Jueves, 19 Abril 2018 | Login
Magazín Latino entrevista a José Goñi El embajador chileno, José Goñi, junto a jóvenes chileno-suecos, en la celebración del 18 de septiembre. Foto: Marisol Aliaga.

Magazín Latino entrevista a José Goñi

En honor al Día Nacional de Chile, el 18 de septiembre, Magazín Latino publica hoy una entrevista que hace un tiempo atrás hiciéramos con el Embajador de Chile en Suecia, Sr. José Goñi.

- La historia de las relaciones entre Suecia y Chile se extienden a casi 200 años, contó el embajador, y nos habló de la fascinante historia del emisario sueco que viajó a Chile enviado por el rey Carlos XIV Juan, y que firmó un acuerdo con Bernardo O'Higgins.

 


Por: Marisol Aliaga

 

Antes del comienzo de temporada estival en Suecia, Magazín Latino entrevistó, en exclusiva, al Embajador de Chile en Suecia, Sr. José Goñi. El motivo de la audiencia era conversar sobre la visita de Michelle Bachelet a Suecia, a mediados de mayo del año en curso, pero también surgieron otros temas de interés e incluso una primicia.

Esta es la segunda vez que José Goñi representa a Chile ante el Reino de Suecia. Es un embajador profundamente interesado en las relaciones entre Chile y Suecia, pero entre sus intereses se cuentan también la historia, la tecnología, la literatura, entre otros.

 

Me recibe, un agradable día de primavera, en su amplio y luminoso despacho. La embajada está situada en una de las calles más antiguas de Estocolmo, Drottninggatan, a pocos pasos de la casa-museo August Strindberg, en pleno corazón de la capital sueca.

Sobre una mesita, fotografías enmarcadas: en una está él junto a la Presidenta Michelle Bachelet, en otra, Salvador Allende y Pablo Neruda. Y delante de estas, junto a unas gafas iguales a las que usaba Allende, una foto más pequeña en blanco y negro. Representa a un joven que muy bien podría ser el embajador en sus tiempos mozos, pero me explica que corresponde a un compañero de la facultad que fue detenido desaparecido. Su nombre es César Negrete Peña, originario de Tomé.

En la repisa del ventanal, cuatro banderas: de Chile, de Suecia, de la Universidad de Concepción. La cuarta, de color rojo brillante, es un obsequio del Sindicato del Metal. El embajador la recibió en abril, cuando le hizo entrega de la condecoración Orden Bernardo O'Higgins a Bert Lundin, ex presidente del sindicato metalúrgico.

 

 

José Goñi en su despacho de la Embajada de Chile en Estocolmo. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

José Goñi comenzó su trayectoria profesional en la Universidad de Concepción, donde, en 1972, se graduó de economista.

- Alcancé a hacer un postgrado con el flaco Cesar, me cuenta, señalando al joven de la fotografía.

 

Su currículum es vasto. Fue académico universitario en Concepción y en la Universidad de Estocolmo. Impartía clases de Historia Económica de América Latina y trabajaba en el Instituto Latinoamericano hace "muchas décadas atrás". Ha estado en diversos países: en el norte de África, en América Central, en Venezuela. Fue el primer director de la Comisión Nacional del Medio Ambiente de Chile, la cual fundó en 1994. Entre 1995 y 1996 fue negociador del acuerdo entre Chile y la Unión Europea. Ha sido embajador en Suecia, Italia, México y Estados Unidos.

Fue Ministro de Defensa durante el primer gobierno de Michelle Bachelet.

- He sido una persona muy afortunada desde el punto de vista del desarrollo profesional, reconoce, y cuenta que regresó a Suecia por decisión propia.

 

Le apasiona la literatura, está en la etapa final de un libro que pronto saldrá a la venta, aunque por el momento no quiere dar más detalles.

- Deberá salir este año. Las novelas no se cuentan hasta que están terminadas, dice.

Y agrega que cuando termine sus funciones en Suecia espera seguir escribiendo cuentos y novelas.

- En los cuentos trato de contar vivencias propias y situaciones ajenas, señala.

Sus primeras publicaciones fueron de tipo académico y respecto a temas que tenían relación con su profesión. En Suecia, por ejemplo, escribió sobre Olof Palme y América Latina, sobre las relaciones entre Suecia y Latinoamérica, sobre la evolución de la sociedad sueca, "un tema que siempre me apasionó", me dice. Pero al escribir su primer cuento se despertó su interés por la ficción. 

- Es mucho más interesante para mí escribir ficción que ensayos. Son técnicas completamente diferentes, distintas disciplinas. La primera vez que escribí un cuento - hace muchos años atrás – fue como una liberación. Estaba acostumbrado a escribir cosas académicas, con toda la rigurosidad que exige este género, en tanto que este es otro mundo, aquí lo que más vale es la imaginacióny otras formas de estudios e investigaciones. Entonces, ya dejé de escribir cosas académicas, confiesa.

Conversamos un poco más de literatura, antes de pasar de lleno al tema principal de la entrevista.

 

 

 La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, junto al Rey Carl XVI Gustaf. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

¿Qué recuento hace Ud. de la visita de Michelle Bachelet a Suecia?

- Muchas cosas. Fue la primera visita de Estado en casi dos siglos de relaciones entre ambos países. Vamos a cumplir doscientos años de relaciones, porque el 9 de marzo de 1819, Bernardo O'Higgins firmó el primer convenio bilateral con Suecia. Esto ocurrió cuando el primer rey de la dinastía Bernadotte, Carlos XIV Juan, envió a un emisario, el mayor Karl Johan Granner, a conocer la situación en América Latina. Granner visitó Argentina y Chile. A Chile llega en febrero de 1819, cuando estamos iniciando el proceso de consolidación de la independencia, después de dar término a la guerra con España. Allí se reúne con Bernardo O'Higgins y le plantea el interés de Suecia de invertir en el área minera y de invitar a estudiantes, jóvenes de 19 años - según indican los documentos - a estudiar en la Universidad de Uppsala en lo que hoy en día llamaríamos Ingeniería en minas.

- Ese fue el primer convenio, una cosa absolutamente única y muy desconocida que hemos encontrado en documentos históricos que me he dedicado a investigar y a dar a conocer. Por esta razón, tanto la presidenta como también el rey hicieron mención a ello en ocasión de la visita de Estado. Eso significa que en marzo del 2019 vamos a celebrar doscientos años de relaciones. Algo absolutamente excepcional.

 

O sea que nuestra relación con Suecia es mucho más antigua que la que pensábamos

- En efecto, y es un tema fascinante. Yo creo que son muy pocos los países no europeos que tienen doscientos años de relaciones con Suecia. Recientemente estuve en la celebración de los 65 años de relaciones diplomáticas entre China y Suecia, por ejemplo. Y esto tal vez se debe a la gran visión que tuvo en esos momentos O'Higgins y el representante del rey, en establecer un área de interés común, que es el sector minero. Quiero agregar que hay un profesor sueco en la Universidad de Estocolmo que está trabajando este tema.

 

¿Qué pasó después?

- Bueno, Granner murió cuando venía de regreso a Suecia, no alcanzó a llegar con vida a Estocolmo, en esa época se demoraban meses en hacer la travesía por mar. Pero sus documentos llegaron. Están escritos a mano y en sueco antiguo, por lo que no es fácil leer el original, además de que con el paso del tiempo las tintas se han ido desvaneciendo. Pero los documentos están guardados, tanto en Santiago, como en Estocolmo.

 

Y las relaciones continuaron…

- Después de eso no pasó mucho hasta que, en 1850, comenzaron los primeros nombramientos de cónsules suecos en Valparaíso, que era la ciudad más importante de Chile. En ese entonces, los primeros representantes diplomáticos, los cónsules, llegaban a los puertos. Después se nombró un cónsul en Iquique, en Talcahuano y posteriormente en Santiago. El cónsul desarrollaba una gran labor comercial, era la figura y el enlace comercial que existía en esa época. Posteriormente se ampliaron las relaciones, incluyendo todos los aspectos de una relación moderna. Las relaciones históricas de los países generalmente han surgido por relaciones comerciales.

 

¿Y en qué idioma se entendieron O'Higgins y Granner?

- En inglés, me imagino, recuerda que O'Higgins hablaba inglés. Para sorpresa de muchos, la gran mayoría de los dirigentes de esa época hablaban inglés. José Miguel Carrera no, pero esa es otra historia, ¡hay tantos aspectos interesantes de nuestra historia que desconocemos!

 

 

Con dos personas interesadas en la historia, habría tema para unas cuantas entrevistas más, sobre la historia de Chile, la de Suecia y la de ambos países, cuando estas se entrelazan. Como para la visita de Michelle Bachelet, cuando la bandera chilena ondeó orgullosamente junto a la bandera sueca durante tres días, frente al Palacio Real, en Estocolmo.

 

 

 Frente al Palacio Real, en Estocolmo, la bandera chilena le hizo compañía a la bandera sueca. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

¿Pasando ahora a la visita de la presidenta, qué fue lo más significativo de esta?

- La presidenta se reunió con todas las autoridades más importantes del Estado sueco. Con los Reyes y representantes de la Casa Real y del Parlamento sueco, cuyo Presidente, Urban Ahlin (Talman) es, según la constitución sueca, la segunda autoridad del Estado. La primera autoridad es el rey, el jefe de Estado, y el primer ministro es la tercera autoridad. Eso, en lo formal. Hubo una reunión en el Parlamento, vino una delegación parlamentaria chilena con los dos presidentes de las cámaras: el presidente del Senado y el presidente de la Cámara de Diputados, más un grupo de diputados vinculados a Suecia, como Pepe Auth y Tucapel Jiménez.

- En el Parlamento hubo reuniones bilaterales con representantes de los grupos parlamentarios de todos los partidos y además se le rindió un homenaje a Harald Edelstam. Chile entregó a Suecia un busto hecho por el escultor chileno Luciano Escanilla. Esta escultura quedó situada al lado del busto de Raoul Wallenberg, en el salón llamado Den goda gärningen (La buena acción) al interior del Parlamento sueco. Es un alto honor que el embajador Edelstam se ha bien ganado.

 

Un justo reconocimiento a Harald Edelstam

- En efecto. Edelstam fue muy consecuente con su pensamiento de defensa a los derechos humanos, y sacrificó su carrera por salvar a mucha gente para el golpe, antes de que fuera declarado persona non grata por la dictadura y expulsado del país. A raíz de esto hay un importante concepto internacional que se ha desarrollado: el deber de proteger. Este no existía en la diplomacia internacional y ahora se considera y se discute entre los espacios de responsabilidad de los Estados. Se está llevando a cabo un debate muy interesante acerca de esto.

 

¿Cómo fue recibida Michelle Bachelet en el Parlamento sueco?

- Urban Ahlin me dijo que nunca había visto tantos parlamentarios reunidos con motivo de una conferencia de este tipo. Estaba lleno, y eso demuestra el interés en nuestro país, estos son los hitos históricos que quedan. Y, en la relación bilateral entre los gobiernos, se firmaron una serie de acuerdos, básicamente en el área del desarrollo sostenible, de la ciudad inteligente, smartcities. Acuerdos que tienen que ver con el medio ambiente, con la programación del transporte público, con el área de la madera, en temas vinculados a trabajo con jóvenes y con niños, en el marco de la implementación de la Convención de los Derechos del Niño. Estamos buscando establecer una nueva etapa de desarrollo en el área forestal - maderera en particular - que nos permitan en Chile producir la madera adecuada para construir casas, y casas en altura. Es un gran proyecto que Corfo quiere realizar en Chile. Otra área de extraordinaria relevancia es la experiencia sueca en igualdad de género en la vida laboral, política, social y económica. Para entender la política sueca en estos temas hay que entender que se fundamenta en un concepto de que los derechos de la mujer y los derechos de todas las minorías se deben expresar en todas las expresiones de la vida cotidiana.

 

 

 Michelle Bachelet en la segunda cámara del Parlamento sueco. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

O sea, que las relaciones bilaterales se han fortalecido

- En efecto. Se firmó por ejemplo un convenio sobre la responsabilidad social empresarial, que tiene que ver con transmitir a Chile las experiencias respecto a cómo trabajan los empresarios y los sindicatos suecos al interior de la compañía. O sea, toda esta discusión del plan laboral, de la Ley laboral, como se le llama en Chile, que es la esencia del modelo sueco. En 1938, en Saltsjöbaden, se firmó el primer acuerdo entre los sindicatos y los patrones, que dio la base al desarrollo de Suecia.Si nos preguntamos ¿Dónde están las bases del desarrollo en Suecia?, ¿cómo salió este país de la pobreza que la caracterizaba años atrás? Comienza con la capacidad en ponerse de acuerdo. Y esta es la misma discusión que tenemos en Chile hoy en día, exactamente la misma: ¿Cuál es el rol del sindicato en la negociación colectiva? ¿Cómo se debe negociar, solo dentro de la empresa, por ramos industriales? ¿Cuál es el rol de los sindicatos, de los empleadores, del Estado? El Estado en Suecia no participa en las negociaciones: son negociaciones entre empleados y empleadores, pero en Chile el Estado tiene que intervenir justamente porque los sindicatos son muy débiles en relación al poder de los empleadores. Allí hay mucho que aprender, no para copiar, sino para tener puntos de referencia. Hay acuerdos como el working hollidays, dirigido a los jóvenes. Se firmó y entra en vigencia después de los trámites formales entre ambos países. Seguramente el próximo año ya va a estar en aplicación, y va a permitir que jóvenes chilenos vengan a estudiar al mismo tiempo que puedan trabajar, algo que hoy día no pueden hacer.

 

¿Hubo algún tema en especial que le llamó la atención a Ud.?

- Los temas centrales que nos interesaba tratar enla visita de la presidenta era conocer bien las experiencias suecas en temas del mercado de trabajo y de calificación de mano de obra. El desarrollo industrial, la innovación, como se potencia la creatividad en un medio universitario y se lleva una idea a transformarse en un producto o en un servicio útil. Los suecos son fantásticos en eso. En Chile, mi universidad [la Universidad de Concepción] es la que más patentes desarrolla al año. Inventamos muchas cosas, pero después no pasa nada. La diferencia en Suecia está en que el académico inventa algo y se pone de acuerdo con la misma universidad o con alguna empresa para desarrollar el producto. Y esa es otra de las "gracias" de la sociedad sueca, que desarrollan cosas nuevas, son innovativos, que es lo que más vale en la sociedad moderna. Citemos solo algunos ejemplos: las cajitas Tetra pack, el cinturón de seguridad de tres puntos, que se usa en todos los vehículos motorizados en el mundo, también son inventos suecos. El clip, ese genial producto que usamos todos los días, es otro ejemplo.

- El foco de la visita estuvo en conocer la experiencia sueca en distintas aéreas y trabajar temas de innovación y de transferencia tecnológica. Por ejemplo, acá trabajan mucho la madera, bueno, aprendamos cómo lo hacen. Hay diversas normativas que caracterizan la explotación de los bosques, la industrialización de los recursos naturales, la construcción, etc, cosas tan simples, pero hay que hacerlas cuando corresponde. Un ejemplo: todos los edificios después de los años 60 en este país tienen las mismas normas, si tú sacas la ventana, la puedes reemplazar por otra sin problemas. Fuera de eso, tienen vidrios dobles y ahora triples, ¿eso qué significa? Significa ahorro de energía, protección del medio ambiente, significa incorporarse activamente al reciente acuerdo de París que nos impone metas de reducción de emisiones dañinas para el ambiente. Chile está muy comprometido con el medio ambiente, pero necesita soporte tecnológico, no basta solo con buena voluntad. Vale decir, para producir esa ventana de oportunidades necesitas técnicos, obreros calificados y necesitas además buena madera. En Chile no secamos bien la madera, se hincha, entonces es preciso secarla bien. Y este programa apunta al tratamiento de la madera en Suecia, donde se requiere una humedad determinada, una temperatura, etc. Todo esto está muy bien estudiado, ahora solo es necesario hacer las adaptaciones necesarias a nuestro clima en Chile, que tiene otro tipo de madera, que Suecia no tiene. Nosotros tenemos el pino radiata, que es muy distinto al pino de acá. Estas son algunas de las cosas importantes de la visita.

 

A propósito del tema de los bosques, hay quienes dicen que se firmaron acuerdos de venta de bosques en el sur de Chile. ¿Qué me puede decir al respecto?

- Los acuerdos están todos publicados en la página del gobierno sueco. Cualquier persona que quiera leer el documento puede hacerlo, todo eso se dio a conocer apenas se hicieron los convenios. [Magazín Latino tradujo este documento y se publicó en este enlace].

 

¿Qué conclusiones saca Ud. de esta primera visita oficial?

-  Esta es la primera visita de Estado. Nunca antes se había llevado a cabo una visita de tal rango diplomático, el de más alto nivel. Hay visitas de Estado, visitas oficiales y visitas de trabajo. La visita de Estado se realiza por invitación de un jefe de Estado a otro, en el caso de Suecia, por el rey, Carlos Gustavo. Suecia recibe como máximo dos visitas de este tipo cada año. Por ende, es un honor tremendo. Fue una iniciativa de la Casa Real, que consideró que Chile y la Presidenta Michelle Bachelet merecían ser invitados al más alto nivel. Cuando vino Patricio Aylwin, el 93, fue una visita oficial. Cuando vino Ricardo Lagos creo que incluso fue una visita de trabajo. No desmerecen las visitas, en lo absoluto, pero, desde el punto de vista de la formalidad de las relaciones entre las naciones, son distintos niveles. O sea, en casi doscientos años de relaciones, esta es la primera vez que ocurre algo así. Naturalmente, la calidad y consecuencias de las visitas de autoridades no tienen mucho que ver con las formalidades mismas, lo que se mide en sus resultados concretos. Pero pueden ayudar en la medida que la agenda del país que invita “se abre” a los visitantes.

 

¿Y cuál fue la impresión que dejó la presidenta, en Suecia?

- Cito a fuentes del gobierno sueco, para responderle la pregunta. Me han dicho ya más de una vez: "no tenemos recuerdo de una visita tan exitosa". O sea a largo plazo, en lo que tiene que ver con la historia, lo que importa es eso. Y esto se expresa en resultados en diversas esferas, que se irán viendo en el tiempo.

 

¿A qué se debió este éxito tan rotundo?

- Primero, a la personalidad de la presidenta, es impresionante. Ella se desenvuelve en todas las aéreas, ya sea en el campo empresarial, habló sobre la crisis económica, sobre el tema de las materias primas, sobre la inflación mundial. También tuvo reuniones para tratar el  tema de la salud, ella es médico, conoce muy bien este tópico. Sobre temas de pensiones, sobre la reforma educacional, acá están muy interesados en las reformas en Chile. Y, por supuesto, el tema del medio ambiente y del desarrollo sostenible. Michelle Bachelet es realmente una persona extraordinariamente bien formada. Y además tiene que ver con la relación tan especial que Chile tiene con Suecia que, repito, es algo único. Solo recordemos que hasta 1970 casi no se conocía a Chile en Suecia. El gobierno del Presidente Allende lo dio a conocer en amplios circuitos de la vida europea y sueca. El golpe de Estado trajo a miles de chilenos que se han establecido, y ya estamos en la tercera y cuarta generación de chilenos  ya nacidos en estas tierras. Esto es un hecho muy particular en la relación bilateral, el que se suma al de la antigüedad de esta relación. Ambos procesos le dan una cualidad única a la relación entre nuestras naciones que, estoy convencido, irán ampliándose y profundizándose aún más en el futuro.

 

 

Después de referirse brevemente al llamado de unidad de la presidenta para los chilenos residentes en Suecia, José Goñi mira su reloj de pulsera, se da cuenta de que la conversación se ha prolongado bastante más de lo previsto, y debe dar por finalizada la entrevista, lamentando que “se nos quedaron muchos temas pendientes”.

Su próximo compromiso ya lo está esperando.

 

 

 José Goñi, junto a jóvenes chileno-suecos, en la celebración del 18 de septiembre. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

Artículo relacionado:

Visita oficial de Michelle Bachelet fortalece lazos entre Chile y Suecia

 

Para leer más artículos relacionados, haga uso del buscador en Portada.

 

 

 

 

 

 

 

About Author

Related items

  • Rey Carl Gustaf: "Hemos caído en una difícil situación"

    Publicado: 2018-04-09. Actualizado: 2018-04-11

    Un escándalo de grandes proporciones remece desde hace días la prestigiosa Academia Sueca.

    Luego de que tres miembros se marginaran, el viernes pasado, la crisis ha ido en aumento, y este lunes se pronunció al respecto el patrón de la Academia, el Rey Carl XVI Gustaf.

    - Los problemas están para resolverse. Esperamos que este se pueda resolver pronto, expresó el monarca. Pero reconoció que la antigua institución está ante un problema serio, y que sigue con atención el desarrollo de los hechos.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La noticia del día en Suecia, este martes – fuera de la visita de la primera ministra de Reino Unido, Theresa May – fue el nuevo escándalo de la Academia Sueca. Luego de que tres de sus miembros se marginaran, el viernes pasado, la situación ha empeorado día a día.

     

    A tal punto que este lunes el mismísimo rey hizo declaraciones a la prensa. Breves, pero las hizo.

     

    El fin de semana el monarca había llamado al palacio a la secretaria permanente de la Academia, Sara Danius,para conversar sobre la crisis. No obstante, Danius no ha hecho aún declaraciones a los medios, y se espera que en cualquier momento llame a una conferencia de prensa para despejar las numerosas dudas al respecto.

     

    Esta es la crisis más grave que afronta no solo Sara Danius, sino también la antigua institución – al menos en los últimos años - fundada por el rey Gustav III en 1786, con el fin de “trabajar en la pureza, el vigor y la majestad de la lengua sueca”.

    Desde 1901, la Academia, compuesta por 18 literatos, llamada por lo tanto “los dieciocho”, designa cada año al laureado con el Premio Nobel de Literatura, uno de los premios que instaurara Alfred Nobel.

     


    La secretaria permanente de la Academia Sueca, Sara Danius. Foto: Marisol Aliaga. 

     

    La crisis de la Academia comenzó el año pasado, luego de que el matutino Dagens Nyheter publicara un artículo en el cual 18 mujeres acusaban al esposo de una de la miembras de “los dieciocho”, de abusos sexuales y violaciones.

     

    Ahora el tema resurge, luego de que, en la reunión del jueves de la semana pasada (los miembros de la Academia se reúnen todos los jueves), se llevara a cabo una votación para expulsar a Katarina Frostenson, la esposa del llamado “perfil cultural” (algunos medios lo llaman por su nombre y apellido, otros se abstienen).

     

    Seis miembros votaron a favor de la expulsión de Frostenson, ocho en contra y cuatro no votaron. Entre quienes votaron por la expulsión de la poeta se encuentra la misma Sara Danius, y los tres que se marginaron el viernes pasado están de acuerdo con ella. Ellos son: Peter Englund, Klas Östergren y Kjell Espmark.

     

    Otros miembros han declarado que también están pensando abandonar sus funciones. Si es así, el futuro de la labor de la Academia corre peligro. Según los estatutos, no puede funcionar con once miembros.

     

    ACTUALIZACIÓN:

     

    Esta noticia sigue en desarrollo. Este jueves nuevamente se reunirán los dieciocho, “de aderton” para deliberar ahora el futuro de Sara Danius, según declaró Per Wästberg al noticiero Aktuellt, la tarde del miércoles.

     

    En otras palabras, el conflicto ha llegado a una magnitud tal, que el prestigio de la Academia se ha visto afectado e incluso se teme que los literatos no puedan dedicarse como deben a su labor más importante: elegir quien será el laureado con el Premio Nobel de Literatura 2018. Este trabajo ya debería haber comenzado.

     

    ¿Cómo comenzó el conflicto, que ha pasado a ser un verdadero culebrón protagonizado por la “créme de la créme” de la intelectualidad sueca?

     

    Tiene que ver con MeToo. Al hilo delfuerte movimiento mundial de las mujeres, en contra de los abusos sexuales, que tuviera su origen en Hollywood, el matutino Dagens Nyheter publicó un reportaje en las cual 18 mujeres acusaban al cónyuge de la miembro KatarinaFrostenson de violaciones y abusos sexuales. Esto conmocionó la Academia Sueca, poco antes del anuncio del Premio Nobel de Literatura 2017.

     

    Poco a poco las aguas se fueron calmando. Ishiguro Kazuo demostró ser una elección del gusto de todos, y, cuando se le pidió su opinión respecto al peliagudo tema, el Nobel constató la gravedad del asunto y respondió con sinceridad: “Las mujeres suecas están haciendo una revolución”.  

     


    ¿Ahora, por qué esta nueva crisis?


    Tiene que ver aún con lo mismo, con la debacle ocasionada por las andanzas del marido de Frostenson y su acoso sexual que se prolongara por décadas y sin que nadie reaccionara. Ahora se sabe que dentro de la Academia había miembros que sabían lo que hacía el “perfil cultural”, pero que hicieron la vista gorda.

     

    Recientemente, el bufete de abogados que contratara la Academia para investigar el escabroso tema terminó su investigación, y aconsejó a los ilustres iniciar una querella en contra del esposo de Frostenson, no por el tema sexual, sino por “conflicto de interés”. Porque, gracias a que Katarina Frostenson es miembro de "los dieciocho", ha influido para que su marido reciba dinero para financiar sus actividades culturales en “El Club”, del cual ella misma es la directora. La empresa cultural ha recibido apoyo económico de la Academia durante años. Fuera de esto, el hombre cultural, de origen francés, ha hecho uso del departamento en la zona fashion de París como si fuera suyo. Y ha cometido allí abusos sexuales, según testimonios de  mujeres que lo acusan.

     

    Fuera de esto, ha filtrado, según lo informó la prensa, estos días, el nombre de siete de los laureados con el Nobel de Literatura, lo que, gracias a las quinielas, ha devenido en ganancias monetarias para algunos.

     

    Por su parte él llama las acusaciones “caza de brujas”, y niega todo lo de que se le acusa.

     

    No obstante, por esto y por otros “detalles”, algunos de los miembros de la Academia resolvieron que se debía expulsar a Katarina Frostenson. Sin embargo, no lograron ponerse de acuerdo y en la votación ganó el grupo de Horace Engdahl, que más tarde, publicó un agresivo artículo en el vespertino Expressen, afirmando que Sara Danius era "la peor secretaria permanente que había tenido la Academia, desde 1786”.

     

    Fue en este momento, que la disputa de los literatos llegó a su nivel más bajo.

     

    Sara Danius, por su parte, no ha hecho declaración alguna, en tanto que Engdahl se adjudicó numerosas críticas por su aseveración.  

      

    ¿Qué pasa ahora?

     

    Se supone que este jueves los 18 voten sobre si Sara Danius se mantiene en su puesto, como la primera mujer en la historia que ocupa el cargo de secretaria permanente de la arcaica institución.

     

    “Es el hombre cultural contra la mujer cultural”, ha dicho la experta en Literatura, Ebba Witt Brattström. Quien, vale la pena el alcance, estuvo casada con Horace Engdahl durante 26 años. Y durante años criticó la Academia.  

     

     

    ¿O será el rey quién salve la situación?

      

    El rey, Carl XVI Gustaf es el protector y patrón de la Academia Sueca, aunque nunca se ha inmiscuido en la labor de esta. Pero ante la turbulencia de los últimos días, cuando miembros de esta se atacan ferozmente y hacen declaraciones en distintos medios, el uno más descabellado que el otro, el monarca se pronunció estos últimos días, y dijo primero que “los problemas están para ser resueltos”, y después que: “tal vez haya que cambiar los estatutos”.


    Aunque muchos se rieron ante la posibilidad de que sea el rey quien resuelva el conflicto, ahora parece ser lo más cuerdo.

     

    Porque, según los antiguos estatutos, el rey tiene la potestad de hacer y deshacer en la Academia.

     

    Sara Danius ha sido partidaria de hacer reformas en las reglas estatutarias, sobre todo respecto a la membresía de por vida. Ahora, al parecer, el rey está de acuerdo.

     

    En un comunicado de prensa, Carl XVI Gustaf informa:

     

    "Es mi firme convicción de que el Monarca dispone sobre los estatutos de la Academia Sueca, que mi predecesor Gustav III, estableció.  A la luz de los acontecimientos, pasaré a considerar la necesidad de adiciones a los estatutos, en particular el derecho de dimisión".

     

     

     

     

    El Museo Nobel, donde también se encuentra la Academia Sueca. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

     

     

     

  • Consulado General de Chile en Estocolmo facilitará servicios consulares en Norrköping

     

    El Consulado de Chile en Estocolmo informa a la comunidad chilena que, entre el 16 y el 18 de este mes, se realizará una jornada de servicios consulares en la ciudad de Norrköping.

     

     Fuente: Consulado de Chile en Estocolmo

     

    Con el propósito de atender a los chilenos residentes en distintos lugares de Suecia, entre el 16 y el 18 de abril, el Consulado de Chile en Estocolmo, realizará una jornada de servicios consulares en Norrköping.  

    Durante la actividad, conocida como Consulado a Distancia, los chilenos podrán solicitar documentos de identidad, certificados de supervivencia, actos notariales y realizar el cambio de domicilio electoral para participar en las elecciones presidenciales de 2022.  

    Cabe mencionar que, según el Registro de Chilenos publicado en enero de 2018 por el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Instituto Nacional de Estadísticas, la población chilena que reside en Suecia, constituye la cuarta comunidad de connacionales en el extranjero y la segunda más numerosa de Europa, alcanzando los 56.134. En ese contexto, la Cónsul de Chile en Estocolmo, Andrea Droppelmann, invitó a toda la comunidad para aprovechar esta oportunidad.  

    "Queremos facilitar la vida de nuestros connacionales, por eso estamos acercando nuestro consulado para que acuden a realizar los trámites que necesitan. Estaremos durante tres días en distintos horarios para agilizar la atención", dijo la Cónsul.  

    Cabe destacar que, en su continuo esfuerzo por modernizar los servicios del Estado y acercarlos a los connacionales sin importar donde residan, la Dirección General de Asuntos Consulares y de Inmigración de la Cancillería, que coordina desde Santiago a todos los consulados fuera de Chile, lanzó el sitio web www.serviciosconsulares.gob.cl, a través del cual se brinda orientación de los trámites consulares más demandados por los chilenos, y la aplicación móvil CLVacontigo, disponible incluso sin conexión, que facilita recomendaciones de seguridad de viaje para los países más visitados por los chilenos.  

     

    Recordar:

    Lunes 16 de 14 a 18 hrs,

    martes 17 de 9 a 17 hrs,

    miércoles 18 de 9 a 12 hrs,

    Lugar: Klockgjutaregatan 9, Norrköping  

    Más información en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

     

     

     

     

     

  • La Semana Santa en Suecia - Glad Påsk!

    La Pascua, o Semana Santa, se celebra este año con un fin de semana largo que se extiende hasta el martes de la próxima semana. El Tríduo Pascual, con el que el mundo cristiano y católico conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, comenzó ayer jueves, continúa el Viernes Santo y culmina el domingo.

    Con el Domingo de Resurrección se celebra la resurrección de Cristo, y con este finaliza la Semana Santa. Sin embargo en Suecia se celebra además el día después del Domingo de Resurrección, por lo que el lunes también es día festivo.

    Típico de la celebración sueca de la Pascua, la festividad más importante del cristianismo, son los huevos de chocolate y las decoraciones con ramitas de abedul con plumas de colores. Y, por supuesto, los huevos repletos de caramelos que los niños esperan con mucha expectación, y que, por más raro que parezca, los trae un conejo: el conejo de Pascua.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Todas las tradiciones tienen su explicación, aunque algunas más singulares que otras. En Suecia no es motivo de extrañeza ver a niños disfrazados de "brujas" (påskkärringar) golpeando las puertas de sus vecinos de barrio para pedir caramelos o dinero.

    Y todo aquel que quiera celebrar la Pascua como Dios manda deberá comprar una gran cantidad de huevos - durante la Semana Santa el consumo alcanza las 2.000 toneladas (!) - arenque, salmón y otras especialidades de la cocina sueca.

    Además deberá engalanar su hogar con ramitas de abedul adornadas con plumas de vivos colores y con lirios y narcisos amarillos - aunque también pueden ser de color lila - pero vale decir que el amarillo es el color de la Pascua en el país del norte.

    La idea cristiana es de recordar el sufrimiento, la muerte y la resurrección de Jesús. También dentro del judaísmo la Pascua tiene mucha importancia, aunque es celebrada en cambio en recuerdo a la salida de los judíos de Egipto.

    La palabra Pascua (Påsk, en sueco) viene del hebreo Pesah y del latín Pascha.

    La tradición de decorar los hogares con ramitas de abedul (påskris) viene de la década del 1600, época en que durante el Viernes Santo (Långfredagen) los creyentes simulaban azotarse con las ramas, recordando los azotes que recibiera Cristo, antes de la crucifixión. Más tarde pasó a ser un elemento plenamente decorativo, y en la época actual la gran mayoría compra las ramitas de abedul, incluso ya adornadas con las vistosas plumas de alegres colores, en las tiendas.

    El huevo cobra gran importancia durante la celebración de la Pascua en Suecia y se cree que fue visto y aceptado como un excelente alimento después de la larga cuaresma y en circunstancias que las gallinas ponían más huevos que durante el resto del año. La costumbre de pintar huevos data del siglo 1700, pero es algo que ya en pocas familias se practica.

    La costumbre más peculiar, de que los niños crean que es un gran Conejo de Pascua que todos los años esconde un huevo repleto de golosinas en alguna parte de jardín - o del departamento - fue importada, como tantas otras, de Alemania, durante los últimos años del 1800. Esta cuenta, además, con influencia anglosajona y es producto de la expansión de la industria de las golosinas durante estas décadas.

    Y no son solo los niños quienes se deleitan con el contenido de los huevos de Pascua, la industria celebra las ganancias que se producen durante la Semana Santa, en la que los suecos, tanto grandes y chicos, consumen 50 % más de golosinas que durante la otra festividad cristiana, la Navidad, siendo los dulces favoritos los que cada uno elige de los estantes con golosinas, que en Suecia se venden a granel.

    Durante la semana de Pascua nos zamparemos - según los cálculos - alrededor de 530 toneladas de golosinas, a un valor de 50 millones de coronas.

    Qué tiene que ver esto con el origen de la celebración de la Pascua es algo en lo que muy pocos reflexionan, mientras que el largo descanso de fin de semana ha sido acogido con mucha alegría por los escandinavos.

    Glad Påsk! (¡Felices Pascuas!)

     

    Foto: Creative Commons. 

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español