Domingo, 16 Diciembre 2018 | Login
Sebastián Piñera vuelve a la presidencia El presidente electo, Sebastián Piñera, junto a su esposa, el domingo por la noche en Santiago de Chile.

Sebastián Piñera vuelve a la presidencia

Una dolorosa derrota experimentó este domingo la izquierda chilena al resultar ganador en las elecciones presidenciales Sebastián Piñera, con un 54 % de votos, frente al 45 % de su contendor, Alejandro Guillier.

Con el triunfo de Piñera, la derecha nuevamente vuelve al poder en Chile. Michelle Bachelet deberá entregarle la banda presidencial a quien la sucederá en el mando, por segunda vez.

En Suecia, en cambio, Alejandro Guillier arrasó con un 95 % de la votación, en tanto que en el extranjero en general obtuvo un 60 % de los votos.

En la columna “Lecciones de la derrota del 17 de diciembre” Víctor Sáez, chileno residente en Berlín, hace un análisis de las elecciones presidenciales, que marca el fin de las dos grandes coaliciones en Chile y el comienzo de cuatro años con Piñera.

 

 Por: Víctor Sáez 

 

Lecciones de la derrota del 17 de diciembre

 

Quiero compartir con ustedes una breve reflexión sobre los resultados de ayer. Estos indudablemente no me han dejado contento, y he sentido una gran decepción. Se ha perdido la posibilidad de profundizar el proceso de reformas iniciado por Bachelet. Para sortear este momento histórico amargo, creo que será necesario reconstruir la izquierda y el progresismo, a partir de auto críticas muy necesarias para alejar a sectores camuflados que operaron como diques de contención a los cambios.

El llamado fuego amigo, que significó mostrarle al pueblo dos candidatos, listas separadas y proyectos distintos. Son estos, a mi juicio, errores que ayudaron a la debacle de ayer.

También la poca firmeza en hacer cumplir el programa de reformas, y acciones emblemáticas que no se hicieron como lo del cierre de Punta Peuco, o el papel indecoroso de la cancillería chilena ante la situación internacional.

También en estas cuotas de responsabilidades compartidas están los integrantes del Frente Amplio quienes, con sus apoyos tibios, tardíos y su soberbia, no asumieron con mirada de futuro el papel que junto al progresismo debían jugar. Con otra actitud y compromiso colectivo se podría haber asegurado el fin de las AFP, la nueva constitución, el término del CAE, entre otras iniciativas, que habrían sido más viables con Guillier en el gobierno. Todas estas legítimas reivindicaciones ahora se colocan cuesta arriba.

Con nobleza debo restar de esta crítica a la mayoría de las personas del FA en el exterior, que sí se la jugaron por apoyar a Guillier.

La derecha jugó todas sus cartas, su peso económico, mediático e ideológico, a la vez que se movilizó a votar en masa. No es casual que en Las Condes tuvieron alta participación de votantes, y en las comunas populares participara solo cerca del 30 %. ¡Los ricos con su voto decidieron por los pobres!

Yo quiero valorar y reconocer el gran aporte simbólico del voto chileno en el exterior, donde el progresismo logró el 60,66 % de los votos con 12.760 chilenos que apoyaron la propuesta de reformas. Derrotamos al Piñerismo en el extranjero, ya hubiéramos querido el mismo resultado en el interior. Este triunfo se hizo en base a un gran esfuerzo organizativo y logístico, con recursos propios, iniciativa y compromiso democrático de todos los sectores políticos opuestos a Piñera.

Este proceso electoral iniciado con la obtención del voto en el exterior, nos deja cuatro grandes tareas para el futuro próximo, las que están en un marco de ensanchar la participación democrática:

La primera es incluir el voto postal como mecanismo formal para participar en las elecciones, mecanismo aplicable también en Chile.

En segundo lugar, la inscripción automática en los registros electorales vía consulados.

Tercero, la inscripción de los hijos de chilenos nacidos en el exterior.

Y cuarto, la creación de la región exterior que permita contar con representación parlamentaria.

Nos corresponde ahora, como chilenos involucrados en el progreso social, desarrollar la gran tarea de la unidad y defensa de las conquistas logradas, así como la exigencia del cumplimiento de las promesas electorales de Piñera. Además de impulsar con mayor fuerza las demandas necesarias para que Chile deje de ser un país tan desigual.

Queridos amigos y compañeros:

La lucha continúa.

Nuestras ideas no están vencidas.

 

Víctor Sáez

Presidente Asociación Violeta Parra de Berlín

Consejero de la Sociedad Civil

 

Berlín, 18 de diciembre de 2017

 

 

 

 

 

 

About Author

Related items

  • Ganó Chile en La Haya: Descartan todos los argumentos de Bolivia y no existe obligación de negociar

    Se acabó la espera. La Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya entregó el fallo de la demanda marítima de Bolivia, que exigía a Chile ante el tribunal sentarse a negociar una salida soberana al mar. Pero la CIJ desechó los 14 argumentos altiplánicos por 12 votos contra 3 y determinó que Chile no tiene obligación de negociar mar con el país vecino.

     

     Fuente: Radio BioBio

     

    Por una parte, el presidente Sebastián Piñera decidió esperar los resultados en La Moneda, mientras que su par Evo Morales optó por escuchar los argumentos en primera persona ante el tribunal.

     

    Tras un largo proceso que inició en 2013, la corte partió con un resumen del tratado de límites de 1904 y las instancias de diálogo posteriores entre ambos países, en las cuales no se llegó a ningún acuerdo fructífero.

     

    “Las negociaciones entre Chile y Bolivia no progresaron desde 1950 en adelante”, señaló el juez Abdulqawi Ahmed Yusuf, presidente de la Corte Internacional de Justicia.

     

    Del mismo modo, en la lectura recalcó que “una obligación a negociar no implica una negociación de llegar a acuerdo”.

     

    Aunque “si no hay obligación de negociar establecida de manera literal, hay que mirar toda la evidencia para juzgar si existe”, dijo Ahmed.

     

    14-0: triunfo por goleada

    Tras dicho preámbulo, los argumentos fueron en su totalidad para Chile. En el primer punto a favor de Chile, la CIJ desacreditó que en 1920 haya habido un acuerdo o una promesa cierta de acceso soberano al mar para Bolivia. Según la Corte, en ese momento ambas partes realizaron negociaciones y Chile dio cierto pie para que Bolivia pudiera obtener un acceso al mar. Fueron acercamientos políticos, que no indicaron que Chile haya aceptado negociar el mar, asegura el tribunal.

     

    En tanto, el segundo argumento esgrimido por los altiplánicos, que sostenía que en 1950 Chile se había comprometido a una entrega soberana para Bolivia, también fue descartado.

     

    Acto seguido, la corte entregó otro punto a favor: que el acuerdo de Charaña entre Augusto Pinochet y Hugo Banzer no implica un acuerdo que genere obligación para nuestro país.

     

    En cuarto lugar, también desechó que dos comunicados de 1986 sean un compromiso de Chile hacia Bolivia.

     

    En la misma línea, desestimó la obligación de Chile, tras una declaración realizada por nuestro país en Portugal hace 18 años.

     

    Para cerrar, el último argumento boliviano también fue desechado, por lo que la CIJ descartó que la agenda de los 13 puntos, suscrita en 2007, establezca una obligación para Chile.

     

    De este modo, en resumen, todos los argumentos centrales de Bolivia fueron descartados por la Corte Internacional de Justicia.

     

    “Chile no tiene obligación de negociar”

    Incluso el tribunal fue más allá y apuntó que en los acuerdos unilaterales “no hay pruebas de intención de Chile de asumir obligación de negociar”, al mismo tiempo que la declaración ONU de 1984 “no se puede considerar una base jurídica para negociar”.

     

    En tanto, sobre las “expectativas legítimas” de Bolivia, el tribunal asegura que se pueden encontrar referencias de ello, pero no se sigue un principio que pueda dar lugar a una obligación fundada.

     

    Sobre carta de las Naciones Unidas, de paso, aseguró que el término “negociar” no aparece en la carta. En solución de disputas, las partes a menudo recurren a una negociación, pero no están obligadas a hacerlo.

     

    En décimo tercer lugar, la CIJ recalcó que ninguna de las resoluciones de la Asamblea General de la OEA indican que Chile tenga obligación a negociar.

     

    Asimismo, sobre la “continuidad histórica” y “acumulativa” argumentada por Bolivia, el tribunal asegura que “en ningún caso establecería una obligación”.

     

    Por ello, la Corte Internacional de Justicia concluyó por 12 votos a 3 que Chile no tiene obligación de negociar. Eso sí, precisó que el fallo no impide continuar las negociaciones a futuro.

     

     
    Varios medios chilenos transmitieron en directo la lectura del fallo. Foto: Captura de pantalla de Teletrece.

     

    Para ver vídeo, entre a la nota en Radio BioBio - haga clic 

     

     

     

     

     

  • El Rasputín de Palacio

    En este artículo de opinión, David Maldonado, ex integrante del MIR,  da más detalles sobre el depuesto ministro de Cultura chileno, Mauricio Rojas, a quien conoció personalmente.

    “Sólo es conocido en las élites de los partidos, todas las cuales, por diversas razones, han tomado clara distancia de él. Su recorrido por los partidos políticos suecos, cambiando rápidamente de ideas e ideologías, lo hace un claro representante de la psicopatía política. La crítica de Mauricio Rojas al Estado solidario Socialdemócrata es demencial.”, escribe Maldonado.

     

     Por: David Maldonado

     

    Conocí muy bien a Mauricio Rojas, en Uppsala y en Estocolmo, en los años iniciales del exilio. Personalmente lo entrevisté, cuando manifestó su interés por incorporarse a los “Grupos de apoyo al MIR” (GAM).

     

    No teníamos antecedentes concretos sobre su participación política en Chile. Posteriormente comprobamos que estuvo relacionado con el “Frente de estudiantes revolucionarios” (FER) en los años finales de sus estudios secundarios y, tangencialmente, con la estructura del MIR, en la Escuela de Derecho, (estudios que no concluyó).

     

    ¡Mauricio Rojas nunca llegó a ser militante!

     

    En esos años, yo era miembro de la dirección regional del MIR, de la entonces “provincia” de Santiago. Nunca tuvimos conocimiento de la existencia de este “militante” en alguna de nuestras secciones comunales, sectoriales o estudiantiles.

     

    En Suecia se aceptó su incorporación a los GAM.

     

    Mauricio Rojas se caracterizaba por ser un hombre enérgico, con una visión “blanco o negro” del mundo... muy duro en su descripción de lo que llamaba “los enemigos políticos e ideológicos”. De sus palabras, junto con sus análisis, se desprendía un profundo desprecio y odio a todo lo que no coincidía con sus dogmas.

     

    Estuvimos juntos en muchas reuniones y círculos de estudios. Analizando los clásicos del marxismo leninismo, especialmente estudiando El Capital.

     

    Mauricio Rojas  tuvo en Chile  contacto superficial con el MIR, y también con círculos del partido comunista pro chino y otros grupos de izquierda.

     

    El ex secretario general del MIR, Andrés Pascal Allende, a partir de las indagaciones que él hizo, ha reafirmado que Mauricio Rojas nunca fue militante del partido.

     

    Se podría interpretar que Rojas es un impostor, que utiliza la sigla del MIR, para conseguir rédito político, presentándose como “soldado de la resistencia” y que paulatinamente descubrió al “Dios neoliberal de la salvación”.

     

    Su madre fue una activa y perseguida dirigente socialista, detenida y torturada en VillaGrimaldi. He tenido información de que a ella le dolió mucho la conversión - o traición -  de su hijo, llegando incluso, a quebrarse la relación familiar.

     

    A no ser que Mauricio Rojas hubiese sido un “infiltrado”, cosa que algunos insinúan, pero yo descarto, no me cabe duda de que, en el comienzo de su exilio en Suecia, fue convencidamente un sectario fanático del marxismo-leninismo.

     

    Todo lo que Mauricio Rojas abraza, lo hace con un convencimiento “eclesiástico”, mesiánico y de extrema vehemencia. ¡Este comportamiento, está en el ADN de su extraña personalidad, en la cual, además está su gran capacidad de intrigar!

     

    Paulatinamente, se fue produciendo su cambio político, su quiebre de posiciones y su camino hacia la derecha.

     

    Mauricio Rojas, hoy en día, miente, reniega, analiza y denuncia — sin tener coherencia, consistencia ni evidencia. En su “currículum político", el presentarse como un converso, como un ex militante del MIR, lo hace “interesante” a los ojos del mundo político y periodístico chileno.

     

    A él y a su socio de travesía, Roberto Ampuero, les encanta sentirse como “trofeos”, conquistados por la derecha.

     

    En Suecia, su cambio político fue gradual. Estuvo participando en círculos socialdemócratas, posteriormente se integró al partido del Medio Ambiente (Miljöpartiet), desde ahí, hizo un salto de trapecista y se incorporó al Partido Conservador (Moderaterna).

     

    La dirección de este partido lo marginó por utilizar “métodos anti-democráticos y conspirativos en las estructuras del partido”.

     

    Personalmente escuché literalmente estas palabras y razones, de parte del ex secretario de organización de los conservadores suecos. Ocurrió en una conferencia, ante la pregunta de un periodista.

     

    De ahí, Mauricio Rojas dio un salto, ya no de trapecio, y se adhirió a los derechistas liberales.

     

    En esa época, Rojas era ya un activo dirigente de “TIMBRO”, un centro de estudios de la derecha neoliberal sueca, apoyado por los intereses económicos más oscuros y egoístas de la sociedad. En Chile cuentan con un centro hermano, la “Fundación para el Progreso” de Axel Kaiser.

     

    Gracias a su amistad con el ex presidente del Partido Liberal sueco, Lars Leijonborg, logró una  posición de “elegible” en la lista de ese partido al parlamento [2002].

     

    A diferencia de Chile, en Suecia, es la posición en la lista electoral, lo que determina ser elegido o no. Con el sistema electoral chileno, jamás habría sido elegido diputado, ya que es un personaje completamente desconocido para el pueblo sueco y repudiado por el 99% de la comunidad latina en este país.

     

    Sólo es conocido en las élites de los partidos, todas las cuales, por diversas razones, han tomado clara distancia de él.

     

    Su recorrido por los partidos políticos suecos, cambiando rápidamente de ideas e ideologías, lo hace un claro representante de la psicopatía política.

     

    La crítica de Mauricio Rojas al Estado solidario Socialdemócrata es demencial.

     

    Acaba de publicar un nuevo librillo “La utopía socialdemócrata”.

     

    Esa utopía, que nunca lo fue, sino una realidad palpable, le fue muy útil a él, a su familia y a su media docena de hijos. La Suecia solidaria y socialdemócrata lo acogió, le dio vivienda y protección social y económica, desde el día que llegó como pobre solicitante de asilo, hasta que obtuvo su doctorado en la universidad de Lund.

     

    Eso, él y su familia, nunca lo habrían podido lograr en un sistema neoliberal, como el que él y sus perversos socios, propician hoy en día.

     

    Todo su desarrollo académico se lo debe al modelo solidario de Suecia. En donde aún se tiene la mejor educación y salud pública, universal y gratuita, pilares de un modelo de sociedad en toda la zona nórdica de Europa, contra los cuales Mauricio Rojas y sus socios neoliberales, trabajaron activamente en el Parlamento para eliminarlos, transformándose en enemigos de todo lo que huela a Estado.

     

    Hoy, este patológico personaje trabaja en Chile por la profundización bestial del egoísmo neoliberal.

     

    Si se tratase de una persona de “normal” raciocinio, una mínima pregunta que debiera hacerse a sí mismo es: ¿qué padre de familia en Chile - como él lo fue en Suecia, con seis hijos de carga, sin ingresos ni herencias especiales - podría hacer el trayecto académico que él realizó?.

     

    Todo, absolutamente todo lo que ha conseguido, ha sido gracias al sistema educacional y socioeconómico de Suecia, denostado por él como “utopía socialdemócrata” que hay que destruir.

     

    No me cabe duda de que este converso exageró los motivos políticos de su exilio para así obtener su permiso de residencia en Suecia.

     

    Absolutamente condenables son sus indignas declaraciones sobre el Museo de la Memoria, mostrando la peor de las peores faltas de sensibilidad hacia todas las víctimas de la dictadura y sus familiares, incluso hacia la memoria de su propia madre.

     

    Mauricio Rojas es un ministro del Estado de Chile, sus funestos comentarios desconocen los resultados de los informes Rettig y Valech, y desconocen las decenas de condenas judiciales de lesa humanidad a torturadores y asesinos.

     

    “Para que las mentiras del presente se impongan, hay que borrar las verdades del pasado” Esta es la esencia de su “rasputinesco” discurso.

     

    Cuando ha visto la enorme avalancha de críticas de casi todos los sectores de la sociedad, sale y dice “yo ya no pienso así, he cambiado de opinión”. Esa ha sido la tónica de su historia, cambiar oportunamente de opiniones, ideas e ideologías, cuando les conviene a sus planes estratégicos.

     

    Hoy, un amigo ex mirista me escribió: “Así es, por desgracia. Este tipo ha calculado “maquiavélicamente” sus pasos”, afirma.

     

    Lamentable para Chile, que un Rasputín oportunista de tomo y lomo, esté en el gobierno del país.

     

    ¡Es sumamente peligroso!

     

    ¡Debe dimitir o ser destituido!

     

    David Maldonado

     

    Nota de la redacción:

    Esta columna fue recibida antes de la veloz dimisión del ahora ex ministro, quien solo duró 90 horas en su puesto. Pocos imaginaron que el desenlace tan rápido de este episodio. En Suecia, lo alcanzaron a felicitar el presidente del partido Liberal, Jan Björklund y el ex canciller sueco (del partido Moderados), Carl Bildt, en el momento de su designación. Ninguno de éstos se han pronunciado sobre la salida de Mauricio Rojas. 

     

     

     

     

  • Hola y chao - Renuncia Mauricio Rojas, ministro de Culturas de Piñera

    El nuevo ministro de las Culturas las Artes y el Patrimonio Nacional, Mauricio Rojas, presentó su renuncia.  

    A cuatro días de asumir, su presencia en el ámbito de la Cultura, en el que fuera designado por el presidente Sebastián Piñera, se hizo insostenible. 

    A pesar de que se retractara de lo dicho en su libro "Diálogo de conversos", escrito en conjunto con el actual Ministro de relaciones Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, las explicaciones que Mauricio Rojas dio al respecto no fueron suficientes. Había dicho exactamente lo mismo en una entrevista televisada: que "El Museo de la Memoria era un montaje". 

    Duró solo 90 horas en su cargo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Radio Bio Bio publica: 

    El nuevo ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas, presentó su renuncia al cargo a menos de 4 días de asumir la cartera.

    El Gobierno aceptó su decisión y se confirmó que el presidente Sebastián Piñera alista una declaración desde el Palacio de La Moneda para oficializar su salida del gabinete, el cual también fue objeto de cambios en Educación y Medio Ambiente el jueves.

    De momento, los asesores del mandatario trabajan en los nombres para poder establecer al sucesor de Rojas, quien está envuelto en una polémica tras sus dichos sobre el Museo de la Memoria, al cual calificó de “montaje”.

    “Más que un museo (…) se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar”, dijo Rojas en el libro “Diálogo de Conversos”, que escribió junto al actual ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero.

    La salida del secretario de Estado será comunicada a los presidentes de los partidos de Chile Vamos en el Comité Político, pero desde el Ejecutivo respaldaron a Rojas durante la jornada del domingo.

    En una entrevista con Telvisión Nacional, el ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel, aseguró que la opinión de Rojas sobre el recinto que recuerda los abusos durante la Dictadura había cambiado y que éste nunca “ha justificado las violaciones de los Derechos Humanos“.

    Desde la oposición, en tanto, las críticas fueron duras. La diputada y presidenta de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara, Carmen Hertz (PC), aseveró que tales dichos “sólo buscan minimizar los horribles crímenes” que ocurrieron bajo el régimen de Augusto Pinochet.

     

    El Mostrador, por su parte, destaca que Mauricio Rojas tuvo que abandonar la cartera debido a presiones de defensores de los DDHH: 

    "Debut y despedida: Mauricio Rojas sale del ministerio de las Culturas ante presión por DDHH

    Sus dichos calificando de “montaje” al Museo de la Memoria dejaron en posición insostenible al ex “ghostwriter” de Sebastián Piñera. Sus declaraciones además dejaron en evidencia las dos almas de la derecha y finalmente tuvo que dejar el cargo tras la incesante presión desde la oposición y el mundo de la cultura". 

    El Mostrador apunta a la división de la derechas, puesto que RN y la UDI hicieron filas con Rojas, en tanto que  Evópoli expresó su rechazo a los dichos del ministro dimitido.

     

    Cambio 21, en una nota de ayer, afirma que el gobierno de Piñera respaldó a su ministro: 

    "Sigue la fiesta. Gobierno sale a respaldar a ministro de Las Culturas: "Rojas en un defensor de los DDHH"

    El Ministro Blumel debió salir a poner la cara por los crueles dichos de Rojas: "Las opiniones del pasado son opiniones del pasado", aseguró el titular de Segpres.

    El ministro de la Segrepres respaldó al ministro de las Culturas y aseguró que "ha sido una persona que ha defendido los Derechos Humanos" (SIC).

    El ministro Secretario General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, se refirió a la polémica con el ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas, por sus dichos sobre el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

    "Es un problema que hay que despejar y el ministro ya lo ha despejado (...) él mismo planteó que lo que él había señalado no es correcto y que ese planteamiento hoy no lo representa”, dijo en el programa Estado Nacional de TVN.

    Y agregó que, "en materia de derechos humanos no hay dos lecturas. Todos tenemos que ser absolutamente defensores y respetuosos de los DD.HH. en todo tiempo, en todo lugar y en toda circunstancia”.

    Blumel argumentó que en el panel que los ministros "actuamos" en función del planteamiento del Gobierno y dejó en claro que "las opiniones del pasado son opiniones del pasado".

    Finalmente, el ministro de la Segpres, defendió a Rojas y dijo que "ha sido siempre una persona que ha defendido los DD.HH.".

    Esto último, difícilmente él mismo se lo crea".

     

     

    EXTRA: A las pocas horas de la dimisión de Mauricio Rojas, el Gobierno dio a conocer el nombre de su sucesora. BioBio publica: 

    Consuelo Valdés Chadwick es designada como ministra de las Culturas tras renuncia de Rojas

    Luego de que Mauricio Rojas renunciara este lunes, a tan sólo 90 horas de asumir el cargo de ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el presidente Sebastián Piñera nombró a una nueva secretaria de Estado.

    Se trata de Consuelo Valdés Chadwick, quien fue designada mediante una declaración pública del mandatario en el Palacio de La Moneda.

    Valdés Chadwick tiene amplia experiencia en el área. Hasta el momento se desempeñaba como directora ejecutiva del Museo Interactivo Mirador (MIM), y fue directora del Museo Artequín, consejera del Consejo Nacional de Televisión (CNTV) y Coordinadora Nacional de Museos en la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam).

    Es arqueóloga de la Universidad del Norte de Chile, con un Master of Arts en Estudios Latinoamericanos con mención en Antropología de la Universidad de Alabama y diplomada en Producción Audiovisual de Standford University, en Estados Unidos.

    Actualmente, según indica el sitio del MIM, ejerce dos cargos ad-honorem: miembro de los directorios de la Corporación Museo Artequín (Santiago y Viña del Mar) y hasta septiembre de 2016, del directorio de la Fundación Ciencia Joven y Fundación MediaBus.

    Consuelo Valdés Chadwick es familiar lejana del actual ministro del Interior, Andrés Pío Bernardino Chadwick Piñera, primo del Presidente. Sin embargo, desde el entorno del abogado aseguraron a Radio Bío Bío que, pese al parentesco, no se conocen.

    En la instancia, Piñera también se refirió a las polémicas palabras de Rojas, que calificó al Museo de la Memoria como un “montaje”, asegurando que “no las comparten, respecto al sentido y misión del Museo de la Memoria, que recoge las vivencias y enseñanzas de un periodo muy oscuro de nuestro país”.

     

     


    El dimitido ministro de las Culturas, Mauricio Rojas deberá, tal vez, volver a su ocupación anterior: a escribirle los discursos a su amigo y jefe, el presidente Piñera, a quien además le escribió un libro. Foto: El Desconcierto. 

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español