Martes, 26 Marzo 2019 | Login
Yvan Gil: “Venezuela quiere que se respete la legalidad internacional” El viceministro venezolano para Europa, Yvan Gil, en su encuentro con la prensa latina en Estocolmo. Foto: Marisol Aliaga.

Yvan Gil: “Venezuela quiere que se respete la legalidad internacional” Featured

En el marco de una gira por varios países europeos, el viceministro venezolano para Europa, Yvan Gil, sostuvo una rueda de prensa con medios latinos en Estocolmo con el fin de poner en contexto la situación en Venezuela.

- Nosotros no estamos pidiendo la defensa de un gobierno en particular. Estamos aquí porque creemos en los principios fundamentales de la ONU. De no injerencia, de no utilización de la fuerza, y de los principios de autodeterminación del pueblo venezolano, dijo Gil, enfatizando que la única salida es el diálogo.

 

 Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos

 

Día a día los grandes medios internacionales nos informan sobre la caótica situación por la que atraviesa Venezuela. Sin embargo, “la información llega siempre desde un solo lado y dista de ser imparcial”, según la periodista Kajsa Ekis Ekman y el investigador JuanVelásquez. Ambos han estado en Venezuela hace poco tiempo atrás y participaron en el seminario que se llevó a cabo el sábado pasado en el Café Marx, en Estocolmo.

 

Ellos coincidieron en que la prensa internacional nos presenta solo una versión de la situación del país caribeño, la que no coincide plenamente con la realidad. Y a veces, incluso, dista mucho de ella.   

 

Por esta razón, el motivo del seminario era dar una información más diversificada sobre Venezuela, que por estos días enfrenta la crisis tal vez más grave del gobierno de Nicolás Maduro, luego de que, el diputado Juan Guaidó se auto proclamara “presidente encargado” de Venezuela. Apoyado, por supuesto, por el gobierno de los EE. UU.

 

A los pocos minutos de que Guaidó se auto proclamara, Donald Trump le daba su completo apoyo, vía Twitter, como es su costumbre. ¿Coincidencia o plan en común? En todo caso el supremacista Trump ya había asegurado – como ya todos saben – que “todas las opciones están sobre la mesa”. Y Guaidó le da la bienvenida a una intervención militar externa.

 

Ese mismo día, el 23 de febrero, se cumplía un mes de la auto proclamación, y el “presidente encargado” de Venezuela debió haber llamado a elecciones, de haber seguido lo que dicta la Constitución. No lo hizo. No cumplió.

 

En cambio, se llevó a cabo una puesta en escena en Cúcuta, en la frontera colombo-venezolana con la “ayuda humanitaria” que debería ingresar a Venezuela “sí o sí”, y un concierto a favor de la intervención militar de EE. UU. en Venezuela.

- Ayer hubo una cosa muy extraña, un concierto con cantantes internacionales llamando a una invasión a Venezuela. Hemos visto conciertos por la paz, conciertos en ayuda de los niños de África, pero por primera vez en la historia vemos un concierto por la guerra, dijo Yvan Gil, en una conferencia de prensa con medios latinos, el sábado pasado, en el Café Marx, en el centro de Estocolmo.

 

Hay que hacer la aclaración de que Yvan Gil es el viceministro venezolano para Europa, no el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, como los grandes medios suecos TT y Omni consignan hoy (28 de febrero) en la noticia de que Noruega mediará en unas posibles conversaciones entre las partes. Gil visitó recientemente, además de otros países europeos, Noruega.

 


Seminario en el Café Marx. Kajsa Ekis Ekman, Juan Velasquez, Håkan Svenneling y Ruth Cartaya, panelistas. 

 

 

 

NOTA EN DESARROLLO

About Author

Related items

  • Guillermo Teillier en Estocolmo: “El problema que tenemos es la falta de unidad”

    En visita relámpago a Estocolmo, el presidente del Partido Comunista de Chile, Guillermo Teillier, tuvo un encuentro la semana pasada con chilenos y latinoamericanos residentes en Suecia, para referirse a la situación actual en Chile.

    El líder comunista afirmó que, si bien la derecha ha ido perdiendo la iniciativa política, la oposición no ha sido capaz de tomarla. Por falta de unidad.  

    - Ese es el problema que tenemos en Chile y que ocurre en muchas partes: la falta de unidad de las fuerzas de izquierda y del centro, de las fuerzas progresistas, dijo Teillier.

     

     Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos

     

    Encontrándose de paso en Europa, para visitar a familiares, Guillermo Teillier aprovechó de reunirse también con “la familia grande”, el vienes pasado en Allaktivitetshuset, en Sundbyberg, en Estocolmo.

    Teillier hizo una exposición bastante exhaustiva sobre la situación en Chile, durante la hora que duró su alocución, que los asistentes escucharon con interés, y al final de la cual pudieron extender sus preguntas. También se refirió a la difícil situación por la que atraviesa Venezuela, que este sábado 23 de febrero se enfrentará a su punto más álgido.

    Comenzó refiriéndose a la derrota de la Izquierda en las elecciones presidenciales del año pasado. La derecha derrotó a la Nueva Mayoría con más del 50 % de votación.

    - Comenzaron a gobernar con mucha “pachorra”, como decimos en Chile, dijo, sobre la segunda administración de Sebastián Piñera.

    El presidente se ha propuesto deshacer muchas de las reformas que se lograron durante el gobierno de Michelle Bachelet. A pesar de que la oposición tiene mayoría, tanto en la Cámara de Diputados, como en el Senado.

    - Si quisiéramos actuar en conjunto, podríamos tener una oposición muy firme al gobierno de derecha, que quiere impulsar contrarreformas, o sea, echar para atrás muchos avances del gobierno de la Nueva Mayoría y la presidenta Michelle Bachelet, dijo Teillier.

    Piñera ha bajado considerablemente en las encuestas de opinión, y bajó de un   60 a un 40 % de aprobación en la ciudadanía. Según Teillier, Piñera creó expectativas muy grandes en la población:

    “Cuando yo llegue a la Presidencia, va a haber un crecimiento acelerado de la economía y de las inversiones en Chile”, dijo. Prometió más empleos, mejores sueldos y el crecimiento de la economía.

    - La economía ha crecido. Es verdad, subió de un 2 a un 4 %. Es bastante, pero no se refleja ni en los bolsillos ni en los estómagos de la gente, al contrario. Los precios han subido y esto ha incidido en las encuestas. Hay menos empleos - han tratado de cambiar los índices diciendo que los cálculos del INE estaban errados - pero con ese mismo instrumento se hicieron los cálculos anteriores. El poder adquisitivo de los trabajadores ha bajado, al contrario de lo que ocurrió el gobierno pasado. Subió poco, pero subió.

    Durante el gobierno de Bachelet, hubo grandes empresarios que no quisieron hacer inversiones en Chile, pero igualmente la economía experimentó un crecimiento anual de un 2 %. Crecimiento que se vio disminuido por la baja de los precios del cobre, que representa el 40 % del Producto Bruto en Chile. A finales del gobierno anterior, el precio del cobre comenzó nuevamente a subir, y Piñera recibió una economía en ascenso, a diferencia del país que recibiera Bachelet.

     

    “Hay que echar por tierra dos grandes mentiras de la derecha”, dijo Teillier:

    - 1) Que cuando ellos fueron gobierno dejaron la economía en alto. Mentira, porque ya un año antes de que finalizara su periodo, la economía había comenzado a declinar, y al gobierno de Bachelet le tocó recibir una economía en pleno declive. Cuando discutimos el último presupuesto de la nación, ellos calcularon que iba a crecer un 4,1 %, y no era así. Manipularon los datos de tal manera, que el presupuesto que se aprobó para el año siguiente era inadecuado y no correspondía a la realidad.

    - 2) Que la economía comenzó a subir porque Piñera asumió el gobierno. No es así. Es el ciclo natural del capitalismo. El cobre subió, pero luego los factores internacionales comenzaron a incidir en el precio del metal. Luego, cuando Trump le declaró la guerra comercial a China y a otros países, el cobre se estancó, para después subir nuevamente. Pero, no alcanza para revertir el déficit de la economía chilena.

     

     

    La desigualdad

    Chile es uno de los países más desiguales del mundo, y eso representa un problema para cualquiera administración. Teillier sostiene que esto desespera al actual gobierno, y lo ha llevado a perder la iniciativa política. Para desviar la atención de los problemas internos, se ha focalizado en otros países, como, por ejemplo, Venezuela. Al mismo tiempo intentan llevar a cabo ciertas reformas, una de estas la educación, tratando de revertir la reforma anterior.

    - Lo curioso es que, si bien el gobierno ha perdido esa iniciativa política, no la ha tomado la oposición. Es el problema que tenemos en Chile, y creo que ocurre en muchas partes: la falta de unidad de las fuerzas de izquierda y del centro, de las fuerzas progresistas. A pesar de tener desafíos tan importantes de cómo enfrentar las contrarreformas de la derecha y cómo vislumbrar las elecciones que se nos vienen por delante, apuntó Teillier.

     

    Aclaró que no se trata de una unidad cualquiera, sino de unidad con propósitos concretos, como la que hubo con el gobierno de Bachelet. Con una propuesta de varias reformas que se llevaron a cabo y que ahora Piñera tiene bajo la mira.

    - Estamos en una situación muy compleja. Este año se van a empezar a discutir los proyectos emblemáticos de este gobierno. ¿Cuáles son? Pues, durante el gobierno de Bachelet se hizo una reforma tributaria que significó que los más ricos, el 0, 1 % de los chilenos, pague 300 millones de dólares al año. Con esa plata se logró instalar la educación superior gratuita. Este gobierno va a hacer otra reforma tributaria, que en la práctica es una contrarreforma. Cambiando la manera de cobrar los impuestos le va a traspasar a estos grandes empresarios mil millones de dólares. Y lo dicen con todo desparpajo. Y como van a recuperar esos mil millones, ¿según ellos? cobrando más impuestos a la generalidad de la población pero bajándole a los que ganan más. Al contrario de lo que hicimos nosotros: cobrarles impuestos a las grandes empresas y evitar también la evasión tributaria. Fue una ley bastante drástica.

     

    Otro proyecto de Piñera es una reforma laboral que va en contra de lo conseguido en el gobierno de Bachelet, que dio nuevos derechos a los trabajadores, sobre todo durante el conflicto y durante la huelga. Algo que los trabajadores chilenos no tenían.

     

    Teillier explicó que en Chile existía el derecho a huelga, pero que los empresarios podían, por ejemplo, desplazar a todos los trabajadores durante el paro. Los  sindicatos no podían negociar, porque lo que había eran grupos negociadores. O sea, el patrón podía negociar con quien quisiera “y amañar a su antojo la negociación”.

    - Eso se terminó con esta ley, a pesar de lo imperfecta que quedó, por la intervención del Tribunal Constitucional. Y los grandes empresarios han dicho al gobierno de Piñera que no van a invertir si no cambia esta reforma laboral, porque no es beneficioso para ellos. Y quieren flexibilizar más las normas del trabajo para pagar menos y tener más utilidades. Nosotros sabemos lo que significa esa fórmula, pero este gobierno lo está haciendo con todo desparpajo.

     

    El sistema chileno de pensiones  

    El tercer proyecto de ley del gobierno actual trata del sistema de pensiones. El sistema previsional chileno es absolutamente privado y se cotiza individualmente. Durante el gobierno de Bachelet surgió un movimiento llamado No + AFP.

     

    ¿Que son las AFP?(Administradoras de Fondos de Pensiones)

    - Las AFP tienen como 35 – 40 de existencia. Las inventó la dictadura y después se exportaron a diversos otros países, lo que resultó ser absolutamente perjudicial para los trabajadores, por lo que ya están revirtiendo la situación.La tasa de retorno (jubilación) de una persona, que gana, por ejemplo, 1 millón de pesos - si es que ha trabajado 30 años y ha pagado sus cotizaciones mes a mes - va a ser de no más de 200.000 pesos. Vale decir, el retorno es de menos de un tercio, casi un cuarto. Chile es uno de los países que tiene las jubilaciones más bajas. Las ganancias de las AFP, que son las empresas privadas que administran esos fondos, suben cada día más, en tanto que las pensiones son cada vez más pequeñas.

    Este es el motivo por el cual más de un millón de personas se movilizaron en las calles, en Chile, en protestas contra las AFP, y para terminar con este nefasto sistema.

    Sin embargo, Teillier reconoce que no es tarea fácil.

    - Porque las AFP en Chile son la base del sistema económico actual, porque la capitalización individual les sirve a las grandes empresas para tener créditos, bancos, para iniciar emprendimientos. Si eso se saca, la economía queda coja, porque es una cantidad enorme de dinero, 200.000 millones de dólares, por lo menos, que están endosados. Entonces, durante el gobierno de Bachelet se hizo un proyecto de que ahora empezaban a cotizar, además, los trabajadores. Un 5 % lo tenía que poner la empresa, más el 10 % los trabajadores. Ese 5 % iba casi en su totalidad a un fondo especial que lo administraba el Estado. Vale decir, ya le empezábamos a sacar una parte de los fondos a las AFP, se los traspasábamos al Estado, y el Estado de inmediato usaba esto como una especie de fondo de reparto solidario, lo que significaba elevar en un 20 % las pensiones de las AFP. De acuerdo con esa fórmula.

    Según Teillier, Piñera toma lo que hizo Bachelet, pero lo distorsiona para atrás. La parte que entregan los empresarios no pretende entregarla al Estado, sino a empresas privadas, para aumentar la competencia. Lo que, según él, va a llevar a mejorar las pensiones.

    - Lo que hace significa que van a subir las pensiones, pero en 30 años más. Podrán aumentar las pensiones solidarias, que creó Bachelet, para la gente que nunca ha trabajado o que tiene pensiones muy bajas que se compensa con una cantidad de dinero que no es muy alta, pero que ha sido una solución, aunque pequeña, pero para alrededor de un millón y medio de familias por lo menos.

    Estos son los proyectos emblemáticos del gobierno chileno, explica Teilller.

    - Entonces, o nos ponemos de acuerdo, dentro de la oposición y los que creemos en esto, o sencillamente la derecha va a aprobar estos proyectos. Y hay diputados de algunos partidos que eran de la Nueva Mayoría que han votado incondicionalmente por este gobierno. O sea, no sé si incondicionalmente, porque detrás de esto siempre hay una negociación, alguna prebenda, pero el gobierno hasta ahora se las ha arreglado para conseguir votos.

     

    Prueba de esto, y lo que colmó el vaso, según Teilller, fue la actitud de estos partidos respecto a la ley sobre Migración. Chile no quiso suscribir el Pacto Mundial sobre Migración, de las Naciones Unidas. Se dictó, en cambio, una ley en la que la oposición no ganó ninguna de las indicaciones que presentó. 

    - Era una ley necesaria, pero las perdimos todas, teniendo la mayoría en la cámara de diputados. Y las perdimos porque diputados de la Democracia Cristiana y del Partido Radical votaron con el gobierno, sencillamente. Y 1 millón 300.000 migrantes quedaron en muy malas condiciones. No tienen prácticamente derechos reconocidos.

     

    Respecto al tema de los pueblos originarios, lo califica como otro error de este gobierno.

    - El homicidio del comunero mapuche Camilo Catrillanca fue un asesinato en todas sus letras. Esto develó además los montajes de Carabineros para engañar a la opinión publica. Quedó totalmente desvelado que el gobierno, en este caso el Ministro del Interior, Chadwick, estaba interiorizado de lo que había ocurrido. Él incluso ha entregado como tres versiones sobre la misma situación. Primero en la interpelación en la Cámara de Diputados, y luego de que salieran a la luz unos vídeos. En los Tribunales de Justicia se inició un juicio en contra de los carabineros que lo asesinaron, quienes físicamente cometieron el acto, pero políticamente creo que no ha existido ni va a existir justicia. Se estaba encausando una acusación constitucional, pero, hay partidos de la propia oposición que no quieren llevar adelante la acusación constitucional.

     

     

     

    NOTA EN DESARROLLO

     

  • Margot Wallström: "Venezuela debe tener elecciones libres y justas"

    Suecia se suma a los países de la Unión Europea que apoyan a Juan Guaidó como presidente interino.

    Italia bloquea una declaración en conjunto de la UE respecto a la crisis venezolana, pero este lunes se pronunciaron nuevos países en apoyo a Guaidó, entre estos, Suecia

    - Ahora, Venezuela debe tener elecciones nuevas, libres y justas. Estamos dispuestos a imponer más sanciones, dijo Wallström en declaraciones en medios suecos.

     

     Por: Magazín Latino

    Este lunes, la canciller sueca Margot Wallström se pronunció frente a la situación en Venezuela. Y su posición es la misma que la de la Unión Europea: el apoyo es para el líder de la oposición, Juan Guaidó. Lo reconocen como presidente interino de Venezuela.

     

    Aunque no todos los países de la UE están de acuerdo en esto, Italia, por ejemplo, al igual que Grecia, tiene dudas respecto a apoyar a un líder autoproclamado, como lo es Guaidó, puesto que un apoyo de este tipo puede marcar un precedente para el futuro.

     

    No obstante, durante la mañana del lunes, la canciller Wallström hizo declaraciones en distintos medios nacionales, explicando la posición de Suecia respecto a la crisis por la que atraviesa Venezuela.

    - Estamos de acuerdo, entre los países de la UE, sobre la forma en la que se describe el país y, sobre todo, sobre la grave situación en Venezuela, dijo al canal de televisión TV4.

    Agregó que Suecia apoya a Juan Guaidó y describió la situación de Venezuela como extremadamente difícil.

    - Consideramos al Sr. Guaidó como legítimo representante del pueblo venezolano, de acuerdo con su propia Constitución. La situación en Venezuela es muy difícil, faltan alimentos y medicamentos, lo cual afecta a un gran número de personas. La economía está en caída libre por la hiperinflación, y más de tres millones de personas han huido del país.

     

    Según Wallström, lo que se debe hacer ahora en Venezuela es asegurarse de que se realicen nuevas elecciones, y le corresponde a Juan Guaidó que esto se haga.

    - Se deben llevar a cabo nuevas elecciones libres y justas. La UE no reconoció nunca los resultados que llevaron a Maduro al poder y ninguno de nuestros miembros estuvo presente cuando éste asumió el cargo.

    La canciller enfatizó que esto es lo primordial en estos momentos, y agregó que Suecia forma parte del grupo internacional de países que se reunirá este jueves en Uruguay. La finalidad de este grupo es promover el desarrollo pacífico de la crisis en Venezuela.

    Este grupo de contacto lo componen Francia, Italia, Holanda, Portugal, España, reino Unido y Suecia (de la UE), y Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Uruguay, según lo comunicó anteriormente la canciller de la UE, Federica Mogherini, y el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.

    Margot Wallström duda de que el presidente venezolano atienda las presiones de la UE, y que por esto la comunidad internacional debe actuar de acuerdo con el derecho internacional.

    - Hay solamente un camino a seguir, y es el camino pacífico mediante elecciones libres y democráticas, dice la canciller, enfatizando que los países solo pueden reconocer Estados, no presidentes.

     

    El presidente venezolano Nicolás Maduro, en tanto, se mantiene en su posición de que todo lo ocurrido durante este último tiempo en Venezuela es un golpe de Estado orquestado por Estados Unidos, al que ahora la Unión Europea le sigue el juego.

    - Tratan de arrinconarnos con su ultimátum para forzar una situación extrema con enfrentamientos, dijo en el canal español La Sexta.

     

    Este lunes declaró que revisará las relaciones bilaterales con los 12 países europeos que reconocen a Guaidó como presidente interino, puesto que “estos apoyan los planes golpistas de EE.UU".

     

    El Gobierno “revisará integralmente las relaciones bilaterales con esos gobiernos a partir de este momento, hasta tanto se produzca una rectificación que descarte su respaldo a los planes golpistas“explica un comunicado de la cancillería venezolana.

     

    Donald Trump, por su parte, ha declarado que no descarta la posibilidad de una intervención militar en Venezuela. Algo que Wallström ve como algo extremadamente peligroso.

    - ¿Dónde, una intervención militar ha resuelto algún problema? No es esa la solución. Se requiere una solución pacífica, política. Es el punto de partida de la UE, dijo al vespertino Aftonbladet este lunes.

     


    La Ministra de Relaciones de Suecia, Margot Wallström (S). Foto: Marisol Aliaga.

     

     

     

     

  • Las raíces del mal llamado populismo en EEUU - y en Europa incluyendo España

    Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 15 de junio de 2018.

    Aunque este artículo se centra en EEUU indicando que el problema mayor que existe en aquel país no es Trump, si no el hecho de que la mayoría de la clase trabajadora le vota, también hace observaciones de su relevancia para Europa incluyendo España. Cuestiona así algunas de las tesis más extendidas sobre el populismo existentes a los dos lados del Atlántico Norte.

    El mayor problema en EEUU no es Trump: el problema es que la mayoría de la clase trabajadora le vota.

     

     Por: Vicenç Navarro (*) 

     

    Leyendo la prensa española se llega a la conclusión de que el mayor problema que existe en EEUU es Donald Trump, una figura que se ridiculiza constantemente en los principales medios de información (como ocurre también en EEUU) presentándolo como un individuo incompetente, y fácilmente ridiculizable por sus comportamientos atípicos dentro de lo que se considera aceptable en la sabiduría convencional del país. Este énfasis exclusivo en Trump obstaculiza, sin embargo, la comprensión de lo que está ocurriendo en EEUU. Por extraño que parezca, el mayor problema que tiene EEUU  no es Trump, sino el hecho de que la mayoría de un sector grande de la población muy olvidado en dicho país, la clase trabajadora blanca, le ha votado y que es probable que le vote de nuevo. Las encuestas muestran una impresionante lealtad electoral a tal figura por parte de aquellos que emitieron su voto a favor suyo. Aunque su popularidad entre la población en general es muy limitada, no lo es entre la mayoría de la población que le votó. Y no está claro que en las próximas elecciones al Congreso de EEUU (este noviembre) el Partido Republicano vaya a perder el control de la Cámara Baja o incluso del Senado, eliminando con ello la posibilidad de ser apartado de la Presidencia mediante un impeachment. Parece, por lo tanto, que va a haber Trump para mucho tiempo. Y su impacto en la sociedad estadounidense y en las relaciones internacionales está siendo enorme.

     

    ¿Por qué Trump fue elegido Presidente y puede que sea reelegido de nuevo?

    La respuesta a esta pregunta es, en realidad, muy fácil de entender aun cuando no es fácil que usted pueda leerla o verla en los mayores medios de información españoles. Para ello, tenemos que observar qué ha estado pasando no tanto a la derecha sino a la izquierda del abanico electoral. Hay que ver qué ha pasado en EEUU durante estos años, analizando los cambios que le han ido ocurriendo a la izquierda estadounidense, es decir, al Partido Demócrata. Históricamente, el binomio izquierda-derecha en EEUU quedaba reflejado  en el conflicto entre el Partido Demócrata –que en su día se auto definía como el Partido del Pueblo (People’s Party)-, que representaba sobre todo a la clase trabajadora y a otros sectores de las clases populares, y el Partido Republicano, que representaba a las derechas, muy cercanas al mundo empresarial. En este escenario, el mayor debate político se centraba predominantemente en la distribución de las rentas (y, en menor medida, de propiedad) entre el mundo del trabajo y el mundo del capital. El dominio en la vida política estadounidense durante el período de la postguerra (1945-1978) por parte del Partido Demócrata determinó que las rentas del trabajo crecieran notablemente a costa del descenso de las rentas del capital. Las primeras alcanzaron su máximo nivel al final de tal periodo llegando a constituir el 70% en 1979 de todas las rentas. Fue cuando se habló de “la época dorada del capitalismo”. Una situación semejante ocurrió en los otros países del mundo capitalista desarrollado a los dos lados del Atlántico Norte.

     

    La contrareforma neoliberal que comienza en los años 80: el triunfo del capital

    La respuesta de los propietarios y gestores del capital, a los que solía llamárseles los miembros de la “clase capitalista”, (término que no se utiliza hoy por considerarse “anticuado”), no tardó en presentarse. Fue la revolución neoliberal liderada por el Presidente Reagan que fue, ni más ni menos, que una lucha frontal contra la clase trabajadora estadounidense. Hay que recordar que la primera intervención pública que hizo tal presidente fue precisamente la destrucción de un sindicato: el sindicato de los controladores de vuelos en los aeropuertos. El eje de estas políticas neoliberales era debilitar a los sindicatos, desregular los mercados laborales y dar plena libertada a la movilización de capitales, expandiéndose el proceso de globalización, medidas todas ellas mantenidas más tarde por los gobiernos republicanos y también por los gobiernos demócratas. Entre estos últimos, el Presidente Clinton, fundador de lo que se llamaría posteriormente la Tercera Vía (representada en Europa por Tony Blair en el Reino Unido y Gerhard Schröeder en Alemania) abandonó las políticas redistributivas, haciendo suyas las políticas neoliberales iniciadas por Reagan y Bush senior.

     

    A partir de entonces, la dicotomía izquierda-derecha no se basó en políticas redistributivas centradas en el conflicto entre los intereses de las clases populares, por un lado, y los intereses de las élites financieras y económicas que constituirían lo que en EEUU se llama la corporate class (la clase de los que poseen y/o gestionan las grandes corporaciones del país), por el otro. En su lugar, el conflicto se centró en si incluir o no a los grupos discriminados (afroamericanos, predominantemente, y mujeres) dentro de la estructura del poder de la cual habían sido excluidos, marginados y discriminados. Las políticas de inclusión e identidad sustituyeron el conflicto capital-trabajo. El éxito de tales políticas se tradujo en un aumento muy notable de afroamericanos y mujeres en las instituciones públicas (y, en menor grado, privadas) que alcanzó su zénit con la elección de un afroamericano, Barack Obama, como presidente de EEUU (en enero de 2009) y se esperaba que se completara con la elección  de una mujer, Hilary Clinton, como presidenta. Esta última, basó su campaña en movilizar predominantemente a las mujeres y a las minorías. Las políticas públicas federales del Partido Demócrata enfatizaron la identidad y la antidiscriminación, generando una considerable expansión de afroamericanos y mujeres en las estructuras de poder político del país. Pero en políticas económicas el Partido Demócrata básicamente continuó las políticas neoliberales. En realidad, el primer presidente afroamericano de EEUU siguió las mismas políticas neoliberales que había seguido Clinton, los dos Bush y Reagan. De hecho, una de las personas más entusiastas de la globalización había sido su Ministra de Asuntos Exteriores, la Sra. Clinton, proponente de los tratados de libre comercio.

     

    Las consecuencias de tales políticas neoliberales: el deterioro del nivel de vida de la clase trabajadora

    La aplicación de tales políticas neoliberales tuvo un impacto devastador en el nivel de vida de la clase trabajadora. Las rentas del trabajo descendieron pasando de un 70% (en 1979) a un 63% (en 2014). Y los grupos más afectados fueron los miembros de la clase trabajadora en los sectores industriales, que eran los mejor pagados (y en su gran mayoría personas blancas), en parte debido a que habían tenido sindicatos fuertes. Las políticas federales favorables a la globalización provocaron un desplazamiento muy marcado de las industrias a países subdesarrollados, en busca de salarios bajos. Barrios blancos, de obreros industriales, han quedado destruidos por esta movilidad. Baltimore, por ejemplo, una de las ciudades más industriales de aquel país, quedó enormemente afectada cuando los Altos Hornos del Acero (uno de los mayores centros de empleo en tal  urbe) dejó la ciudad. El barrio obrero blanco más grande de Baltimore (Dandork) es hoy un barrio deteriorado en extremo. Casi el 100% del electorado en este barrio votó a Trump, lo cual es lógico, pues identificaron la gran pérdida de su nivel de vida con las políticas federales que estimularon la globalización. Es más, percibían al gobierno federal como defensor de los afroamericanos y de las mujeres (de clase alta y media alta), ignorándolos a ellos, los obreros blancos. De ahí que la gran mayoría de mujeres de clase trabajadora votara a Trump. Y no puede atribuirse este hecho a un crecimiento del racismo, pues muchos de estos barrios blancos habían votado  a Obama en elecciones anteriores. En realidad, los delegados al Colegio Electoral que dieron la mayoría a Trump procedían de barrios obreros que habían votado a Obama en 2009. Este enorme descenso del nivel de vida de la clase trabajadora blanca se ha traducido en el descenso de su esperanza de vida, como consecuencia del incremento de la mortalidad causado por el crecimiento de las enfermedades típicas del deterioro social.

     

    ¿Quién canalizó este enfado?

    Este enfado se dirigió hacia el establishment político mediático del Este de EEUU, basado en el gobierno federal, y muy en particular hacia el que había sido el Partido del Pueblo. La canalización de este enfado antiestablishment, (que incluyó también un rechazo al establishment republicano) benefició a la ultraderecha, liderada por Trump, un personaje de una enorme astucia política, que sabe muy bien cómo comunicarse con los sectores abandonados por tal establishment, incluyendo a la clase trabajadora blanca y las zonas rurales, muy conservadoras en el país, que jugaron un papel clave en la victoria de Trump. Lejos de ser un incompetente, Trump es extremadamente astuto en su discurso iconoclasta, grosero e insultante (en contra de lo “políticamente correcto”) y que conecta muy bien con sus bases electorales que le son sumamente leales. Y la constante crítica por parte de los medios, le beneficia, pues los mayores medios de información son también altamente impopulares.

    Ahora bien, se está exagerando el rol del personaje Trump. No fue Trump el que creó el movimiento antiestablisment. Fue al revés. Este último creó a Trump. Solo Bernie Sanders, el candidato socialista, podría haber representado una alternativa progresista a Trump. En realidad, las encuestas indicaban que Sanders habría podido ganar las elecciones a Trump. Pero el aparato del Partido Demócrata destruyó a Sanders. Y la victoria de Trump era inevitable. Hoy el Partido Demócrata está en una crisis enorme y todo parece indicar que no entienden (o que no quieren entender) las causas de su derrota. Hoy el aparato de tal Partido continúa controlado por la clase media ilustrada (personas con educación superior), con conexiones con el mundo empresarial y muy en particular con el financiero, muy alejado de su base electoral tradicional.

     

    Algo parecido está ocurriendo en Europa (y en España)

    El control de los partidos de izquierda por componentes de esta nueva clase social (la clase media ilustrada), que se han distanciado claramente de sus bases de clase trabajadora, ha estado creando situaciones semejantes en Europa y en España. Barrios obreros que habían votado a las izquierdas, están votando a la ultraderecha en país tras país en Europa. Y ello es resultado de la conversión de los partidos de izquierda a las políticas neoliberales (globalización y políticas de austeridad) que han hecho un daño tremendo a sus bases populares. El surgimiento del nacionalismo, del deseo de proteccionismo, de la recuperación de la soberanía nacional y el rechazo a la austeridad, son los ingredientes que caracterizan a los movimientos de rechazo y del mal llamado “populismo antiestablishment”. Las características de este mal llamado populismo varían. Pero es interesante resaltar la importancia del nacionalismo soberanista anti-globalización (antieuropeización) que, instrumentalizado por la ultraderecha en EEUU, juega un papel clave en las políticas “populistas”. Tal nacionalismo es especialmente atractivo para la clase trabajadora que atribuye el descenso de su nivel de vida a estas políticas llevadas a cabo por aquellos que en su día ellos apoyaron. Y la mayor base social de estos movimientos son sectores muy precarizados de la clase trabajadora así como amplios sectores  de las clases medias proletarizadas que están viendo sus rentas disminuir notablemente.

     

    Los movimientos antiestablishment a lo largo de Europa están  tomando también un cariz antieuropeización que es comprensible pues  identifican al estalishment europeo con las políticas de austeridad y las reformas neoliberales que han dañado, claramente, su calidad de vida y bienestar. Y cada uno de los sectores más perjudicados de las clases populares en general, y de la clase trabajadora en particular, son las bases más importantes de estos movimientos.

     

    Una excepción en esta canalización del enfado por parte de la ultraderecha ha sido España donde Podemos fue un terremoto político que barrió el panorama político español convirtiéndose más tarde, junto con Izquierda Unida, la segunda fuerza de la oposición en un período muy corto. Existe, sin embargo, una versión de ultraderecha, Ciudadanos, con claro compromiso neoliberal, que está utilizando un nacionalismo jacobino muy agresivo, que intenta apelar a la clase trabajadora utilizando una narrativa de apelación a tal clase (es uno de los pocos partidos en España que explícitamente habla y apela a la clase trabajadora) que está creciendo enormemente, sobre todo en Cataluña donde tal nacionalismo españolista uninacional se presenta como el único capaz de evitar lo que definen como “ruptura de España” frente a un establishment gobernante en Cataluña, también de derechas y también nacionalista pero de sentido contrario. De ahí el reto de que las izquierdas, además de dirigirse a las clases populares en general y a la clase trabajadora en particular, deban desarrollar una visión distinta y opuesta a la visión de las derechas españolas y catalanas, ambas uninacionales presentando en su lugar una concepción de España plurinacional. Este es el reto de las fuerzas progresistas en Cataluña y en el resto de España.

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español