Lunes, 19 Agosto 2019 | Login
Administrador

Administrador

Publicado: 14-08-2019. Actualizado: 18-08-2019

El miércoles a las dos de la tarde se dio conocer el fallo del tribunal de Estocolmo. El veredicto fue: culpable de agresión en grado menor.

ASAP Rocky y dos miembros de su staff fueron condenados a dos años de sentencia condicional y a pagar una indemnización de 12.500 coronas al demandante, quien exigía 140.000 coronas.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

A las dos de la tarde en punto, los asistentes en el tribunal de primera instancia de Estocolmo repartieron los folios conteniendo el veredicto en el proceso legal en contra de Rakim Mayers y dos miembros de su equipo.

 

Y al minuto siguiente la noticia ya era primera plana en los medios nacionales. Internacionalmente, el interés fue menos, ASAP Rocky no pertenece a la categoría de las celebridades más connotadas, pero sin duda el juicio en Estocolmo contribuyó a que su fama aumentara. Sobre todo, después de que el mismo Donald Trump exigiera su liberación y se ofreciera a pagar la multa, hecho que solo hizo saltar a la vista la ignorancia del presidente estadounidense, puesto que en Suecia nadie puede quedar libre pagando dinero.

 

Y el fallo era lo esperado, según expertos en jurisprudencia. Mayers había reconocido el delito, y habían pruebas suficientes para probarlo.

 

Rakim Mayers y los otros dos imputados fueron considerados culpables de agresión al querellante, un hombre de 19 años, inmigrante de Afganistán.

 

Para ambas partes, el veredicto no era lo que querían. Mayers y sus amigos no fueron absueltos, la corte no aceptó el argumento de la defensa, de que habían actuado en “defensa propia”, y el querellante no obtuvo la suma de dinero que había exigido, casi 140.000 coronas suecas.

 

La corte tampoco consideró válida la petición del fiscal: seis meses de cárcel, puesto que “la agresión no fue de una naturaleza tan grave, que amerite una sentencia de prisión”. En cambio, los tres imputados fueron condenados a dos años de “sentencia suspendida” o “sentencia condicional”.

 

“Sentencia condicional” significa, como explicó el juez, Per Lennerbrandt, que los tres condenados no caerán a la cárcel en tanto que no cometan otros delitos en Suecia en el periodo de dos años.  

 

La agresión que los tres imputados reconocieron y que pudo ser comprobada mediante material audiovisual, significaría dos meses de prisión. Pero, considerando que los imputados fueron privados de su libertad por 31 días, la sentencia condicional no se combinará con multas.

 

Rakim Mayers y los dos hombres de su equipo deberán pagar una indemnización de 12.500 coronas suecas al querellante. Además, deberán cubrir los gastos de su abogado: alrededor de 200.000 coronas.

 

Respecto a los otros costes del juicio, el juez declaró que por el momento no era posible dar a conocer todas las cifras. No obstante, expertos calculan que este juicio ha significado al Estado sueco entre 5 y 10 millones de coronas.

 


Numerosos medios transmitieron en directo, cuando se iba a comunicar el fallo. Foto: Marisol Aliaga.

 

En "defensa propia"

 

La versión de los hechos, que Rakim Mayers presentó en la corte, no se contradijo en ningún momento. Él reconoció que había maltratado al querellante y que luego lo había agredido cuando yacía en el suelo. Pero, había actuado en “defensa propia” y convencido de que los jóvenes que los seguían se disponían a atacar - una vez más - a su guardaespaldas. Además de que posiblemente portaban cuchillos y estaban drogados.

 

La corte desestimó sus afirmaciones, basándose en el testimonio de las dos jovencitas que habían sido testigos de los hechos, y que prestaron testimonio en el tribunal. Según el tribunal, la agresión no fue antecedida por un ataque que haya motivado el uso de la violencia. Tampoco había surgido una situación en la que los imputados se hayan sentido amenazados.

 

Lo que sí se comprobó fue que los imputados maltrataron al querellante cuando yacía en el suelo, con combos y patadas, y Rakim le aplastó el brazo. No obstante, agrega el tribunal, en un comunicado de prensa, "no se ha probado que Rakim Mayers y sus acompañantes hayan coordinado la agresión", como había sostenido el fiscal.

 

Los otros dos imputados, además del guardaespaldas, quien también fue llamado a declarar, corroboraron todo lo dicho por el artista.

 

Las versiones del demandante y su amigo, en cambio, difirieron en varios puntos. La corte concluyó, además, que éstos sí habían actuado en mutuo acuerdo.

 

 

La mentada botella

 

El demandante aseguró en la corte que de pronto – en Appelbergsgatan, le habían pegado en la nuca con dos botellas. Y que cuando estaba en el suelo, los americanos le habían asestado veinte combos y patadas, cada uno. Algo que no pudo ser comprobado en el video que muestra la mayor parte de la agresión, según lo corroboraron los testigos.

 

La botella fue el detalle más peliagudo de todo el juicio, puesto que, si se hubiera comprobado el uso de tal objeto, la tipificación del delito habría pasado de “maltrato simple” a “intento de homicidio.”

 

No obstante, la existencia de una botella no fue nunca demostrada.

 

“En una evaluación general, el tribunal considera que no está comprobado que alguno de los imputados hubiera atacado este tipo de objeto” escribe el jurado en el comunicado de prensa que acompañó el fallo.

 

Agrega que “el tribunal considera que está comprobado que la víctima recibió cortes en los brazos durante el altercado con los imputados. Pero que no ha sido posible establecer exactamente cuando los recibió y de parte de quien. No se logró comprobar que los imputados lo hubieran maltratado con botellas, enteras o rotas. En relación con esto, la corte toma nota de que, en las imágenes de uno de los videos del incidente, que muestra el maltrato, se puede apreciar que los imputados no tienen nada en las manos, cuando la víctima se encuentra en el suelo”.

 

- La imagen total de evidencias en el caso ha sido compleja. El fiscal no ha podido comprobar que el demandante fue golpeado en la nuca con una botella o que fue maltratado con botellas de vidrio. Esto ha afectado la evaluación de la gravedad del acto, dijo el presidente del jurado, Per Lennerbrant, en un comentario.

 

 

Agresión – pero no grave

 

La corte consideró que existen circunstancias tanto agravantes como atenuantes en la agresión. Pero, después de una evaluación general, se llegó a la conclusión de que el maltrato no había sido tan grave como para una condena a prisión. Y, puesto que la cárcel ya no era una opción, tampoco lo era el combinar la sentencia condicional con el servicio comunitario.

 

Este tema se tocó el último día de alegatos. Entonces, Rakim Mayers declaró que “se ponía a las órdenes de lo que dictaminara la corte”. Cuando el fiscal preguntó a los tres imputados si, en el supuesto caso de ser condenados a servicio comunitario, estarían en condiciones de cumplirlo, en Suecia. Los tres respondieron que sí.

 

El juez preguntó, también, a cada uno de ellos, si habían sido condenados por algún delito durante los últimos cinco años. Los tres respondieron que “no”.

 

No obstante, cuando uno de los abogados de los imputados trató de preguntarle al demandante si éste había sido alguna vez condenado en Suecia anteriormente, el juez prohibió la pregunta.  

 

 

140.000 coronas de indemnización

 

El querellante exigía la suma de 139.700 coronas, por agravio, daños y perjuicios y por ausencia laboral.

 

Esta es una suma estratosférica que no se corresponde a los montos de indemnización que se aplican en Suecia. Las víctimas del atentado terrorista de Drottninggatan, por ejemplo, recibieron alrededor de 60.000 coronas.

 

La corte desestimó la suma exigida por el demandante, primero porque las indemnizaciones se determinan de acuerdo con sumas preestablecidas, y segundo porque las heridas del demandante no eran de la magnitud de lo sostenido por él. Los cortes en los brazos requirieron de atención médica, pero eran superficiales. Además, no se pudo comprobar cómo habían surgido.

 

La pérdida de dinero por ausencia laboral –10.000 coronas – no pudo ser ratificada, puesto que el demandante no presentó el contrato de trabajo.

 

 
El abogado de Rakim Mayers, después de una audiencia oral, durante el juicio. Foto: Marisol Aliaga.

 

Las reacciones

 

- Rakim Mayers está increíblemente decepcionado. Habíamos esperado un fallo absolutorio, dijo el abogado del principal imputado, en una conferencia de prensa, poco después de ser comunicado el veredicto.

 

Lamentó no haber alcanzado la meta – demostrar la inocencia de su defendido - y se culpó a sí mismo por esto.

 

- Tenemos que analizarlo. Es mejor tomar una decisión de esta naturaleza con la cabeza fría, dijo Slobodan Jovovic, ante la pregunta de una apelación.

 

El fiscal, por su parte, está conforme, pero no del todo. Él exigía una pena de cárcel de seis meses, aunque nadie creyó nunca que la corte aceptaría esta condena.  

 

- La corte hizo la misma apreciación que yo, con una excepción – el supuesto uso de una botella. Se considera que yo no pude comprobar si se usó ese objeto. Por lo tanto, el castigo es mucho menos de lo que yo había esperado, dijo Daniel Suneson a Aftonbladet.

 

Al igual que la parte demandante, no está seguro de si apelará el fallo.

 

El abogado del querellante, Magnus Strömberg, por su parte, tampoco se mostró satisfecho.

 

- El fallo significa una reparación. Pero no estamos completamente conformes, dijo.

 

Sus honorarios – alrededor de 200.000 coronas suecas, deberán ser costeados por Rakim Mayers, puesto que es el único de los tres imputados que cuenta con medios como para hacerlo. 

 

Los expertos calificaron el fallo como “esperado”. En la práctica, una sentencia condicional es como un “tirón de orejas”.

 

- El veredicto no dice en principio nada, se puede ver solamente como una advertencia, dijo la licenciada Ingela E. Hessius a TT.

 

 Respecto a la indemnización al demandante, explicó:

 

- El tribunal ha deliberado sabiamente, y no hay nada en el veredicto que asombre. La indemnización se corresponde por completo con lo normal en casos de agresión. Vale decir, 10.000 coronas por agravio, y 2.500 coronas por daños y perjuicios.

 

 

  

Reflexiones

 

Lo que más llama la atención, en este “circo mediático”, como lo han denominado algunos, es que un altercado callejero haya conducido a un juicio. En Suecia ocurren miles de casos similares anualmente, y la gran mayoría de estos se archivan casi de inmediato.

 

“Antes de que la tinta alcance a secarse en el papel”, dijo el criminólogo Leif G W Persson, quien desde un comienzo criticó que este caso se llevara a juicio. El experto aseguró desde un principio que, de no haberse tratado de una celebridad, el caso se habría archivado.

 

En este caso, poco rima con la “igualdad ante la ley”, con lo que Stefan Löfven le respondió a Donald Trump.

 

El tema de la provocación y la agresión de parte del demandante al guardaespaldas de Mayers no fue algo que se tocó a fondo, durante los alegatos. El fallo nombra hechos agravantes, pero también atenuantes. Cuando fue preguntado sobre esto, en la conferencia de prensa del miércoles, el juez Lennerbrant respondió que no quería usar la palabra “provocación”.

 

No obstante, sí hubo un acoso y una provocación, incluso una agresión, de parte del demandante, quien no es la primera vez que asiste a un tribunal. Ha sido condenado cuatro veces, anteriormente, por drogas y por portar arma blanca.

 

Suecia ha sido criticada en varias ocasiones por sus largos periodos de prisión preventiva. Conforme al principio básico de un Estado de Derecho, de la presunción de inocencia, no es lógico que un sospechoso alcance a cumplir la condena incluso antes de que comience el juicio.

 

El comité contra la tortura, de las Naciones Unidas, ha criticado varias veces a Suecia por la prisión preventiva a la que somete a sospechosos de delitos. Esto es comparable a la tortura, sobre todo cuando se somete a los detenidos a un aislamiento total.

 

En Suecia no existe un límite de tiempo en el que la persona puede estar privada de su libertad. Esto no se corresponde con un Estado de derecho, aseguran expertos en jurisprudencia. El caso de ASAP Rocky puso nuevamente este debate en el tapete.

 

Por otra parte: Lo paradójico de este caso es que un rapero que nunca ha estado comprometido con la política, y que nunca ha querido ser un símbolo de la lucha por los derechos de los afroamericanos en su país, de pronto pasó a ser justamente eso.

 


El presidente del jurado, Per Lennerbrant, al momento de comunicar el fallo, en el tribunal de Estocolmo. Foto: Marisol Aliaga.

  

Un juez noruego dictaminó este lunes prisión preventiva para Philip Manshaus, de 21 años. El hombre fue arrestado bajo sospecha de crimen terrorista, homicidio, e intento de homicidio, luego del tiroteo en una mezquita en Baerum, en Noruega.

Permanecerá en arresto durante cuatro semanas, de las cuales dos en completo aislamiento.

Manshaus portaba dos armas cuando irrumpió en la mezquita de Al Noor y abrió fuego. Fue reducido por un hombre mayor, lo que impidió que siguiera disparando. Hoy negó todos los cargos, entre estos, el haber asesinado a su hermana de 17 años.

 

 Por: Magazín Latino

 

La audiencia en el Tribunal de Oslo comenzó a las 13.15 del lunes.

 

Tres horas más tarde, el juez dictaminó que Philip Manshaus sería arrestado por cuatro semanas, las primeras dos en aislamiento total.

 

El joven hombre entró a la sala del tribunal vistiendo una sudadera oscura y, aparentemente, sin rasgos de nerviosismo. Al contrario, sonrió a las cámaras de los numerosos medios que cubrían la noticia. La sala en la que se llevó a la sala la comparecencia se construyó especialmente para el proceso en contra de Anders Behring Breivik. Quien también acostumbraba a sonreír.

 

Presentaba moretones en la cara y en el cuello. En el ataque a la mezquita fue tumbado al suelo por dos hombres que asistían al servicio religioso. El primero de éstos, Muhamed Rafiq, de 65 años, lo redujo tirándolo al suelo. Y, junto a otras personas, lo retuvieron hasta que llegaron los agentes.

 

La policía noruega había recibido tips acerca de Manshaus hace un año atrás, pero había descartado cualquier tipo de operativo para prever un ataque.

- La policía dijo que lo había tenido en sus radares desde hace un año, en ese sentido, esto es un fracaso. Al mismo tiempo, es sumamente difícil saber cuando alguien se dispone a cometer este tipo de delitos. Es difícil determinar si tienen la capacidad de hacerlo, las armas necesarias y todo eso. Se necesita otra clase de recursos para determinar algo así, dijo al canal TV4 Daniel Poohl, director de Expo, medio especializado en la extrema derecha.

 

- Pero, sabemos que esto se ha venido desarrollando durante bastante tiempo. Con el atentado al World Trade Center, las miradas se dirigieron al extremismo islámico, y olvidó a la extrema derecha. Vivimos bajos las consecuencias de esta deficiencia. Tenemos que salir de allí de a poco, en forma lenta pero segura.

 

¿Podría ocurrir algo así en Suecia?

- Hechos similares han ocurrido constantemente en Suecia, en Alemania y en el Reino Unido, durante los ultimas décadas. Existe una comunidad internacional y se comunican entre sí en foros y en inglés. Aquí encuentran amigos, obtienen inspiración y además estímulo.

 

Manshaus se ha negado a responder las preguntas de la policía, pero aceptó ser fotografiado al momento de entrar a la sala del tribunal, pero la comparecencia se hizo a puertas cerradas.

 

Al término de esta, su abogada, Unni Fries, dijo que su cliente exigía ser dejado en libertad.

 

- Él no admitido ningún delito, y por lo demás ha hecho uso del derecho de no tener que dar explicaciones, dijo la licenciada a los medios, según el diario noruego NTB.  

 

A pesar de que todo apunta a que es él el perpetrador del ataque, Manshaus no lo ve como tal. Al igual que Anders Behring Breivik parece verlo como una lucha de liberación. Esa es su realidad.

 

En un foro en Internet, ha elogiado los atentados en Christchurch, en Nueva Zelanda, y en El Paso, en Estados Unidos. Desde hacía un año, se había radicalizado y posteaba comentarios racistas y misóginos. Por lo cual sus conocidos ya habían advertido a la policía.

 

En un posteo que publicó en las redes sociales poco antes del ataque, concluyó con las palabras “El Valhalla está esperando”.

  

También es sospechoso del homicidio de su hermana de 17 años. El cuerpo de la joven fue encontrado en su departamento poco después del ataque a la mezquita.

 

Al irrumpir a la mezquita, Manshaus portaba un casco con una cámara de tipo Go-pro, con la cual pensaba transmitir en vivo. En cambió, grabó gran parte del desarrollo de los hechos.

 

- Tenemos ese video en nuestro poder. Es una prueba importante, dijo el fiscal Pål-Freddrik Hjort Kraby.

 

Pero la policía, durante la conferencia de prensa del lunes no quiso dar más detalles respecto a la filmación.


Este lunes fue puesto en prisión preventiva Philips Manshaus, por sospecha de delito de terrorismo, homicidio e intento de homicidio. Sonrió, en el tribunal. Foto: Captura de pantalla de TV4.

 

 

Este viernes, y luego de una ausencia de casi 70 años, fueron repatriadas las osamentas de 25 indígenas samis a la localidad de Lycksele, en Laponia. Las osamentas habían pasado a ser parte de una colección del Museo de Historia de Estocolmo, cuando las tumbas fueron saqueadas.

Esta es la restitución de osamentas más grande en la historia de Suecia, pero no la única.

En un discurso de reconciliación, la jefa del museo presentó disculpas al pueblo sami, por la responsabilidad que le cabe a la institución en la profanación de las sepulturas.

 

 Por: Magazín Latino

 

En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, los museos de Estocolmo y de Umeå restituyeron las osamentas (cráneos) de 25 indígenas samis, al cementerio de Gammplatsen, en la localidad de Lycksele, en Laponia, al norte de Suecia.

 

La entrega de las osamentas se llevó a cabo en una emotiva ceremonia en la que participaron alrededor de cuatrocientas personas. Se encontraban en el lugar funcionarios de las entidades estatales, la iglesia sueca y la comunidad sami.

 

Representantes del Museo de Historia de Estocolmo y de Västerbotten portaban 25 cajas de corteza de abedul. Cada una de las cajas contenía el cráneo de un indígena sami. En 1950 habían sido sustraídos de sus sepulturas, ubicadas solo unos metros más allá de donde ahora serían enterrados para su descanso final, en el cementerio de Gammplatsen, en la orilla del río de Umeå. 

 

Una gran parte de los asistentes lucían los coloridos trajes típicos samis, y al frente de la procesión blandían dos banderas: la sueca y la sami.   

- Bienvenidos nuevamente, ustedes que han estado ausentes durante tanto tiempo, dijo el vicepresidente del consejo municipal de Lycksele, Roland Sjögren, quien pronunció el primer discurso.

 

Agregó que lo ocurrido el verano de 1950 había sido un atropello en contra de la Humanidad y en contra de los Derechos Humanos.

 

Las osamentas habían sido hurtadas de una excavación arqueológica en el cementerio de Gammplatsen, en Lycksele, siendo enviadas al Museo de Historia de Estocolmo, para ser examinadas.

 

Se trataba de investigaciones raciales.

 

Según constata el diario ETC, el connotado investigador sueco Nils-Gustaf Gejvall, experto en biología racial, le había pedido a un amigo que le enviara cráneos de indígenas samis.

 

El 23 de agosto de 1950 escribe, desde el Museo de Historia de Estocolmo, a su amigo:

 

“Por intermedio de la presente y brevemente, me gustaría mencionar que aquí en el museo estaríamos muy agradecidos de recibir tantos cráneos samis como puedas recoger. Estaríamos extremadamente agradecidos de poder tener una serie”.

 

De esta manera, los cráneos fueron enviados a Estocolmo. Seguidamente fueron olvidados, hasta que, en 2013, a raíz de un inventario, fueron descubiertos. Se enviaron al museo provincial de Umeå, al norte de Suecia, donde permanecieron hasta este viernes.

 

Representantes de la comunidad sami recibieron las cajas de abedul, para su sepultura en el cementerio de Gammplatsen.

 

- Ahora vamos a depositar a nuestros ancestros para su último descanso, dijo Paulus Kuoljok, presidente del Parlamento Sami, antes de comenzar la romería al cementerio.

 

Para muchos fue un momento muy emotivo.

 

- Estoy convencido 100 por ciento que se trata de mis viejos parientes. ¿Quiénes más podrían ser? Estoy contento de que quienes tomaron los cráneos ahora los devuelvan, dijo a Radio Suecia Lorentz Sjulsson Åsdell, miembro de la comunidad sami que ahora asistía a la ceremonia.

 

Los cráneos no han sido identificados, pero fueron enterrados en los años 1600 y 1700.

 


Las osamentas fueron devueltas al cementerio. Foto: Sveriges Radio.

 

El museo reconoce hoy que la investigación que se pensaba llevar a cabo en ese entonces no se corresponde con los valores éticos actuales de la institución.  

 

Después de que las cajas de abedul fueran depositadas en la tierra, la jefa del Museo de Historia de Estocolmo, Katherine Hauptman, pronunció un discurso agradeciendo la asistencia a la ceremonia de reconciliación. Y pidió perdón.

 

- Estoy aquí con humildad, con una sincera disculpa al pueblo sami y con la esperanza de que a partir de ahora juntos tomemos la oportunidad de escribir una nueva historia. Puedo concluir que el museo del que hoy soy la directora ha actuado en varios puntos de forma reprochable y que no corresponde a nuestros valores, dijo.

 

Reconoció que el museo había tenido un rol activo en los sucesos, a través de exigir cráneos samis para sus colecciones.

 

- El propósito de la colección se puede vincular a estudios raciales, algo que nuestra revisión de archivos sobre la correspondencia de las personas involucradas confirma, lamentablemente. En 1950 debería estar claro para el mundo las consecuencias que las investigaciones raciales pueden tener, en forma de discriminación, persecución e incluso asesinatos.

 

Y manifestó su esperanza de poder escribir "un capítulo nuevo en el libro de la historia", en el que las instituciones estatales trabajen en común acuerdo con la comunidad sami.

 

Paulus Kuoljok, por su parte, expresó que la ceremonia había sido muy emotiva y que se sentía bien por estas personas. Pero agregó que aún había mucho por hacer.

 

- Hemos tomado un primer paso, en el cual los museos comienzan a tomar su responsabilidad por esto. Sin embargo, el Estado aún no ha establecido los requisitos para los museos que el Parlamento Sami ha exigido desde 2007, expresó.

 

La representante del gobierno, Helen Öberg, reconoció, por su parte, que el Estado le ha fallado a la comunidad sami. Que en ciertas épocas el racismo y las concepciones raciales han sido aprobadas oficialmente.

 

- Durante muchos años se ha hablado de la necesidad de una comisión de la verdad sobre la actuación del Estado respecto a los samis. El gobierno, en estrecha cooperación con el Parlamento Sami, quiere establecerla, y me complace poder decirles que el diálogo sobre esto ha comenzado, dijo.

 


La comunidad sami recibió las cajas de abedul para que fueran enterradas en el cementerio de Gammplatsen, en Lycksele. Foto: Kuriren.nu.

 

El tercero y último día del juicio contra ASAP Rocky y sus acompañantes concluyó el pasado viernes en medio de gran algarabía.

Al finalizar los alegatos, los tres imputados fueron puestos en libertad, en espera del fallo que será comunicado el 14 de agosto.

A la hora siguiente, el artista, junto a su familia y amigos se encontraban a bordo de su avión privado, rumbo a los Estados Unidos.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Al final, todo ocurrió inesperadamente rápido, en el juicio al rapero norteamericano Rakim Mayers, alias ASAP Rocky, y dos integrantes de su team.

 

A las 19.20 de la tarde del viernes, y luego de que el jurado deliberara durante una hora, el jubilo estalló en la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo. Los tres imputados fueron puestos en libertad, en espera del fallo que será comunicado el 14 de agosto.

 

En comparación a dos largos alegatos orales anteriores, el lunes y el martes, el día viernes se caracterizó por su efectividad y un toque de dramatismo.

 

Al mismo tiempo,  varios cabos que habían quedado sueltos se aclararon, aunque no todos. 

 

Tanto el fiscal, como los abogados defensores del querellante y de los imputados mostraron sus herramientas más eficientes, en defensa de sus clientes.

 

El viernes prestaron testimonio las dos chicas que fueron testigos de lo ocurrido la tarde del 30 de junio.  Ninguna quiso estar en persona, por miedo a represalias, y testificaron a través de una transmisión por video. Una de ellas fue quien grabó el videoclip que más tarde se hizo viral. El video donde Mayer lanza al chico por el aire.

 

La joven liceana contó que había querido mostrar que estaban con el artista y sus amigos, mediante la aplicación Snapchat. Segundos después de que comenzara a filmar, ocurrió el incidente. Según ella, la transmisión se cortó antes de que terminara la golpiza, pero que grabó la mayor parte de esta.

 

Las chicas corroboraron también lo que habían dicho anteriormente, que el querellante y su amigo habían acosado sexualmente a unas chicas, como quedó grabado en un vídeoclip. Y es lo que le dicen a Mayers y a su grupo, cuando se encuentran con ellos. Algo que también el guardaespaldas, que prestó testimonio más tarde, corroboró.

 

Pero, y para disconformidad del fiscal, las jóvenes no respaldaron el detalle de la botella que supuestamente se habría usado para agredir al querellante. Al final, este hecho no pudo ser comprobado, por lo tanto fue excluído de los cargos.  Las chicas admitieron que escucharon el sonido de una botella, pero que no vieron ninguna botella en el altercado.

 

También dio testimonio el amigo del querellante, quien lo conoce desde cuando vivían en el mismo centro de acogida a inmigrantes. El joven hombre se presentó ante el tribunal esposado y en traje de interno, puesto que está detenido por otro delito.

 

Contó una versión totalmente distinta de la de los imputados, y se negó a responder una serie de preguntas. Reconoció que cuando ocurrieron los hechos estaba bajo el efecto de benzodiazepinas. Agreegó  que su amigo no había consumido drogas en esa ocasión.

 

Aseguró que había tratado de defender al querellante, y que también había recibido golpes, estando en el suelo. Esto se contradice con los testimonios de todos los demás implicados – incluso de su amigo. Ellos  aseguraron que el chico arrancó cuando comenzó el ataque.

 

La abogada Carla Pantzar, quien representa a uno de los dos imputados amigos de Mayers, quiso preguntarle si esa tarde portaba algún arma – ha sido condenado anteriormente por este delito - pero el juez le recordó al interrogado que no tenía obligación de responder. Y la pregunta quedó sin respuesta.

 

Otro testigo fue el terapeuta del querellante, quien declaró que el chico había quedado  traumatizado debido al incidente, que padecía de insomnio y tenía miedo constantemente. Dijo que las consecuencias de la golpiza habían sido considerables y dejarían huellas por largo tiempo.

 

Pasado el mediodía prestó testimonio el guardaespaldas de Mayers. Contó que el querellante fue quien había tomado contacto con el grupo desde el principio y que él mismo había considerado que podía constituir un peligro para Mayers y su grupo. Entonces , le pidió que se alejara del lugar.

 

El chico no hizo caso, al contrario, seguía preguntando cosas incoherentes. Al final, el guardia lo había levantado y empujado lejos.

 

También explicó que en su país, cuando una persona molesta a otra por segunda vez, se considera hostigamiento, y las personas tienen derecho a defenderse. Contó además que el querellante lo había atacado con sus auriculares, causándole un corte en la mano, que había sangrado bastante.

 

El guardaespaldas agregó que, a pesar de que le pidió repetidas veces que se alejaran, los chicos los persiguieron por varias cuadras. Y, como no conocían ni el país ni el idioma, no sabían cómo llamar a la policía o a un taxi.

 

Según él, lo que puede haber ocasionado la ira del joven fue que unas chicas se acercaron a Mayers y le dijeron que los dos jóvenes hombres las habían atacado sexualmente. “Disculpe, su señoría, pero dijeron que les habían agarrado las nalgas”, dijo.

 

Contó que él temía que el querellante portara algún tipo de arma. Que cuando llegaron a la calle Appelbergsgatan, el chico comenzó a tratar de darle puñetazos, en tanto que el otro se le acercaba por el otro costado. Al mismo tiempo sabía que tenía que proteger a su jefe.

 

Entonces fue que Rakim Mayers actuó de la manera en que lo hizo.

 

Quién es el guardaespaldas de quién? preguntó el abogado.  

 

- Yo soy el guardaespaldas de Rakim. Pero él es como es y eso no le importó. Él vino en mi ayuda cuando yo lo necesitaba, respondió.

 

Y explicó que no es la primera vez que se ven envueltos en situaciones de peligro. Que el ser un famoso implica que muchas veces se les acerque gente que no siempre tiene buenos propósitos. Al igual Rakim Mayers, quien había testificado el día anterior, aseguró que la situación fue escalando cada vez más y temían que pudiera terminar muy mal. A pesar de que ninguno de ellos querían meterse en líos .

 

El fiscal, Daniel Suneson, no aceptó, no obstante, la versión de los tres imputados, de que actuaron en defensa propia.

 

Exigió seis meses de cárcel para Mayers, y penas menores para los otros dos imputados. Y mostró una serie de casos similares en los que la pena fue de esta magnitud. Según él, Rakim Mayers y sus amigos, en lugar de irse a un lugar donde había más gente, se dirigieron  a un pequeño callejón vacío. Y, de común acuerdo, agredieron al joven de 19 años.

 

El abogado de éste, Magnus Strömberg, dijo, en su alegato final, que nunca había tenido un cliente tan atemorizado. Que lo sucedido la tarde del 30 de junio devastó la vida de su defendido y que “había sido muy duro para él el asistir al juicio”.

 

El joven  exige una indemnización  de 139.700 coronas suecas.

 

Slobodan Jovicic: "El diablo está en los detalles"

 

Cuando fue el turno del abogado de Mayers, Slobodan Jovicic, de pronunciar su alegato final, quiso comenzar con una reflexión:

 

- El circo afuera continuará. Las cámaras y los reflectores se apagarán y la aglomeración se dispersará. Mientras el espectáculo se instala en otro lugar, nosotros, los miembros de la corte, volveremos el lunes a ocuparnos de nuevas tareas.

 

Explicó enigmáticamente que “el diablo está en los detalles”, y colocó una botella vacía de vino cava en la mesa de los jueces. La foto de la investigación, donde aparece una botella rota en el suelo se corresponde con la de la botella de vino espumante.

 

- El querellante afirma que fue agredido en la cabeza con una botella. Pero esa botella es muy pesada, y habría ocasionado graves daños que habrían sido documentados en el informe médico.

- Mi cliente y los otros tres no tenían nada en sus manos, según se aprecia muy bien en el videoclip, dijo.

 

Y explicó una vez más que las heridas del querellante podrían haberse ocasionado por el vidrio en la suela de los zapatos de quienes lo agredieron. En el clip se ve cuando Mayers le pone el pie encima del brazo. El que haya sucedido de esa forma no fue descartado por los médicos. Y Mayers aseguró que lo había hecho para desarmarlo, puesto que creía que llevaba consigo algún tipo de objeto punzante.

 

Más información:

Rakim Mayers se convirtió en un artista de fama internacional gracias a su talento musical. Sin embargo, proviene de condiciones humildes del barrio de Harlem. Junto a su madre y su hermana trataban de salir adelante, luego de que el padre cayera a la cárcel y el hermano muriera a los 13 años.

 

El querellante de 19 años llegó a Suecia en 2015, proveniente de Irán. En Suecia solicitó asilo, al llegar como menor no acompañado. Sus padres son originarios de Afganistán, pero habían emigrado a Irán. El joven hombre no iba a estar presente en el juicio, según trascendió más tarde, porque había planeado viajar a Irán, para asistir a las bodas de un familiar.

 

El fallo se dará a conocer el 14 de agosto.

 


ASAP Rocky. Foto: captura de pantalla de SVT. 

 

 

Estocolmo se tiñó una vez más con los colores del arcoíris, este sábado, cuando el desfile del orgullo gay recorrió las principales calles de la ciudad.

Con alrededor de 50.000 participantes y medio millón de público, la parada fue la más grande de Escandinavia y culminó la semana Pride.

- Se sintió como que todo Estocolmo había salido a la calle. Ha sido un día maravilloso y el tiempo, además, ha estado radiante, dijo Johnny Foglander, vicepresidente del Stockholm Pride.

 

 Por: Magazín Latino

 

Este año se celebra el cincuentenario de los disturbios de Stonewall (enlace) momento crucial en la lucha de los derechos de la comunidad LGBTI.

 

Pero, aunque es una fecha digna de conmemorar, en Estocolmo esto tiene menos importancia. En el Día Internacional del Orgullo LGBTI, todo el mundo sale a la calle, el Pride es una fiesta para todos quienes quieran participar.

 

Y participan organizaciones, entidades, municipios, empresas, partidos políticos, entre muchos otros. El único partido que no está invitado y no participa son los Demócratas de Suecia. Esto debido a sus declaraciones homofóbicas anteriores.

 

- Yo participé la primera vez, en 1979. Entonces éramos 500 personas y nos sentíamos invencibles. Ahora somos 500.000 y todavía somos invencibles, dijo el escritor Jonas Gardell a Aftonbladet.

 

La opinión de muchos, en este desfile del orgullo es que Pride es un símbolo de que los derechos de la comunidad LGBTI no son algo obvio. Que la lucha sigue.

 

“Es una manifestación alegre y colorida del amor por los derechos humanos y una demostración del derecho de todos a amar a quien sea y a ser cómo se quiera”, escribe la organización Stockholm Pride, en su sitio web.

 

Este año Magazín Latino conversó brevemente con el comandante en jefe del Ejército, Micael Bydén, quien reiteró la importancia de que su organización sea inclusiva.

 

- Es importante mostrar que todas las personas tienen el mismo valor, dijo el ÖB (por sus siglas en sueco).

 

Y contó que este año él no cantó, como el año pasado (enlace).  Le encargó la tarea a un subordinado.

 


El comandante en jefe del ejército sueco, Micael Bydén, participó una vez más en el desfile Pride. Foto: Marisol Aliaga

 
Uno de los carros recordaba a grandes personajes de la comunidad LGBTI. Foto: Marisol Aliaga.

 

Para ver más imágenes, entre al grupo del magazín en Facebook (enlace). 

 

 

Este viernes concluyen los alegatos en el juicio contra ASAP Rocky y sus dos hombres de confianza, quienes enfrentan cargos de maltrato a un joven de 19 años, en Estocolmo.

Los tres imputados mantienen su postura de que actuaron en defensa propia, y este jueves presentaron su versión de los hechos.

- Yo no quiero dinero. El dinero lo puedo ganar de nuevo. Pero quiero justicia y quiero limpiar mi nombre, dijo el rapero, respecto a la indemnización que tendrá derecho a exigir, en caso de que el jurado lo absuelva.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Una larga jornada se llevó a cabo en la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo, al segundo día del juicio en contra del rapero estadounidense Rakim Mayers (nombre verdadero de Asap Rocky) y dos de sus colaboradores.

 

Ambas partes tratan de desacreditar a la contraria, y el juez, Per Lennerbrant, llamó al orden en más de alguna ocasión. Los interrogatorios a las partes fueron largos e intensivos.

 

El joven de 19 años que se ha querellado en contra de los tres imputados declaró el martes que había recibido “20 patadas o combos de Mayers y cada uno de sus acompañantes”. Y que le habían pegado en la cabeza con dos botellas.

 

- Pensé que me iba a morir, dijo. Y agregó que había perdido a su novia, a su familia y su trabajo, por el maltrato del que había sido víctima de parte de los imputados.

 

Este jueves debió responder las preguntas de los abogados de los imputados. Muchas de estas quedaron sin respuesta o él se negó a responder. Y el juez reprendió a la abogada Carla Pantzar cuando ésta quiso preguntar sobre si el joven había usado drogas anteriormente o si a veces portaba algún tipo de arma.

 

- Se trata de esta tarde solamente. Y de lo que ocurrió entonces, no antes, dijo el juez.

 

Sin embargo, para los abogados de los imputados era importante que quedara en claro los problemas que el joven había tenido anteriormente con la justicia. Pero el juez no lo permitió. “Soy yo quien tiene que poner los límites”, dijo.  

 

El abogado de Mayers, no obstante, enfatizó que la tarde que sucedieron los hechos, el joven y su amigo habían llegado a la hamburguesería Max media hora antes que Asap Rocky y su grupo.

 

Y que, cuando el chico se había dirigido a éstos para preguntarles si habían visto a su amigo, éste se había alejado de él solo unos minutos antes. Vale decir, el chico sabía donde estaba el otro. 

 

Los tres abogados quisieron saber, además, el porqué el joven hombre siguió a Mayers y a su grupo, a pesar de que le pedían repetidamente que los dejara tranquilos.

 

La primera vez que los dos chicos y Asap Rocky y su grupo se encuentran, la tarde del 30 de junio, el guardaespaldas estimó que el chico (el querellante)  podía ser un peligro para su protegido. Y le pidió dejarlos en paz, repetidas veces. Como el chico igual se negó a hacerlo, el guardaespaldas lo levantó con las dos manos y lo empujó lejos.

 

Desde entonces, el chico los sigue hasta que Rocky lo lanza al aire, en la calle Appelbergsgatan.

 

- Se trataba de una cuestión de honor, dijo en la corte, el jueves. Se había sentido muy ofendido de que el guardaespaldas lo levantara por los aires y le diera un empujón que lo tiró lejos. 

 

El primer día había dicho que quería que los otros vieran que era un “buen chico”. O que quería preguntarles por sus auriculares.

 

- Yo le dije que sus auriculares se habían roto cuando los usó para pegarle a mi guardaespaldas, dijo Rakim Mayer/Asap Rocky, cuando le tocó el turno de ser interrogado en la corte.

 

Que la tarde en cuestión él y su grupo habían dejado el hotel donde se alojaban (Grand Hotel) para dar una vuelta por la ciudad. Y que de repente se encuentra con que su guardaespaldas está sangrando, y ve a un chico que se le enfrenta y le tira combos, a pesar de lo pequeño que es, en relación al guardaespaldas.  

 

- Sentí temor, porque parecía no tener miedo a nada, dijo. Fue una situación muy paranoica. Decidimos irnos, pero el chico nos seguía. Le pedimos muchas veces que se fuera. Encontramos a unas dulces chicas que le dijeron lo mismo en sueco, pero no se iba. Le rogamos que nos dejara tranquilos, pero nada.

 

Señaló que ha tenido malas experiencias por el hecho de ser famoso, hasta el punto que debía andar siempre con guardaespaldas. Y al ver que él estaba sangrando, le había entrado pánico.

 

- Se notaba que el chico estaba drogado y lo único que queríamos era que se fuera. Tratamos de bajar la aplicación para tomar un scooter, pero no resultó. Tratamos de llamar un Uber, tampoco.

 

¿Por qué no llamaron a la policía?, pregunta el fiscal.

 

- No sabíamos el número.

 

Y explica el ataque:

 

- Al llegar a esa calle, veo que él y su amigo se nos vienen encima, entonces, lo único que pienso es en defendernos, es entonces cuando lo lanzo por el aire.

 

Según él, apenas vio que el chico estaba neutralizado, paró el ataque.

 

Explicó los riesgos a los que ha estado expuesto, y que ahora se encontraba en una ciudad que no conocía, ni hablaba el idioma. Además, sospechaba que el chico estaba bajo el efecto de drogas y podía estar armado.

 

ACTUALIZACIÓN:

 

La tarde del viernes, Asap Rocky y sus dos colaboradores fueron puestos puestos en libertad, por deliberación de la corte y en espera del fallo, que será comunicado el 14 de agosto.

A la hora siguiente ya estaba a bordo de su avión privado, rumbo a los Estados Unidos, junto a sus familiares y colaboradores. 

 

 

En medio de una gran atención mediática comenzó este martes el juicio oral contra ASAP Rocky y dos miembros de su team, acusados de un delito de agresión.  

 El choque entre la jurisprudencia sueca y la norteamericana es evidente. Donald Trump envió a un experto en liberación de rehenes, para presenciar los alegatos.

La madre de ASAP Rocky tampoco entiende que su hijo esté tras las rejas. “Esto es una pesadilla”, dijo a Dagens Nyheter ayer, en una pausa en los alegatos.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

El juicio en contra del rapero norteamericano ASAP Rocky y dos de sus hombres de confianza - uno de 23 años y el otro de 24 - que comenzó ayer en Estocolmo es, sin duda, uno de los más mediáticos de este último tiempo.

 

Ya a las ocho de la mañana estaban las cámaras y sistemas de transmisión en vivo instalados afuera de la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo, en Bergsgatan 50. Periodistas de 40 medios ocuparon por completo los 70 asientos de la sala adyacente a la sala donde comparecen los imputados y los representantes de la ley. Este auditorio está separado de la sala de comparecencia por un vidrio antibalas. Más de 10 lugares estaban reservados, allí, para los familiares de los imputados. La madre de ASAP Rocky, Renee Black, se sentó en la primera corrida de asientos, junto al padre de otro de los imputados. Detrás de ella tomó asiento el enviado de Trump, Robert O´Brien, experto en resolver temas de rehenes.

 

La madre de Rocky no hizo declaraciones, pero en una pausa dijo a Dagens Nyheter que esto era “una pesadilla”.

 

Y O´Brien dijo que su misión era que “los ciudadanos norteamericanos regresaran a casa lo antes posible”

 

Debido al gran número de personas que querían presenciar el juicio (las “entradas” se agotaron), las sesiones comenzaron con media hora de retraso, alrededor de las 10:00 de la mañana.

 

ASAP Rocky y sus dos colaboradores vestían sudadera verde y pantalones del mismo color, la vestimenta propia de los internos. No buscaron las miradas de sus familiares, al entrar a la sala, y tomaron asiento frente al juez y el resto del jurado, de espaldas a la sala donde se encontraban sus familiares. La madre del artista se secó las lágrimas, al ver a su hijo.  

 

También entró el querellante, vistiendo pantalones oscuros y una camisa blanca. Se trata de un joven de 19 años, de padres afganos, que residía en Irán. Llegó a Suecia en 2015, como menor no acompañado.

 

El fiscal, Daniel Suneson, comenzó una exposición de los hechos, la investigación preliminar es extensa, alrededor de 500 páginas. Al poco de comenzar, ocurrió algo inusual: el abogado defensor de ASAP Rocky lo interrumpió para hacerle tres preguntas. Tenían que ver con la afirmación del fiscal de que los imputados no solo golpearon a la víctima, sino que también lo agredieron con una botella rota.

 

Slobodan Jovicic quiso saber si el fiscal tenía pruebas sobre el uso de una botella.

 

El fiscal respondió con evasivas. En la investigación preliminar existe una foto en la que se aprecia a uno de los amigos de Rocky con dos botellas de cerveza en las manos. Corresponde a la tarde en la que ocurrieron los hechos, el 30 de junio pasado, en la calle Apelbergsgatan, en el centro de Estocolmo.

 

Sin embargo, en el video de la agresión, no figura ninguna botella. Rocky y sus amigos golpean al joven de 19 años a punta de puñetes y patadas.

 

En el lugar se encontró una botella rota, la que fue enviada a un análisis de ADN. Los resultados fueron negativos. No se encontraron rastros de ADN de ninguno de los imputados.

 

¿Ahora, por qué importa tanto este “detalle”?

 

Porque en el caso de que exista algo que se pueda usar como arma, el delito se tipifica como de mayor gravedad.

 


La madre de ASAP Rocky, Renee Black, al momento de llegar al tribunal de Estocolmo, este martes 30 de julio. Foto: Marisol Aliaga. 

   

NOTA EN DESARROLLO

 

Este martes arranca el juicio oral contra el rapero estadounidense ASAP Rocky.

El artista fue arrestado el 1 de julio, luego de verse implicado en una pelea callejera en el centro de Estocolmo. El martes por la mañana comparecerá ante el tribunal.

Donald Trump exige su libertad, y ha criticado al primer ministro Stefan Löfven. El gobierno sueco respondió explicando que “en Suecia todos son iguales ante la ley”.

 

 Por: Magazín Latino

 

La noticia más comentada de este verano la protagonizó el rapero estadounidense Rakim Mayers, más conocido por su nombre artístico ASAP Rocky. Su detención, debido a una riña en una calle céntrica de Estocolmo el 30 de junio pasado, ocasionó grandes titulares, en la prensa nacional e internacional.

 

Tanto Kim Kardashian, como Justin Bieber, junto a muchos otros artistas y fans de ASAP Rocky se involucraron en su caso. También Melania y Donald Trump.

 

El presidente norteamericano y el primer ministro sueco sostuvieron una conversación telefónica de 20 minutos, para tomar el caso del artista.

 

“Acabo de tener una muy buena conversación con Stefan Löfven, quien me aseguró que el ciudadano norteamericano ASAP Rocky será tratado correctamente. Además, le aseguré que no existe riesgo de que él se dé a la fuga, y me ofrecí personalmente a pagar su fianza, o alguna alternativa”, escribió Trump, en un tuit.

 

Trump se mostró muy conforme con la conversación con Löfven, y pensó que el artista sería liberado de inmediato. Estaba dispuesto a pagar lo que fuera necesario.

 

Solo que la jurisprudencia sueca es muy distinta a la norteamericana. En Suecia el gobierno no puede ni debe influenciar en ningún proceso legal.

 

Y en Suecia no existe el sistema de fianzas, propio de EE. UU.

 

Al ver que su llamada telefónica no había tenido los resultados esperados, Trump se enfureció con Stefan Löfven, a quien antes había calificado de ser una persona “muy talentosa”.

 

“Estoy muy decepcionado con el Primer Ministro Stefan Löfven, por su incapacidad para actuar. Suecia le ha fallado a los ciudadanos afroamericanos en los Estados Unidos. He visto los clips con ASAP Rocky y él fue perseguido y acosado por camorristas. ¡Trate a los estadounidenses con justicia!”, tuiteó esta vez Trump.

 

Agregó que los Estados Unidos han hecho mucho por Suecia, pero al parecer sin recibir nada a cambio.

 

Trump, quien recientemente instó a unas congresistas a “volver a los países de donde provenían”, acusó a Suecia de “racista”.

 

Löfven, por su parte, se lo tomó con calma y declaró más tarde: “En Suecia somos todos iguales ante la ley, también los ciudadanos extranjeros”. Y agregó que había sido claro en señalarle a Trump que el gobierno no podía interferir en un proceso legal en curso.

 

ASAP Rocky ha estado detenido desde el 5 de julio. El artista fue arrestado después de un concierto en Estocolmo, el 2 de julio. El 25 de julio, el fiscal decidió presentar cargos en su contra, por agresión con lesiones. 

 

Los hechos:

 

El 30 de junio pasado,  a la salida de una hamburguesería en el centro de Estocolmo, ASAP Rocky y sus tres acompañantes se involucran en una riña con dos jóvenes.

 

Las versiones de los implicados difieren. Según los jóvenes, el artista y sus acompañantes los agredieron sin tener motivos para ello.

 

Según ASAP Rocky y su séquito, los jóvenes los habían seguido y molestado por varias cuadras. Al final, se fueron a los puños. Al día siguiente, el medio norteamericano TMZ publica un video que muestra cuando ASAP Rocky lanza a un joven por el aire. Y, cuando éste cae en la vereda, el artista y sus acompañantes le pegan puñetazos y patadas.

 

Más tarde, Rocky publica en su cuenta de Instagram otro video, en el que se muestran otros detalles de la reyerta.

 

Según el abogado del artista, Solobodan Jovicic, la violencia de ASAP Rocky y su séquito fue “proporcional al acoso del que habían sido objeto”.

 

Agregó que lo que se ha dicho acerca de que Rocky habría atacado al joven con una botella no se corresponde con la realidad.

 

Este martes 30 de julio todos los involucrados en el incidente están citados a comparecer ante el tribunal de Estocolmo.

 

Las comparecencias comienzan a las 09:30 de la mañana, durarán todo el día y tendrán lugar en la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo, debido al gran interés que el caso ha ocasionado, sobre todo en medios norteamericanos.

 

Si ASAP Rocky es considerado inocente, tendrá derecho a recibir una indemnización de alrededor de 16 millones de coronas suecas, por pérdida de ingresos. 


Asap Rocky, Donald Trump, Stefan Löfven. Foto Svt. 

 

Suecia no firmará el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares

El viernes pasado, el gobierno declaró que Suecia no firmará el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares de la ONU.

Según la canciller sueca, Margot Wallström, el acuerdo tiene deficiencias. Por otra parte, el gobierno carece del apoyo del Parlamento, para suscribir el tratado.

- Desearía que tuviésemos una convención que se pueda firmar, pero también he visto cómo se ve esto. Debemos ser realistas, dijo Wallström en rueda de prensa.

 

 Por: Magazín Latino

 

Luego de dos años de discutir el tema, el gobierno sueco decidió no firmar el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares.

 

Esto, a pesar de que la canciller sueca, Margot Wallström, declaró, en rueda de prensa el viernes pasado, que Suecia considera que la proliferación de las armas nucleares es una de las amenazas para el mundo. Añadió que Suecia seguiría de observador.

 

- Me habría gustado tener una convención que fuera posible suscribir y que abarcara bien el asunto. Pero debemos ser realistas, dijo la ministra de Exteriores, en la conferencia de prensa del viernes, agregando que Suecia va a seguir siendo una “fuerte voz en un mundo sin armas nucleares”.

 

Según ella, este es el mejor camino a seguir, dadas las circunstancias actuales. Recordó que Suecia fue uno de los países que trabajó en la elaboración del tratado y que, por lo tanto, quiere seguir trabajando en esto. “Dejamos la puerta entreabierta”, dijo Wallström.

- Cuando comparamos esta imagen con la amenaza de las armas nucleares y la meta de un mundo sin estas, la situación es complicada, dijo.

 

Explicó que había ambigüedad en el acuerdo, que no estaba bien especificado de qué armas se trataba ni tampoco cómo se verificaría el desarme. Tampoco detalla qué relación tiene con los tratados ya existentes. Y enfatizó la necesidad de una convención que sea tanto “normativa, como una herramienta práctica”.

 

“Una convención que se pueda usar en la práctica”, dijo Wallström.

 

Fuera de estas razones, la canciller repitió varias veces que no existe el apoyo necesario de la cámara para ratificar el tratado.

 

Los partidos de derecha dijeron que votarían en contra de la suscripción del tratado. El partido de Izquierda es el único que claramente ha declarado que Suecia debe firmar el acuerdo, y el partido Verde exigió que se adoptara un rol de observador.

 

Como observador, Suecia supervisará y contribuirá al desarrollo del acuerdo. Puede opinar y dar sugerencias, pero no está habilitado para votar.

 

El investigador especial encargado por el gobierno, Lars-Erik Lundin, quien presentó su informe en enero del año en curso, consideró que el acuerdo “no es claro”. Que “debe desarrollarse”, y aconsejó no firmar.

 

Cuando 122 de los 192 Estados miembros de las Naciones Unidas votaron a favor del acuerdo, el 7 de julio de 2017, Suecia votó a favor. Pero no suscribió nada.

 

¿La razón? En el país comenzó un debate interno en el que también líderes de EE.UU. y la NATO se pronunciaron.

 

Además, Francia y Gran Bretaña han advertido, desde entonces, que la cooperación con Suecia se vería perjudicada si Suecia suscribía el acuerdo, que tampoco ha sido firmado por los países vecinos.

 

Por su parte el ministro de Defensa, Peter Hultkvist, ha dicho que la cooperación con otros países no puede aventurarse.

 

Aunque la canciller quiso remarcar que las decisiones al respecto las toma solamente Suecia.  

- Tomamos nuestras decisiones de política de seguridad como países no alineados. Nadie más nos va a dictar o amenazar con diferentes cosas. Decidimos en base a una evaluación general de todos los argumentos presentados, y eso es lo que hemos hecho, subrayó Wallström, en entrevista con Dagens Nyheter.

 

Añadió que Suecia continuaría con la cooperación con distintos países y organizaciones, “por la importancia que esto tiene en la política de seguridad”.

 


Beatrice Fihn. Foto: Twitter.

  

Beatrice Fihn: “Se sigue a Trump”

La organización Ican obtuvo el 2017 el Premio Nobel de la Paz por su labor en contra de las armas nucleares. La secretaria de la organización, la sueca Beatrice Fihn, se mostró el viernes muy desilusionada de la postura de Suecia.

 

La calificó de "contravención histórica en contra de la política de seguridad sueca", en momentos en que el riesgo de usar armas nucleares en el mundo está aumentando.

 

- Estamos extremadamente decepcionados y preocupados por este mensaje del gobierno sueco, expresó Fihn a la televisión sueca, SVT.

 

Agregó que la investigación encargada por el gobierno – que aconsejó no firmar – ha recibido muchas críticas de parte de expertos en el tema. Que la verdad es que “se ponen nerviosos frente a USA”. Y que esto debilita a Suecia.  

 

- Las armas nucleares son una amenaza para nosotros, pero el gobierno ahora elige legitimar estas armas y aceptarlas en lugar de pararlas, no siguiendo la política tradicional sueca, dijo Beatrice Fihn.

 

Según ella, las razones de no suscribir el acuerdo son otras:

- Estas son solamente excusas. Están nerviosos ante los Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, Francia, las potencias nucleares. Se sigue a Trump, en lugar de seguir las directrices suecas.

 

Más información: 

El tratado se abrió para la firma el 20 de septiembre de 2017, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, y entrará en vigor 90 días después de que 50 naciones lo ratifiquen. Hasta la fecha lo han ratificado 23 países.

 

Las nueve potencias nucleares: Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia, China, Corea del Norte, India, Pakistán e Israel no participaron en las negociaciones del tratado. De estas, cinco son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: Rusia, Reino Unido, China, EE. UU. y Francia.

 


La Ministra de Exteriores, Margot Wallström, en la conferencia de prensa del viernes. Foto: captura de pantalla, Regeringen.se.

 

El presidente estadounidense continúa ocasionando polémica, que rápidamente se hace eco en los medios internacionales. La más reciente, su forma de tratar a congresistas origen en países que el día anterior Trump había tildado de "los más incompetentes del mundo".

Pero el problema es otro, escribe el profesor Vicenc Navarro.

"Tal atención a la figura de Trump crea una percepción errónea de que el mayor problema que tiene EEUU es su presidente, ignorando que el problema real, apenas citado por los medios, es que la mayoría de la clase trabajadora de raza blanca (que es la mayoría de la clase trabajadora en EEUU) vota a Trump y, muy probablemente, continuará votándolo en el futuro". 

 

 Por: Vicenç Navarro (*)

 

Se están produciendo grandes cambios en EEUU que apenas han sido dados a conocer en España por parte de los mayores medios de información que, en su intento de informar a los españoles sobre la situación política en aquel país, se centran en presentar (y predominantemente ridiculizar) la figura del presidente Trump, comentando sus extravagancias y falsedades. Tal atención a la figura de Trump crea una percepción errónea de que el mayor problema que tiene EEUU es su presidente, ignorando que el problema real, apenas citado por los medios, es que la mayoría de la clase trabajadora de raza blanca (que es la mayoría de la clase trabajadora en EEUU) vota a Trump y, muy probablemente, continuará votándolo en el futuro (es interesante señalar, por las razones que citaré más adelante, que parece haber un redescubrimiento en aquel país de la clase trabajadora, a la que se había dado por desaparecida u olvidada, siendo sustituida por las clases medias.) Y es también interesante señalar que, aun cuando Trump ha sido votado por amplios sectores de la burguesía y la clase media, el hecho es que, sin el apoyo de la clase trabajadora de raza blanca, no habría sido elegido presidente de EEUU. En realidad, es incluso probable que sea reelegido de nuevo en 2020, y ello a pesar de que la mayoría de ciudadanos desaprueban su gestión. El sistema electoral de EEUU (que favorece a las fuerzas conservadoras), la enorme lealtad de sus votantes (el 82% de aquellos que lo votaron, volverían a hacerlo), y el desánimo y el rechazo de la clase trabajadora y de amplios sectores de las clases medias hacia el Partido Demócrata (que en su día se llamaba el Partido del Pueblo -the People’s Party­-, considerado, con una enorme generosidad, como el partido de izquierdas frente al partido de derechas, el Partido Republicano) son factores a favor de su reelección.

 

¿Por qué la clase trabajadora está votando a la ultraderecha? Por la misma razón que en Europa también lo hace

Tal como también ha ocurrido en Europa, el movimiento hacia la ultraderecha de votantes de la clase trabajadora se debe, en gran parte, al abandono por parte de los partidos de centroizquierda o izquierda de las políticas “labor friendly”, es decir, de las políticas públicas redistributivas que los habían caracterizado (y que habían favorecido al mundo del trabajo). Tal abandono ha ido acompañado de la adopción de políticas públicas de sensibilidad neoliberal que han incluido medidas que han debilitado mucho el mundo del trabajo, tales como las reformas laborales regresivas que han causado un gran aumento de las desigualdades (alcanzando niveles que nunca se habían conocido en los últimos cuarenta años y que han causado un claro deterioro de la calidad de vida y el bienestar de la clase trabajadora y demás componentes de las clases populares). Tales políticas neoliberales fueron iniciadas por el presidente Reagan en EEUU y por la Sra. Thatcher en el Reino Unido, habiendo sido continuadas más tarde incluso por partidos gobernantes que se definían de centroizquierda o izquierda, como en los gobiernos de Clinton y Obama en EEUU, y Blair, Schröder y Zapatero en Europa.

De estas observaciones se deduce que el foco principal de la atención mediática debería ser el comportamiento de estos partidos gobernantes, intentando entender por qué sus bases electorales los han abandonado. Si hicieran esto, verían que los datos muestran claramente que fueron estas políticas neoliberales las que crearon una enorme crisis social que ha afectado sobre todo a las clases populares. Y es esta realidad la que el establishment político-mediático en EEUU ignora, enfatizando en su lugar las excelencias del modelo económico liberal de aquel país, mostrando su continuo crecimiento económico como mejor prueba de ello. Otros indicadores que también utilizan para mostrar la excelencia del modelo liberal estadounidense es la evolución de los indicadores tradicionales de eficiencia económica, tales como la tasa de desempleo, sin tener en cuenta que la gran mayoría de empleo nuevo es precario y temporal.

 

La falsedad del éxito del modelo económico neoliberal en EEUU

La tasa de desempleo en EEUU más divulgada en los mayores medios de información es, en teoría, muy baja (3,6% en mayo de 2019), y es la que el presidente Trump utiliza constantemente. También es la que los grandes medios de información españoles reproducen. Pero esta cifra es de escaso valor para conocer el estado del mercado de trabajo estadounidense. Una tasa más realista es la publicada por la Agencia de Estadísticas Laborales (US Bureau of Labor Statistics, cuadro A-15, en “The employment situation – May 2019”) del gobierno federal, que utiliza la cifra de 7,1%, siendo mucho mayor para las personas con una educación inferior a la secundaria (que incluye la mayoría de la clase trabajadora no cualificada) y que es del 16% entre blancos y del 28% entre afroamericanos. Pero, además de la elevada tasa de desempleo, hay también una muy alta precariedad en el empleo, así como un proceso de uberización del mismo (es decir, la externalización de la relación laboral, pasando de ser empleado de una empresa a un autónomo, perdiendo así el trabajador toda capacidad de negociar los salarios y derechos laborales). Como consecuencia de estos hechos, ha habido un descenso de los salarios durante el período definido como “exitoso”. Para los trabajadores no cualificados, el salario por hora ha descendido desde 1973 un 17%.

Las consecuencias de estos cambios en unas cifras vitales para la población se muestran con toda claridad. Lo que los medios de información no dicen es que han aumentado de una manera muy notable las enfermedades y muertes por desesperación (“diseases of despair”) entre estos trabajadores no cualificados, incluyendo epidemias de consumo de opiáceos (habiendo crecido 17 veces el número de muertes por adicción a las drogas), epidemias de alcoholismo (causando tantos muertos en un año como el número de soldados muertos en las guerras de Corea y Vietnam), y así un largo etcétera.

 

El deterioro de la calidad de vida de las clases populares

Este deterioro, sin ser tan acentuado ahora como a principios del siglo XX, en los años 30 (durante la Gran Depresión), ha creado una enorme crisis de legitimidad del sistema liberal económico y de su establishment político-mediático. Y es esta crisis la que no se está analizando en los grandes medios y sobre la que no se está informando, lo cual es grave, porque sin entenderlo no se puede explicar el auge de la ultraderecha –representada por Trump– (que ha aparecido también en Europa por causas semejantes). Esta ultraderecha tiene características comunes con el fascismo, tales como un nacionalismo extremo y autoritario, una demonización y represión de las minorías y de los inmigrantes, una homofobia y machismo muy extremos, una narrativa antiestablishment que considera que el Estado está captado por las minorías raciales, un desprecio por el sistema parlamentario y por las instituciones representativas, un deseo de control de los medios de comunicación con intolerancia a la crítica, unas promesas de recuperar un pasado idealizado con eslóganes que contienen enormes promesas de imposible ejecución, un culto al líder al que se considera dotado de cualidades sobrehumanas, así como un canto a la fuerza, al orden y a la seguridad, con un ejercicio de la fuerza y la violencia sin frenos. Su gran agresividad, sin embargo, no aparece en forma de intervenciones militares (ya que son conscientes de los desastres que supusieron intervenciones previas de este tipo), sino en forma de bloqueos económicos como han sido los casos de Irán y Venezuela (que han provocado más muertos que los que hubiera habido en caso de conflicto armado). No hay duda de que el desarrollo y continuidad de tales políticas podrían llevar a un desastre.

Existe una diferencia, sin embargo, entre la ultraderecha gobernante en EEUU y el fascismo europeo en cuanto a sus políticas económicas. El fascismo conocido en Europa (y que era la defensa de la estructura del poder capitalista frente a la amenaza del socialismo y del comunismo) no era anti-Estado. Tenía un barniz social, con el cual intentaba llegar a la clase trabajadora. Así, el nacionalsocialismo era un intento de derivar a la derecha el enfado popular hacia el sistema capitalista. No así la ultraderecha actual en EEUU, que es profundamente anti-Estado, teniendo características del libertarismo. Vox ejemplifica en España el trumpismo, a diferencia de la ultraderecha francesa, por ejemplo, liderada por el partido de Le Pen.

 

Las limitaciones políticas de carácter identitario de lo “políticamente correcto”

Frente a esta amenaza, la estrategia de la izquierda estadounidense, a través del Partido Demócrata, fue enfatizar las políticas antidiscriminatorias de género y de raza, encaminadas a la integración de las mujeres y minorías en el establishment político-mediático del país. Se seguía una estrategia basada en lo “políticamente correcto”, es decir, con unas prácticas y un lenguaje antidiscriminatorio focalizados en políticas públicas de afirmación identitaria (repito, fundamentadas en el género y la raza).

Tales intervenciones, sin embargo, aunque importantes, han sido insuficientes. Su falta de atención hacia la discriminación de clase (es decir, hacia la discriminación contra las clases populares) ha sido su gran punto flaco. El fracaso de esta estrategia, en el caso del mayor movimiento feminista en EEUU (NOW), se ve claramente en que la mayoría de mujeres de clase trabajadora (la mayoría de mujeres) no votaron a la candidata feminista, Hillary Clinton, sino a Trump. El supuesto de que el movimiento feminista estaba hablando en nombre y en defensa de todas las mujeres no convenció a muchas mujeres, incluyendo la mayoría de mujeres de la clase trabajadora, que no votaron por la candidata de NOW, sino por Trump, que se presentó como el candidato antiestablishment neoliberal, centrado –según él- en el Estado federal.

 

La discriminación olvidada: la discriminación de clase

Las mujeres, como los hombres, pertenecen a distintas clases sociales, cada una de las cuales sufre distintas formas de discriminación, sosteniendo intereses distintos e incluso opuestos. Y la realidad es que parte de las dirigentes del movimiento feminista son mujeres de clase media alta ilustrada (es decir, con titulación universitaria) cuyas propuestas y cuyo discurso no atrae a las mujeres de clase trabajadora, o no las atrae con suficiente fuerza para superar su identidad de clase. Como cualquier ser humano, las mujeres tienen varias identidades, una de ellas la de ser mujer. Pero tiene también otras identidades, como la de la clase social a la cual pertenecen. Y esta última define también cómo se expresa la identidad como mujer. La mujer liberal burguesa (de clase alta) por ejemplo, tiene una visión de “ser mujer” distinta a la visión de la mujer trabajadora. Y esta realidad queda ocultada, sin embargo, cuando las primeras se presentan como representantes de todas las mujeres. Lo que ha ocurrido en las últimas elecciones presidenciales en EEUU es un claro ejemplo de ello.

 

Los derechos políticos y sociales están muy determinados por los derechos económicos

El discurso identitario se ha centrado en EEUU principalmente en los derechos políticos y sociales (como por ejemplo los derechos de representación, puestos de poder ocupados por las personas discriminadas, sean estas mujeres o minorías), pero muy poco en los derechos económicos.

Más concretamente, el discurso identitario en EEUU se ha centrado en corregir la discriminación de las minorías y de las mujeres, con propuestas para facilitar la integración de dichas personas discriminadas en la estructura del poder actual, asumiendo que tal integración ayudaría a todas las mujeres o miembros de las minorías. En este sentido, la estrategia feminista se ha centrado en los temas identitarios, facilitando la integración político-social de los sectores discriminados, con un énfasis en el desarrollo de los derechos políticos y sociales de representatividad, tanto en la esfera pública como en la privada. Sin embargo, ha ofrecido una atención muy limitada a los derechos económicos (los derechos que centran la atención de las clases populares -mujeres y hombres- tales como el trabajo y los salarios dignos, el acceso a la sanidad, a la educación, a la vivienda, a la jubilación digna, etc.). Al centrarse en combatir las discriminaciones por raza o género, han olvidado la discriminación por clase, facilitando así la imagen de que el objetivo de la estrategia del Partido Demócrata era la supuesta captura del Estado federal por parte de las minorías y las mujeres. Y así lo han percibido las clases discriminadas. El Partido Demócrata, por ejemplo, ha dejado de estar liderado por hombres blancos, siendo estos sustituidos ahora por mujeres y afroamericanos (la mayoría de clase media ilustrada, es decir, con formación académica), que continúan imponiendo políticas neoliberales como por ejemplo el estímulo de la movilidad de capitales e inversiones -la odiada globalización- que ha dañado a las clases populares. La Sra. Clinton, líder feminista, era la mejor promotora, como ministra de Asuntos Exteriores del gobierno Obama, de la globalización del capital estadounidense, lo que facilitó la desindustrialización de EEUU y dañó a la clase trabajadora industrial, eje del apoyo a Trump.

 

El socialismo como ideología transversal

Esta orientación exclusivamente identitaria evitó la transversalidad que ofrecía el concepto de clase social, lo cual habría permitido relacionar los distintos movimientos identitarios, mostrando su relación e interdependencia. De ahí la novedad y atractivo del socialismo: un proyecto basado en la universalización de los derechos sociales y de los derechos económicos, que mejore la calidad de vida de las clases populares (en su distinta y variada composición de género y raza) a través de un proyecto de empoderamiento y emancipación que una las distintas luchas para disminuir y erradicar la explotación con un hilo conductor, utilizando las instituciones representativas y las movilizaciones sociales para alcanzar su objetivo.

Y este es el proyecto que Bernie Sanders anunció en la presentación de su candidatura en Washington D.C. Habló del socialismo democrático como la continuación del New Deal iniciado por el presidente más popular que haya tenido EEUU, el presidente Franklin D. Roosevelt. Fue este el que habló de la necesidad de que el Estado federal garantizara, junto a los derechos sociales y políticos (la libertad de expresión, de asamblea y de religión, de participación en el proceso electoral, de acceso a la información y de organización, entre otros) los derechos económicos y sociales (como el derecho al trabajo digno y bien remunerado, a los servicios sanitarios, a la salud, a la educación -desde escuelas de infancia a la universidad-, a la vivienda digna y confortable, a un medioambiente de calidad y a la jubilación -también digna y satisfactoria-, entre otros).

La materialización de tales derechos exigía un cambio sustancial de las políticas públicas que, como había denunciado el presidente Roosevelt antes y Martin Luther King más tarde, habían sido favorables a ofrecer todo tipo de ayudas públicas a las rentas del capital y de las clases pudientes (el “socialismo para los ricos y para el mundo empresarial”, corporate socialism). España se podría haber añadido el socialismo bancario (por haber recibido la banca la ayuda pública más importante que el Estado haya hecho, con 60.000 millones de euros).

 

El socialismo para los ricos y el mundo empresarial

Lo que era necesario (según había apuntado Roosevelt) era un cambio de 180º en el tipo de socialismo. El socialismo democrático popular tenía que sustituir al “socialismo de las élites financieras y económicas”, socialismo este último que había sido un desastre y estaba (está) llevando a EEUU a la “barbarie”, forzando, como bien predijo Karl Marx, a tener que escoger entre “barbarie o socialismo”. Y la realidad lo está demostrando hoy también. Actualmente existe un gran rechazo hacia el capitalismo salvaje (el socialismo de los ricos) que Trump representa. La gran mayoría de los jóvenes y de las mujeres (los dos grupos con peores condiciones económicas) preferirían vivir en un socialismo democrático que no el capitalismo actual. En un país donde el 1% de la población estadounidense posee el 92% de todas las acciones bancarias y en el que el director ejecutivo de la compañía comercial más grande, Walmart (que tenía a la Sra. Clinton en su dirección), gana más de mil veces más que uno de sus empleados medios, no es sorprendente que las clases populares estén enfadadas. Y todo esto queda ocultado con el énfasis en Trump. Lo que es prácticamente nuevo en EEUU es que grupos que han sido víctimas del sistema, intenten romper con la monopolización de su victimismo para coordinarse e incluso unirse en un proyecto común que favorezca a todos los amplios sectores de la población que están explotados y discriminados. Para entender el elemento de transversalidad en su estrategia unitaria, hay que recuperar el concepto de poder de clase y el significado del socialismo. Este hecho, que es lo más importante en EEUU, es lo que el establishment político-mediático español quiere ocultar.

 

 (*) Vicenç Navarro es Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y profesor de Políticas Públicas de The Johns Hopkins University

 

Página 1 de 55

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español