Jueves, 23 Enero 2020 | Login
Lo que no se ha dicho sobre Bob Dylan Bob Dylan, músico, ícono del rock, y Premio Nobel de Literatura 2016.

Lo que no se ha dicho sobre Bob Dylan

Cuando se cumple una semana del anuncio del Premio Nobel de Literatura para el músico estadounidense Bob Dylan, éste mantiene su silencio, y no se ha pronunciado acerca de si acepta el galardón, que está dotado de ocho millones de coronas suecas.

En Suecia se han publicado una gran cantidad de artículos respecto a si Dylan se merecía o no el premio, sin analizar a fondo la trayectoria del músico.

El economista y analista político español, Vicenç Navarro, hace un análisis distinto a lo que hasta la fecha se ha publicado.

"Este artículo es una modificación de uno que escribí en otro rotativo en marzo de 2014. Subraya la evolución de Bob Dylan en EE. UU., que pasó de ser una voz crítica con la estructura de poder en aquel país, a ser un promotor de la ideología chovinista y mercantilista del sistema producido por aquella estructura", escribe el profesor Navarro.

 

Por: Vicenç Navarro

 

No me agrada ser un aguafiestas, pero en el momento en el que muchos celebran el otorgamiento del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan, quisiera hacer algunas aclaraciones sobre su evolución, corrigiendo así una idealización de su figura que tiende a ser una práctica generalizada en los grandes medios de información españoles. De ahí que me permita publicar de nuevo un artículo ligeramente modificado que ya se publicó en El Plural el 03.03.14 y que publico de nuevo ahora en Público.

A lo largo de mi vida he visto en múltiples ocasiones la evolución que siguen muchos personajes que, siendo en su juventud críticos con las estructuras del poder en los países que viven, se acomodan más tarde a estas estructuras, convirtiéndose en sus portavoces. En realidad, esta evolución es muy común. Es tan común que un dicho que se repite con gran frecuencia (sobre todo por voces conservadoras) es que “la persona que no ha sido radical contestatario en su juventud es que no tiene corazón. Pero la que continúa siéndolo más tarde, es que no tiene cabeza”. Ello ocurre en todas las áreas de actividad humana, incluso entre los músicos. Un ejemplo de esto es Bob Dylan.

Bob Dylan, en su juventud, fue uno de los cantantes más críticos con el establishment estadounidense. Fue, junto con Joan Baez, la voz del movimiento estudiantil anti Guerra del Vietnam. Representaba la cultura pacifista y antisistema, muy generalizada en los campus universitarios de los años sesenta. Era un movimiento iniciado por los estudiantes de las universidades, que en su gran mayoría procedían de las familias con más recursos en EEUU. Era, como la definió Bruce Springsteen, una cultura de privilegio, que se oponía y rebelaba frente al establishment que dominaban sus padres.

Springsteen, por el contrario, representaba un movimiento anti sistema de origen de clase trabajadora, que cuestionaba y criticaba el narcisismo y hedonismo presentes entre los “flower children” de Berkeley y otros centros académicos. El conflicto entre las dos culturas era una especie de lucha de clases dentro del movimiento anti establishment, tal como detallé en otro artículo “Lo que no se dijo en España sobre Springsteen”, Público (28 de junio 2013). Estados Unidos, en contra de lo que se dice y escribe en España, es un país donde la categoría de clase social es determinante para entender aquel país. Y ello en la gran mayoría de los componentes de aquella sociedad, que van desde la música hasta el deporte. Así, los dos grandes deportes en EEUU son el baseball (de origen predominantemente de clase trabajadora) y el “futbol americano”, que no es el futbol europeo sino una especie de rugby (de origen de clase media alta, que se inició en los campus universitarios).

La final de la liga del futbol americano fue el pasado 2 de febrero, en la Super Bowl, cuando millones de estadounidenses se pasan casi todo el día frente a la televisión. Es uno de los días en que cuesta más dinero poner un anuncio en la televisión, debido al elevado número de televidentes. Pues bien, el anuncio que creó más sorpresa y más enojo entre las fuerzas progresistas de EEUU fue un anuncio de la empresa productora de coches Chrysler en el que, con un chauvinismo ofensivo para muchos otros países, se indicaba que para ciertos productos de consumo, importantes pero no esenciales, los americanos pueden depender de productos extranjeros (la cerveza hecha en Alemania, los relojes hechos en Suiza, o los móviles que se producen en Asia). Pero para productos esenciales, es decir, para los automóviles, los mejores productos son los americanos, apareciendo entonces la última versión de los coches Chrysler. Y el que hacía el anuncio era ni más ni menos que el mismísimo Bob Dylan.

El anuncio creó gran revuelo e interés (que era lo que Chrysler intentaba), pero enojó a muchísimos estadounidenses que están cada vez más hartos del chauvinismo americano. Señalaron –entre otros hechos- que 1) Chrysler no es una empresa americana, sino italiana. Es propiedad de FIAT (antes lo había sido de Mercedes-Benz); 2) que el pueblo alemán hace muchas más cosas que la cerveza, incluyendo automóviles más eficientes y de mayor calidad que empresas estadounidenses; 3) que los pueblos asiáticos están hoy entre los más avanzados en áreas tecnológicas, y así un largo etcétera. Y, por cierto, que el término americano que se utiliza constantemente en el lenguaje cotidiano incluye a la mayoría de americanos (que viven en el sur y centro en lugar del norte de las Américas).

Bob Dylan, que había sido una de las voces de los años sesenta que denunciaba el chauvinismo del establishment americano, se había convertido, años más tarde, en su promotor y portavoz. Y a esta evolución, los conservadores la definen como “madurez y utilizar la cabeza”, cuando lo que quieren decir es “abandonar los principios para poder ganar dinero sin ningún tipo de escrúpulos”. A esto le llaman madurez. Mientras, el nivel de popularidad y respeto por Bob Dylan ha disminuido notablemente en Estados Unidos.

Termino aquí lo que dije en marzo de 2014. Me parece bien que se celebre al Bob Dylan de su juventud, a pesar de las limitaciones que tenían sus canciones, resultado de un contexto político distinto, por ejemplo, al de Bruce Springsteen. Pero lamento que facetas más tardías de su vida no aparezcan en sus notas biográficas. Es importante que la historia, incluida la literaria y la musical, se presente tal como fue, y no como desearía que hubiera sido el que la escribe.

 

 

 

 

 

 


Media

About Author

Related items

  • Nobel de Literatura: “Prefiero el papel higiénico antes que sus ignorantes preguntas”

    Este martes 10 de diciembre Peter Handke, Premio Nobel de Literatura 2019, recibirá su medalla de manos del rey sueco Carl XVI Gustaf.

    Al mismo tiempo se llevarán a cabo manifestaciones de protesta en Estocolmo. Muchos consideran desafortunada, incluso vergonzosa, la elección de la Academia Sueca.

    Por su parte, el controvertido autor no destiñe. En la conferencia de prensa del viernes pasado ante la prensa internacional, expresó: “Prefiero el papel higiénico con mierda antes que sus preguntas vacías e ignorantes”.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La Academia Sueca no afloja. Cuando por fin va cayendo en el olvido el escándalo ocasionado por los abusos sexuales de Jean-Claude Arnault, la concesión del Nobel de Literatura a Peter Handke volvió a encender la polémica. El autor austriaco ha sido fuertemente criticado por su negación o relativismo moral del genocidio de Srebrenica, durante la guerra de los Balcanes.  

     

    El debate sobre el Nobel del Literatura 2019 se ha mantenido desde que fuera anunciado, en octubre de este año, cuando también se anunció el Nobel 2018, a la autora polaca Olga Tokarczuk.

     

    Los dos, por separado, ofrecieron una conferencia de prensa el viernes pasado, en la antigua Casa de la Bolsa, en Estocolmo. Primero compareció ante la prensa - unas 100 personas -  Olga Tokarczuk. Ella explicó detalles de la fundación que quiere formar con el dinero del premio, para facilitar la labor de los traductores. Según la autora, ellos/ellas tienen gran importancia dentro de la Literatura, pero a menudo son olvidados.

     

    A pesar de tener serias diferencias con el régimen nacionalista de su país, Olga Tokarczuk es una autora que goza de un tremendo prestigio internacional. Se la ha llamado “la voz libre de Polonia”.

     

    La conferencia de prensa con ella se desarrolló en un ambiente agradable y relajado.

     

    Pero en la segunda parte, cuando Peter Handke hizo su entrada al emblemático salón, el ambiente cambió por completo. Alguien entonó una canción de Feliz Cumpleaños, la que tuvo escasa convocatoria, pero logró arrancar una leve sonrisa en la faz del laureado.

     

    Sin embargo, a poco de comenzar, Handke se puso a la defensiva, y más adelante se enfureció.

     

    El autor ha sido criticado por negar el genocidio de Srebrenica, ocurrido en la guerra de los Balcanes. Rápidamente un reportero le hizo la pregunta de si había cambiado de opinión respecto a sus declaraciones anteriores.

     

    - Yo nunca he tenido una opinión. Odio las opiniones. Me gusta la literatura, no las opiniones, respondió sarcásticamente. Y se negó también a responder qué opinaba respecto a las manifestaciones que se habían organizado en su contra.

     

    Tampoco le gustan los expertos, ni confrontarse a los hechos. “la única forma de entender los hechos es la ficción”, ha dicho anteriormente.

     

    Peter Maas, un periodista norteamericano que cubrió la guerra de los Balcanes, en los 90, era uno de los periodistas acreditados a la rueda de prensa. Le preguntó cual era su visión actual frente al genocidio en Srebrenica.

     

    En julio de 1995, más de 8000 hombres y niños musulmanes fueron acribillados por las milicias serbias bajo el mando del general Ratko Mladic, quien más tarde fue condenado por el tribunal de La Haya, por su responsabilidad en el hecho. El genocidio que Handke no quiere reconocer como tal.

     

    Provocativamente, el autor instó al periodista a hacer más preguntas: “siga preguntando. ¡Siga!”, le dijo, muy irritado. A lo que Maas le respondió que le bastaba con su respuesta a la primera.

     

    Entonces, el Nobel se pudo a leer una carta de un admirador, que llevaba consigo. Según él, era de un periodista del New York Times. Al finalizar la lectura de la carta, dijo:

     

    - Durante las ultimas semanas he recibido muchas cartas fantásticas de lectores. Una de estas, anónima, contenía un pedazo de papel higiénico con una suerte de caligrafía de…mierda. A Uds., que hacen ese tipo de preguntas, les quiero decir que prefiero el papel higiénico antes que sus preguntas vacías e ignorantes.

     

    El presidente del comité Nobel, Anders Olsson, trató entonces, diplomáticamente de aplacar los ánimos, haciéndolo volver al tema, “a sus lectores”. Le dijo que esperaba que regresara a Estocolmo.

     

    - Mis lectores son mi gente, ¡no Uds.!, continuó, airado, el Nobel, mirando con arrogancia a los periodistas allí presentes.

     

    Al levantarse de su silla, tomó a Anders Olsson de la nuca y le dio dos efusivos besos, uno en cada mejilla. En Suecia el protocolo social es un apretón de manos, y se mantiene una buena distancia con el interlocutor.

     

    Evidentemente el autor está muy honrado y contento de recibir el premio – dotado de nueve millones de coronas suecas – pero también está claro que las opiniones difieren, dentro de la Academia. Y que la lucha de poderes continúa, dentro del hermético círculo de ilustrados.

     

    Se sabe además que Handke es un favorito de Horace Engdahl, uno de los más fervientes detractores de Sara Danius.

     

    El exsecretario permanente de la Academia, Peter Englund, se desempeñó como corresponsal para el diario Dagens Nyheter y para Expressen, en los 90, y cubrió la guerra en Yugoslavia. Es el único de los miembros de la Academia que conoce a fondo el complicado tema de los Balcanes. Englund es escritor, historiador, y ha publicado varios libros.

     

    Dos horas antes de la conferencia de prensa, el viernes, Peter Englund comunicó que este año boicotearía la semana Nobel.

     

    - Celebrar el Premio Nobel de Peter Handke sería una gran hipocresía de mi parte, escribió en su cuenta de Instagram.

     

    Desgraciadamente las anotaciones de lo que antecede a los nombramientos de los Nobeles de Literatura son datos protegidos, por lo tanto, deberán pasar 50 años para poder leer los entretelones que antecedieron a este controvertido Nobel. 

     



     

  • Tres académicos comparten el Premio Nobel de Economía – por sus esfuerzos para reducir la pobreza

    El Banco Nacional de Suecia concedió este lunes el Premio de Economía en Memoria de Alfred Nobel conjuntamente a Abhijit Banerjee, Esther Duflo y Michael Kremer "por su enfoque experimental para aliviar la pobreza global".

    La francesa Esther Duflo era una de las favoritas al premio. Es la segunda mujer en recibir el Nobel en Economía y la más joven de los laureados en esta ciencia.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Este lunes terminó la lluvia de premios Nobel 2019, con el anuncio del Nobel de Economía a la Memoria de Alfred Nobel. Este premio, a diferencia de los otros, no estaba estipulado en el testamento de Nobel, sino que se instituyó en el marco del tercer centenario del Banco Nacional de Suecia en 1968.

     

    Hasta la fecha, el laureado más joven era Kenneth J. Arrow, que tenía 51 años cuando recibió el premio, en 1972. El mismo año en que nació la premiada de hoy.

     

    En conversación telefónica con el Comité Nobel, Esther Duflo (1972) se mostró sorprendida. Justamente por su juventud, pensó que aún era muy temprano, tal vez más adelante. Sin embargo, tanto el hecho de ser la más joven y la segunda mujer que recibe el galardón, le confiere esperanzas de que otras mujeres sigan en su huella.

     

    - El que yo gane el premio demuestra que es posible que una mujer tenga éxito y sea reconocida por sus esfuerzos. Espero que muchas mujeres se inspiren para seguir trabajando, dijo Duflo.

     

    Su especialidad, al igual que sus colegas, es combatir la pobreza.

     

    "La investigación detrás de los premios de economía de este año ha mejorado enormemente nuestra capacidad para combatir la pobreza global. En solo dos décadas, su nuevo enfoque experimental ha transformado la economía en desarrollo en un campo de investigación próspero", escribe el comité en su justificación.  

     

    Se calcula que los laureados de este año han contribuido ha mitigar la pobreza de millones de personas alrededor de todo el mundo.

     

    Esther Duflo ha realizado estudios de terreno en Africa y en Afganistán y, según Radio Suecia, se ha preguntado, entre otras cosas, por qué un millón de personas mueren al año de malaria, en circunstancias de que se sabe cómo combatirla.

     

    La economista ha realizado estudios de campo en Afganistán y en el continente africano. Se ha preguntado, entre otras cosas, por qué un millón de personas al año muere de malaria a pesar de que sabemos cómo curarla.

     

    - Creo que ella es un ejemplo de cómo se puede demostrar que la economía no es solo una formación teórica encapsulada en las ciencias económicas, al contrario, el tema económico ha crecido durante las últimas décadas, se trata de economía conductual, de economía ambiental, de la economía de cooperación al desarrollo, dice el corresponsal de economía en el noticiario Ekot, Kristian Åström, en Radio Suecia.

     


    Esther Duflo, Premio Nobel de Economía 2019. Foto: Twitter. 

     

     

  • Olga Tokarczuk y Peter Handke son galardonados con el Nobel de Literatura 2018 y 2019

    La Academia Sueca anunció este jueves que la autora polaca Olga Tokarczuk obtiene el Premio Nobel de Literatura 2018, "por una imaginación narrativa que con pasión enciclopédica representa el cruce de fronteras como una forma de vida".

    Y el Premio Nobel de Literatura 2019 recayó en el autor austriaco Peter Handke "por un trabajo influyente que con ingenio lingüístico ha explorado la periferia y la especificidad de la experiencia humana".

     

     Por: Magazín Latino

     

     

    Con ambos escritores, la renovada Academia Sueca sorprendió una vez más con su elección. Después de todo el revuelo del año pasado, muchos esperaban que los letrados mostraran una visión más amplia, y miraran más allá de Europa.

     

    No lo hicieron.

     

    No obstante, ambos escritores son ampliamente reconocidos, en el universo literario, y han figurado en las quinielas durante años (obviamente Tokarczuk menos tiempo que Handke).

     

    Olga Tokarczuk parece mucho menor que sus 57 años. Será la única mujer y la más joven de los laureados que el 10 de diciembre recibirá su medalla de manos del rey Carl Gustaf. Nueve hombres y ella.

     

    Cuando el Comité de la Academia Sueca la llama por teléfono para darle la buena nueva, Olga Tokarczuk, se encuentra conduciendo en su auto en una carretera en Alemania, en gira de promoción de su ultima entrega literaria. “Estoy muy feliz”, dijo, y agregó que esperaba encontrar pronto algún hotel donde descansar y responder las llamadas de su teléfono, que no había parado de sonar.

     

    - Espero con ansias venir en diciembre. Estoy muy feliz y creo que el premio muestra que la literatura de Europa Central sigue siendo vital, a pesar de los problemas políticos que existen en nuestra parte de Europa, dice Olga Tokarczuk, y agrega que este premio nos ofrece un cierto optimismo.

     

    La autora se ha hecho conocida por ser una voz crítica en la Polonia actual. Debido a que se avecinan nuevas elecciones, el premio, en un contexto polaco, no deja de ser político.

     

    El gobierno polaco la califica de “anti polaca”, por su forma poco azucarada de mostrar su descontento con el régimen y decir las cosas sin rodeos.

     

     

    El galardón a Peter Handke, por su parte, ha sido criticado. El autor austriaco se ganó detractores cuando visitó a Slobodan Milosevic en la cárcel y más tarde asistió a su funeral. Milosevic estaba siendo procesado por crímenes de guerra, por el Tribunal de La Haya, al momento de su muerte, en 2006. 


    Olga Tokarczuk y Peter Handke son galardonados con el Nobel de Literatura 2018 y 2019. Foto: Sverigesradio.se.

     

    NOTA EN DESARROLLO

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español