Las escuelas básicas nunca se cerraron y a los padres que se negaron a enviar a sus hijos al colegio se les llamó a terreno.

 

A poco de haberse declarado la transmisión comunitaria, Anders Tegnell declaró que “tiraba la toalla”, la infección no se podía parar. Incluso durante unos días cesaron los reportes diarios, hasta que se reanudaron nuevamente, mostrando durante los siguientes meses los números más devastadores de toda Escandinavia.

 

Afortunadamente, con la llegada del verano las cifras mejoraron. El número de fallecidos se redujo a un mínimo, al igual que la cantidad de ingresados en las unidades de tratamientos intensivos bajó considerablemente. También influyó en esto que en Suecia la temporada de verano es un “lockdown” natural, todo se cierra y la gente se va a pasar la temporada estival al extranjero o al campo.

 

No obstante, las recomendaciones de la FHM siguen siendo las mismas: guardar la distancia física y lavarse las manos con frecuencia. Tampoco hubo cambios respecto a las personas mayores de 70 años, a quienes se les sigue recomendando salir lo menos posible de sus casas y, de reunirse con otras personas, hacerlo al aire libre. 

 

Pero ¿en qué se ha basado la agencia sanitaria para recomendar estas medidas y quiénes han influido en la estrategia? 

 

Gracias al principio de transparencia (offentlighetsprincipen), que estipula que los documentos de todos los organismos estatales son de acceso público, cientos de mails internos fueron entregados a distintos medios, y el martes de la semana pasada el periodista independiente Emanuel Karlsten publicó algunos de estos en su blogg y en el vespertino Expressen.  

 

De esta correspondencia electrónica se desprende que ya en marzo, el ex jefe de Tegnell, Johan Giesecke, tenía en mente la idea de la inmunidad de rebaño. Giesecke había sido contratado por la empresa de fondos de pensiones “Tredje AP-fonden”, para analizar el impacto de la pandemia en las inversiones financieras. En un mail (13 de marzo 2020) a la empresa escribía: 

“He cambiado de opinión. Creo que el virus avanzará en Suecia como una tormenta y contagiará básicamente a todos en uno o dos meses. Probablemente es más contagioso que la gripe. Yo creo que ya hay miles de infectados en Suecia. La mayoría no se enferman tanto (un resfrío normal) y muchos ni siquiera se percatarán de que están infectados. Todo termina cuando muchos se infectan y después son inmunes, y el virus no tiene adónde ir (lo que se llama 'inmunidad colectiva', puedo contarles más sobre esto cuando nos veamos). Puede llevar entre 1 – 2 meses”.

 

Al día siguiente, estando aún contratado por esta empresa, Giesecke envía un mail a la Agencia sueca de Salud Pública (FHM) proponiendo algunas ideas de trabajo.

 

“/…/ Si las cifras de la influenza son confiables, podría ser interesante (y ojalá ´políticamente´ utilizable) ver si la curva del corona sigue la de la influenza a través del tiempo. Si les gusta la idea: ¿hay alguien en FoHM que pudiera dedicar algo de tiempo para esto?” , escribe.

 

La jefa de análisis Lisa Brouwers le responde rápidamente que va a instruir a una subordinada para que se encargue de esto. A pesar de que Johan Giesecke no trabaja en la Agencia de Salud Pública y no debería tener acceso ni a los resultados internos ni a los recursos de la agencia.

 

Un par de días después, el 17 de marzo, Anders Tegnell, en un escueto correo electrónico, le hace una oferta de trabajo. 

 

Título del mail:¿tiene ganas de trabajar aquí?” (“tiene”, no “tienes” sugiere que la invitación va dirigida a más de una persona, pero se desconocen los otros posibles destinatarios).

 

“¿Por qué no?”, responde Giesecke, al cabo de media hora.

 

 

De esta manera, el ex epidemiólogo estatal obtiene un contrato millonario en la entidad sanitaria “para apoyar en el análisis y modelado de la covid-19".

 

El contrato estipula un sueldo de 1.250 coronas la hora. La primera semana de trabajo en la agencia, Johan Giesecke factura 50 horas. Y se transforma en una celebridad al figurar en todos los medios nacionales y numerosos internacionales, en calidad de experto. 

 

"Es un desastre natural [la covid-19]. Es la naturaleza la que contraataca de alguna manera. Y, al igual que en el caso de una erupción volcánica, un terremoto o similar, los más débiles son los más perjudicados. Los que "corren demasiado lento"", afirmó en una entrevista con Dagens Nyheter

 

Lo que nadie sabía ni sospechaba era que Johan Giesecke no era una voz independiente, sino un representante de la Agencia de Salud Pública sueca y que facturaba por cada aparición en algún medio.    

  

Tampoco se sabía que su esposa, Kajsa Giesecke, estaba involucrada económicamente en el hospital de campaña que se construyó en las afueras de Estocolmo, en Älvsjö.  

 

La agencia sanitaria decidió, a comienzos de la pandemia, el cierre de la escuela secundaria y las universidades, y los jóvenes han estudiado a distancia, para evitar, en lo posible, el contagio.

 

Johan Giesecke se refiere a veces a Anders Tegnell y Johan Carlson (director general de la agencia de salud) como "sus chicos". Un viernes por la tarde les propone cambios que afectan las vidas de miles de personas. Después de una copa de vino.

 

Título del mail: Escuela secundaria

Fecha: 27 de marzo 2020. 20:59 

De: Johan Giesecke

Para: Anders Tegnell, Johan Carlson

 

"Yo creo que deberíamos cesar el cierre de la escuela secundaria y la universidad, después de Semana Santa. No juega ningún rol, desde el punto de vista epidemiológico, y sería una señal de mejoría.

Lo siento especialmente por todos los que ahora están en tercer año - es triste que no se les permita celebrar la graduación después de 12 años en la escuela.

Saludos,

Johan (luego de un vaso de vino el viernes por la tarde)".

Y no sería el único mail que enviara esa tarde. A la hora después envía un mail a Preben Aavistland, del Instituto de Salud Pública de Noruega: 

 

"Hola Preben,

como lo he dicho varias veces: Ustedes lo hacen mal, en Noruega.

Que estén bien,

Johan"

 

 
Anders Tegnell, epidemiólogo estatal. Johan Giesecke, epidemiólogo emérito. 

 

Published in Actualidad

A raíz de una entrevista en Radio Suecia, medios internacionales difundieron la noticia de que el epidemiólogo estatal Anders Tegnell se retractaba de la estrategia sueca contra la pandemia de covid-19.

Pero no fue así. A las pocas horas, Tegnell dijo que había sido citado erróneamente. “Quise decir que siempre hay un potencial de mejora en lo que hicimos”. Y recalcó: “la estrategia sueca es correcta”.

 

 Por Magazín Latino

 

Poco después que comenzara a quedar en evidencia que la tasa de mortalidad por la pandemia de covid-19 es mucho más alta en Suecia que en el resto de los países nórdicos, el país escandinavo ha sido seguido por el resto de la comunidad internacional con una mezcla de sorpresa y espanto.

 

Tal vez por ello, rápidamente después de una entrevista radial, algunos medios internacionales difundieron la noticia de que el arquitecto detrás de la estrategia sueca se arrepentía de las medidas tomadas.

 

Pero si bien es cierto que el epidemiólogo estatal admitió que la estrategia sueca no había dado buenos resultados, está muy lejos de hacer un mea culpa. Al contrario, a las pocas horas de la transmisión, Tegnell defendió una vez más su estrategia, a pesar de las críticas que han ido aumentando a la par con la cantidad de muertos que ha dejado la pandemia, en la actualidad en un promedio de 50 personas al día. En tanto que sus vecinos están en cero.

 

La entrevista se llevó a cabo la mañana del miércoles pasado, en el noticiero radial Ekot. De partida, Anders Tegnell reconoce que Suecia debió haber tomado más medidas contra el coronavirus, desde un comienzo.

 

Si nos volviéramos a encontrar con la misma enfermedad, sabiendo exactamente lo que sabemos sobre esta hoy, creo que resolveríamos hacer algo entre lo que hizo Suecia y lo que ha hecho el resto del mundo, expresó.

 

Radio Suecia: ¿En algún lugar entremedio?

 

Sí, creo que hay un potencial de mejora en lo que hemos hecho en Suecia, claramente. Y sería bueno saber más exactamente qué es lo que hay que cerrar para prevenir mejor la propagación de la infección.

 

A diferencia de sus vecinos, Suecia ha mantenido el país abierto y ha apostado a la responsabilidad individual, pensando que esto sería lo mejor, a largo plazo.

 

“Nosotros no cerramos ni confinamos a la gente, porque al final la gente se va a cansar y van a desobedecer las medidas”, declaró la Agencia de Salud Pública, al comienzo de la pandemia. 

 

Al final, las cosas no resultaron como se pensaron. Cuando los otros países están en plena desescalada, y ya no tienen que lamentar fallecidos, Suecia sigue teniendo los números más catastróficos de los países nórdicos. Y la mortandad en las residencias de ancianos, donde se ha prescrito demasiado a la ligera cuidados paliativos – según alarmas de personal de la salud – no habla muy bien de la apuesta sueca.

 

Los protocolos que se han aplicado en las residencias es que los médicos deben evitar las visitas en persona, y que a los mayores de 80 años no se les trasladase al hospital. Hasta la entidad que tiene que ver con irregularidades cometidas en la atención sanitaria, IVO, han llegado miles de denuncias al respecto, de parte de familiares de adultos mayores.

 

Radio Suecia: ¿Han muerto demasiadas personas demasiado pronto en Suecia hasta ahora?

 

- Si, absolutamente.

 

¿Se podría haber hecho algo al respecto?

 

- Sí, eso es lo que debemos considerar en el futuro, si hubiera habido alguna forma de evitarlo.

  

Pero, aunque en esta entrevista Anders Tegnell reconoció – al menos en parte – algunos errores, horas después, en la rueda de prensa diaria de la Agencia de Salud Pública, se retractó de ello:

 

- Se ha difundido la noticia de que yo/nosotros en la entidad, creemos que la estrategia que tenemos frente al corona ha sido incorrecta y debería cambiarse drásticamente. Esto no es para nada así, creemos todavía que la estrategia es buena, pero siempre hay mejoras posibles, especialmente cuando se mira hacia atrás, en el tiempo. Y personalmente creo que sería bastante extraño que uno respondiera otra cosa a esa pregunta. En este trabajo siempre puedes mejorar.

 

En el debate en la televisión de los líderes de todos los partidos parlamentarios, el domingo por la tarde noche el primer ministro Stefan Löfven declaró también, ante la crítica de los partidos de oposición que: “la estrategia sueca es la correcta”.

 

Sin embargo, admitió que deberían haberse llevado a cabo más testeos.

 

La promesa de del gobierno, de 100.000 testeos a la semana, sigue siendo algo imposible de cumplir, y los implicados en que las pruebas se lleven a cabo se culpan los unos a los otros. Como máximo se ha llegado a 34.000 por semana.

 

En tanto, el coronavirus sigue cobrando víctimas.  

 


El epidemiólogo estatal Anders Tegnell. Foto: Captura de pantalla. SVT. 

 

Published in Actualidad

En entrevista con el diario nacional Svenska Dagbladet, el epidemiólogo noruego Frode Forland, critica a sus homólogos suecos Anders Tegnell y Johan Giesecke. “Giesecke debiera ser más humilde”, dijo.

Los países nórdicos se preparan para una desescalada, pero miran con recelo a Suecia, el sexto país del mundo con más muertos por millón de habitantes. Los expertos suecos fallaron en su propósito de proteger a los mayores, en tanto que la OMS advierte sobre el peligro de tratar de obtener la inmunidad a costa de los más vulnerables.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Suecia es motivo de debate en los foros de discusión sobre la pandemia del covid-19, en el mundo entero.

 

La estrategia oficial de la Agencia de Salud Pública sueca es aplanar la curva y proteger a los ancianos. El epidemiólogo estatal, Anders Tegnell, sostiene que el virus no se puede parar y que todos nos contagiaremos, tarde o temprano. Es mejor que nos vamos enfermando de a poco, para que el sistema de salud de abasto y no colapse.

 

Vale decir, la estrategia no oficial es conseguir la inmunidad de rebaño, y los expertos y sus asociados figuran a menudo en los medios nacionales e internacionales pronosticando cuando se va a producir este fenómeno. Hasta la fecha ninguno ha acertado. Tegnell ha afirmado que esta inmunidad se conseguiría en mayo, pero hasta la fecha los estudios arrojan que no más de un 15 % presentaría anticuerpos, en Estocolmo. En el resto del país la cifra es aún menor.

 

La OMS advirtió recientemente sobre la peligrosidad de esta estrategia. Michael Ryan, uno de los directores de la entidad sanitaria, declaró que, al no aplicar medidas rigurosas contra la propagación del virus, “los gobiernos podrían permitir que sus poblaciones se vuelvan inmunes a costa de las muertes de los más vulnerables. Este es un cálculo realmente peligroso”.

 

 

Y un estudio español reciente arrojó que se detectaron anticuerpos en solo un 5 % de los examinados. En Bélgica se llegó a la misma cifra.

 

Sin embargo, los expertos suecos de la Agencia de Salud Pública (Folkhälsomyndigheten) siguen sosteniendo que en Estocolmo se llegará pronto a un 40 % de personas que presentan anticuerpos. En el mes de mayo. Aunque no han mostrado ninguna evidencia científica que así lo pruebe, y la inmunidad más alta que han logrado mostrar es de un 15 %.

 

Para que la inmunidad de rebaño resulte, se requiere que al menos un 70 % de la población se haya recuperado de la enfermedad.  

 

A pesar de ello, y a pesar de las cifras catastróficas que presenta Suecia, a diferencia de sus vecinos nórdicos, la mayor parte de la población sueca apoya la gestión de las autoridades sanitarias.

 

El matutino Svenska Dagbladet entrevistó recientemente al epidemiólogo estatal noruego, Frode Forland. Él piensa que en Suecia no existe un debate crítico sobre la gestión del gobierno frente a la pandemia del covid-19.

 

Y que al parecer los medios nacionales tampoco han mostrado una posición crítica al respecto.

 

- Me han entrevistado varios medios suecos y todos hacen preguntas sobre temas que apoyan la estrategia de Suecia. Parece que quieren apoyar a su propio gobierno y a su estrategia. Pero Suecia va en contra del mundo entero, expresó Frode Forland a Svenska Dagbladet.

 

Su país, Noruega, al igual que Finlandia y Dinamarca, deberán decidir qué medidas adoptan respecto a la desescalada. Porque, mientras ellos han tomado duras medidas de confinamiento, cuarentenas, cierre de bares y parques, etc. Suecia se ha destacado por su relajada postura. Todos sus vecinos cerraron sus fronteras, Suecia no. Actualmente Suecia, presenta las peores cifras, no solo dentro de los países nórdicos, si no también en sentido global, ocupando el sexto lugar en el mundo, en mortalidad.

 

Estas cifras hablan por sí solas, de este lunes 18 de marzo:

Muertos por millón: (18-05-2020)

Bélgica: 784

España: 591

Italia: 528

UK: 511

Francia: 431

Suecia: 366. Nuevos reportados: 19

Países Bajos: 332

Irlanda: 313

  

Noruega: 43 Nuevos reportados: 1

Finlandia: 54 Nuevos reportados: 2

Dinamarca: 95 Nuevos reportados: 1

Islandia: 29 Nuevos reportados: 0

 

Fuente: https://www.worldometers.info/coronavirus/

 

A pesar de que todos concuerdan que no es posible hacer una apreciación de qué país pudo controlar mejor la pandemia, Suecia es mirada por sus vecinos con recelo. Si hubiera tenido una estrategia más de acorde a ellos, los países nórdicos ahora podrían llegar a acuerdos en común. Pero al parecer esto no va a poder ser posible.

 

- Noruega, Dinamarca e Islandia han logrado estabilizar sus situaciones. En Suecia, la situación es más alarmante, dice hace poco la ministra del Interior de Finlandia, Maria Ohisalo.

 

En Noruega han fallecido 233 personas, por covid-19. En Suecia, que tiene el doble de población que este, han fallecido, hasta la fecha, 3.698 personas.

 

- Cuando no teníamos control sobre la propagación a mediados de marzo, el gobierno introdujo medidas estrictas. Ahora se ha detenido, y podemos volver a abrir gradualmente, dice Frode Forland, director de prevención de infecciones del Instituto de Salud Pública, correspondiente a la Agencia de Salud Pública de Suecia, al diario Svenska Dagbladet.

 

 
Foto: Captura de pantalla de SvD.

 

Forland piensa que en su país ya pasó la primera ola de la pandemia, que fue contenida y ahora va en descenso. Luego seguramente vendrán focos más pequeños que espera se logren contener con testeos, trazabilidad y cuarentena. Es la estrategia de Corea del Sur y de Singapur, y ha dado buenos resultados.

 

En cambio, no confía de la estrategia de que todos se vayan contagiando de a poco para que la infección termine cuando una gran parte de la población se haya enfermado. Según él, es mucho mejor asegurarse y evitar que las personas mueran.

 

Expertos internacionales han hablado de una “segunda ola” de contagio, entre estos, Anders Tegnell, quien confía que a Suecia no le afectaría tanto, puesto que muchos suecos ya habrán contraído la enfermedad.

 

Pero en la entrevista con SvD, el epidemiólogo noruego explica que tal vez no haya una segunda ola. Según él, estas teorías se basan en estudios sobre la llamada gripe “española”, la primera pandemia global que se extendió a gran velocidad por todo el mundo entre 1918 y 1919.  

 

- Estas son viejas teorías epidemiológicas que se basan en gran parte en epidemias de gripe. Creo que se ha puesto demasiado énfasis en los modelos históricos en Suecia.

 

También le ha molestado la actitud de tanto el epidemiólogo estatal Anders Tegnell y su antecesor, Johan Giesecke, senior asesor de la OMS (no asalariado), quien figura a diario en los medios, tanto nacionales como internacionales. Giesecke asegura que “todos se van a contagiar” y él mismo espera contagiarse ahora y no en un año más (cumple 71 años en septiembre).

 

Tanto Tegnell como Giesecke son categóricos en sus declaraciones, y no toleran ni críticas ni están abiertos a otros puntos de vista. Cuando el vespertino Expressen quiso saber la opinión de Giesecke frente a declaraciones de la OMS, que iban en contra de lo sostenido por él, respondió al diario: “podemos dejarlo”.

 

También ha dicho que “todos los países, con excepción de Suecia, lo están haciendo bien”, algo que indignó a Frode Forland.

 

- Eso él no lo puede saber. Debería ser más humilde. Hay muchas cosas que no sabemos, en relación con este virus.

 

Johan Giesecke, por su parte, comenta al diario que “Suecia tiene la mejor estrategia y las cifras de muertos se van a estabilizar con el tiempo”. Lamenta haber parecido arrogante y afirma:

 

- He sido un poco malito con Noruega, y me expresé tala vez muy categóricamente. Pero me gusta muchísimo Noruega. Es un país favorito.

 

El experto noruego concuerda en que aún no se pueden hacer comparaciones sobre la mortalidad en los distintos países, pero opina que en la actualidad es mejor hacer lo posible por contener la propagación del virus, en espera de una vacuna o un tratamiento para la enfermedad.

 

- Creo que tenemos que seguir manteniendo un distanciamiento social, no abrazarnos y no viajar tanto durante mucho tiempo más. Pero la sociedad seguirá funcionando de todas formas, expresó a SvD.

 

 

Más sobre Johan Giesecke

 

Johan Giesecke fue  el epidemiólogo estatal sueco entre 1995 a 2005. Ha sido jefe de investigación en la Agencia Europea de Protección de Enfermedades (ECDC) y desde 2019 es parte del equipo de asesores en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

En Suecia es un personaje controvertido, lo más reciente es que, a pesar de las recomendaciones para las personas de más de 70 años de permanecer en casa y, de, por ejemplo, no encontrarse con sus nietos. Fue justamente lo que hizo el fin de semana.

 

Según él, los jubilados suecos son más sanos que los pensionistas de otros países y deberían cambiar las regulaciones.

 

Giesecke, al igual que Tegnell, cree que todos nos vamos a contagiar, y cuando antes mejor. En algunas entrevistas ha dicho que él ya tuvo el covid-19 y en otras que es mejor enfermarse ahora, antes que el próximo año. Tiene 71 años.

 

Piensa que no hay forma de parar el coronavirus.

 

- Es un desastre natural. Es la naturaleza la que contraataca de alguna manera. Y, al igual que en el caso de una erupción volcánica, un terremoto o similar, los más débiles son los más perjudicados. Los que "corren demasiado lento", afirmó en una entrevista con Dagens Nyheter. 

  

Pero, de esto tal vez se trate todo: de proteger a quienes no pueden correr tan rápido como los demás. Más de la mitad de los fallecidos en Suecia son personas mayores. Las directivas de las autoridades son de no derivar a personas de más de 80 años a las UCI, porque se supone que no tolerarían el ser entubados. Aunque las autoridades sanitarias han dicho que "esto lo decide cada médico en particular". En la actualidad hay más de mil plazas disponibles, de cuidados intensivos y los sanitarios trabajan al tope de su capacidad, en turnos de más de 12 horas.

 

Muchos familiares de personas mayores que han fallecido antes de ser trasladados a unidades de cuidados intensivos han hecho las denuncias correspondientes, y el gobierno anunció el comienzo de una investigación al respecto.

 

Las investigaciones tardan al menos un año en llegar a algún resultado. 

 

El epidemiólogo noruego Frode Forland y el experto sueco Johan Giesecke. Foto: Captura de pantalla de SvD y Aftonbladet. 

 

Published in Actualidad

La estrategia sueca de enfrentar la pandemia del covid-19, tan distinta a la de sus vecinos, no presenta, hasta la fecha, cifras alentadoras. Suecia tiene las peores cifras dentro de los países nórdicos y se han comenzado a levantar voces de alerta.

Este martes, un artículo de debate en el matutino Dagens Nyheter ocasionó gran controversia. Veintidós investigadores critican contundentemente a la Agencia de Salud Pública, advierten que Suecia sigue una curva muy parecida a la de Italia y piden que los políticos se hagan cargo. El gobierno sueco ha delegado la responsabilidad de hacer frente a la pandemia a la entidad sanitaria (Folkhälsomyndigheten). 

 

 Fuente: Dagens Nyheter. 14-04-2020. Traducción: Magazín Latino

 

Debate de DN

22 investigadores: con funcionarios sin talento para predecir o limitar la epidemia, los políticos electos deben intervenir con medidas rápidas y radicales.

En Suecia, el número de muertos se alza a las alturas de Italia, a diferencia de nuestros países vecinos. Los elegidos por el pueblo [políticos], quienes tienen la responsabilidad general, deben intervenir, no hay otra opción.

 

 

Entre el 7 al 9 de abril, los días hábiles antes de los feriados del fin de semana, murieron en Suecia 10,2 personas por millón de habitantes al día, por covid-19. En Italia la cifra fue de 9,7. En Dinamarca fue de 2,9, en Noruega 2,0 y en Finlandia 0,9 (según datos presentados por Worldometer el domingo pasado). Por lo tanto, en Suecia mueren más de diez veces más personas a causa del coronavirus que en nuestra vecina Finlandia. En Finlandia todos los cafés y restaurantes están cerrados. En Finlandia todas las escuelas están cerradas (excepto cuando hay una necesidad especial de preescolar y secundaria). En Finlandia las reuniones de más de diez personas están prohibidas.

 

"Nosotros también comenzamos con recomendaciones", dice el presidente finlandés Sauli Niinistö. "Pero no se puede recomendar a las personas que no salgan a comer si los restaurantes aún están abiertos". (DN, 12 april)

 

Noruega, con muertes por millón de habitantes cinco veces más bajas que Suecia, no ha tenido reglamentaciones de conducta tan estrictas como Finlandia, pero de todas formas mucho más estrictas que la de Suecia. "Para Noruega ha sido absolutamente crucial tener más control en esta fase, el implementar numerosas medidas en una etapa temprana", dice Camilla Stoltenberg, directora del Instituto Noruego de Salud Pública. "Ha sido importante para ganar tiempo y prepararse para lo que esté por venir y tener buenas condiciones para enfrentar la epidemia en el futuro".(Aktuellt, 9 april)

 

Uno quisiera creer que Suecia también ha tenido una estrategia prospectiva, especialmente puesto que nuestro país todo este tiempo ha tenido una forma diferente de enfrentar la propagación de la infección que el resto del mundo. Uno quisiera imaginar que nuestras autoridades se han preparado bien desde que estalló la epidemia en China, y sobre todo luego de que estuvo claro que el problema probablemente sería global.

 

El 31 de enero, la revista médica The Lancet publicó un pronóstico basado en datos chinos, sobre cómo se desarrollaría la situación a nivel mundial. El resumen decía: "Las grandes ciudades con conexiones de transporte cercanos a China también pueden convertirse en epicentro de brotes, a menos de que se implementen de inmediato medidas sanitarias esenciales de salud pública tanto a nivel poblacional como individual ... Los planes de contingencia y los esfuerzos para limitar la propagación deben prepararse en todo el mundo para una rápida implementación.”

 

Pero esto no sucedió en Suecia. Una semana después, el 6 de febrero, el Director General de la Agencia de Salud Pública, Johan Carlson, dijo: "El virus corona no se propagará en la sociedad sueca, en las circunstancias actuales".  (SvD, 6 februari).

 

Como consecuencia de esto, ocurrió muy poco durante el mes siguiente. No hubo ninguna gran incrementación de las posibilidades de hacer pruebas. No se hicieron grandes esfuerzos para aumentar los stocks de equipos de protección personal. Y se ha continuado en la misma línea. Al menos en cuatro ocasiones, la Agencia de Salud Pública ha sostenido que la propagación de la infección se ha nivelado o que disminuirá. Esto no ha ocurrido. Se aconsejó a todos los asintomáticos que regresaron de los Alpes italianos a que vivieran como de costumbre - a pesar de que se sabía que el norte de Italia había sido fuertemente golpeado. Todavía se niegan a aceptar que la propagación de la infección por personas asintomáticas ha contribuido significativamente a la mortandad entre los ancianos. Y no se está dispuesto a cambiar las recomendaciones ni siquiera cuando las curvas de Suecia comienzan a diferir radicalmente de los países vecinos.

 

Si hubiera existido una estrategia bien pensada y que funcionara bien para el trabajo sueco de prevención de infecciones con covid-19, Suecia difícilmente tendría la misma cifra de muertos que Italia hoy, y diez veces más que la de Finlandia. Si hubiera habido una estrategia bien desarrollada y que funcionara bien, la mitad de las residencias para mayores en Estocolmo no se habrían visto afectadas por la epidemia - y en algunos casos más del veinte por ciento del personal sanitario resultara positivo a los anticuerpos.

 

Hay quienes dicen que todos, tarde o temprano, nos enfermaremos. Que los países - es decir, todos – los que tienen restricciones más estrictas que Suecia solo retrasan el problema. Que es mejor tomar el toro por los cuernos.

 

Pero este enfoque ignora dos hechos básicos:

 

1 Con el enfoque actual no hemos podido proteger a nuestros ancianos - porque el equipo de protección individual no estaba disponible cuando estalló la epidemia, y porque se ignoró la transmisión de la infección de personas sin síntomas, de parte del personal que está inserto en la sociedad [vale decir, que hace su vida normal fuera de su lugar de trabajo]. 

 

2 Actualmente se están realizando miles de estudios científicos sobre diferentes métodos de tratamiento del covid-19. Métodos de tratamiento que incluyen antivirales o se basan en técnicas para inhibir los efectos devastadores de la infección. Estos estudios serán presentados en las próximas semanas y meses. Hay posibilidades de que podamos reducir la mortalidad mucho antes de tener una vacuna. Esta es quizás la razón más importante para tratar de retrasar el problema tanto como sea posible. Hacer todo para aplanar la curva.

 

Pero en Suecia, el número de muertos se alza a las alturas de Italia. A diferencia de nuestros países vecinos.

 

 

FIN DE LA PRIMERA PARTE – NOTA EN DESARROLLO

 

A la izquierda el epidemiólogo estatal Anders Tegnell. A la izquierda el director general de la Agencia de Salud Pública sueca, Johan Carlson. Foto: Pantallazo Dn.se. 

 

Firman el artículo (Sin traducir los cargos)

 

Marcus Carlsson, docent, Matematikcentrum, Lunds universitet

Lena Einhorn, med dr i virologi

Stefan Einhorn, professor i molekylär onkologi, Karolinska institutet

Fredrik Elgh, professor i virologi, Umeå universitet

Jonas Frisén, professor i stamcellsforskning, Karolinska institutet

Åke Gustafsson, klinisk virolog, tidigare chef för mikrobiologi och vårdhygien, Region Gävleborg och Region Uppsala

Claudia Hanson, associate professor, Global public health, Karolinska institutet

Stefan Hanson, infektionsläkare, fil dr i internationell hälsa

Olle Isaksson, professor emeritus i endokrinologi, Sahlgrenska akademin

Anders Jansson, överläkare i klinisk fysiologi, Danderyds sjukhus

Carina King, infektionsepidemiolog, Global public health, Karolinska institutet

Bo Lundbäck, senior professor i lungsjukdomarnas kliniska epidemiologi, Göteborgs Universitet

Åke Lundkvist, professor i virologi, Uppsala universitet

Jan Lötvall, professor i klinisk allergologi, Göteborgs universitet

Marie Marklund, med dr, lektor i ortodonti och odontologi, Umeå universitet

Stefan Marklund, professor i medicinsk biovetenskap, Umeå universitet

Björn Olsen, professor i infektionssjukdomar, Uppsala universitet

Joacim Rocklöv, professor i epidemiologi, Umeå universitet

Thomas Sandström, professor i folkhälsa och klinisk medicin, Umeå universitet

Cecilia Söderberg-Nauclér, läkare, professor i medicinsk mikrobiell patogenens, Karolinska institutet, forskar om virus och vårt immunförsvar

Anders Vahlne, professor emeritus i klinisk virologi, Karolinska institutet

Anders Wahlin, professor emeritus i hematologi, Umeå universitet

 

Published in Sociedad

Más de 90 municipios han tenido, o se sospecha que han tenido, infección por el coronavirus en sus residencias de ancianos. Solo en Estocolmo se han registrado cientos de casos constatados.

El epidemiólogo estatal Anders Tegnell reconoce que este es un fracaso. "Es muy desafortunado", dijo a Ekot, de la radio sueca.

 

 Fuente: Aftonbladet. 02-04-2020. Traducción: Magazín Latino 

 

Desde el 1 de abril, el Gobierno ha impuesto una prohibición a los visitantes en todas las residencias de ancianos en el país.

 

- Quienes viven en hogares de ancianos del país son los que más necesitan protección contra el virus. Es por eso que debemos asegurarnos de que no se propague la infección allí, dijo la ministra social, Lena Hallengren, el 30 de marzo.

 

Pero una encuesta realizada por Ekot (noticiario radial de Radio Suecia) muestra que 43 municipios ya han confirmado casos de Covid-19 en residentes enfermos en sus residencias de ancianos, y 51 municipios tienen casos sospechosos.

 

230 infectados en Estocolmo

 

Al mismo tiempo, la compañía de salud Familjeläkarna (Médicos de familia) afirma que 230 personas mayores en 45 de sus hogares en la región de Estocolmo han sido confirmadas de estar contagiadas, informa SVT Nyheter Stockholm. De ellos, 50 personas han muerto.

 

Según el jefe de operaciones Stefan Amér, existe una gran carencia de material de protección individual.

 

- Estos son los pacientes más frágiles que tenemos y, tanto por el bien de ellos, como por su cuidado, es importante que sigan siendo atendidos donde están. Pero eso requiere que los empleados tengan el equipo de protección adecuado, le dice a SVT.

 

"Muy desafortunado"

 

En el hogar de ancianos Liljegården, en Enköping, seis residentes han resultado positivos, mientras que a otros cuatro casos sospechosos aún no se les han realizado la pruebas.

 

- El equipo de testeo que debería estar en la región aún no ha llegado. Hemos informado que tenemos clientes con síntomas desde hace una semana y media atrás, dijo Katarina Löfberg a Ekot.

 

Cuando el epidemiólogo estatal Anders Tegnell recibe la pregunta del periodista de Ekot acerca de si Suecia ha logrado mantener la infección alejada de las residencias para mayores, responde:

 

- No, obviamente que no lo hemos hecho. Es muy desafortunado, porque es exactamente lo que intentamos evitar de todas las formas posibles.

 


Conferencia de prensa de la Agencia de Salud Pública. Detalle en una residencia de ancianos. Foto: Marisol Aliaga. Gnesta.se.

 

Published in Sociedad

En conferencia de prensa este lunes, el infectólogo estatal Anders Tegnell, junto a otras entidades sanitarias informó sobre la situación general en Suecia respecto al coronavirus.

“Es extremadamente importante proteger a los ancianos y a los grupos de alto riesgo”, dijo. Agregó que el teletrabajo es una buena alternativa, que las personas que muestren incluso leves síntomas deben permanecer en casa y que los mayores de 80 años traten de no salir.

 

 Por: Magazín Latino

 

Luego de un caótico fin de semana, con múltiples noticias sobre el coronavirus que cada vez se tornaban más alarmantes, Suecia se enfrenta a una nueva situación respecto a la pandemia que asola el mundo y cuyo epicentro se encuentra – por el momento – en Europa.

 

En la rueda de prensa del sábado, el primer ministro Stefan Löfven apeló a la responsabilidad individual y cívica, con el fin de que la población tome conciencia de lo grave de la situación y contribuya a apaliar esta.

 

El fin de semana la cancillería sueca (UD) recomendó, además, no viajar a ningún país. Recomendación sin precedentes en la historia reciente de Suecia.

 

- Lo hacemos por el bien de nuestros connacionales. No podemos garantizar que quienes viajan puedan volver a casa según lo planeado, dijo un vocero de UD.

 

No pasaron muchas horas y el infectólogo estatal Anders Tegnell criticó la advertencia.

 

Sin embargo, este lunes Tegnell se mostró mucho más severo en sus recomendaciones. Luego de haber criticado recientemente el teletrabajo, porque “no todos tenían la posibilidad de trabajar a distancia”, ahora lo promueve.

 

- Ahora estamos en una situación tal que podría marcar la diferencia. Esto puede ser importante, sobre todo para la atención sanitaria.

 

Y ante la pregunta de si los mayores de 80 deberían al menos salir a hacer las compras, respondió que era más conveniente no hacerlo.

 

Hasta hoy, más de un millar (1000) se han contagiado en Suecia, y hay 6 muertos. Tres pacientes que estaban siendo tratados en cuidados intensivos fallecieron ayer en Estocolmo, uno en el hospital de Danderyd, otro en el de Söder y otro en el hospital universitario Karolinska. Las víctimas eran todas desde alrededor de 70 años y la mayoría presentaban otras complicaciones, lo que agravó sus cuadros médicos.

 

Los números, no obstante, con inciertos, puesto que actualmente Suecia no monitorea día a día la situación. Además, actualmente solo se le hace la prueba a las personas que pertenecen a los grupos de alto riesgo. Esto, por priorizar el cuidado de los enfermos y proteger los grupos de alto riesgo.

 

La autoridades sanitarias suecas tampoco han entregado las cifras de cuántos cupos de emergencia dispone el país ni de cuántos equipamientos de protección individual se dispone. Tanto la OMS, como médicos italianos, quienes enfrentan una crisis antes nunca vista, han criticado la actuación de las entidades suecas. También China, que afirmó que Suecia se está comportando "irresponsablemente". 

 

 


El infectólogo estatal Anders Tegnell en la conferencia de prensa de este lunes. Foto: Pantallazo de Aftonbladet. 

 

 

Published in Actualidad

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español