Sábado, 25 Noviembre 2017 | Login
Los terroristas odian nuestra cultura Imagen de la vigilia en honor a las víctimas en Manchester. Foto: Aftonbladet (la imagen está recortada).

Los terroristas odian nuestra cultura

El atentado suicida del lunes en la ciudad británica de Manchester, al finalizar el concierto de la cantante pop Ariana Grande, dejó un saldo de 22 muertos y más de 100 heridos.

Europa se conmociona una vez más frente a brutalidad del Estado Islámico, que rápidamente reivindicó el ataque, dirigido esta vez contra niños y jóvenes que asistían, algunos por primera vez, a un concierto con su artista predilecta.

El columnista de Aftonbladet, Daniel Swedin, escribe sus reflexiones al respecto:

 

 Fuente: Aftonbladet/Daniel Swedin. Traducción: Magazín Latino

 

No hace mucho tiempo atrás, aeropuertos, militares bases, embajadas, sedes de gobierno, trenes del metro  casi siempre objetivos de grandes ataques terroristas. Pero en los últimos años hemos visto cómo personas han sido masacradas en clubes nocturnos, museos, mercadillos de Navidad, bares, discotecas gays y salas de conciertos.

 

Cohesión y apertura

 

El ataque del lunes en la Arena de Manchester y las imágenes desde allí son espantosamente familiares. Aquí tenemos a jóvenes que han ido a un concierto, han querido juntarse con otros, celebrar y festejar y que, en cambio, fueron víctimas de la muerte y del terror.

¿Por qué han cambiado los objetivos? En parte porque la seguridad alrededor de embajadas y el PArlamento, por ejemplo, ha aumentado significativamente. Pero también porque los extremistas odian todo lo que significa un concierto de Ariana Grande en Manchester o un club de fans del Real Madrid en Balad, Iraq: alegría, unidad, transparencia y falta de límites.

Después del asesinato masivo en la sala de conciertos de Bataclan, en París en noviembre de 2015, el Estado Islámico dijo sobre las víctimas que eran ”paganos” que se habían reunido  para un concierto de "prostitución y pecado". En un comunicado que dice provenir del EI, se afirma que el concierto de Ariana Grande en Manchester es infame y a las víctimas - entre éstas una niña de ocho años de edad –  se les denomina cruzados.

Nos matan porque odian cómo vivimos nuestras vidas. Por la música que escuchamos y por los partidos de fútbol a los cuales asistimos. Lo hacen porque quieren que nuestras sociedades se debiliten, se polaricen, para que nosotros y nuestros políticos abandonemos nuestros  valores y fundamentos. No lo haremos. 

 

 

Una ciudad unida

 

Ayer se dieron cita en Estocolmo numerosos hinchas ingleses. Su equipo, Manchester United, se enfrentó al Ajax, en Arena Friends en Solna. Los creadores de titulares de todo el mundo han hecho uso de que el equipo se llama como se llama.

Manchester, unido.

Y desde Manchester es la imagen que se difunde en todo el mundo justo ahora: una ciudad que en conjunto – por sobre los límites de la religión y la  política – defiende todo lo que los extremistas quieren que abandonemos.

 

Imagen de la vigilia en honor a las víctimas en Manchester. Foto: Aftonbladet (la imagen está recortada). 

 

 

 

About Author

Related items

  • Las mujeres dijeron: ¡Basta!

    La campaña internacional en contra del acoso sexual, que prendió las redes con la etiqueta #Metoo (#Yotambién) pasó de la vida virtual a vida real.

    En 14 puntos de todo el país se realizaron este domingo manifestaciones de repulsa al acoso sexual, y de solidaridad con las víctimas, que son numerosas.

    “La mitad de la población no está segura”, dijo la dirigenta de Iniciativa Feminista, Gudrun Schyman”, en una multitudinaria manifestación en Estocolmo, donde las mujeres dijeron: “¡Basta ya!”

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Algo bueno trajo el escándalo que se desarrollara en Hollywood, hace un tiempo atrás, cuando fuera desvelado que el poderoso productor Harvey Weinstein había cometido numerosas agresiones sexuales en contra de conocidas estrellas de la pantalla grande.

     

    A raíz de esto, la actriz Alysa Milano (*) se propuso llevar el debate a las redes sociales. Y estas explotaron. Miles de mujeres de todo el mundo comenzaron a contar sus experiencias bajo la etiqueta #MeToo o, en español: #Yotambién.

     

    "Si todas las mujeres que han sido víctimas de acoso o violencia sexual escriben ´Yo también´, como estado, podemos darle a la gente una idea de la magnitud del problema", escribió Milano en su cuenta de Twitter.

     

    Un nuevo movimiento había nacido. Una suerte de grito primal de – en el caso de algunas - toda una vida de acosos.

     

    En Suecia, las mujeres comenzaron a contar sus experiencias en las redes sociales, lo que resultó en nuevas medidas gubernamentales para combatir este problema laboral. Y también en el despido de unas cuantas personas, que, en el marco de la campaña #Metoo fueron denunciados por sus víctimas.

     

    El primer nombre que salió a la luz fue el del popular conductor del canal 4 de televisión, Martin Timell, quien habría acosado sexualmente a una de sus colegas (o algunas). Luego de un tira y afloja que duró días y de que Timell presentara disculpas públicas a las afectadas, la dirección del canal informó que éste había sido despedido. Su programa “Por fin en casa” se suprime de la parrilla programática del canal.  

     

    Y este miércoles, el vespertino Expressen publicó, como primer medio, el nombre del “conocido columnista de Aftonbladet”, que ha figurado tanto en los medios escritos como en la red. Ya era conocido por todos, el periodista estrella de Aftonbladet, Fredrik Virtanen.

     

    A lo que le siguió una entrevista en Aftonbladet con éste, en la que Virtanen reconoce que muchas veces se ha comportado como un rufián (skitstövel) pero que nunca hizo lo que la periodista y bloguera Cissi Wallin lo acusa: drogarla y violarla.

     

    (Más sobre esto, en otra nota).   

     

    La televisión pública, SVT, por su parte, tampoco se ha librado de acusaciones, uno de sus animadores más populares y conocidos, Lasse Kronér, enfrenta una demanda policial por abuso sexual.

     

    En los tres casos - se rumorea que vienen más - se llevarán a cabo investigaciones independientes e imparciales, han comunicado los jefes de redacción. Aunque, al menos en el caso de Virtanen, el hecho ya ha prescrito.

     

    Ahora, la noticia más reciente respecto a #Metoo, es que el Museo Nórdico de Estocolmo está recopilando los testimonios de esta campaña.

    - Esta es una campaña que afecta y que conmueve a muchas personas. Decimos a menudo que somos el mejor país del mundo, en igualdad de género, pero estos testimonios nos muestran que tal vez no es tan así. Y lo queremos documentar, dijo el vocero del museo, Jonas Engman, al noticiario del canal 4 de televisión.

     

    Una documentación necesaria, a juzgar por la enorme cantidad de testimonios que las mujeres suecas (obviamente también hay víctimas hombres, pero la inmensa mayoría son mujeres) han compartido con sus congéneres, durante estos últimos días.

     

    Desde la Ministra de Exteriores, Margot Wallström, a mujeres que se desempeñan en la gran mayoría de los rubros: de las comunicaciones (lo más visible), la política, hotelería, restaurantes, la cultura, etc, etc.

     

    La ministra ya había contado anteriormente en una biografía que, en una cena oficial, cuando se desempeñaba como delegada sueca al Parlamento Europeo, su vecino de mesa comenzó a pasarle la mano por los muslos, debajo del largo y lujoso mantel. Ante esto, Wallström abandonó el lugar y reportó el incidente al presidente Barroso.

     

    Sin embargo, nunca supo si el presidente de la UE había llamado a terreno al delegado manos largas.

     

    Pero no solamente Margot Wallström, son tantas las personalidades suecas que han dado a conocer ellas también han sido abusadas, que la lista es larga, suma y sigue. Muchas mujeres que nunca reflexionaron en algo que entonces era la norma, hoy se han dado cuenta de que también fueron víctimas. Y que se quedaron calladas porque sintieron vergüenza

     

    - Está muy bien que por fin la gente, rompa el silencio. Ahora la vergüenza se traslada a quienes se la merecen: los perpetradores. Muchos le han restado importancia tildando esto como "estadísticas exageradas", pero ahora ya no puede ignorar más, ahora es obvio lo generalizado que es este problema. No es una tendencia, es una nueva era. Ahora incluso el más cínico de los sexistas ve que su reputación se viene abajo, si se comporta de esta forma, dijo al matutino Svenska Dagbladet la experta en Retórica Elaine Eksvärd.

     

    Ella quisiera que la gente tenga el valor moral de no aceptar los comentarios sexistas, por ejemplo, en el trabajo. Quiere “que se acabe la cultura del silencio. Porque quienes callan también forman parte del abuso y del acoso”, dice ella, tomando su propio caso como ejemplo: fue abusada sexualmente cuando niña, y entonces no tuvo el apoyo de nadie.

     

    - Si todas las personas se lo propusieran, podríamos poner fin a los abusos. Tenemos que terminar con esta cultura del silencio, para que no alcance a las generaciones futuras. Nuestra generación tal vez ya esté perdida, durante años sazonada en el sexismo, pero los que son niños hoy en día, son el futuro. Debemos poner fin a esto ahora para que no contagie el futuro, subrayó.

     

     

     

    Imagen de la manifestación en la plaza de Sergel, en Estocolmo. Foto: Facebook.

     

     

    (*) Para ser más exactos, la primera que comenzó esta campaña – hace 10 años atrás – fue la activista norteamericana Tarana Burke.

    Metoo es una forma poderosa de mostrar empatía por alguien, dijo, en una entrevista en el programa televisivo Agenda, este domingo.

     

    Tarana Burke ha trabajado durante años por la justicia social. El movimiento que fundó, Metoo, se dirigió en un comienzo a mujeres jóvenes que habían sufrido distintos tipos de abusos sexuales.

     

     

  • Se confirma la muerte de la experta de la ONU Zaida Catalán

    El Ministerio de Relaciones Exteriores confirmó, la madrugada del miércoles, que uno de los tres cuerpos que fueron encontrados en la región de Kasai, en el Congo, pertenece a la investigadora de la ONU, Zaida Catalán, de 36 años y de nacionalidad sueca. La joven mujer había sido secuestrada hace dos semanas atrás, junto a dos personas más.

    - Lamentablemente debemos confirmar que se trata de ella, dijo Katarina Byrenius Roslund, vocera del servicio de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores

     También se identificó al colega estadounidense de Catalán, Michael Sharp, así como también el intérprete congoleño. Los tres cuerpos fueron encontrados en la misma fosa.

    Los familiares de Zaida Cataláns han sido informados de su fallecimiento.

     

     Por: Magazín Latino

     

    La zona donde se encontraban los expertos ejerciendo labores para la ONU había sido calificada como de extrema peligrosidad.

     

    El gobierno de la República Democrática del Congo anunció, el 13 de marzo, que Zaida Catalán y Michael Sharp habían sido secuestrados por ”fuerzas negativas”.

     

    Este martes se confirmó que los cuerpos encontrados en la zona de Kasai pertenecían a los investigadores y a su intérprete.

     

    El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, lamenta profundamente el hecho:

     

    "Envío mis más profundas condolencias a las familias de Michael y Zaida, a sus seres queridos y colegas", escribe Guterres en un comunicado.

     

    Agrega:

    "Michael y Zaida perdieron la vida cuando intentaban entender las causas del conflicto y la inseguridad en la República Democrática del Congo, para ayudar a traer la paz al país y a su gente. Honraremos su memoria manteniendo el apoyo al grupo de expertos y al trabajo inestimable de la gran familia de la ONU en la República Democrática del Congo”.

     

    Y exige que se haga justicia:

     

    ”Es nuestra esperanza que la causa de sus muertes será  determinada tras una investigación más exhaustiva. Confío en que las autoridades congoleñas llevarán a cabo una minuciosa  investigación sobre este incidente. Las Naciones Unidas también llevarán a cabo una investigación. En el caso de actos delictivos, las Naciones Unidas harán todo lo posible para garantizar que se haga justicia”.

     

     

    400 personas asesinadas

     

    Según el vespertino Aftonbladet, más de 400 personas han sido asesinadas en esta región. En una conferencia de prensa reciente, el vocero de prensa del gobierno no pudo responder la pregunta de si el grupo en que viajaba la experta sueca contaba con escolta de la ONU.

     

    Zaida Catalán se encontraba en la región de Kasai, al sur del Congo, cuando la moto-taxi en la que viajaba junto a un colega norteamericano y cuatro congoleños fue interceptada, en un puente. Desde esa fecha, el 12 de marzo, el grupo se encontraba desaparecido. No obstante, el padre de Sharp, John Sharp, escribió el martes en Facebook que había sido informado de que los cuerpos de un hombre y una mujer habían sido encontrados en fosas poco profundas en la zona, y que había una alta probabilidad de que los cuerpos correspondieran a Michael y Zaida.

     

    Según informa el vespertino Aftonbladet, el distrito de Kasai es uno de las más peligrosos del país. Allí se enfrentan soldados de la milicia Kamwina Nsapu con tropas del gobierno. Ambos grupos han perpetrado graves abusos tanto en contra de soldados como de la población civil. La semana pasada, 29 policías congoleños fueron decapitados, luego de una emboscada en la zona.

     

    En febrero del año en curso, un video que se filtró y que fue publicado por el New York Times, muestra cómo soldados acribillan a 13 civiles, entre éstos, mujeres y niños. ”Se mueren como animales!” gritan los soldados, al dispararle a los civiles.

     

    Esta era una de las masacres que Zaida Catalán y sus colegas estaban investigando.

     

    Sin embargo, el ministro de información del Kongo, Lambert Mende,  se mostró crítico frente a la ONU:

    - No es normal que venga gente aquí y comience a trasladarse en la región. Si el gobierno hubiera sido informado de sus actividades, tal vez los habríamos escoltado, para su propia seguridad, dijo Lambert a Voice of America.

     

     

    Löfven: ”Arriesgó su vida para salvar la de otros”

     

    El Primer Ministro sueco, Stefan Löfven, manifestó su pesar, al ser informado del lamentable suceso. En un comunicado a la agencia noticiosa TT escribe:

     

    ”Zaida Catalán se encontraba en la República Democrática del Congo para fortalecer la paz en el país. Es una misión crucial para crear una mayor seguridad en toda la región y para dar esperanza a un país que durante mucho tiempo ha sido devastado por la violencia y la  destrucción". Catalán "era una de esas personas que trabajan incansablemente por la paz y la justicia, y arriesgó su vida para salvar la de otros”, escribe Löfven.

     

    Zaida Catalán nació en Estocolmo, de madre sueca y padre chileno – quien llegó como refugiado político desde Chile en 1975. Estudió Leyes en la Universidad de Estocolmo y pertenecía al Partido Verde (Miljöpartiet), donde fue portavoz de las Juventudes durante cuatro años, dos de estos junto a Gustav Fridolin (2001-05).

     

    Más tarde dejó la política para trabajar como experta en violencia sexual en la Misión Europea en el Congo.

     

    Le interesaban particularmente los temas sobre los derechos humanos y también los derechos de los animales. Trabajó por la igualdad de género y apoyó la Ley sueca en contra de la prostitución. (Fuente: Wipipedia).

     

     

    Zaida Catalán. Foto: Aftonbladet.

     

    Tanques de las Naciones Unidas en misión en el Congo. Foto: Aftonbladet.

     

     

     

  • Ola de asesinatos estremece Estocolmo

    La semana pasada se perpetraron cinco asesinatos, en el lapso de dos días, en barrios periféricos de Estocolmo,

     Un hombre y una mujer fueron muertos a puñaladas en Hallonbergen, al noreste de Estocolmo. El mismo día, en la comuna de Alby fue encontrado el cuerpo sin vida de un hombre a la entrada de un edificio. La policía sospecha que fue asesinado.

     En la comuna de Kista, al día siguiente, dos jóvenes fueron baleados en el interior de un vehículo. Uno de ellos falleció en el lugar y el otro al arribar al centro sanitario.

    - No creo que haya ocurrido antes algo así, dijo a Aftonbladet el criminólogo Leif GW Persson.

     Él cree que la ola de violencia continuará, en la capital sueca y sus alrededores.

     

     

    Por: Magazín latino

     

    La policía de Estocolmo exigió refuerzos al jefe de la Policía Nacional, para aclarar los crímenes perpetrados recientemente en la región de Estocolmo. Actualmente se investigan 47 asesinatos y 57 intentos de asesinato.  

    - Tratamos de hacer lo posible, con la capacidad que tenemos, pero no logramos identificar y hacer un seguimiento de todos los focos de conflictos, declaró al vespertino Aftonbladet Gunnar Appelgren, jefe del operativo policial Mareld, que se encarga de las regiones más priorizadas de la provincia de Estocolmo.

       

    No obstante, el criminólogo Leif GW Persson opina que eso es precisamente lo que la policía debería hacer, para enfrentar la ola de violencia que la semana pasada estremeció la capital sueca. Y algo a lo que los suecos no están acostumbrados.

    - Yo no creo que algo así haya ocurrido anteriormente en Suecia, expresó Persson a Aftonbladet.

     

    Según él, la policía no debe dar tregua a los antisociales.

    - Se debe identificar y seguir a estos individuos. No son muchos, pero viven de una criminalidad a menudo bastante grave. Por lo tanto, se trata de seguirlos y apresarlos apenas se dé la oportunidad.

     

     

    El conocido criminólogo leif GW Persson. Foto: Aftonbladet.se.

     

     

     

    Aunque la violencia mortal ha disminuído, durante la década del 2000, los asesinatos con arma de fuego han aumentado, en Suecia, durante los últimos años, según cifras de Brå (entidad para prevención del crimen).

     

    Las víctimas son generalmente hombres, y la mayoría de las veces jóvenes.

     

    Pero el asesinato perpretrado en Hallonbergen, al noreste del centro de Estocolmo, fue distinto. El martes 7 de marzo, a las 09.09 de la mañana, tres individuos irrumpieron en el departamento de una pareja de 40 años de edad, padres de dos hijos. Los tipos, armados con arma blanca, dieron muerte a la mujer en el departamento. El hombre huyó a la calle mientras llamaba al 112, pero un individuo lo alcanzó y lo acuchilló mientras yacía en el suelo, en tanto que un agente, que había llegado rápidamente el sitio del suceso, disparaba al aire. El hombre fallleció poco después.

     

    Cuatro personas fueron detenidas, en el lugar, pero la policía cree que uno se dio a la fuga. Un chico de15 años de edad fue puesto en libertad, mientras que dos hombres, de 20 y 21 años y un muchacho de 16 años se encuentran en prisión preventiva, como principales sospechosos del asesinato de la pareja.  

     

    Uno de los jóvenes presos había figurado en otra investigación policial, que trata del asesinato de un hombre de 25 años que el 22 de enero fue muerto a balazos.

     

    Según fuentes de Aftonbladet, dos de los sospechosos figuran en un video junto al hombre asesinado de 25 años. Y, agrega el medio, en la misma investigación policial figura también – como testigo – el hombre asesinado en Hallonbergen.

     

    En las redes sociales han cundido las especulaciones sobre el motivo del crimen. Sin embargo, mientras no se lleve a cabo el proceso judicial pertinente, y el fiscal y la policía hayan investigado todos los detalles, no se sabrá la verdad de lo sucedido.

     

     

    Pero el 7 de marzo se perpetró un nuevo crimen. A las 22.24 horas, vecinos encuentraron a un hombre herido de muerte a la entrada de un edificio en la comuna de Alby, al sur de Estocolmo. Poco después el hombre fallece, y la policía sospecha que fue asesinado.

     

    El 8 de marzo, a las 22.06 horas, en la comuna de Kista, al norte de Estocolmo, una ayudante de enfermería descubre a dos jóvenes en el interior de un vehículo. Los hombres han sido baleados, de cerca, en la cabeza. Uno de ellos fallece en el acto, el otro en el hospital al que fuera trasladado.

     

    La policía se ha negado a dar más detalles sobre este crimen, no obstante, distintos medios aseguran que una de las víctimas es el jefe de la pandilla ”León” (Lejon), un hombre de 26 años con un amplio prontuario policial. Este hombre cayó en la criminalidad a los 15 años, ha sido condenado por delito grave de drogas, amenazas y violencia contra funcionarios, dopaje, robo, y por portar armas.

     

    Según Aftonbladet, la pandilla ”León” ha sembrado el terror durante años, en los suburbios de Estocolmo.

    - Se trata de personas que son criminales profesionales, multicriminales que se dedican a todo lo que pueda generar dinero: drogas, protección, y ese tipo de cosas, declaró a Aftonbladet Anders Göranzon, jefe de la ”Operation Fenix”, de la policía de Estocolmo, que combate la criminalidad en la zona oeste de la capital.

     

     

    Estos antisociales se han hecho conocidos por su extrema brutalidad y por actuar despiadadamente. Según Aftonbladet, la policía sospecha que personas ligadas a esta pandilla han sido los autores de balaceras y maltratos agravados, luego de disputas en el mundo del hampa.  

    - Ellos tienen un gran capital de violencia, explicó a Aftonbladet Anders Göranzon, sin embargo no quiso especular sobre los motivos del asesinato en Kista.

     

     

    Los motivos del asesinato de la pareja en Hallonbergen tampoco han sido aclarados. Sin embargo, del prontuario policial de los sospechosos, se deduce que éstos no parecen pertenecer a pandillas, consigna Aftonbladet.

     

     

    Gunnar Appelgren no quiere referirse al caso específico de Hallonbergen, sin embargo afirma que ”sabemos, por experiencia, que estos grupos se aprovechan de personas jóvenes, o personas que quieren escalar en jeraquía o están a punto unirse al grupo”.

    - El asesinato es algo inusual, en relación a otros crímenes. Se trata a menudo de robar autos, entregar armas, enviar a alguien con una carga explosiva, afirma el inspector Appelgren.

     

    Él no quiere llamar a este tipo de actividades delictivas como ”criminalidad organizada”.

    - Muchas veces es más bien criminalidad desorganizada. Estas personas son un efecto de la criminalidad organizada grave, como el contrabando internacional de drogas, pero se mueven dentro de la línea y venden narctoticos y utilizan armas. Esto no es criminalidad organizada, es criminalidad extremadamente violenta, pero la capacidad de organización es mala.

     

    Gunnar Appelgren, comisario de la policía de Estocolmo. Foto: Pantallazo, SVT.

     

    Y en el programa televisivo Agenda, de SVT, el comisario explicó que la labor policial es necesaria, pero que se requieren medidas políticas sociales, para aumentar la seguridad en la sociedad.

    - Lo más importante es que tenemos que eliminar las armas, de lo contrario, las consecuencias son castrofales. La policía debe trabajar más cerca de las personas, ya que la violencia se ha hecho mucho más evidente. Ahora vemos una nueva generación que deciden matarse unos a otros.

     

     

     

    En el mismo programa, el trabajador social Alex Valencia Rodallec, de Gotemburgo se refirió a las brechas sociales, como una de las causas de la criminalidad.

    - Las brechas en la sociedad están asociadas a esta problemática. Los jóvenes que viven en estos barrios no tienen las mismas condiciones que los que viven en barrios más pudientes, dijo, y apuntó a que los gobiernos han abandonado los barrios periféricos.

     

     

    Tanto Valencia Rodallec como Appelgren, concordaron en que los refuerzos policiales son necesarios, pero solo a corto plazo.

     

    Nuevamente: la violencia mortal con arma blanca que se da en ciertos grupos de jóvenes hombres ha aumentado, de acuerdo a cifras de Brå. Esto se debe a los grupos criminales que – según el criminólogo  Leif GW Persson – han ”tomado la batuta” y se les ha dejado que ”hagan de las suyas”.

     

     

    Según Persson, no hay motivo para caer en el pánico. Sin embargo, esta criminalidad afecta a quienes viven en los suburbios y que nada tiene que ver con las pandillas.

    - Aquellos que no pertenecen a estas redes, pero que viven en estas zonas, son los más afectados. Les queman los autos y les saquean los negocios. Si alguien se enferma de urgencia, la ambulancia tal vez no pueda llegar, debido a que tiran piedras.

     

    El criminólogo sostiene que esas personas llevan una vida casi sin ley. Y considera esta situación como alarmante.

    - Esto ha cambiado por completo el cuadro de violencia mortífera en el lapso de pocos años. Se trata de jóvenes marginados que están localizados en pocas áreas de nuestras ciudades principales. Llevan una vida criminal y se matan unos a otros, subraya Leif GW Persson en Aftonbladet.

     

     

    La policía realiza pesquisas en Hallonbergen. Foto: Aftonbladet.se

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español