Jueves, 24 Octubre 2019 | Login
El Rasputín de Palacio Mauricio Rojas volvió durante muchos años en Suecia, luego de salir de Chile y asilarse en Suecia. Foto: El Desconcierto.

El Rasputín de Palacio

En este artículo de opinión, David Maldonado, ex integrante del MIR,  da más detalles sobre el depuesto ministro de Cultura chileno, Mauricio Rojas, a quien conoció personalmente.

“Sólo es conocido en las élites de los partidos, todas las cuales, por diversas razones, han tomado clara distancia de él. Su recorrido por los partidos políticos suecos, cambiando rápidamente de ideas e ideologías, lo hace un claro representante de la psicopatía política. La crítica de Mauricio Rojas al Estado solidario Socialdemócrata es demencial.”, escribe Maldonado.

 

 Por: David Maldonado

 

Conocí muy bien a Mauricio Rojas, en Uppsala y en Estocolmo, en los años iniciales del exilio. Personalmente lo entrevisté, cuando manifestó su interés por incorporarse a los “Grupos de apoyo al MIR” (GAM).

 

No teníamos antecedentes concretos sobre su participación política en Chile. Posteriormente comprobamos que estuvo relacionado con el “Frente de estudiantes revolucionarios” (FER) en los años finales de sus estudios secundarios y, tangencialmente, con la estructura del MIR, en la Escuela de Derecho, (estudios que no concluyó).

 

¡Mauricio Rojas nunca llegó a ser militante!

 

En esos años, yo era miembro de la dirección regional del MIR, de la entonces “provincia” de Santiago. Nunca tuvimos conocimiento de la existencia de este “militante” en alguna de nuestras secciones comunales, sectoriales o estudiantiles.

 

En Suecia se aceptó su incorporación a los GAM.

 

Mauricio Rojas se caracterizaba por ser un hombre enérgico, con una visión “blanco o negro” del mundo... muy duro en su descripción de lo que llamaba “los enemigos políticos e ideológicos”. De sus palabras, junto con sus análisis, se desprendía un profundo desprecio y odio a todo lo que no coincidía con sus dogmas.

 

Estuvimos juntos en muchas reuniones y círculos de estudios. Analizando los clásicos del marxismo leninismo, especialmente estudiando El Capital.

 

Mauricio Rojas  tuvo en Chile  contacto superficial con el MIR, y también con círculos del partido comunista pro chino y otros grupos de izquierda.

 

El ex secretario general del MIR, Andrés Pascal Allende, a partir de las indagaciones que él hizo, ha reafirmado que Mauricio Rojas nunca fue militante del partido.

 

Se podría interpretar que Rojas es un impostor, que utiliza la sigla del MIR, para conseguir rédito político, presentándose como “soldado de la resistencia” y que paulatinamente descubrió al “Dios neoliberal de la salvación”.

 

Su madre fue una activa y perseguida dirigente socialista, detenida y torturada en VillaGrimaldi. He tenido información de que a ella le dolió mucho la conversión - o traición -  de su hijo, llegando incluso, a quebrarse la relación familiar.

 

A no ser que Mauricio Rojas hubiese sido un “infiltrado”, cosa que algunos insinúan, pero yo descarto, no me cabe duda de que, en el comienzo de su exilio en Suecia, fue convencidamente un sectario fanático del marxismo-leninismo.

 

Todo lo que Mauricio Rojas abraza, lo hace con un convencimiento “eclesiástico”, mesiánico y de extrema vehemencia. ¡Este comportamiento, está en el ADN de su extraña personalidad, en la cual, además está su gran capacidad de intrigar!

 

Paulatinamente, se fue produciendo su cambio político, su quiebre de posiciones y su camino hacia la derecha.

 

Mauricio Rojas, hoy en día, miente, reniega, analiza y denuncia — sin tener coherencia, consistencia ni evidencia. En su “currículum político", el presentarse como un converso, como un ex militante del MIR, lo hace “interesante” a los ojos del mundo político y periodístico chileno.

 

A él y a su socio de travesía, Roberto Ampuero, les encanta sentirse como “trofeos”, conquistados por la derecha.

 

En Suecia, su cambio político fue gradual. Estuvo participando en círculos socialdemócratas, posteriormente se integró al partido del Medio Ambiente (Miljöpartiet), desde ahí, hizo un salto de trapecista y se incorporó al Partido Conservador (Moderaterna).

 

La dirección de este partido lo marginó por utilizar “métodos anti-democráticos y conspirativos en las estructuras del partido”.

 

Personalmente escuché literalmente estas palabras y razones, de parte del ex secretario de organización de los conservadores suecos. Ocurrió en una conferencia, ante la pregunta de un periodista.

 

De ahí, Mauricio Rojas dio un salto, ya no de trapecio, y se adhirió a los derechistas liberales.

 

En esa época, Rojas era ya un activo dirigente de “TIMBRO”, un centro de estudios de la derecha neoliberal sueca, apoyado por los intereses económicos más oscuros y egoístas de la sociedad. En Chile cuentan con un centro hermano, la “Fundación para el Progreso” de Axel Kaiser.

 

Gracias a su amistad con el ex presidente del Partido Liberal sueco, Lars Leijonborg, logró una  posición de “elegible” en la lista de ese partido al parlamento [2002].

 

A diferencia de Chile, en Suecia, es la posición en la lista electoral, lo que determina ser elegido o no. Con el sistema electoral chileno, jamás habría sido elegido diputado, ya que es un personaje completamente desconocido para el pueblo sueco y repudiado por el 99% de la comunidad latina en este país.

 

Sólo es conocido en las élites de los partidos, todas las cuales, por diversas razones, han tomado clara distancia de él.

 

Su recorrido por los partidos políticos suecos, cambiando rápidamente de ideas e ideologías, lo hace un claro representante de la psicopatía política.

 

La crítica de Mauricio Rojas al Estado solidario Socialdemócrata es demencial.

 

Acaba de publicar un nuevo librillo “La utopía socialdemócrata”.

 

Esa utopía, que nunca lo fue, sino una realidad palpable, le fue muy útil a él, a su familia y a su media docena de hijos. La Suecia solidaria y socialdemócrata lo acogió, le dio vivienda y protección social y económica, desde el día que llegó como pobre solicitante de asilo, hasta que obtuvo su doctorado en la universidad de Lund.

 

Eso, él y su familia, nunca lo habrían podido lograr en un sistema neoliberal, como el que él y sus perversos socios, propician hoy en día.

 

Todo su desarrollo académico se lo debe al modelo solidario de Suecia. En donde aún se tiene la mejor educación y salud pública, universal y gratuita, pilares de un modelo de sociedad en toda la zona nórdica de Europa, contra los cuales Mauricio Rojas y sus socios neoliberales, trabajaron activamente en el Parlamento para eliminarlos, transformándose en enemigos de todo lo que huela a Estado.

 

Hoy, este patológico personaje trabaja en Chile por la profundización bestial del egoísmo neoliberal.

 

Si se tratase de una persona de “normal” raciocinio, una mínima pregunta que debiera hacerse a sí mismo es: ¿qué padre de familia en Chile - como él lo fue en Suecia, con seis hijos de carga, sin ingresos ni herencias especiales - podría hacer el trayecto académico que él realizó?.

 

Todo, absolutamente todo lo que ha conseguido, ha sido gracias al sistema educacional y socioeconómico de Suecia, denostado por él como “utopía socialdemócrata” que hay que destruir.

 

No me cabe duda de que este converso exageró los motivos políticos de su exilio para así obtener su permiso de residencia en Suecia.

 

Absolutamente condenables son sus indignas declaraciones sobre el Museo de la Memoria, mostrando la peor de las peores faltas de sensibilidad hacia todas las víctimas de la dictadura y sus familiares, incluso hacia la memoria de su propia madre.

 

Mauricio Rojas es un ministro del Estado de Chile, sus funestos comentarios desconocen los resultados de los informes Rettig y Valech, y desconocen las decenas de condenas judiciales de lesa humanidad a torturadores y asesinos.

 

“Para que las mentiras del presente se impongan, hay que borrar las verdades del pasado” Esta es la esencia de su “rasputinesco” discurso.

 

Cuando ha visto la enorme avalancha de críticas de casi todos los sectores de la sociedad, sale y dice “yo ya no pienso así, he cambiado de opinión”. Esa ha sido la tónica de su historia, cambiar oportunamente de opiniones, ideas e ideologías, cuando les conviene a sus planes estratégicos.

 

Hoy, un amigo ex mirista me escribió: “Así es, por desgracia. Este tipo ha calculado “maquiavélicamente” sus pasos”, afirma.

 

Lamentable para Chile, que un Rasputín oportunista de tomo y lomo, esté en el gobierno del país.

 

¡Es sumamente peligroso!

 

¡Debe dimitir o ser destituido!

 

David Maldonado

 

Nota de la redacción:

Esta columna fue recibida antes de la veloz dimisión del ahora ex ministro, quien solo duró 90 horas en su puesto. Pocos imaginaron que el desenlace tan rápido de este episodio. En Suecia, lo alcanzaron a felicitar el presidente del partido Liberal, Jan Björklund y el ex canciller sueco (del partido Moderados), Carl Bildt, en el momento de su designación. Ninguno de éstos se han pronunciado sobre la salida de Mauricio Rojas. 

 

 

 

 

About Author

Related items

  • ¡Nos tomamos la calle! - Gran apoyo desde Suecia a las protestas en Chile

    El lunes a las cinco de la tarde tuvo lugar una manifestación multitudinaria en el centro de Estocolmo, en apoyo a la movilización ciudadana en Chile y en repudio a la política y a las medidas opresivas del gobierno de Sebastián Piñera.

    Al igual que compatriotas en todo el mundo, los chilenos residentes en Suecia siguen con atención el desarrollo del estallido social en Chile. Este jueves a las cinco de la tarde habrá una nueva manifestación, esta vez en la plaza de La Moneda, Mynttorget, frente al palacio y al parlamento, en Estocolmo.  

     

     Por: Magazín Latino

     

    Este lunes 21 de octubre por la tarde, chilenos residentes en Suecia y ciudadanos de distintas nacionalidades se manifestaron en el centro de Estocolmo para apoyar la lucha del pueblo chileno en contra de las injusticias sociales y en repudio a las medidas opresivas del gobierno de Sebastián Piñera.

     

    La manifestación partió, con cánticos y consignas, frente a la Embajada de Chile en Suecia, donde, más temprano, distintas agrupaciones habían hecho entrega al embajador, Hernán Bascuñán, de una carta dirigida al presidente de Chile. La carta condena la brutal represión que está sufriendo el pueblo de Chile.

     

    Desde el frontis de la embajada se inició un paseo por la calle Drottninggatan, hasta llegar a la plaza de Sergel, Sergelstorg, en pleno corazón de Estocolmo, donde los manifestantes ocuparon por completo los peldaños de la escala de la emblemática "plattan".

     

    “¡El pueblo unido jamás será vencido!”, "Renuncia Piñera", "¡Asamblea Constituyente ahora!", fueron algunas de las consignas de la demostración que bañó de tricolor el cielo azul del atardecer de Estocolmo. 

     

    "Somos los nietos de los que no pudieron matar", rezaba una de las pancartas, como se puede apreciar en las imágenes obtenidas por nuestro medio.

     

    Para ver las fotos en el grupo del magazín en Facebook – haga clic

     

    Hashtags: #Chile #ChileProtestas  #ResistaChile  #ChileDespertó

     


    La manifestación inundó la calle de Drottninggatan. Foto Marisol Aliaga.  

     

     

  • Lorena Delgado: “Me da indignación que Chile no haya podido avanzar más en el tema de democracia”

    La diputada del Partido de Izquierda sueco, Lorena Delgado, ha apoyado desde el primer momento la protesta popular en Chile. Ahora, en una carta abierta, se dirige al gobierno de Sebastián Piñera.  

    “Como hija de refugiados políticos me da indignación que Chile no haya podido avanzar más en el tema de democracia. Aunque sé bien que la Constitución fue creada por la dictadura…”, escribe la parlamentaria.

     

     Por: Lorena Delgado, diputada por el Partido de Izquierda sueco, Vänsterpartiet

     

    Carta abierta al Gobierno de Chile


    Esta última semana hemos visto con tristeza como el gobierno de Chile ha sido incapaz de usar medidas democráticas para dirigirse a las demandas de los movimientos estudiantiles, sindicales, de los pueblos originarios y movimientos sociales.

    La verdad, no es nada nuevo, las demandas del pueblo mapuche han sido fuertemente reprimidas, así también demandas acerca de la polución ambiental que ha afectado pueblos como Puchuncaví y Quintero.

    Como representante de uno de los partidos democráticos en Suecia quiero dar mi expresión sobre los acontecimientos, y también entregar un saludo de solidaridad a cada uno de las chilenas y chilenos que se encuentran en las calles luchando.

    Las exigencias de los movimientos sociales son justas, cada uno de nosotros merece una vida con dignidad, donde la educación, el acceso a comida y agua son elementos básicos de una sociedad libre y democrática. Donde tus hijos no arriesguen envenenarse por residuos tóxicos, y donde veamos un freno a los cambios climáticos. Donde los pueblos originarios se les respete y se cumplan los tratados internacionales como ILO169.

    Chile es un país que siempre ha tenido lazos cercanos a Suecia, solo hace una semana celebrábamos los 200 años de relación entre Suecia y Chile en el parlamento sueco. Además, durante los años de dictadura el pueblo sueco fue muy solidario con el pueblo chileno, y muchos de nosotros llegamos a Suecia, o somos hijas, hijos, nietas o nietos de los que llegaron. 

    Como hija de refugiados políticos me da indignación que Chile no haya podido avanzar más en el tema de democracia. Aunque sé bien que la Constitución fue creada por la dictadura, con el propósito de no dejar que el país avanzara en los temas de DD.HH. y posibilitar, lo que pasó ahora, métodos dictatoriales hacia el pueblo.

    Como diputada sueca quiero instar a abrir las puertas hacia los movimientos sociales, para que puedan crear una Constitución democrática e incluyente. 

    También insto a que las organizaciones de DD.HH. puedan investigar los atropellos a los derechos humanos hacia el pueblo chileno por parte de la policía y los militares. Además, que tomen responsabilidad los políticos que han dado las órdenes de usar violencia hacia el pueblo.

    Y por último quiero volver a saludar al pueblo de Chile que ardientemente nos grita la necesidad de exigir justicia social, defender el medio ambiente, defender los derechos del pueblo originario, esto ya no es solo de incumbencia local en Chile, sino que también será de interés de la comunidad internacional. ¡Ustedes son ejemplo!

    Lorena Delgado Varas


    Diputada por Vänsterpartiet  [Partido de Izquierda] del Parlamento de Suecia

     


    La diputada del partido de Izquierda, Lorena Delgado (V) en la sala del pleno del parlamento sueco. Foto: Marisol Aliaga.

      

  • Sebastián Piñera: “Estamos en guerra”

    En comparecencia el domingo por la noche, el presidente Sebastián Piñera declaró: “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie”, dejando en evidencia una vez más su incomprensión frente a la realidad que vive Chile.

    Ni siquiera el general Javier Iturriaga está de acuerdo con la declaración del presidente. “La verdad es que no estoy en guerra con nadie”, dijo el encargado de la seguridad de la región metropolitana. Las víctimas fatales ascienden a 15, desde que comenzaran las protestas en Chile.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Como ya es habitual las criticas llovieron, luego de declaraciones del presidente chileno, Sebastián Piñera. El domingo por la noche, en una breve comparecencia a raíz de la crítica situación en la que se encuentra Santiago y un gran número de ciudades a lo largo de todo el país, Piñera afirmó que “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite”.

     

    Anteriormente se había jactado, en una deus numerosas visitas al extranjero, que Chile, a diferencia de otros países latinoamericanos era "un oasis”. Poco después, explotó un estallido social en el país, frente al cual el gobierno lo primero que hizo fue sacar los militares a la calle.

     

    “La última imbecilidad. Su frase solo demuestra que no tiene control de nada. No hay guerra señor Sebastián Pinera. Hay descontento social. Indignación. Compréndalo”, respondió el diputado socialista Fidel Espinoza, respecto a la postura de guerra del presidente.

     

    El diputado Jorge Brito (RD), por su parte, dijo que esto “no es una guerra, presidente Piñera, esto se soluciona políticamente no con tanques ni fusiles”.

     

    En tanto que su camarada de partido, Giorgio Jackson, escribió en Twitter que no sabe si las palabras de Piñera son “para dar tranquilidad a la población ante el miedo y la insatisfacción que viven las personas en sus casas”.

     

    Incluso el jefe de la Defensa Nacional en Santiago, el general Javier Iturriaga, contradijo a Piñera, asegurando que él no está en guerra con nadie.

     

    Luego de un balance, este lunes, después del segundo toque de queda – que se adelantó, el domingo – el general afirmó:

     

    - Yo soy un hombre feliz, la verdad es que no estoy en guerra con nadie.

     

    El lunes, el metro de la capital chilena estaba funcionando solamente en un 40 % de su capacidad, al igual que el martes.

     

    El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, declaró este martes por la mañana que las víctimas fatales ascienden a 15 personas. Más información al respecto en el siguiente enlace: haga clic

     


    El Presidente Sebastián Piñera parece desconocer la realidad que vive Chile y los chilenos, adjudicándose críticas por sus declaraciones. Foto: Cooperativa.cl/redes. 

     

    Hashtags: #Chile #Chileprotestas #Chiledespertó #Noestamosenguerra

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español