Jueves, 12 Diciembre 2019 | Login
¡Qué no se entiende? – El estallido social en Chile La imagen que se hizo icónica, manifestantes en las calles de Santiago. Fuente: Redes sociales.

¡Qué no se entiende? – El estallido social en Chile

“Algunos no entienden que las decenas de miles que salen a las calles lo que quieren es que se acabe el Neoliberalismo, el gobierno de Sebastián Piñera, y no se irán de las calles hasta lograrlo o ser masacrados en masa por el régimen”, escribe Rubén Abrines Collins, respecto al estallido social en Chile.

 

 Por: Rubén Abrines Collins

 

Un ojo acá y una mirada atenta allá

Sería un falluto si no dijera que no tengo un ojo y un oído en lo que está ocurriendo en las calles y plazas de Chile.

Hace muchos días las voces de miles que están en las calles reclaman y siguen sin que nadie se aventure a prever cual será el final y quienes dirán la última palabra.

Sin dudas lo que reclaman es más democracia y que se cree un nuevo pacto social con libertad, más democracia y justicia social.

¡Qué no se entiende?

Algunos no entienden que las decenas de miles que salen a las calles lo que quieren es que se acabe el Neoliberalismo, el gobierno de Sebastián Piñera y no se irán de las calles hasta lograrlo o ser masacrados en masa por el régimen. 

Por eso no salen de las calles de todo el país.

Lo poderes fácticos, internos y externos, guardan silencio.

Los cínicos del gobierno de los ultra ricos les declaran la guerra a los niños y la extienden a toda la sociedad por todo el país.

Realmente conmueve ver un día sí y otro también ver decenas de miles de niños, madres, jóvenes, ancianos, trabajadoras, profesionales, levantando sus reivindicaciones desde las más plebeyas hasta las de urgente necesidad, como los remedios.

Queridos uruguayos, entrañables compañeros, compatriotas todos, podemos ser de cualquier condición, de cualquier colectividad política, frenteamplistas, colorados, blancos, sin partido, menos indiferentes y mirar desde esta esquina del Río de la Plata con ajenidad, como si la cordillera de los Andes nos impidiera ver, oír y escuchar, saber lo que todo un pueblo está en las calles reclamado con toda razón y justicia.

No sería cosa de uruguayos.

No doy consejos y no me callo.

Estaríamos deshonrando los mejores legados Artiguistas y todas nuestras mejores experiencias solidarias e internacionalistas. 

El pueblo chileno sigue en las calles.

El gobierno está deslegitimado y acorralado, sin respuestas salvo la represión y balbuceos políticos zigzagueantes, agónicos, sólo se podrá mantener por la fuerza de las armas y la indiferencia de muchos en el mundo.

Hay un pueblo entero en las calles de Chile, se organiza y elaboran propuestas, para su país, hasta los niños, los adolescentes, gente de todas las condiciones y profesiones, jubilados, desocupados, comerciantes, artistas, etc.

Si te creíste que olvidé lo que está en juego el 24 de noviembre nada más y nada menos que dos proyectos antagónicos en disputa, uno el de continuar construyendo y el otro el de desconstruir, te aviso, recién nos presentaron. 

Una nueva elección, por muy importante que sea, por un nuevo gobierno en mi país, no debería distraerme.

No sería quien soy. Es más, sería un fraude, si guardara silencio de forma vulgar como un egoísta pequeñoburgués que se mira el ombligo.

La gente está en las calles y es tratada como extraños en su tierra. 

No existe democracia fuerte sin ciudadanos y militantes probados que están dispuestos a correr la suerte de sus hermanos allí donde haya un pueblo en lucha y una injustica a vencer en el continente.

Un ojo acá, una mirada atenta allí.

Es hora de levantar las voces y extender brazos voluntarios por las decenas de miles que se juegan todos los días su libertad y sus vidas en las calles de Chile.

No demorará en caer el putrefacto gobierno de los empresarios ricos que se adueñaron de esa sociedad, como cosa propia desde la dictadura Pinochetista cuando instaló el Neoliberalismo sobre un océano de sangre y asesinatos, como lo hicieron con todos los golpes de estado, incluido el de nuestro país.

Indigna el silencio del mundo.

Chile es piedra, agua, tierra, montañas, cordilleras, no se movió de donde siempre estuvo, nadie lo va a mover de ahí.

Despertó y dijo basta y se echó a andar, asqueado, el pueblo chileno.

Hizo estallar el pacto social perverso impuesto por la dictadura fascista y los empresarios ladrones Neoliberales y va por un nuevo contrato social con una Constituyente, o como quieran llamarla.

La sociedad chilena no tiene retrocesos, porque el corazón de los chilenos no quiere más retiradas y está dispuesto a dejar atrás este presente que los ata al pasado.

Es más que evidente que lo que queda de gobierno, y del actual nuevo ejecutivo, simplemente está negociando con las FF.AA., para ver que pueden salvar de sus privilegios adquiridos ilegítimamente con el saqueo a millones de chilenos, postrados desde la dictadura hasta acá.

Los niños de secundaria saltaron por encima de los molinetes y se atoró el sistema de trasporte y el gobierno perdió totalmente el rumbo, puso piloto automático y les declaró la guerra.

Niños y adolescentes fueron reprimidos por el ejército con estado de sitio e igual volvieron a las calles.

La indignación se transformó en insurgencia, insubordinación civil, corrió con la ligereza de los pies de Aquiles y el mundo mira atónito lo que ya es una epopeya.

En todas las ciudades y pueblos jóvenes, muchachas y muchachos y sus padres y abuelas se volcaron a las calles con sus trajes típicos y sus danzas, y fueron reprimidos, secuestrados y asesinados.

Igual volvieron a las calles.

Silencio sepulcral, silencio, nada está ocurriendo en Chile para el mundo de países hegemónicos del capitalismo salvaje de EE. UU., la CEE y sus gobiernos falderos de este continente.

Volvieron a las calles.

Más indignados se montaron en los caballos de los monumentos, en una imagen épica galopan con sus reclamos y banderas al futuro que están construyendo entre decenas de miles.

Fueron gaseados, heridos, por cientos, y más muertos.

Informan los canales de televisión del sistema, contabilizan muertos, heridos, presos, desaparecidos, igual como hacen con la cotización de la moneda en cada informativo de cierre.

Después no quieren que haya incendios.

Y de paso cañazo los delincuentes, oportunistas, ladrones, policía y militares corruptos y supuestos radicales, siempre abona en el terreno del fascismo, del poder, de los gobiernos corruptos.

Igual vuelven a las calles.

Lo que estalló en Chile como si fuera una travesura protagonizada por niños de secundaria, no fue por treinta pesos de aumento del boleto.

Desnudó décadas del rostro de uno de los gobiernos del Neoliberalismo sostenido por el fascismo de las FF.AA., promocionado por décadas como ejemplo y modelo de los gobiernos del auto titulado “Grupo de Lima”.

Hicieron cantatas, las orquestas sinfónicas tocaron los valses clásicos, los coros al aire libre subieron los reclamos al cielo, el canto popular y la charanagua se adueñaron de los espacios populares y no dejaron las calles.

Mañana volverán.

¿Quién te asegura a vos que mañana o pasado no podríamos ser los elegidos como Bolivia, Venezuela, Nicaragua, Libia, cualquiera de los cualquiera, y seamos nosotros que tengamos que salir a las calles porque nos equivocamos?

Agarrá tu tambor y tu guitarra, una flor para regalar, y prepárate por si te toca ser elegido y tenés que salir a la calle como los chilenos por lo que ellos quieren y están decididos a dejar atrás.

No te distraigas.

Sigamos.

Rubén Abrines Collins.


2.11. 2019.


La imagen que se hizo icónica, manifestantes en las calles de Santiago. Fuente: Redes sociales. 

 

 

About Author

Related items

  • El negocio de la salud en Chile

    El neoliberalismo brutal que se implantó en Chile en los ochenta ha desangrado durante décadas a un país que ahora dice ¡BASTA! indignado de que le roben hasta sus derechos más básicos.

    Desde allá nos llega el testimonio de lo que significa sufrir a diario el modelo económico que vendió todo: la salud, la educación, las pensiones. El gobierno se jacta de tener “la sanidad más eficiente de América Latina”. Pero la salud es un negocio donde los pacientes pasaron a ser clientes.

     

     Por: Lilian Aliaga, enfermera universitaria

     

    Recuerdo con toda claridad el día en que siendo parte del equipo profesional de salud del departamento de pediatría del Hospital del Teniente, fuimos llamados a reunión por el médico jefe de Servicio. Dicho hospital atendía a trabajadores y familiares de la minería del cobre de la división El Teniente con sede en la localidad pre cordillerana de Coya, cercana a la ciudad de Rancagua.

     

    A la fecha, a fines del  año 1982 yo llevaba nueve años ejerciendo como Enfermera Pediátrica.  Las palabras del  médico jefe:

     

    - Estimados colaboradores, desde hoy se deja de usar el término paciente para referirse a nuestros usuarios, en adelante, serán llamados “clientes”.

     

    Eso, y los cambios que se vendrían en adelante, al transformarse  nuestro querido y familiar hospital  en una ISAPRE (Institución de salud previsional), al amparo de la Constitución de 1980, y comenzar a recibir “clientes potencialmente ventajosos” -  económicamente hablando - supondrían tal antagonismo con mis principios, que empecé a considerar seriamente la posibilidad de dejar mi bien remunerado trabajo. Eso, en una época en que debido a la crisis económica del país, en plena dictadura, parecía a juicio de todo mi entorno una verdadera “locura”.

     

    Afortunadamente conté, debo decirlo, con el apoyo incondicional de mi esposo, quien estuvo dispuesto a llevarse todo el peso de la carga familiar. Vale decir que todos los trabajadores fuimos obligados a ser parte de esta ISAPRE con un nuevo contrato de trabajo. Y los pocos que no cedieron a las medidas de presión y se negaron,  fueron enviados a puestos en condiciones muy  distintas y estresantes.

     

    En mi caso, renuncié.

     

    Todo lo anterior se me viene a la memoria cuando, como tantos y tantas compatriotas, me toca en suerte ver y sufrir de cerca lo que significa el actual modelo de salud en Chile implantado en aquella época:

     

    Hace algunos días, mi mejor amiga y vecina, de 81 años de edad, sufrió un fuerte ataque de dolor abdominal, que no mejoró con los cuidados que recibió, razón por la que tuve que llevarla al servicio de urgencia del hospital local, a 35 kilómetros de nuestra localidad. 

     

    Con todas las aprehensiones del caso, dada la situación que se vive en la mayoría de las ciudades “bajamos” a San Fernando a las 23 hrs llegando al hospital alrededor de las doce de la noche.  Allí, luego del correspondiente control de signos vitales, esperamos por más de tres horas la atención médica. Fueron horas angustiantes, en que con desesperación veía como mi amiga se retorcía de dolor, al igual que otros pacientes. Uno de ellos, incluso, golpeaba los muros, preso de impotencia y de intenso dolor.

     

    A las 10 de la mañana, luego de exactamente 10 horas de internación y de los procedimientos y exámenes del caso, el médico cirujano de turno nos explica que el problema es una obstrucción de vías biliares. Es necesaria una o tal vez dos operaciones, pero, previamente debe hacerse un examen en forma particular, una resonancia magnética.

     

    Los hospitales públicos no cuentan con estos equipos. Con dicho examen y la orden de consulta urgente en cirugía tendría -  supuestamente - asegurada la hora para la operación dentro de una semana. También y ante nuestra inquietud, nos explica que el dolor y molestias no cederán hasta que sea operada.

     

    Ante esto, uno de los hijos de mi amiga, que vive en Santiago, vino a buscarla, y el día sábado se la llevó  directo a una reconocida clínica en Maipú, (Santiago).

     

    Sin embargo, a las ocho de la noche, recibo un llamado de mi angustiada y aún muy dolorida amiga contándome que luego de una ecotomografía que le hicieron en la clínica, la doctora le había explicado que sus exámenes mostraban que corría el grave riesgo de sufrir ruptura de la vesícula, peritonitis, septicemia e incluso, morir.

     

    Era necesario operarla de inmediato, la operación tendría el costo de siete millones de pesos. Me desespera sentirla tan angustiada por dinero al mismo tiempo que se encuentra sufriendo fuertes dolores. No es justo.

     

    Pero cuando finalmente ella y su familia están dispuestos a endeudarse más allá de sus límites, con tal de que la operen a la brevedad, surge el más insólito de los problemas:

     

    Para ser ingresada deben  hacer un pago de $1.500.000 en efectivo …no sirven de nada las buenas intenciones de un par de familiares solventes y residentes en el sur, dispuestos a hacer de inmediato una transferencia bancaria por la suma requerida, el pago debe ser en billetes.

     

    ¿Quién porta esa suma de dinero en efectivo un sábado por la noche? O ¿cómo se traslada de manera inmediata esa cantidad de dinero de un lugar a otro?

     

    Resultado, el hijo de mi amiga, previo pago de $300.000, por las horas de estadía y exámenes, se ve obligado a sacarla de allí, incluso corriendo el riesgo de peligro de muerte, según le habían dicho, y la traslada al hospital público de Maipú.

     

    A pesar de las carencias y como en todo servicio público, es recibida. Con el detalle de que debe esperar durante quince horas hospitalizada en una camilla, antes de tener la fortuna de acceder a una cama.

     

    Hasta la fecha, mi  amiga lleva 10 días internada, y aunque recibe buena atención y está bien cuidada, todavía no ha logrado ser operada. Sigue con molestias y dolores que son paliados con fármacos. Cada día está en ayunas, a la espera de ser operada, y cada día surgen situaciones de enfermos en condiciones más urgentes que la de ella, que al menos está estabilizada. Estos pacientes son priorizados y ella sigue en espera de un cupo en pabellón, con un evidente deterioro de su salud, ya no tanto física sino mental. Percibo signos de depresión preocupantes en los mensajes que me envía día tras día.

     

    Cuando las demandas ciudadanas por una salud digna, entre tantas otras demandas, se han tomado las calles, me ha parecido pertinente contar esta historia que es la de miles y miles de compatriotas.

     

    Entre estas también está la mía. Este 10 de diciembre, y luego de más de dos años de espera, tengo cita con un especialista en otorrino-laringología y que dadas las circunstancias actuales, tal vez quede postergada indefinidamente.

     


    Imagen de una de las tantas demandas del estallido social en Chile. Foto: Theclinic.cl.

     

     

  • Canciller sueca reitera su preocupación por violencia de parte de Carabineros y ejército chilenos

    En un breve encuentro con corresponsales extranjeros, la Ministra de Exteriores de Suecia, Ann Linde, condenó una vez más el abuso de la violencia ejercida por la policía y el ejército en Chile.

    Sin embargo, estos hechos no empañan la presidencia de Chile en la COP25. “No hemos discutido respecto a esto, dentro de los países de la cumbre”, dijo, ante la pregunta de nuestro medio.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Tanto Amnesty International como Human Rights Watch han denunciado, en sendos informes, que en Chile se han perpetrado “graves violaciones a los Derechos Humanos”.

     

    - Nunca imaginamos que nos encontraríamos con esto en Chile, dijeron, días atrás, las voceras de Amnesty. La semana pasada presentaron un informe preliminar que próximamente será publicado. En tanto, se puede leer el siguiente comunicado (enlace). 

     

    El director de Human Rights Watch, José Vivanco, por su parte, expresó que la represión ejercida sobre todo por Carabineros de Chile “no es una cuestión que se resuelve con cursillos de DD.HH.”, agregó que “no son casos aislados” y que "en Chile se han cometido grandes violaciones a los DD.HH. por parte de las fuerzas del orden”.

     

    José Vivanco coincidió con Amnesty en el sentido de que “la fuerza policial en Chile no se manda sola. Está bajo el Ministerio del Interior”, por lo tanto, habría que apuntar a las líneas de mando, cuando se trata de responder por las atrocidades que se han cometido en el marco de las manifestaciones masivas en el país. (Enlace al informe).

     

    En tanto que la Cumbre del Clima, COP25, arranca este lunes en Madrid, luego de que España asumiera el rol de anfitrión, relevando a Chile.

     

    A pesar de que la cumbre no se celebra en Chile, el país sudamericano mantiene la presidencia de la COP25, y la pregunta durante todo este tiempo ha sido si Piñera viajaría a Madrid.

     

    Este miércoles, la ministra de Medio Ambiente chilena, Carolina Schmidt, anunció que el residente chileno no viajaría a la capital española. “Piñera no vendrá a la COP25, nos ha transmitido la urgencia del trabajo en Chile, por lo tanto, él se quedará en el país”, dijo la titular.

     

    Pero, la razón tal vez no sea esa. Sebastián Piñera enfrenta una acusación constitucional presentada en su contra por la oposición, por presuntos delitos de lesa humanidad cometidos desde el 19 de octubre hasta la fecha.  

     

    Desde este punto de vista, nuestro medio quiso saber la opinión de la canciller sueca respecto a la presidencia de Chile en la COP25. En la reunión sostenida este martes en la sala de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde sostuvo que “Nosotros siempre condenamos el uso de más fuerza de lo que la necesidad requiere”.

     

    ¿Le parece que Chile sea un país idóneo para presidir la Cumbre del Clima, tomando en cuenta las graves violaciones a los Derechos Humanos que se han cometido en este país?

     

    - Yo he expresado oficialmente mi gran preocupación por el exceso de violencia de parte de la policía y el ejército en Chile. También he estado en contacto con nuestro embajador casi a diario, y estoy enterada de la gravedad de la situación. Ahora se ha tranquilizado algo, pero ha habido casi todos los días una brutalidad tremenda desde hace semanas, tanto de parte de la policía como del ejército. Yo he condenado esto.

    - Ahora, en lo que trata de la presidencia de la COP, esto no es algo que se haya discutido, dentro de los países que participan. Al menos yo no he escuchado nadie que cuestione la presidencia de Chile, y la cumbre, como tal, se ha mudado a Madrid. Si aparece el tema, tendremos que verlo en ese momento, respondió la canciller. 

     


    La ministra de Exteriores de Suecia, Ann Linde, en la sala de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores, en reunión con corresponsales extranjeros. Foto: Marisol Aliaga. 

     

  • Concierto por Chile – Por justicia, paz y libertad

    Este martes 26 de noviembre tendrá lugar un concierto de solidaridad con Chile, en Barnensscen en el Parque del pueblo, en Malmö, a las 19.00 horas.

    "Durante un mes, millones de chilenos de todo el país han realizado marchas de protesta para exigir un plebiscito y una asamblea constituyente en pos de redactar una nueva constitución para el país. La situación es dramática y hacemos un llamado al pueblo sueco, una vez más, a manifestar su solidaridad con Chile.

    Nosotros vamos a demostrar nuestra solidaridad con el apoyo de los artistas suecos y chilenos que van a actuar en un concierto por la justicia, la paz y la libertad", escriben los artistas, en un comunicado. 

     

     Por: Magazín Latino

     

    Comunicado de prensa                            

    Concierto por Chile – Por justicia, paz y libertad                                                    

    Durante un mes, millones de chilenos de todo el país han realizado marchas de protesta para exigir un plebiscito y una asamblea constituyente en pos de redactar una nueva constitución para el país. Así mismo exigir mejores condiciones de vida para la mayoría de la población afectada por la desigualdad y las injusticias. El gobierno ha respondido con la violencia y represión de los militares y de la fuerza policial. Hasta el 19 de noviembre había 5 629 personas arrestadas, 2 009 dañados por balines y otras armas no identificadas, 197 con daño o la pérdida de sus ojos, más de 20 personas muertas, 52 personas, sobre todo mujeres, afectadas por la violencia sexual de los policías y 192 afectadas por otras torturas.

    La situación es dramática y hacemos un llamado al pueblo sueco, una vez más, a manifestar su solidaridad con Chile.

    Nosotros vamos a demostrar nuestra solidaridad con el apoyo de los artistas suecos y chilenos que van a actuar en un concierto por la justicia, la paz y la libertad.

    El evento se realizará en Barnensscen en el Parque del pueblo, en Malmö, el martes 26 de noviembre a las 19.00 horas.

    La entrada es liberada. Habrá música, exposición de arpilleras y de arte gráfico e información sobre lo que ocurre en Chile.

    El evento es organizado por la red “Chile Despertó – Malmö.”

    Los artistas que participan son: Jan Hammarlund, Tania Naranjo, Julio Numhauser, Maciel Numhauser, Sofie Hellborg, Miriam Aida, Mats Andersson, César Peña, Tina Quartey, Johannes Nästesjö y Mikael Wiehe.

    Arpilleras: Bélgica Castro Fuentes Konst: Marco Leal. Introducción: Enrique Pérez.

     

     

    #ChileDespertó #ChileResiste #FuerzaChile #Chileviolateshumanrights 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español