Sábado, 25 Noviembre 2017 | Login
Peritos internacionales descartan que Pablo Neruda haya muerto de cáncer El poeta chileno, Premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda. Foto: Fundación Neruda.

Peritos internacionales descartan que Pablo Neruda haya muerto de cáncer

Un panel de peritos nacionales e internacionales concluyó que Pablo Neruda no murió por una Caquexia Cancerosa -tal como constaba en el registro oficial-, por lo que se espera que su certificado de defunción cambie tras la entrega del informe de los especialistas, cuyos resultados serán entregados durante la tarde de este viernes al juez a cargo del caso, Mario Carroza.

 

 Fuente: Radio Bio Bio. 20-10-2017

 

De acuerdo a información recabada por Radio Bío Bío, aunque los expertos se encuentran divididos respecto al origen de la muerte del poeta, sí lograron acuerdo respecto a que la causa de muerte oficial no es la correcta, por lo que se deberá determinar una nueva causa de su deceso.

El premio Nobel de Literatura murió en la Clínica Santa María de Santiago el 23 de setiembre de 1973, 12 días después del golpe de estado de Augusto Pinochet.

Según la versión oficial, el escritor y político comunista murió a causa del agravamiento del cáncer de próstata que sufría cuando todo estaba listo para facilitar su salida al exilio en México.

Por ello, el simposio con expertos de Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, España y Chile buscaba confirmar o excluir la hipótesis de que existió una contaminación voluntaria y deliberada para matar al autor mediante la administración de gérmenes o toxinas bacterianas, explicaron los peritos el lunes pasado.

 

Deterioro de pruebas, el gran enemigo

Pese a las dudas que despertó su repentina muerte tuvieron que pasar cuatro décadas para que la versión del asesinato tomara fuerza en 2011, con la publicación de unas declaraciones del chofer y asistente personal de Neruda, Manuel Araya, quien afirmó que el poeta se agravó después de que le aplicaran una inyección en el abdomen.

El juez de la causa, Mario Carroza, ordenó en abril de 2013 una nueva exhumación del cuerpo del escritor, para dilucidar si la mano mortal del régimen de Pinochet que provocó más de 3.200 muertes también apagó la vida del escritor.

El reto de los científicos es utilizar los avances de la ciencia para encontrar respuestas, pero con el paso del tiempo la tarea puede transformarse en una misión imposible.

“Hay que ser muy prudentes y pensar que estamos analizando muestras degradadas con una antigüedad importante y que eso va a suponer siempre una limitación a las posibles conclusiones que se obtengan“, advirtió a la Agence France-Presse Aurelio Luna Maldonado, experto de la Universidad de Murcia durante la apertura del panel.

El experto considera que hay entre 20% y 25% de posibilidades de resolver el enigma y poder afirmar, con base científica, si el premio Nobel de Literatura en 1971 fue asesinado.

 

Sin certezas

Las primeras pericias en noviembre de 2013 concluyeron que debido al paso de los años no se podía establecer la presencia de algún veneno, pero el juez siguió con la causa y amplió los peritajes que tras una nueva exhumación encontraron un “estafilococo dorado” en los restos, una bacteria altamente infecciosa y letal.

Este hallazgo sigue siendo central en la investigación, pero aún no hay pruebas contundentes de que ésta haya sido la causa de la muerte del autor de “Canto general”.

Otras versiones de allegados al poeta alimentaron la versión del asesinato al afirmar que el opositor chileno se encontraba bien antes de la supuesta inyección que habría recibido en el hospital en Santiago, adonde fue trasladado desde su refugio en Isla Negra, frente a las costas del Pacífico.

Otro detalle que suma sombras es que la Clínica Santa María carga con otra muerte dudosa, la del expresidente Eduardo Frei Montalva, quien habría sido envenenado por agentes de la dictadura en 1982.

Al momento de su muerte, Neruda -que ocupó un lugar en el Congreso-, era uno de los máximos referentes del Partido comunista en Chile y se esperaba que desde su exilio en México fuera un importante referente de la resistencia a la dictadura (1973-1990).

Así las cosas, a partir de este viernes, y tras recibir el informe de los peritos durante la tarde, el ministro Carroza deberá encargarse de evaluar los pasos a seguir en la investigación.

 

 

El poeta chileno, Premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda. Foto: Fundación Neruda.

 

 

 

About Author

Related items

  • Con la mirada puesta en Chile

    Con la película del director mexicano Guillermo del Toro, ”La forma del agua”, arrancó este miércoles la 28 edición del Festival Internacional de Cine de Estocolmo, Filmfestivalen.

    Este año, el certamen pone el foco en Chile, presentando cinco películas chilenas, entre estas Neruda, de Pablo Larraín. El director chileno vendrá a Estocolmo a recibir su Caballo de Bronce, por el Premio al Cine Visionario, y participará en un coloquio el sábado 18 de noviembre.   

    En entrevista con Magazín Latino, la directora del Filmfestival, Git Scheynius, nos contó que considera a Pablo Larraín “un cineasta fantástico”.

    - Queríamos que viniera a recibir su premio en persona, apuntó la jefa del festival de cine más importante de la capital escandinava.

     

    Por: Marisol Aliaga

     

    Como es habitual cada año en el mes de noviembre, el Festival de Cine de Estocolmo, Filmfestivalen ilumina las tardes frías y oscuras del comienzo del invierno escandinavo con el glamour de las estrellas de Hollywood y la magia del séptimo arte.

     

    Y es un festival que desde sus comienzos ha dado protagonismo a las directoras, que no abundan precisamente, en el mundo de la cinematografía. “Nos esforzamos cada año en tener tantos directores como directoras, y estamos orgullosos de eso”, dice Git Scheynius.

     

    Con éxito. Desde el 2000, la mitad de las ganadoras de los Caballos de Bronce han sido mujeres.

     

    La ganadora del Stockholm Lifetime Achievement Award 2017 es la legendaria estrella de Hollywood Vanessa Redgrave, conocida no solo por su talento en la pantalla grande, sino también por su compromiso social. La actriz presentó su película Sea Sorrow, recibió su Caballo de Bronce el viernes pasado, y fascinó a la audiencia con su humor y simpatía.

     

    El próximo sábado 18 de noviembre es el turno de Pablo Larraín, de recibir su premio, a las 15.00 horas, en el cine Skandia, donde después se exhibe su afamada cinta Neruda.

     

    Hace un par de semanas atrás conversamos con Git Scheynius, quien nos confesó que ella y su equipo han tenido desde hace tiempo la mirada puesta en Chile.

    - Queríamos que Pablo viniera personalmente a recibir su premio, por eso nos hemos demorado. Él es un director fantástico a quien le hemos seguido la pista desde su primer largometraje: Fuga. Hemos visto todas sus películas y lo admiramos mucho. La cinematografía chilena es fantástica, tiene directores muy potentes. Estamos también muy contentos de contar este año con una cinta de Raúl Ruiz, que lamentablemente ya no está en vida, pero que igualmente se logró terminar su cinta. Una mujer fantástica, de la cual Pablo Larraín es productor. Él es un director sensacional, que ha logrado, en 11 años producir 7 filmes y todos son buenos, es un record increíble que solo lo ha superado Jacques Audiard, me parece, que ha hecho solamente películas de calidad. Y que también ha recibido el Premio al Cine Visionario. Pero Pablo Larraín se ha destacado con todas sus entregas.

     

     

    Hace años atrás, el Filmfestival creó una sección dedicada solamente a películas latinoamericanas, debido la emergente producción que se veía venir de este continente.

    - México es uno de los líderes cinematográficos, por supuesto. Inauguramos el festival con una cinta mexicana, La forma del agua. La cinematografía argentina es también muy buena, pero Chile realmente lidera en la actualidad y estamos muy contentos de celebrarlo durante el festival.

     

     

    ¿Qué le pareció la película Neruda?  que trata de otro Pablo…

    - Me gustó mucho. Las biopics pueden ser aburridas, puesto que ya se sabe lo que va a ocurrir, claro que  después es siempre fascinante ver la representación en un film. Pero en esta película él ha tomado la historia de Chile, y la ha envuelto en varias capas, y representa a Pablo Neruda como poeta, como político. Yo leí a Neruda cuando era estudiante de Literatura, pero no comprendí para nada su naturaleza de renacentista y lo que él ha significado para Chile y los chilenos. Entiendo que es una persona sensacional, así es que es muy gratificante que Pablo Larraín, que domina el tema de su país, de su historia y que es un director increíblemente bueno que se sumerja en estas capas y rescate lo que se esconde detrás de decisiones políticas, hasta el punto que es casi una película de suspenso.

       

    Una película de suspenso, pero muy poética…

    - Además.

      

    Por otra parte, hay quienes la han visto y se esperaban otra cosa

    Es que Neruda es un ícono en Chile, entonces sucede que hay un montón de opiniones sobre cómo se le debe representar. Es completamente normal que la gente reaccione de distintas maneras. Pero lo importante es lo que consigue una película como esta, que se pueda honrar la historia de esta forma.

     

     ¿Cuál diría Ud. es la fortaleza de Pablo Larraín?

    - Es justamente esto, de interpretar la historia y hacerla suya. El golpe militar, por ejemplo, es recurrente en sus películas. Tenemos el No, que es la película que lo lanzó a la fama, que narra el fin de la era de Pinochet y que se desarrolla dentro de una campaña publicitaria, lo cual es una apuesta muy buena. Me gusta mucho también El Club, que aborda el espantoso tema de lo mal que la iglesia católica defiende a los niños que son abusados sexualmente. Pablo Larraín no hace un gran drama de esto, y comienza, en cambio, en un pueblo pequeño hacia donde poco a poco van arribando unos curas. Es todo muy plácido, pero en forma lenta y segura todo se va tornando caótico, cuando los habitantes se van percatando de quienes son lo que se han mudado al pueblo. Él posee una forma muy eficaz de construir relatos, es un muy buen contador de historias, simple y sencillamente. Además, tiene un mensaje que entregar, quiere algo con sus filmes y se toma libertades para hacer esto, y hacerlo a su propia manera. Pablo Larraín trabaja sus películas con una cinematografía excelente, respeta la fotografía, nos entrega, sencillamente, magia en sus filmes. Él es un verdadero visionario de la cinematografía y estamos enormemente orgullosos de, por fin, tenerlo con nosotros.

          

    Nosotros también, y esperamos con expectación su visita a Estocolmo. ¿Cuál es su película favorita?

    - Es Porque en esta película se pueden comprender muchas cosas. También me gusta mucho Jackie, porque lleva su firma, está narrado un poco desde la periferia, muestra la tristeza de ella, su distanciamiento de la política. Pero me gusta también Tony Manero, me gusta El Club… bueno, ¡prácticamente todas! [risas].

     

     

     

    Pablo Larraín viajará a Estocolmo para recibir su Caballo de Bronce y presentar su película Neruda. Esto se hace en el marco de un coloquio (Face2Face), en el que el público también puede participar. El evento tendrá lugar el sábado 18 de noviembre a las 15.00 horas en el cine Skandia. Conviene, sin embargo, llegar con una media hora de anticipación para disfrutar del mingel que, como siempre para estas ocasiones, tiene lugar en el hall de la sala de cine. Enlace a la película y para comprar entradas - haga clic. 

     

     

    Stockholm Visionary Award

    El premio se creó en el 2004, con el fin de resaltar a los visionarios dentro de la cinematografía moderna. El prestigioso galardón consistente en un Caballo de Bronce de 7,3 kg, es el premio de cine más pesado del mundo y fue creado por el diseñador Fredrik Swärd. Los directores que hasta la fecha se han hecho acreedores del premio son, entre otros: Alejandro González Iñárritu (2011), Gus Van Sant (2010), Luc Besson (2009), Wong Kar Wai (2008), Wes Anderson (2007), Darren Aronofsky (2006), Terry Gilliam (2005), Todd Solondz (2004).

     

     

    La directora del Festival de Cine de Estocolmo, Filmfestivalen, Git Scheynius. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    Enlaces a las películas chilenas: 

     

    Neruda:

     

     http://www.stockholmfilmfestival.se/sv/festival/2017/film/visionary_2017

     

    Los perros:

     

    http://www.stockholmfilmfestival.se/sv/festival/2017/film/losperros

     

    La telenovela errante:

      

    http://www.stockholmfilmfestival.se/sv/festival/2017/film/thewanderingsoapopera

     

    Una mujer fantástica: 

     

    http://www.stockholmfilmfestival.se/sv/festival/2017/film/enfantastiskkvinna

     

    Hombre:

    http://www.stockholmfilmfestival.se/sv/festival/2017/film/hombre

     

     

     

     

     

     

     

  • Conociendo a Salazar Luna

    Con la exposición ”Los senderos del perro azul”, el artista chileno radicado en Suecia, Nelson Salazar Luna, mostró una vez más su  arte en las Islas Canarias.

    Antes de partir a inaugurar la exposición, ”El Luna” - como le dicen los colegas - conversó con Magazín Latino.

    Hablamos sobre su trayectoria artística y lo que significa para él el arte. Nos contó que cuando pinta se transporta a la infancia, y sus obras reflejan esa parte lúdica.  Lo motiva la necesidad de comunicarse. ”Tengo hambre por contar historias”, enfatiza.   


      Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos. 

     

    Nos encontramos en la galería de arte de Edsvik, aunque encontrar un lugar tranquilo donde platicar no es cosa fácil. La galería bulle constantemente de intensa actividad, y hoy más aún, puesto que se inaugura una exposición en la que participan nueve artistas, todas mujeres. Se trata de un homenaje al Día Internacional de la Mujer, en vísperas del 8 de marzo.  

    - La gran mayoría del público que viene a las exposiciones son mujeres, así como las integrantes de nuestros cursos, dice Nelson cuando al fin nos instalamos en los talleres, donde pasa gran parte de su tiempo, dictando clases.

     

     

     Desde la Galería de Edsvik se aprecia el lago de Norrviken. Foto: Marisol Aliaga. 

     

     

    La Galería de arte de Edsvik queda hermosamente ubicada en una explanada frente al lago de Norrviken, en la comuna de Sollentuna, al norte del centro de Estocolmo. En la sala Oeste, entre atriles, pinturas, telas y bastidores, Salazar Luna se siente a sus anchas. Su carácter locuaz y distendido contribuye a que toquemos más temas de los que había pensado. Cuando dos chilenos se encuentran, nunca les faltan temas de conversación. En esta ocasión queremos conversar de arte.

     

    Salazar Luna ha trabajado en la galería desde diciembre del 2012 y es prácticamente el ”brazo derecho” del director de Edsvik, Ricardo Donoso. Ejerce como profesor en las dos escuelas de arte que mantiene la sala de arte y se desempeña también como técnico de exposiciones.

     

    Va a cumplir cuatro décadas dedicado al arte y se enorgullece de ser autodidacta. Comenzó a los 20 años, cuando, en tiempos de la dictadura en Chile, por el año 78 – 79, llegó a vivir a su pueblo, Maitencillo, cerca de Valparaíso, un joven algo mayor que él. Pablo Goldenberg era un artista multifacético: filósofo, escritor, artista conceptual y gráfico. Rápidamente se convirtió en su gran amigo.

     

    - Pablo me animó a que me lanzara. De chico yo había dibujado siempre, pero ahora quería aprender a pintar, y que él me enseñara, quería pintar óleo, como Pablo, aunque él usaba distintos materiales. Después de una conversación que tuvimos, me fui a casa, tomé una brocha y me puse a pintar en la pared de atrás, que daba al patio. Recuerdo que pinté la imagen de un hombre y una mujer, era algo romántico, me parece que me inspiré en el poema de Neruda, Farewell.

     

     

    ¿Qué le pareció a tu amigo tu primera obra?

     

    - [Riendo] Bueno, yo había pintado un montón de cosas volando, no tenía nociones de composición ni de los conceptos que manejo ahora. Pero Pablo me animó, y me dijo: “Está bien, pero necesitas saber algunos conceptos técnicos”.

     

    Y le dio un consejo que nunca olvidaría:

    - Nelson, hay una cosa que es importante saber: para hacer arte no se necesitan pinceles, ni colores, ni telas. Para hacer arte, se necesita creatividad. Tú puedes pintar muy bien, puedes dibujar muy bien, puedes hacer una fotografía fabulosa. Pero si no eres creativo nunca vas a hacer arte.

     

    Al cabo de unos años, y por motivos políticos, Salazar Luna se fue a vivir a Argentina, donde permaneció durante siete años, los cuatro primeros como indocumentado. Allí, en las pampas, quería contar lo que pasaba en Chile. Pero tenía un problema: nadie lo conocía. La ayuda llegó de la mano de dos reconocidos pintores pampeanos: Eduardo Di- Nardo y Alfredo Olivo, quienes le abrieron las puertas del mundo del arte.

    - Nunca me sentí menospreciado, ellos se interesaron en mi arte de esa época, que era de tipo conceptual. Copiando a Pablo, quien era partidario de “las artes plásticas no rentables” presenté la instalación “La tierra de los zorzales y de los rojos copihues”, sobre lo que estaba pasando en Chile. Se montó en el Museo Provincial de Santa Rosa, en La Pampa, en la sala del Pensamiento Libre. Imagínate, fue algo muy importante para mí.

     

    Y más tarde llegaste a Suecia, ¿de qué manera te marcó el llegar a este país?

    - Lo más importante es que he tenido la suerte de poder seguir pintando. También la posibilidad de ver obras de artistas famosos, que fue la mejor enseñanza para mí. La primera vez que fui al Museo de Arte Moderno nunca había visto obras  de Kandinsky, de Picasso, de Matisse, Cy Twombly, Pollock, Dalí, etc.  Casi me puse a llorar de la emoción. El hecho de estar en Europa me dio esa posibilidad. El tener acceso al Arte ayuda muchísimo a crear, porque te va dando pautas, te va educando. Uno se puede dar cuenta de qué técnica usaban los maestros, qué color utilizaban primero, qué trazos, todo ese tipo de detalles.

     

     

    Nelson Salazar Luna en el taller de la Sala de Arte Oeste, en Edsvik. Foto: Marisol Aliaga. 

     

    A los pocos años de afincarse en Suecia, en 1988, Salazar Luna conoció a Ricardo Donoso, pintor chileno de larga trayectoria, que ha estado a cargo de numerosas galerías de arte y goza de gran prestigio dentro del mundo artístico en Escandinavia.

    - Estoy trabajando con Ricardo desde el 94 - 95 más o menos. Comencé con él en Väsby Konsthall, donde también dicté clases. Después, cuando me mudé a Canarias, comenzamos otro proyecto, y hasta la fecha hemos seguido realizando proyectos artísticos, tanto en España como en Suecia.

     

    ¿Me imagino que, siendo Ricardo chileno, hay otros connacionales que trabajan con él?

    - En realidad no. Soy el único chileno que trabaja en Edsvik. Anteriormente han pasado por la galería dos profesores: Sergio Perea, escultor, y Roberto Cárdenas, pintor. Estos dos artistas han dictado clases temporalmente. También han venido docentes invitados de otros países, pero yo sigo siendo el único profesor chileno en Edsvik.

     

    ¿A qué se debe esto? ¿Falta de interés en la comunidad latina?

    - Para nada. En el 2015, por ejemplo, tuvimos una exposición con 25 artistas chilenos: “Territorio desconocido”, que tuvo gran éxito. Ahí participamos viejos pintores así como jóvenes de la nueva generación que estudiaron en la Academia Superior de Bellas Artes de Estocolmo, casi todas chicas. Pero el tema es complicado, Ricardo tiene una línea bastante clara: él se mueve dentro del ambiente sueco. Además, la gente tiende a poner etiquetas, y Ricardo no quiere que la galería sea catalogada de invandrarkonst (arte propio de extranjeros). Pero él no le cierra la puerta a nadie, siempre y cuando el arte tenga calidad.

     

    Cuéntame algo de las escuelas de arte de Edsvik

    - Edsvik es un lugar público donde todos son bienvenidos. Hay dos tipos de escuelas: una donde los jóvenes estudian por un año, para después poder postular a escuelas superiores de arte. En el último periodo de esta malla curricular, yo dicto clases de arte experimental. En la otra escuela se implantan los cursos libres, con cuatro grupos diferentes, de lunes a sábado. Se les enseña la técnica, la composición, el valor del color etc. En los cursos libres hemos tenido algunas compatriotas, de las cuales me ha tocado ser su profesor.

     

    ¿Estos cursos libres son una especie de hobby?

    - Aquí vienen por ejemplo señoras mayores, que son aficionadas. Algunas vienen año tras año, como una forma de vida social, y además se perfeccionan en su hobby. Otras montan exposiciones y se consideran “artistas”. Incluso, si tienen recursos, exponen en las grandes ciudades…

     

    ¿Cómo así?

    - Si uno tiene dinero, puede arrendar una sala de arte en Madrid, o en Nueva York, en París o en Londres, por ejemplo. Esto obviamente se ve muy bien en el curriculum, pero poco o nada refleja el talento de la persona.

     

     

    Me pregunto entonces cuándo se es artista. Cuándo la persona puede adjudicarse un título, en esto de las artes. Por ejemplo, Isabel Allende cuenta que, luego de haber escrito ocho libros, todavía le costaba llamarse a sí misma “escritora”…

     

    - Eso depende de la persona. Yo, por ejemplo, llevo haciendo esto por 36 años - el 85 tuve mi primera exposición - pero nunca me he creído artista. Los demás dicen que soy artista, pero yo no. Y no es exceso de humildad, es que considero que aún estoy en camino, en un proceso, en la búsqueda. Algunos se consideran ”artistas”. Otros y otras vienen a la escuela por entretenerse, por socializar, sin mayores expectativas.

     

    Pero el arte es tan subjetivo. ¿Cómo entonces, se puede distinguir al verdadero artista?

    - Lo más importante es que el artista crea. El verdadero artista tiene la capacidad de crear. Después, claro, lo demuestra la calidad de su obra: Frida Kahlo, Diego Rivera, Kiefer, Per Kirkeby, Jackson Pollock, Picasso, Dalí, por ejemplo, son grandes artistas. Esto se nota en la forma cómo manchas la tela, si eres suave de mano se va a notar en tu obra. Es como bailar, si bailas durante diez años, se va a notar. Ahora, a algunos les gusta llamarse a sí mismos ”artistas”.

     

    ¿Por qué?

    - Porque la gente necesita títulos.

     

     ¿Pero entonces se trata de constancia, de rutina, más que nada?

    - Es rutina: te sudan los patines. Picasso decía: “Lo que te lleva al éxito es trabajar, trabajar y trabajar". Es la perseverancia. No así - ojo - el interés monetario. Yo nunca hago un trabajo pensando en cuánto dinero voy a ganar, o si ese cuadro está a tono con los muebles, por ejemplo.

     

    ¿Cómo defines tu arte?

    - Mi arte es expresionismo abstracto, es pintar con sentimiento. Pero también trabajo mucho con el arte conceptual. O sea que, detrás de todo lo abstracto, de lo surrealista, siempre tengo una historia que contar. En “Los senderos del perro azul” muestro caminos cortados - aunque  muchos piensan que son paisajes. Y es curioso, porque cada persona se identifica con “sus” paisajes. Me dicen que he pintado Maitencillo, o que es un paisaje de Norrland, o de Pajala, o del archipiélago de Estocolmo. Y yo no he querido ni siquiera pintar paisajes. Son rayas, caminos, senderos, huellas.

     

    ¿Por qué pintas siempre cuadros tan grandes?

    - Eso te da más posibilidad de expresión. Al principio hacía performances, o happenings, pero siempre he pintado y nunca he parado de contar historias. También he trabajado bastante con el tema de la inmigración, se habla mucho de esto, pero nadie se pregunta cómo se siente un inmigrante. ¿Cómo se siente una persona que se ve en la obligación de abandonar su entorno familiar, de dejar la seguridad de lo conocido y enfrentarse a lo desconocido?

     

     

     Nelson Salazar Luna en la inauguración de la exposición ”Los senderos del perro azul”, en Agüimes. Foto: Catherine Suárez. 

     

     

    Al momento de la entrevista, la exposición “Los senderos del perro azul”, se iba a presentar en La Sala de Arte Agüimes, en Gran Canaria, en España. En julio del año en curso será expuesta en el Museo de Bellas Artes en Santa Rosa, La Pampa, en Argentina.

     

    Cuéntame sobre el nombre de la exposición y de este perro que en julio parte a Argentina

    - Quería contar una historia sobre la gente y sobre los cambios que va teniendo en la vida. Para eso, uso al perro. Esos perros callejeros que van y vuelven y van dejando huellas. En Argentina conocí a un señor que sabía mucho, aunque era algo mitómano. Él tenía la costumbre de decir ¡perro azul!, por lo bueno y lo malo, de allí tomé el título. El perro va marcando espacios, va dejando mensajes, al igual que nosotros. Hemos ido saltando de un país a otro, y la vida te va marcando un montón de espacios. En esta obra muestro caminos, senderos, huellas con los que la gente pueda identificarse. La exposición del perro azul no es algo nuevo, lo vengo pensando desde el 2008 – 2009. Luego retomé la idea el 2014 – 2015, de repente te viene nuevamente la idea, y estos dos últimos años me vino con fuerza.

    - Pero, a pesar de que intento pintar lo más libre posible, nada  es casual, hay cosas que te manejan. Yo quiero llegar a ser un artista de calidad y es allí donde está la lucha mía, quiero hacer cosas buenas, entonces, tengo que seguir buscando.

     

     

     Gran parte de su tiempo, Salazar Luna pasa en los talleres de la escuela de arte de Edsvik. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    Nelson reconoce que pinta porque ”tiene hambre por contar historias”. Lo mismo podría haber sido escritor, y tiene ganas de escribir cuentos para niños. Cuando pinta se remonta a la infancia.

    - Yo pienso en la libertad que da la pintura, el pintar sin barreras. Cuando pinto me siento niño, me ensucio las manos, pinto en el suelo y uso brochas grandes. Voy tirando, voy jugando, y al final, por supuesto, coloco los elementos que sirven de hilo conductor, ese hilito que te engancha a la historia, al igual que el título que le doy a la obra. 

     

    ¿Qué materiales usas?

     - Trabajo en tela y con técnica mixta. Mezclo acrílicos, pigmentos, lápices, látex. Utilizo mucha textura, arenas, polvo de mármol, esto se viene usando desde siempre. Pero yo lo que quiero es salirme de todos los parámetros, cosa que es muy difícil, puesto que cuando uno enseña arte tiene que enseñar las cosas clásicas.

     

     

    Hay quienes se saltan las reglas desde un principio, ¿cómo lo ves tú, se puede comenzar saltándose las reglas?

     -  No. Primero tienes que dominar lo básico: la técnica, las proporciones del cuerpo, la composición, el valor del color, todas esas cosas que te enseñan en la escuela.  Aunque yo soy autodidacta, pero he pasado por muchas escuelas y he tomado muchos cursos con distintos artistas, por eso tengo la capacidad de dar clases. No estudié pedagogía pero enseño lo que sé hacer.

     

    Piensas que, para ser artista, hay que vivir del arte?

    - Pienso que los artistas nacen siendo artistas. Si te fijas, hemos tenido muchos compatriotas que han integrado grupos musicales de gran calidad, pero que aquí han trabajado en algo completamente diferente. Personalmente, he vivido en cuatro países distintos, he hecho de todo, pero nunca he dejado de pintar. Cuando llegué a Suecia trabajé en el correo. Algunos decían que yo no era artista porque trabajaba en el correo. Pero todos sabemos que el arte - y la cultura en general - no siempre te da para vivir.

     

    ¿Consideras tú que el arte debe estar ligado a la política?

    - Para nada. Aunque pinté muchos trabajos con tendencia política al principio, en contra de la dictadura. Pero un día un amigo me preguntó: ¿ Y qué vas a pintar cuando se acabe la dictadura? Entonces me quedé “marcando ocupado”. Pero considero que el arte no es política. Picasso, por ejemplo, pintó una sola obra política: Guernica. Y eso que era militante del Partido Comunista. Ahora, el tema de la inmigración lo veo como un tema social, y ahora estoy haciendo una obra conceptual sobre la identidad. Esto se puede ver como arte político, pero yo hago arte por el arte en sí.

     

    Pero viendo el mundo actual, con un racista misógino en los EE.UU., con los Demócratas de Suecia que siguen ganando en popularidad…¿no piensas tú que el artista tiene una responsabilidad con la sociedad en la que le tocó vivir?

    - Por supuesto. Creo que el artista debe tener un pensamiento, una filosofía política. Eso lo tengo muy arraigado en mí, pero eso no significa que mi arte esté ligado directamente a la política. Puedo hacer cosas con tendencia política, pero no tengo que hacer siempre algo político. Me explico: si tú me pides que te apoye en una causa justa, cuenta conmigo, ya sea se trate de la guerra en Siria, la hambruna en África, temas de Latinoamérica, en fin. O si el día de mañana se necesita un cuadro mío para una manifestación en contra de Jimmie Åkesson, también lo apoyo.  Vale decir, tengo mi compromiso, pero no lo uso como bandera de lucha. Hay una diferencia.

     

     

    Cuando hemos conversado durante más de una hora, se abre la puerta del taller y entra Ricardo Donoso, quien quiere avisar que se retira. Luego de haber presentado una nueva exposición, ahora les toca relajarse un par de días, antes de comenzar con la próxima.

    El arte y el proceso creativo no se detienen nunca. Tal vez esto sea lo que define al artista: el no estancarse nunca, el seguir siempre en camino.

     

     

     

     

    En el taller.  Foto: Marisol Aliaga.

     

    En la oficina de Edsvik, en medio de obras de arte y documentos. Foto: Marisol Aliaga.

     

    Sitio web de Salazar Luna - haga clic 

     

     

     

     

     

  • A cien años del nacimiento de Don Valentín - Volodia Teitelbom

    Por:  Enrique Duran. Archivo y Biblioteca. 

     

    Archivo y Biblioteca de la Memoria de Chile en Suecia, conmemoró, el jueves 24 de marzo de 2016, el centenario del nacimiento de Volodia Teitelboim, don Valentín, en el local de la Asociación Víctor Jara.

       Valentín Teitelbom Volosky, nació en Chillán, el 17 de marzo de 1916. Su padre Moisés Teitelboim nació en Ucrania y llegó a Chile en 1910. Su madre Sara Volosky provenía de lo que hoy es Moldavia. Volodia Teitelboim fue, y de alguna manera continúa siendo, uno de los dirigentes políticos e intelectuales más importantes en la historia contemporánea de Chile.

    Durante la década de 1940 sufrió, al igual que muchos de los militantes del Partido Comunista de Chile, la persecución ocasionada por la Ley de Defensa de la Democracia, también conocida como la Ley Maldita. Estuvo relegado y detenido en el campo de concentra-ción, en Pisagua. Durante la dictadura de la Junta Militar dirigida por Augusto Pinochet, vivió el exilio en Moscú, donde dirigió el programa Escucha Chile en Radio Moscú. Retornó a Chile clandestinamente en los tiempos finales de la Dictadura. En l989 fue elegido Secretario GeneraL del Partido Comunista, cargo que ejerció hasta 1994, cuando Gladys Marín asumió el relevo.

       Los libros de memorias de don Volodia, tales como “Un muchacho del siglo XX” (1997), “La Gran Guerra de Chile y otra que nunca exis-tió” (2000) y “Noches de Radio” (2001) recogen desde su perspectiva política y social un gran panorama de situaciones y vivencias del Chile del siglo XX. Famosas son sus biografías de Pablo Neruda y Gabriela Mistral. Su obra abarca también la novela. Marcó un hito en la narrativa social con “Hijo del Salitre”, que tiene como protagonista a Elías Lafferte, histórico líder comunista y pieza clave en el desarrollo del movimiento obrero en Chile.

       Periodista, crítico literario y fundador, junto a Neruda, de la revista “Aurora de Chile” en 1938 y “Araucaria de Chile”, durante el exilio y cuyo primer número apareció en 1978. Además fue uno de los funda-dores y sub-director del periódico “El Siglo”. Volodia Teitelboim volcó su pasión por la palabra no sólo en a escritura, sino también en la arena política, donde los más diversos sectores lo han reconocido como uno de los grandes oradores del Congreso Nacional. Como él mismo comentó, “ La política era mi mujer legítima y la Literatura, mi amante. La amante me rondaba por las noches, pidiéndome cuen-tas”.

       Archivo y Biblioteca rinde este merecido homenaje a don Valentín, este “ muchacho del siglo XX” en el local de la Asociación Víctor Jara, este jueves 24 de marzo del 2016 con ocasión del Centenario de su nacimiento. Los esperamos calurosamente.

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español