Viernes, 28 Abril 2017 | Login
Las consecuencias del machismo: el subdesarrollo del cuarto pilar del Estado del Bienestar Foto: Kidcoach.es

Las consecuencias del machismo: el subdesarrollo del cuarto pilar del Estado del Bienestar

El economista y analista político español, Vicenç Navarro, analiza el tema del machismo en España.

 

Por: Vicenç Navarro

 

España es uno de los países de la Unión Europea de los Quince (UE-15) que tiene un menor gasto público social por habitante. Y ello no se debe a que sea un país pobre (no lo es, pues ya antes de la crisis su PIB per cápita era el 94% del PIB per cápita del promedio de la UE-15, el grupo de países de la UE que tienen mayor riqueza en la UE), sino al gran dominio que las fuerzas conservadoras y liberales han tenido y continúan teniendo sobre el Estado español. En realidad, el gasto público social (que incluye transferencias y servicios públicos, como sanidad, educación o servicios sociales, entre otros) per cápita era solo el 74% del promedio de la UE-15. Si hubiera sido el 94%, el Estado del Bienestar se habría gastado 66.000 millones más de lo que se gastaba.

En otro trabajo (El subdesarrollo social de España. Causas y consecuencias. Anagrama, 2006) documenté cómo la raíz del subdesarrollo social de España se debe al enorme poder que la clase dominante de este país, es decir, los propietarios y gestores de sus mayores entidades financieras y económicas (y que derivan sus rentas de la propiedad del capital), y las clases medias de renta superior, han tenido y continúan teniendo en el desarrollo de las políticas fiscales (altamente regresivas) que determinan la pobreza de ingresos a las arcas de Estado. Poder de clase es el factor determinante de dicho retraso social de España.



Los costes humanos del machismo

Pero la parte menos desarrollada del Estado del Bienestar español son las transferencias y servicios públicos orientados hacia las familias. Servicios tales como escuelas de infancia y servicios domiciliarios para las personas discapacitadas están muy poco desarrollados en España, y la causa de tal subdesarrollo es otro tipo de poder, además del poder de clase. Me estoy refiriendo al poder de género dominante, es decir, al machismo. En España, cuando decimos familia en realidad queremos decir mujer, pues son las mujeres las que juegan un papel clave en el cuidado de los miembros de la familia, sean niños o niñas, jóvenes (que viven en casa de sus padres hasta que tienen 32 años como promedio), esposos o compañeros y ancianos. Y además de tanto cuidado, el 52% de las mujeres también trabajan en el mercado laboral. Las mujeres españolas cubren las enormes insuficiencias del Estado del Bienestar.

Todos estos datos permiten concluir que la cultura política dominante en España, que retóricamente da tanta importancia a la familia, se caracteriza por una gran hipocresía. En tal discurso oficial se pone a la familia (a la mujer) en un pedestal, para luego crucificarla. Si alguien cree que estoy exagerando, léase mi libro antes citado. Las mujeres españolas tienen tres veces más enfermedades debidas al estrés que los hombres. Poder de clase (clasismo) y poder de género (machismo) es lo que está causando esta situación.



Los costes económicos del machismo

El gran domino de los hombres (que proceden en su mayoría de las clases más pudientes) en las estructuras de poder explica este subdesarrollo de las transferencias y servicios públicos a las familias. Pero tanta insensibilidad, además de crear un problema humano enorme, está también creando un problema demográfico y otro económico enormes. España tiene una de las fertilidades (número de nacidos por cada mujer fértil) más bajas de la UE-15, aun cuando a la mayoría de familias españolas les gustaría tener dos niños o niñas; el promedio es de solo 1,3, que es una cifra menor de lo que se requeriría para que se equilibrara el descenso de la población debido a la mortalidad. Si muere más gente de la que nace, la población desciende. Si a ello se le suma el creciente sentimiento anti-inmigración que se está esparciendo por toda Europa, se puede concluir que la población española ira descendiendo de tamaño.

Pero tanto machismo está creando también un problema económico enorme, del cual el establishment (expresión anglosajona que quiere decir la estructura de poder) político-mediático que gobierna el país no es ni consciente. Parte de la escasa creación de empleo se debe precisamente al escaso desarrollo del Estado del Bienestar en España (incluyendo los servicios de ayuda a las familias). Solo una persona de cada diez personas adultas en España trabaja en los servicios públicos (incluyendo los servicios públicos del Estado del Bienestar) cuando en Suecia es uno de cada cinco. En contra de lo que proclaman los economistas liberales (que son la mayoría de los gurús mediáticos), el sector público está subdesarrollado en España.

Y lo que es ignorado por parte del establishment político-mediático del país es que empleo crea la demanda para más empleo, una situación particularmente acentuada con el empleo de las mujeres, pues alguien tiene que hacer las labores que el ama de casa realiza cuando esta se incorpora al mercado del trabajo. Se ha calculado que la entrada de cada mujer al mercado de trabajo crea la necesidad de 0,3 puestos de trabajo para que otras u otros deban realizar la labor que ella realizaba en casa.



Las desigualdades de género retrasan económicamente al país

Pero existe otra situación ignorada por aquel establishment, y es que la equidad es necesaria para la eficiencia económica. Hoy la mujer española recibe por el mismo trabajo solo el 81% de la retribución bruta media por hora trabajada de los hombres, según Eurostat, siendo el tercer país con la mayor brecha salarial de la UE-15. Ello se debe a muchos factores, pero uno de ellos es que la mujer interrumpe su vida laboral con mayor frecuencia que el hombre. Hay más mujeres a tiempo parcial que hombres, situación que se justifica en la ideología dominante como consecuencia de que la mujer tiene mayores responsabilidades familiares que el hombre. Y la continuidad laboral en el mismo puesto de trabajo es también menor en la mujer que en el hombre, explicándose con el mismo argumento. Pero ello tiene un coste no solo humano, como indiqué antes, sino también económico, puesto que si las mujeres tuvieran la misma tasa de participación en la fuerza laboral que los hombres, el PIB aumentaría un 6%, siendo una de las causas mayores de crecimiento económico que podría tener el país. De ahí que las correcciones necesarias para conseguir la igualdad (incluyendo la de género) sean enormemente necesarias tanto por razones éticas como sociales y económicas.



La necesidad del cuarto pilar del Estado del Bienestar

Y de ahí que una de las políticas públicas más importantes sea la de facilitar la integración de la mujer en el mercado de trabajo mediante el establecimiento de un derecho universal de acceso a los servicios de ayuda a la familias que incluyeran las escuelas de infancia y los servicios domiciliarios a la personas con dependencia, lo cual ha pasado a conocerse como el cuarto pilar del Estado del Bienestar, expresión que generé yo en una discusión que tuve con el que era entonces el candidato a la presidencia de España, el Sr. Josep Borrell, al cual asesoré en aquellos momentos. Estábamos él y yo sentados en un bar de Sants (Barcelona), cerca de la estación, preparando su programa electoral, cuando la silla en la que yo me sentaba se rompió, quebrándose una pata. Aproveché aquella ocasión para indicar a Borrell que el Estado del Bienestar de España era como aquella silla. Tenía ya tres patas (el derecho a la sanidad, el derecho a la educación y el derecho a la pensión –derecho todavía limitado-), pero le faltaba una cuarta pata, que era el derecho a los servicios de ayuda a las familias, que debían incluir el derecho a las escuelas de infancia –mal llamadas guarderías en este país- y servicios domiciliarios a las personas dependientes. Fue así como nació la expresión “el cuarto pilar del Estado del Bienestar”, que ha hecho fortuna, aun cuando se limita a los servicios domiciliarios, excluyéndose las escuelas de infancia, lo cual fue un enorme error del gobierno Zapatero. El establecimiento de los servicios domiciliarios ha sido un gran paso, aunque su financiación ha sido muy insuficiente, insuficiencia que ha alcanzado niveles escandalosos durante los años de gobierno del PP.

La promoción pública de tales servicios es una de las políticas públicas más necesarias hoy en España, a fin de mejorar la calidad de vida y bienestar de las clases populares, aumentando además su capacidad adquisitiva, corrigiendo el déficit de salarios de las mujeres y creando empleo. Existen muchos trabajos de investigación que muestran que aquellos países que tienen más desarrollados estos servicios tienen un porcentaje mayor de mujeres integradas en el mercado de trabajo, y menos diferencias salariales entre mujeres y hombres. Los países escandinavos (Suecia, Noruega y Dinamarca) son los que tienen menos diferencias salariales entre hombres y mujeres, y mayor desarrollo del cuarto pilar del Estado del Bienestar, mientras que EEUU, Japón y los países del sur de Europa tienen más diferencias salariales y menor desarrollo del cuarto pilar del Estado del Bienestar. Por desgracia, el establishment político-mediático no ve tales servicios como una inversión necesaria y urgente, escogiendo en su lugar invertir en trenes de alta velocidad que benefician solo a un sector minoritario del país (predominantemente hombres de las clases dominantes).

Ni que decir tiene que para que ocurran tales cambios se necesita una revolución cultural en el país, corresponsabilizando a los hombres en las tareas familiares. La mujer sueca dedica 28 horas a la semana a tareas familiares. El hombre dedica 22 horas. En España son 48 y 8 respectivamente. Y usted, lector sabe quién hace qué. Pero sepa que el enorme machismo tiene un coste económico, creando un enorme sufrimiento (recuerde las enfermedades por estrés) y una gran insuficiencia económica. Hoy, la eliminación del machismo es una de las tareas más importantes desde el punto de vista social, así como económico de este país. Las evidencias de que el gran retraso social y económico de España se debe precisamente al poder de la clase y del género dominantes son enormes. Así de claro.

 

 

Foto: Kidcoach.es

 

 

About Author

Related items

  • Político conservador califica de ”puta” a la Ministra de Seguridad Social

    Delmon Haffo, comunicador del partido conservador Moderaterna, trató de ”puta” a la Ministra de Seguridad Social, Annika Strandhäll, socialdemócrata.

    - ¡Annika Strandhäll, no estubo bien bromear sobre el sufragio masculino. Ándate al infierno, puta!  Dijo Haffo en un video que fue publicado en el canal oficial de Youtube de los Moderados. Al menos por un lapso muy corto, pero bastó para que se hiciera viral.

    Delmon Haffo fue despedido horas después de que Dagens Nyheter publicara el videoclip.

     

    Por: Magazín Latino

     

    Con efecto inmediato, Delmon Haffo fue removido de su cargo, a consecuencia del ataque a la Ministra de Seguridad Social, Annika Strandhäll, del partido de la Socialdemocracia.

    El incidente había comenzado hace unos días atrás, cuando, después del triunfo del misógino magnate Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, la ministra puso en duda el sufragio de los hombres norteamericanos, en broma. Esto enfureció a – entre otros - Delmon Haffo, comunicador digital de los moderados, quien manifestó en las redes sociales su indignación por la broma, que también fue motivo de un debate, mucho menor, en las redes sociales.

    Pero este jueves el tema llegó a su punto álgido, cuando el periódico Dagens Nyheter publicó un videoclip donde Delmon Haffo aparece diciendo:

    - Yo tengo un plan para una Suecia más débil, en la cual vamos a ser políticamente correctos todo el tiempo…Annika Strandhäll, no estubo bien, no fue correcto el bromear acerca del sufragio masculino. ¡Ándate al infierno, puta!

    Seguidamente, Haffo pregunta, riendo, a sus colegas, que se rien a carcajadas, en la oficina: ”¿Piensan que habría dicho lo mismo si esto hubiera sido oficial?”.

     

    La ministra comentó más tarde el ataque a su persona, en el Parlamento:

    -Por supuesto que estoy precupada, puesto que hemos visto en Suecia y sobre todo en nuestro alrededor como el debate está siendo cada vez más vulgar y más populista, este es un ejemplo muy claro de esto. Creo que es muy importante que nosotros, los políticos, ya sean funcionarios o representantes electos, tratemos de contribuir a un buen tono de conversación y a un buen clima de discusión.

     

    Annika Strandhäll se mostró sorprendida por el vulgar ataque del joven moderado, y dijo que era muy desagradable. Explicó que los políticos son un modelo a seguir para muchos, sobre todo para niños y jóvenes, recalcando la importancia de actuar correctamente, en toda ocasión.

     

    -Soy madre de una niña de 12 años que utiliza frecuentemente las redes sociales, como muchos otros niños y adolescentes. Me imagino que ellos se preguntan si este es la forma en la que los políticos hablamos entre nosotros, agregó.

     

     

    Delmon Haffo y Annika Strandhäll. Foto: Captura de pantalla. Regeringen.se/Kristian Pohl.

     

    También el primer ministro, Stefan Löfven, reaccionó al ataque a su ministra, expresando:

     

    -Esto es tremendamente grave. Parece que hay una cultura en el partido [Moderados], y la presidenta debe tomar cartas en el asunto. Eso es exactamente de lo que estamos hablando cuando sacamos las conclusiones de la campaña electoral en los Estados Unidos - que no queremos que esto sea así. Pero pasan unos días, y resulta que es una cultura más o menos establecida en el partido. Entonces, el responsable principal debe hacerse cargo de ello. Y es Anna Kinberg Batra.

     

    Kinberg Batra: "Inaceptable"

     

    Anna Kinberg Batra comentó hoy viernes que ayer estaba ”triste y enojada”, en un discurso en un liceo de la comuna de Nacka.

     

    -Ayer, uno de nuestros colegas trató a un politico opositor en forma totalmente inaceptable. Pero en el partido que yo dirijo, nadie trata a otra persona de ”puta”, sin importar de qué partido sea, dijo.

     

    A las pocas horas de que DN publicara el video, el secretario del partido Moderado, Tomas Tobé, llamó a una conferencia de prensa, en la cual comunicó que Delmon haffo era despedido y se le había removido de todos sus cargos políticos.

     

    No obstante la discusión siguió en las redes sociales, donde muchos manifestarons su indignación por el video y exigieron además el despido del jefe de Haffo, Per Nilsson.

     

    Nilsson había defendido a su subordinado, cuando dos días atrás éste había difundido una imagen sacada de un sitio de la extrema derecha, para ridiculizar a los socialdemócratas.

     

    Según Aftonbladet, cuando Nilsson fue instado a aleccionar a Haffo, su respuesta fue: ”Él es impresionante. Celebraré con golosinas después del almuerzo de hoy”.

     

    Otro ejemplo de la ”cultura” de Per Nilsson, es el posteo que hizo en su cuenta de Facebook, plagiando la cita de Michelle Obama, quien dijo, en julio:  "When they go low, we go high" (cuando ellos caen bajo, nosotros nos elevamos).

     

    Per Nilsson cambió el texto a: "When they go low, we kick them in the balls" (Cuando ellos caen bajo, nosotros les damos una patada en las bolas).

     

     

    Imagen de Per Nilsson en su cuenta de Facebook. Foto: Facebook.

     

     

    Este es el lenguaje que utiliza el jefe de comunicaciones del Partido de los Moderados.

     

    Este viernes, Tomas Tobé reaccionó a la avalancha de críticas recibidas debido al no-despido de Nilsson, y comunicó que éste había sido reasignado a otro cargo.

     

    Respecto a los otros funcionarios, que se rieron a carcajadas por el ataque de Haffo a la ministra, Tobé dijo que habían sostenido ”serias conversaciones con ellos”.

     

     

    Delmon Haffo se ha abstenido de hacer comentarios al respecto. Tiene 24 años y estudia en la universidad.

     

    Delmon Haffo en el controvertido videoclip. Foto: Pantallazo de Youtube.

     

     

  • Así llegó al poder Rajoy para un nuevo Gobierno en España

    Con 170 votos a favor, las 68 abstenciones del PSOE y el criticado sistema político, España vuelve a tener un Gobierno del PP por 4 años más con Rajoy.

     

    Fuente: Telesur

     

    El líder del conservador Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, se mantendrá como jefe de Gobierno de España gracias al apoyo de 170 diputados de su formación, de Ciudadanos y de Coalición Canaria, por la decisiva abstención de 68 diputados del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

    Para alcanzar esta investidura transcurrieron 365 días de desgobierno mediante un Ejecutivo en funciones de Rajoy, dos elecciones generales, y la jugada política del PSOE que dejó por fuera al ex secretario Pedro Sánchez, un sistema político que muchos analistas y españoles consideran desfazado.

    La maniobra al líder del PSOE forzó la dimisión de Sánchez y lo dejó sorpresivamente fuera de la secretaría del partido a principios de octubre. la abstención en la votación de un nuevo jefe de Gobierno evitó unos nuevos comicios en España.

    El bloqueo político se produjo ante la negativa de diversas formaciones de entregarle el poder a un nuevo gobierno del líder del PP, un partido envuelto en escándalos de corrupción y acusado de duras políticas de austeridad.

    Para enero de este año, en plenas negociaciones de los partidos, Rajoy reconoció que “los escándalos de corrupción” les han “hecho mucho daño” y, según él, eso “no volvería a ocurrir en el futuro”.

     

    El dato: Sánchez renunció este sábado a su escaño en el Parlamento horas antes de la sesión de investidura, para no abstenerse y favorecer al presidente en funciones Rajoy. Sánchez entregó su acta en el Congreso después de votar en contra del líder del PP en la primera sesión del proceso de investidura.

     

    Así el PSOE le dio paso al gobierno de Rajoy, de 61 años, y en poder desde 2011, quien tras la investidura aseguró que no se trata de dejar pasar a un “Gobierno en abstracto”, sino de un Ejecutivo “con un proyecto” y para cumplirlo  no pide “un cheque en blanco, sino madurez y que cuando se dé un paso, se acepten sus consecuencias”.

    El sistema político español es rechazado por millones de ciudadanos, la votación de hoy llevó al PP junto a Rajoy a una nueva gestión cuyas primeras medidas implican recortar unos 5 mil 500 millones de euros en 2017 (más de 6 millones de dólares) para reducir el déficit público, según los compromisos asumidos ante Bruselas.

    Todo parece apuntar entonces que el modelo de Gobierno de Rajoy se mantendrá bajo la misma línea de austeridad criticada, sobre todo, porque las cifras muestran una España golpeada por el desempleo, la desigualdad y la corrupción.

     

    España tiene una tasa de paro del 18,9 por ciento, mientras que unos 3,5 millones de personas viven con menos de 330 euros al mes y en tan solo un año, (de 2014 a 2015), aumentó a 80 mil niños la cantidad de niños pobres.
    La mitad de las familias monoparentales españolas están en riesgo de caer en la pobreza o en la exclusión social y la tasa de trabajadores pobres alcanzó el 14,8 por ciento en 2015.
    El país se mantiene como el tercero con mayor desigualdad social de la Unión Europea (UE).

     

    En contexto

    Calificado como "investidura ilegítima", el pueblo español plasmó en las calles su repudio a la continuidad del líder del Partido Popular (PP), amparada en la abstención del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

    Miles de personas se unieron a la manifestación de "Rodea el Congreso" liderada por la Coordinadora 25-S, que dijo que su objetivo es mostrar su "rechazo a un nuevo robo a nuestra soberanía como pueblo" y "reclamar un proceso constituyente que de fin al sistema salido de la mal llamada Transición".

     

     

  • Lo que no se dijo en los reportajes sobre el huracán Matthew, que destruyó Haití

    El economista y analista político español, Vicenç Navarro, compara los efectos del  huracán Matthew en Haití y en Cuba.

    En Suecia, la cobertura del paso del huracán por Haití ha sido significativa, en tanto que poco o nada ha trascendido sobre el miso tema pero en Cuba.

     

    Por: Vicenç Navarro

     

    Hace unos días la atención mediática se centró en el paso del huracán Matthew por el Caribe, llamando la atención su enorme capacidad destructiva, consecuencia de la intensidad del viento, siendo uno de los más potentes conocidos en aquella parte del mundo. Como era predecible, mucho se escribió sobre el porqué de la extraordinaria fuerza del huracán, señalando, con razón, que tal intensidad es un síntoma más del notable cambio climático, cuyas consecuencias pueden ser enormemente dañinas para millones y millones de personas expuestas a este cambio. La creciente concienciación sobre estas consecuencias ha creado, lógicamente, un estado de alarma, con un aumento del interés en estudiar y analizar cómo los países pueden acomodarse a las consecuencias de este cambio climático que, a todas luces, parece irreversible. Y lo que pasó con este huracán nos ha dado ya señales de la posible incompatibilidad entre las políticas económicas que se promueven en el mundo en vías de desarrollo y la prevención de daños a las poblaciones frente a tales cambios climáticos.

    Hay un consenso generalizado de que el huracán significó un auténtico desastre para Haití, con alrededor de mil muertos y la destrucción de su infraestructura económica y social, que incluye desde elementos tan básicos de mera supervivencia como el agua potable, los alimentos básicos, los techos de las casas y las camas, hasta los propios medios de producción agrícola del país, sustento de su economía. Los reportajes de los mayores medios occidentales se centraron, como era lógico y predecible, en el enorme drama inmediato que ocurrió en solo unos días en aquel país. Muchas de las imágenes fueron auténticamente desgarradoras.

    Ahora bien, dos hechos llamaron la atención, no tanto por lo que se dijo, sino por lo que no se dijo. Y ello incluye en primer lugar el análisis del porqué tanto daño humano. ¿Por qué alrededor de mil muertos y muchos más que vendrán debido a las secuelas de lo ocurrido durante el huracán? Se vio el daño, pero no se comentaron las causas de tanto daño, centrándose solo en la tormenta. Pero otros países, como Cuba, también sufrieron la misma tormenta y no murió ni una persona. ¿Por qué?

     

    ¿Por qué tanta destrucción y tanta muerte en Haití?

    Y la respuesta a esta pregunta es de enorme importancia, pues da en el clavo del porqué tanta destrucción y tanta desgracia en ese país, causas que quedan ocultadas al definirse la “pobreza” como el motivo de dicha destrucción y desgracia. Es más que comprensible que bastantes voces en Haití protestaran porque la presentación de lo ocurrido se presentara por parte de los grandes medios televisivos como un “show” teatral, impresionante, dramático, que ponía la piel de gallina al espectador, confirmando con ello que la pobreza masiva puede ser un gran espectáculo televisivo de primera magnitud en los países de capitalismo avanzado. Y lo fue en el caso del impacto del huracán Matthew en Haití.

    Pero en esta descripción de lo que pasaba en dicho país no se analizaron las causas de la pobreza. Y ahí está el silencio ensordecedor en medio de tanto ruido. No es suficiente mostrar el dolor y la pobreza. Hay que comprender el porqué del dolor y la pobreza. Y créanme que si se quiere, no es nada difícil ver las causas de tanta muerte: la enorme concentración de la riqueza del país en manos de una oligarquía nativa y sus aliados, empresas extranjeras predominantemente de Estados Unidos y de Europa, con un claro intervencionismo externo que no ha dejado que aquel país coja las riendas de su destino y su desarrollo. Para cualquier observador objetivo de la realidad económica y social de Haití es obvio que el modelo de desarrollo en dicho país sigue las pautas neoliberales que le han estado imponiendo EEUU y la Unión Europea (UE), así como organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial, que rompen con cualquier cultura de solidaridad, dificultando el sentido de colectividad y la rápida respuesta del Estado y de la sociedad a los huracanes, entre otros fenómenos climáticos predecibles.

    Y esta realidad nunca apareció en el “show” mediático de la pobreza. La prensa internacional basada en Europa y en Norteamérica es conocida por intentar mostrar compasión por los niños huérfanos de padres que han sucumbido frente a fuerzas económicas y políticas promovidas por los mismos medios. De ahí que el gobierno de Haití, mero instrumento de las grandes fortunas nacionales e internacionales, no tuviera ningún plan de respuesta hacia tales huracanes, aunque el país está en una de las zonas más expuestas a estos cambios climáticos de naturaleza aguda, como tormentas y huracanes.

     

    La silenciada y ocultada experiencia cubana

    El otro silencio en el “show” teatral sobre el huracán fue el silencio sobre lo ocurrido en Cuba (afectada por el paso del huracán entre los días 4 y 5 de octubre). Excepto un artículo en Público, ningún medio en España dijo nada sobre lo ocurrido en aquel país, donde también hubo grandes destrozos, pero ni un muerto. Y no es la primera vez. Se conoce que el sistema de Defensa Civil en aquel país es ejemplar, y, por lo general, hay pocos muertos como consecuencia de tormentas y huracanes. Existe una estructura organizada, con una gran participación de la ciudadanía en la organización dirigida por la agencia de Defensa Civil. Existen planes detallados de lo que debe hacerse en cada momento de la evolución y llegada de una tormenta o un huracán (Cuba ha sufrido 15 huracanes en lo que va de siglo). Y cada ciudadano tiene asignado un lugar de refugio, sea en la casa de un vecino, sea en una escuela, o en un edificio resistente, donde la persona desplazada de su casa encuentra agua, alimentos y algún tipo de atención médica en caso necesario (solo en la provincia de Guantánamo más de 227.000 personas fueron evacuadas, de las cuales el 80% fueron alojadas en casas de familiares o amigos, y el resto en edificios públicos).

    Y la ciudadanía organizada como Defensa Civil tiene derecho a utilizar todos los medios públicos y privados disponibles para la movilidad de la población y de los recursos, medios de transporte que tienen circulación y movilidad prioritaria. Nadie puede quedarse en zonas consideradas como peligrosas, priorizando la vida humana sobre cualquier otra consideración. Y ahí la prueba de su éxito reconocido internacionalmente. El contraste con Haití es enorme.

    Sé que los Eduardos Inda o los Franciscos Marhuenda de este país, conocidos por su escaso o nulo profesionalismo y meros portavoces de la ultraderecha, interpretarán estas líneas como propaganda política, con insultos y sarcasmos, como ocurrió con el excelente artículo publicado en Público. Pero hago el ruego de que el lector no demonice a Cuba pues, independientemente de la valoración que se haga de tal régimen, toda la evidencia muestra que en temas de prevención frente a los agudos cambios climáticos, esta es muy superior a la existente en otros países del Caribe. Y los datos así lo muestran. La solidaridad frente al peligro, tanto por parte de la sociedad como por parte del Estado, es mucho más eficiente para prevenir desastres que el individualismo promovido por el neoliberalismo, con un escasísimo desarrollo de la responsabilidad pública. Así de claro.

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español